Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La reencarnación de los blindados “Mazinger” y “Cashuat” en El Salvador

En 1969, el Ejército salvadoreño implementaba el Plan de Campaña “Capitán  General Gerardo Barrios”, que preparaba el ataque a Honduras en cuatro frentes, los llamados teatros de operaciones del Norte (TON), Chalatenango (TOCH), Occidental (TOOC) y Oriental (TOO). Se estableció en este marco dentro del Regimiento de Caballería un Escuadrón Motorizado, equipado con 3 M-3A1, sobrevivientes de 6 ejemplares entregados en 1961, y 5 camiones blindados “Rayo”, fabricados sobre chasis de camión REO M-34. Casi cuarenta años después, el Regimiento dependía todavía de camiones blindados hechos en el país para su misión de patrulla. Antes del “Cashuat” estaba el poderoso “Mazinger”, sobrenombre otorgado a los camiones tácticos medios convertidos en blindados de transporte de personal.

En realidad, los primeros experimentos con blindados de la Maestranza comenzaron en 1934, cuando se supo de la construcción de un tanque que montaba 6 ametralladoras. En 1938 llegaron 3 CV-3-33, asignados al 1º Regimiento de Infantería, acantonado en lo que era entonces el Cuartel San Francisco. Junto a ellos se recibieron 3 tractores de ruedas FIAT SPA AS37 para el Regimiento de Artillería en el Cuartel El Zapote, que podía transformarse en el blindado SPA S37 Autoprotetto (autoprotegido). Quizás de ahí nace la inspiración de los Rayo más de treinta años después. Contemporáneo a éstos, de los que se construyeron más en 1970, se incorporó también el UR-416, un camión Mercedes Unimog con un monocasco blindado, cuyo concepto también influenciaría el ingenio militar salvadoreño. 

Como se avecinaba el conflicto interno, la Maestranza comenzó a transformar 23 tractores Wood-Master, que eran simplemente vehículos M114 desmilitarizados. El capitán Oswaldo Marenco, oficial de la Maestranza, los convirtió en TOA (Transporte Oruga Acorazado), con los primeros ejemplares inspirándose en las líneas del M113. Se construirían en pares, pero cada serie cambiaba en detalles uno del otro. También se trabajaba en 14 camiones Magirus Deutz Jupiter, todos basados en un molde común, y al menos un Harvester International Model 1724, que era un transporte de personal y cañón autopropulsado de apoyo de fuego. Se les denominaba oficialmente blindados Boxer, pero gustaba más del sobrenombre de Mazinger. 

Eventualmente habría Mazinger sobre chasis de camiones Ford 700, MAN 630, Unimog y GM, todos con diseños diferentes.  Luego se construyeron 20 blindados ligeros, en base al pickup Ford 250 y por su diminuto tamaño las tropas le dieron el nombre de Astroboy. Entre 1984 y 1985 aparece un nuevo blindado basado en un obsoleto chasis de Dodge Power M37B, portando orgullosamente el nombre oficial de Cashuat, o caballo en náhuatl, de los que se construyeron 66. El ministro de la Defensa, general de división David Munguía Payes, nos autorizó a seguirle la pista a un nuevo Lagarto acorazado, que ahora forma parte del inventario castrense salvadoreño. El jefe del Estado Mayor Conjunto, general de división Félix Núñez Escobar, nos franqueó la visita a la Dirección de Comunicaciones y Protocolo, a cuyo frente está el coronel Darío Hernández Vega, al Museo Militar y al CALFA (Comando de Apoyo Logístico de la Fuerza Armada).

El CALFA

La Maestranza del Ejército fue creada el 26 de febrero de 1913 por Decreto Ejecutivo, y durante la Presidencia del doctor Carlos Meléndez. En 1990 pasó a llamarse CALFA General e Ingeniero José María Peralta Lagos, que hoy se encuentra al mando del general de brigada Salvador Orlando Montano Méndez. Tiene por misión, proporcionar los medios de vida y de combate a la Fuerza Armada, teniendo a su cargo la gestión y administración de los recursos logísticos necesarios para el buen funcionamiento de las Unidades Militares. Se le asignaron cuatro áreas o ejes de operación de apoyo: Defensa Nacional, auxilio a la populación, seguridad interna, y paz internacional. Para realizar sus misiones y tareas, se compone del Batallón de Apoyo Logístico, el de Intendencia, el Avanzado Nº 1 (en San Miguel), Industrias Militares y el Centro de Investigación y Desa­rrollo Tecnológico (CIDET). 

Dentro del complejo militar nos recibió el general Montano Méndez, quien juntamente con su ejecutivo, coronel Arias, comentó entusiásticamente, detallando la asistencia técnica proporcionada por su gente en la renovación para devolver al servicio de 4 morteros navales de 81 mm., que se montan a popa de los patrulleros guardacostas PM6, PM7, PM8, PM10 y PM11. El pedestal Mk 2 Mod.1, tipificado como Montaje-52, combina el mortero y una ametralladora pesada. Es un arma curiosa, en la cual el cilindro de retroceso está sobre el cañón y existe una cesta ventilada que se usa como un protector para evitar lesiones al artillero cuando el mortero retrocede al dispararse. Éste se coloca sobre un robusto trípode dotado de abrazaderas para controlar los ángulos de elevación y transversal. Permite 360º de recorrido y una elevación en un arco de -30º a +71,5º.

El general Montano nos explicó también que el CALFA desarrolló una torreta armada con el cañón sin retroceso (CSR) M-40A1. Se han completado los detalles y los ensayos a bordo de las unidades guardacostas. Se ha previsto su uso en los navíos, colocados a proa, inmediatamente detrás del mortero, y donde normalmente se sitúa una M2HB en pedestal, así como se usarán en los 4 buques de desembarco LCM-8, como medios de bombardeo de costa. El M-40A1 es un arma poderosa que dispara un proyectil de 105 mm., pero que se cataloga como de 106 para no confundirlo con su predecesor, el CSR M-27, que fue un fracaso. 

foto: Vista superior de la H-90 “Lynx” del Ejército mexicano en 2018, con claras diferencias sobre la H-90 estándar (foto J. Montes).

No pudimos ver la torreta, pero cabe decir que, con lo que se conoce de ella y de sus ensayos, podría aplicarse más tarde a unidades motorizadas, de manera similar a la KADDB de Jordania, lo que nos llevó a discutirlo. Los sistemas de puntería originales del M-40 son definitivamente obsoletos y deben substituirse por otros que permitan impacto sobre objetivos distantes, complementados por una unidad de control de fuego y telemetría láser, además de ser compatibles con miras ópticas nocturnas, y térmicas que permitan enganchar objetivos incluso en condiciones extremas y de estrés.

El Blindado Caza Tanque Modelo 2 (BCT-A2)

El líder del CIDET, el mayor Julio Alfaro, nos detalló las características del BCT-A2, recordando cómo comenzó el Proyecto M en 2003-04, en base a un prototipo basado en el chasis de un Ford F-250 de 5½ ton. Al reiniciarse, allá por 2007, se utilizó el mismo prototipo y rea­lizaron cambios en la batea, principalmente en la sección del motor. Ésta se encontraba en el extremo trasero, después del compartimiento de combate.  Ya en el BCT-A1 el motor se movió atrás del conductor, lo que dejó la parte trasera libre para la colocación del compartimiento de arma y pasó a estar mejor balanceado. 

Con las experiencias de ese prototipo se pasó al BCT-A2, pero se cambia su chasis por el de un Dodge RAM 4.0 V6 equipado con motor Cummins 6BT turbodiesel de 6,7 l. y 175 CV, conectado a una transmisión automática 68RFE. Se fabricaron 3 cazacarros y se han previsto otros 2 en esa configuración, además de 4 que serán equipados con la torreta TCM-20 y 2 más de Comando y Control, es decir, una producción total de 11 unidades. El A2 monta una torreta CIDET-20 que tiene una traversa de 360º a dos velocidades, una de ½ rpm (3º/s) y otra de 15 rpm (90º/s). La elevación del arma es de -5º a +85º, también a dos velocidades, 5 rpm (30º/s) y 1/3 rpm (2º/s). Su coraza es de 1/4” de acero balístico en ángulo. 

La CIDET-20 monta dos cañones HS-404 reciclados de los cazabombarderos Ouragan y una ametralladora M-240. Esto nos llamó la atención, pues la M-240 no era el arma estándar de la Fuerza Armada (FAES), sino la M-60. Sin embargo, nos explicaron que la M-240 sí está en dotación y será próximamente complementada con un lote de HK-121 (MG-5). Discutimos la remozada conversión de la M-60 a las versiones E4 o E6 como otra posibilidad a estudiar por el CALFA. Esto significaría un gran potencial, al disponerse de cientos de armas modificables a estándares modernos, con el consecuente ahorro y control de las fuentes de suministro.  No solo se les mejora su mecanismo, sino la ergonomía y balance, cosa que también contribuye a una disminución de su longitud, peso y fiabilidad, rebajando el golpe del retroceso y permitiendo su uso en asaltos, o sea las mismas características de la HK-121.

Conversamos sobre la posibilidad de colocar las torretas H90 sobre el A2. Ésta lleva un cañón D921 que se mueve en un arco de elevación entre −8° y +15º. Es de rotación asistida, teniendo una traversa de 360° a una velocidad de 25º/s. El mayor Alfaro nos explicó pacientemente que el problema de poner la H90, al menos sobre la batea del A2, es su peso. Aunque la torreta GIAT H90 no ha sido modernizada, sí se ha logrado recargar el sistema de disparo por nitrógeno, permitiendo la reactivación de todos los D921. Es en las bateas de AML donde se han realizado cambios mecánicos ingeniosos, remplazado el motor original de gasolina por un Nissan QB-32 de 3,1 l. diesel de 130 CV. Otras modificaciones incluyen la disminución en eje de transmisión, colocación de una caja mixta de doble acción, un nuevo sistema eléctrico y otro de escape y ventilación. Se les ha aplicado a 9 bateas, trabajándose en la décima y última disponible.

Artillería Autopropulsada

Se han recuperado las miras y sistemas de los obuses M-101A1 con tecnología propia.  Esto de nuevo nos lleva a pensar en la eventual transformación de los M-56 de calibre 105/28, al estándar A1 de 105/33 para darles un alcance de 18 km. El éxito relativo de la batea del BCT-A1 Lagarto nos despierta la imaginación para colocarle una torreta, al estilo del Soko M-09 M56-A1, de cara a obtener un Mini-G6 (de Denel) autopropulsado de 105 mm.  La idea no es sin fundamento, pues encontramos números de casos de inspiración, como el paquete Hawkeye-105 de Mandus Group, que usa un cañón modificado con un paquete de absorción hidráulica y tecnología de punta y lo monta todo en un Ford 250. Colombia lo hace con el Proyecto SAA-1 Joya, usando un camión M-923 y un obús LG1-MKIII; y Samsung Techwin con el EVO-105.

La artillería antiaérea autopropulsada sí será reforzada con los 4 BCT-A2, que llevarán la torreta TCM-20, que es en realidad la M-55 producida por la Maxon estadounidense durante la II Guerra Mundial (SGM). La sustitución de las ametralladoras por cañones de 20 mm. se dio con el T10E1, desarrollado también durante la SGM en Estados Unidos. Consistía en dos de 20 mm. de activación eléctrica Mark IV T17E1, cuyo eje tenía una traversa de 360° realizada a 60°/s y una velocidad similar en el arco de elevación de +90° a -10°. Su sistema de puntería era de telémetro Reflex Mk.9 y su armadura frontal consistía en un montaje de pernos y casco laminado en acero endurecido. Pero para cuando se perfeccionó el aire lo dominaban a los aliados, y no había necesidad de más. La Maxon M-45/55 vería en combate en Nicaragua y aún se encuentra en primera línea en Ecuador y Colombia. 

La brasileña Lysam Industria y Comercio de Maquinas e Equipamentos desarrolló su propia versión con un sistema eléctrico moderno de 12 V, cuyas baterías estaban cargadas por un motorcito Montgomery M-226 o M-252 de 5 ó 6 CV (3,73 o 4,47 kW) de gasolina, y se incorporaron mejoras destinadas a aumentar la fiabilidad y la facilidad de mantenimiento en condiciones modernas. Aunque las capacidades y rendimiento del sistema Lysam M-55 eran similares a las del modelo original, su velocidad de desplazamiento y elevación mejoraron significativamente, siendo su traversa de 90°/s, como se requiere para cualquier capacidad real contra objetivos de cruce rápido. Lysam produjo una versión con un par de cañones Hispano-Suiza HS-404 de 20 mm. Estados Unidos suministró grandes cantidades de torretas M-55 a Israel, donde RAMTA les acopló cañones HS-404, denominándolos TCM-20.

foto: La batea AML puede acomodar torretas LCT-20  (foto Denel).

El general Montano nos explicó que primero se han recuperado todas las piezas M-55A2 y se procederá a la próxima fase a modernizarlas, para luego pasar a una última de automatización. Suponemos que la modernización será al estándar M-55A4B1. Actualmente, todos los sistemas del M-55A2 son manuales, mientras que los M-55A4, Lysam y TCM-20 son de emplazamiento asistido eléctricamente, pero se dirigen manualmente a objetivos, gracias a radares tácticos como el Elta EL/M-2106, por lo que es necesario automatizarlas.

En el CALFA se nos permitió examinar en detalle el prototipo de arma antiaérea AATC-20 Sachί desa­rrollado en el país y originalmente montado sobre la batea del Proyecto M/BCT-A1. Consta de dos cañones que descansan sobre un trípode modificado del M-52A2, al que se le incorpora un sistema de tracción tomando partes mecánicas del camión REO. Una de las ventajas es que las llantas de la pieza simplemente se repliegan para la posición de disparo, lo que ayuda al emplazamiento y estabilidad de la misma. Opinamos que este nuevo tráiler puede usarse de retrofit para mejorar las existentes piezas M-55A2, pero la colocación de los dos cañones HS-404 en lugar de los tres HS-804 no provee capacidades adicionales. Podría aplicársele a los CSR M-40, pues aquellos en uso por unidades paracaidistas y de Infantería carecen de movilidad para su desplazamiento y emplazamiento. El general Montano indicó que consi­deraría la sugerencia.

Se ha modificado tan solo 1 M-1151, remplazándole la ametralladora pesada con un cañón en la torreta GPK (Gunner Protection Kit). El HS-404 tiene un alcance teó­rico de 4.389 m. y una cadencia de tiro entre los 600 y 700 dpm. Inicialmente, los estadounidenses se opusieron a dicha modificación, pero se les demostró que era adecuada y exitosa, balanceándose bien la torre. Sólo queda determinar el tipo de mira a usar, la cual opinamos que podría ser un sistema de adquisición de blancos mejorado ITAS (Improved Target Acquisition System) desarrollado para proporcionar puntería contra blancos a 3.000 m. para el misil TOW o sistemas similares. Supimos que se planifica la modificación de otros 6 M-1151 con HS-404. Pensamos también que se podrían modificar los 4 existentes M-1165 con una torre TOW-GPK, montando CSR M-40A1.

Otros

Se restauró la mecánica de los UR-416, estando 5 de ellos ya plenamente recuperados. Se mantuvo el motor original Daimler-Benz OM352 turbo diesel de 120 CV, aunque repotenciado. Incorporó un sistema de escape y otras adaptaciones y faltan 3 ejemplares por reacondicionar, 1 de ellos como ambulancia. De acuerdo al general Montano, está planificada la retirada del servicio pleno del Cashuat en 2019, y el mayor Alfaro nos explicó que los sistemas del vehículo ya no dan para más, pero que se continúan usando por necesidad. Se desguazarán completamente, dejando solo el chasis para su reconstrucción completa.  Se visualiza algo parecido en concepto, al Cobra colombiano, pero más grande y largo, suponiendo una cabina doble, además de una cama con puestos de combate. 

Igualmente, se prevé la fabricación de nuevos blindados de transporte de tropas protegidas, tanto en el ámbito nacional como en misiones de paz. La ONU exige que los vehículos tengan cierta altura y para cumplir con sus requerimientos se piensa en la adaptación de camiones M-939, de los que se han recibido 49 hasta la fecha. Los diseños propuestos ofrecen una configuración similar al Ural 63095 Tifón, pero basado en el tren motriz del M-939A2, reteniendo su motor Cummins 6CTA8.3 diesel (8,3 l.) turboalimentado de seis cilindros en línea, que desarrolla 240 CV (180 kW) a 2.100 rpm y 1.010 Nm de par a 1.500 rpm, así como transmisión automática Allison MT 654CR de cinco velocidades, con una caja de transferencia de dos. Mantiene los neumáticos 14:00 R20 y singles en tándem posteriores y el sistema central de inflado de CTIS. 

Verificamos que la versión del Storm M-240 adquirida por El Salvador está equipada con motor Volkswagen de 2,5 l. V4 turbo-cargado, que desarrolla 88 kW (118 CV) a 4.200 rpm. Monta mecánica de varias fuentes, algunas no muy comunes localmente, por lo que se convierte en un verdadero dolor de cabeza.  Es por ello que se le cambiaría su tren motriz completamente, acoplándole un Toyota 1MKZ Prado 2010, que produce 130 CV. Se aprovechó para dotarle de protección blindada a la sección del motor y se ajustó el afuste de disparo por resorte del M-40A1. Las mejoras mecánicas se extendieron a los CJ-8 y varias decenas de ellos fueron completamente restaurados. Algunos ahora llevan planchas protectoras en la cama.

foto: Se puede visualizar una torreta CIDET similar a esta HS M09 BOV-3, con lanzadores dúplex de M67 o SA-14 MANPADS, en posesión de la FAES, y exhibidos en septiembre del 2018 (foto Wikipedia/ Srđan Popović).

En el aspecto de seguridad interna, se modificaron hasta 4 pickup Toyota Hilux con paneles de protección y afustes, algo que se podrá aplicar a otros patrulleros. Uno de los altos logros actuales ha sido la conversión de aeronaves y equipo militar de acuerdo a estándares internacionales requeridos por la ONU para el despliegue del 1er Contingente Aéreo como parte de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali (MINUSMA), implementando el Plan Torogoz. A un Navistar 7400D con motor MaxxForce DT-530 de 310 CV se le acorazó la cabina y cama, además de colocarle otros implementos y cambios mecánicos. Esto se puede hacer en otros camiones, pero solo se planificó 1 más por el momento. Es así como se adaptaron 1 remolque de aeronaves, 1 camión cocina, 2 helicópteros Hughes 500 y 1 grúa. Las modificaciones hechas a los helicópteros MD500 han sido certificadas y hasta adoptadas por la misma fábrica. De hecho, la Maestranza entró en la aeronáutica allá por 1920, cuando repotenció el primer avión adquirido por El Salvador.

Podemos visualizar la torreta H90 sobre la batea del Lagarto A1 para operarlo como medio de apoyo de fuego, donde el mayor espacio disponible permitiría traer la torreta a un estándar superior al actual. Algunos ejemplares de torres mejoradas las encontramos en la Denel H90, que lleva un nuevo sistema de la intensificación de imagen, un buscador de láser y modificaciones en el freno del bozal y en el de retroceso para permitir el disparo de municiones APFSDS. La AML D-90 Lynx tiene un engranaje de elevación mejorado, permitiendo un arco de disparo entre −8° y +35° y una mira TJN2-90 de tubo intensificador de control automático para permitir avistar en la oscuridad sin necesidad de iluminación para darle capacidad día/noche a distancias de los 2.000 m. La Lynx puede equiparse con sistemas de compensación de pendiente, de tacómetro, miras nocturnas y térmicas y un conjunto de electrónica y laser. Podríamos pensar en la estabilización del arma y tiene espacio suficiente en el interior del vehículo para casi 40 proyectiles.

La verdad es que hay muchos aspectos donde se puede aplicar el ingenio castrense salvadoreño. Existen cantidades de equipos que son obsoletos, pero que aún pueden dar batalla en manos de un Ejército relativamente pobre como el de ese país. Podemos mencionar, además de los anteriores, la recuperación y modernización de los lanzagranadas M-79 con molduras de polímero y culatas retractiles y plegables y ver algo similar aplicable en los RPG-7. No se pueden olvidar los morteros de 120 mm., que necesitan remozarlos completamente y, de ser posible, mecanizarlos.

Revista Defensa nº 487, noviembre 2017, Julio A. Montes


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.