Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El despegue del satélite espía radar español Paz se aplaza hasta el 21 de febrero

La gran complejidad y elevado nivel de riesgos que entrañan los vehículos de lanzamiento espacial conlleva que los retrasos en los despegues sean algo habitual. Ni siquiera los exhaustivos controles de calidad que imperan en las compañías norteamericanas de servicios de lanzamiento, como es el caso de SpaceX, logran evitar las demoras. Por ello, no es de extrañar que un escueto comunicado de la Oficina de Relaciones Públicas de la base aérea norteamericana de Vandenberg difundido en la noche del pasado 16 de febrero aplazara 24 horas el despegue del satélite espía radar español Paz y lo trasladara del 17 al 18 de febrero, a las 06:16 AM, las 15:16 hora peninsular española.

Cualquier anomalía, por pequeña que fuera, había dado al traste con las pruebas de verificación que tenían que dar luz verde al despegue. El Falcón 9 permanecía en la rampa de despegue mientras los técnicos intentaban subsanar los problemas detectados.

Sin embargo, una segunda nota oficial difundida unas horas más tarde volvía a retrasar el despegue, pero en está ocasión para anunciar que tendría lugar el 21 de febrero, a las 15:17 hora peninsular española. Tantos días de demora ya presupone que el director de vuelo, consultados los ingenieros espaciales, considera que los fallos detectados exigen una profunda revisión de los sistemas de a bordo, lo que muy posiblemente conlleva retirar el Falcón 9 de la rampa de lanzamiento y situarlo a cubierto de las inclemencias del tiempo atmosférico.

En esta segunda ocasión, la Fuerza Aérea norteamericana ‒como responsable de la campaña de lanzamiento y despegue del Falcón 9‒, subraya que el motivo de la demora es “permitir un tiempo adicional para llevar a cabo las verificaciones finales del carenado mejorado”, es decir, en la cofia o parte alta del cohete están alojados y fijados Paz y los dos pequeños satélites experimentales MicroSat 2a y 2b.

SpaceX no ha informado hasta el momento sobre los problemas existentes en la cofia, que vienen provocando retrasos desde finales de 2017. La nota oficial concluye afirmando que “el Falcón 9 y la carga útil permanecen en buen estado”. La delegación oficial española que preside el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, continua en California a la espera del ver hacer realidad el envío de Paz a su órbita correcta.

Mientras se solventan los fallos detectados, SpaceX ha confirmado que la primera etapa del Falcón 9 ha sido ya utilizada en una ocasión anterior, por lo que Paz viajará al espacio en un cohete de segunda mano. La misión ha sido codificada F9-50 y sobre el lanzador se ha dibujado un distintivo con forma de rombo en el que se distingue el dibujo de un Falcón 9, el satélite Paz, parte del planeta Tierra y las palabras Falcón 9, Paz y Vandenberg.

Se trata de la etapa denominada B-1038, la misma que propulsó al espacio al satélite de observación óptica Formosat-5 de Taiwán, una plataforma de 475 kilos que despegó desde la misma rampa de lanzamiento el 24 de agosto de 2017 y fue colocado correctamente en su órbita, a 720 kilómetros de altura.

La primera etapa propulsará el cohete durante 2 minutos y 29 segundos, se separará de la segunda etapa 4 segundos después y caerá sobre el océano Pacifico. Pero SpaceX ha puntualizado que no tiene intención de recuperar la etapa B-1038 para hacerla volar en una segunda ocasión. La segunda etapa continuará el vuelo y 10 minutos y 58 minutos después del despegue colocará en órbita al satélite español… si todo se desarrolla como está previsto. (Juan Pons, analista de asuntos espaciales y de defensa)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.