Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

MHI compra el programa de birreactores regionales CRJ a Bombardier

Mitsubishi Heavy Industries y Bombardier llegaron a un acuerdo definitivo mediante el cual la primera le compra a la segunda su programa de birreactores regionales CRJ (Canadair Regional Jet) por 550 500 millones de dólares, asumiendo también deudas por unos 200 millones. También serán transferidos sus intereses en RASPRO (Regional Aircraft Securitization Program), valorados en unos 180 millones. MHI compra las actividades de mantenimiento, soporte, remodelación, “marketing” y ventas de los CRJ, incluyendo los servicios relacionados y la red de apoyo situada en Montreal (Québec) y Toronto (Ontario) y los centros de servicios de Bridgeport (West Virginia) y Tucson (Arizona), así como los certificados de tipo. Esta compra es complementaria al actual negocio de aviones comerciales de MHI, en particular el desarrollo, producción, ventas y soporte de la familia de aeronaves Mitsubishi SpaceJet.

Las capacidades de mantenimiento e ingeniería del programa CRJ mejorará sus funciones de apoyo al cliente críticas, un área de negocio estratégica MHI de cara a su futuro crecimiento. Según Seiji Izumisawa, president de MHI, "esta transacción representa una de las más importantes etapas en nuestra senda estratégica para cosntruir una sólida capacidad global en aviación. Aumentan los esfuerzos para asegurar un conjunto de funciones relativas a la aviación a nivel mundial y complementarias, incluyendo mantenimiento, reparaciones y grandes revisiones, o MRO (Maintenance, Repair and Overhaul), ingeniería y apoyo al cliente. En combinación con nuestra actual infraestructura y recursos en Japón, Canadá y otros lugares, estamos convencidos que esto representa una estrategia efectiva y contribuirá al futuro éxito de la familia Mitsubishi SpaceJet".

"Este acuerdo finaliza la transformación aeroespacial de Bombardier", dijo Alain Bellemare, presidente de Bombardier. "Estamos convencidos que la compra del programa por MHI es la mejor solución para las aerolíneas clientes, empleados y accionistas. Estamos comprometidos con una transición suave y ordenada. Nuestro objetivo está en dos pilares de crecimiento: Bombardier Transportation, nuestro negocio global ferroviario; y Bombardier Aviation, una franquicia de reactores de negocios a nivel mundial, con productos que definen al mercado y una experiencia de cliente inigualable", concluyó.

La planta de producción de CRJ en Mirabel (Quebec) se mantendrá en Bombardier, que continuará suministrando componentes y piezas de repuesto y ensamblará la cartera de pedidos de CRJ por cuenta de MHI. Se espera que la producción de CRJ concluya en la segunda mitad de 2020, cuando se entreguen los encargos existentes. Bombardier también conservará ciertos pasivos que representan una parte de los créditos y garantías de valor residual por un total de aproximadamente 400 millones de dólares. Esta cantidad es fija y no está sujeta a cambios en el valor de las aeronaves, y es pagadera por Bombardier en los próximos cuatro años. Se espera que la transacción culmine durante el primer semestre de 2020 y está sujeta a aprobaciones regulatorias y a las condiciones de cierre habituales.

Fotografía: Binter opera 3 CRJ100 alquilados a Air Nostrum hasta la entrega de sus E195-E2

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.