Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Atentan en Uruguay contra la Brigada de Narcóticos policial

Lo que inicialmente fue evaluado como un potente artefacto artesanal, que explotó poco después de las dos de la madrugada del sábado  tras ser lanzado desde un vehículo contra la sede de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de drogas, sería realmente un dispositivo profesional con trazas de TNT, no excluyendo el uso de granadas, entre otros materiales identificados posteriormente. Como resultado del acto vandálico, cinco vehículos, 4 de ellos policiales, fueron severamente dañados.

La investigación está a cargo de la Dirección de Investigaciones de la Policía  y cuenta con el apoyo de la Brigada de Explosivos del Ejército Nacional; también trabaja en el lugar la Policía Científica. El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, monitorea la situación y está en contacto con el presidente de la República, Luis Lacalle. 

Habría dos bandas de narcotraficantes bajo la mira de la policía. Una estaría compuesta por  extranjeros y otra  opera en la zona del Cerro, sobre el oeste montevideano, recientemente golpeadas y por ello fuertemente endeudadas con proveedores extranjeros. Horas antes había sido desmantelado un pequeño grupo de narcotraficantes cubanos. Por el momento tampoco se descartan otras motivaciones, desde grupos de ultraizquierda (muchos de ellos conniventes con el narcotráfico en los últimos años) y, mucho menos probable, lobos solitarios, en un contexto confuso,disgustados tras la injustificada y reciente liberación provisoria de Martín Mutio (integrante del grupo político MPP, integrado por los ex terroristas tupamaros y liderado por José Mujica), el mayor traficante de la historia uruguaya, quien el año pasado enviara, en un cargamento de soja, 4.500 kilogramos de cocaína con destino a Bélgica siendo interceptado por la aduana alemana en Hamburgo. 

Es el segundo incidente grave en dependencias policiales durante los últimos meses, ya que durante la Semana Santa, integrantes del sector Tecnologías Informáticas -uno de los peor posicionados- de la Fuerza, intentó robar la sede desde donde se efectuaban los pagos salariales y previsionales de la misma, frente al Ministerio del Interior, en cuya caja fuerte había (transitoriamente) un equivalente a medio millón de dólares, utilizando documentación de ex funcionarios de confianza de la administración en funciones hasta el 1 de marzo, llamativamente, no cancelada su vigencia por las autoridades salientes.

El Ministerio del Interior es una de las herencias más pesadas que recibió el nuevo gobierno uruguayo del anterior, plagado el mismo de infiltraciones, adquisiciones muy poco claras y funcionarios de lealtad dudosa, algunos ingresados en extrañas condiciones, con una fiabilidad frecuentemente cuestionada, inclusive, siendo certificada su aparente idoneidad por psicólogos sin título. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.