¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El Ejercito de Estados Unidos impulsa el carro de combate Abrams de nueva generación que absorbe las lecciones aprendidas en Ucrania

Imagen digital de como será el nuevo M1A3 “Abrams”. (foto GDLS)

El Ejército de Estados Unidos (US Army) ha otorgado a General Dynamics Land Systems el contrato para iniciar la fase de diseño de la futura evolución del carro de combate Abrams, la M1E3. Se trata de una versión de última generación basada en reducir considerablemente el peso de la plataforma y la integración de una larga lista de nuevas tecnologías que mejoren su capacidad de supervivencia en el campo de batalla actual (tras evaluar conflictos como el de Ucrania y Gaza) y futuro.

La decisión llega poco después de conocerse la cancelación por el US Army del programa M1A2 System Enhancement Package (SEP) versión 4, que había surgido como un desarrollo del paquete previo de mejoras SEP v3, que finalmente no se ejecutará, concentrando el esfuerzo en el desarrollo de la nueva versión del carro de combate o Main Tank Battle (MBT) M1E3.

A su vez, el Ejército de Estados Unidos se encuentra trabajando en la organización de una licitación para determinar qué compañía producirá el futuro reemplazo de los actuales Infantry Fighting Vehicle (IFV) Bradley, que vendría del proyecto denominado XM30, en el que compiten diseños de Rheinmetall Vehicles y de General Dynamics Land Systems (GDLS).

Este no es un dato menor, en tanto altos mandos militares de Estados Unidos afirmaron estar en la búsqueda del alineamiento de los cronogramas del M1E3 Abrams con los del XM30, en palabras del brigadier general Geoffrey Norman “sería realmente beneficioso para el Ejército si los vehículos de combate XM30 y los tanques M1E3 pudieran desplegarse simultáneamente en una brigada blindada (…) Creo que los altos líderes del US Army nos van a presionar para que intentemos alinear esos cronogramas, y si eso se puede hacer es una pregunta abierta en este momento”.

Los planes del futuro M1E3 Abrams sin duda están influenciados por las lecciones aprendidas en Ucrania, sobre todo tras enviar el US Army varios de la antigua versión M1A1 al Ejército ucraniano.  El foco está puesto en reducir la huella logística del MBT reduciendo costos operativos para despliegues a gran escala, algo que en números concretos denota la intención imperiosa de reducir en unas 10 toneladas el peso del futuro carro de combate.

Se espera que el nuevo M1E3 Abrams incorpore nuevos desarrollos, como la capacidad de operar con una torre no tripulada con un cargador automático, lo que implica, además, que la tripulación pase de cuatro a tres personas, un factor clave, junto a la integración de modernos sistemas de protección activa, para su seguridad.

Además, el nuevo MBT tendrá nuevos sistemas de propulsión que reduzcan el consumo de combustible, lo que redundará en una mucho menor carga y firma logística,  integrará sistemas de puntería mediante infrarrojos de tercera generación (3GEN FLIR), un telémetro láser mejorado o Laser Range Fire (LRF) y una nueva cámara a color para el operador del cañón principal. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.