Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

JY-300, el sofisticado UAV de factoría china

La Corporación china CETC (China Electronics Technology group Corporation) está promocionando una sofisticada aeronave controlada a distancia (UAV, Unmanned Aerial Vehicle) surgida para un cometido nada convencional. El designado JY-300, que en el último Salón Aeronáutico de Le Bourget se exponía en maqueta y que ha sido presentado en otros en lo que es su prototipo real, es un UAV con especialización AEW (Airborne Early Warning) que tiene unas líneas similares a la familia Predator estadounidense pero que incluye una serie de equipos electrónicos que nada tienen que ver con el anterior.

Para que pueda llevar a cabo los cometidos que se prevé asignarle a esa plataforma aérea de muy largo radio de acción, se le han integrado sensores activos y pasivos que incluyen varias antenas en los costados delanteros de su fuselaje. La idea es que con esos captadores, que incluyen elementos basados en tecnología de barrido electrónico y otros capaces de localización infrarroja, pueda obtener datos de distintos tipos de objetivos para así facilitar su detección e identificación concreta. Se ha previsto que pueda actuar contra objetivos aéreos, que serán su principal target, y que también pueda situar otros terrestres y los que se encuentren en la superficie del mar. Se centrará sobre todo en acciones de seguimiento de aquellos más difíciles de captar porque vuelan bajo y lento, son pequeños -se incluirá la posibilidad de detectar misiles desplazándose a su objetivo- y tienen un envolvente de movimiento, como el propio de los helicópteros o navíos, que no es fácil de situar en un área determinada.

Cómo se observa, las líneas de este UAV chino recuerdan mucho a las del conocido Predator estadounidense. (Octavio Díez Cámara)

Los JY-300, que podrían ir entrando en servicio en fechas próximas, se caracterizan por poder asumir misiones de larga duración en las que el elevado volumen de sensores transportados permita a su operador beneficiarse de la información obtenida. En cuanto a la plataforma en sí misma, decirles que el avión se impulsa por una turbina a hélice localizada en la parte trasera e incluye alas con winglets en sus extremos para incidir en un menor gasto de combustible. Su peso máximo al despegue es de una tonelada y media, teniendo una capacidad de carga útil de unos cuatrocientos kilogramos. Podrá alcanzar una velocidad punta de 220 kilómetros por hora pero lo más normal, para incidir en misiones que pueden llegar a durar quince horas, es que su tránsito lo haga a una de entre 150 y 180 km/h.

El operador estará ubicado en una estación terrestre y podrá, gracias a un enlace SATCOM por satélite, controlar el UAV JY-300 desde distancias de hasta dos mil km. Apuntar, que los sensores radar y los captadores infrarrojos de a bordo han sido concebidos para que también pueda ser empleado en cometidos de inteligencia de señales y de comunicaciones. Las Fuerzas Armadas chinas siguen dando pasos de gigante para proveerse de sistemas de armas de última generación que les brinden cierta ventaja sobre sus hipotéticos adversarios. (Octavio Díez Cámara)

Se han dispuesto sensores en ambos costados de la parte delantera del fuselaje, tecnología pasiva fundamental para sus cometidos. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.