Domingo, 25 de septiembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Alemania da un gran impulso a su Artillería lanzacohetes

Se ha decidido impulsar con rapidez el proceso de modernización de los lanzacohetes MARS II del Ejército alemán. (Bundeswehr, Mario Bähr)
La experiencia reciente en Ucrania, y otras no muy lejanas como la que se derivó de la presencia multinacional en Afganistán, han dejado claro que es necesario reforzar las capacidades de fuegos asignadas a la Artillería de Campaña con esfuerzos como el de Alemania potenciando sus lanzacohetes.

 

Impulsando esa decisión, en fechas recientes hemos conocido un acuerdo firmado entre la alemana Krauss Maffei Wegmann (KMW) y la israelí Elbit Systems para que, dentro de un memorando de entendimiento, se comprometen incidir en una cooperación estratégica mutua. La primera buscaría el impulso de la segunda, con amplia experiencia en materia artillera, para llevar a cabo la modernización de los sistemas de lanzacohetes múltiples MLRS (Multiple Launch Rocket System) del Ejército alemán; Elbit tiene una dilatada experiencia tanto en cohetes de muy largo alcance como en cohetes para prácticas.

Sobre todo, los alemanes van a abordar la obtención de cohetes más precisos y con mayor alcance que los que actualmente usan. (Bundeswehr, Mario Bähr)

Sobre todo, los alemanes van a abordar la obtención de cohetes más precisos y con mayor alcance que los que actualmente usan. (Bundeswehr, Mario Bähr) 

Hace sólo unas semanas supimos que el gabinete de Alemania ha decidido, dentro de un amplio esfuerzo económico para mejorar las capacidades de sus ejércitos, abordar una mejora de sus piezas MLRS que en los años 90 del siglo pasado fueron actualizadas al estándar MARS (Medium Artillery Rocket Systems) II.

Alemania dispone de unos cuarenta de estos sistemas y apuestan por mejorar al menos la mitad de ellos con la capacidad de lanzar cohetes guiados por GPS (Ground Position System) que les confiere una altísima precisión a alcances máximos de unos setenta kilómetros; en fechas recientes la ministra de Defensa Christine Lambrecht informó al Bundestag que se estaba entrenando en suelo alemán a soldados ucranianos con el sistema MARS II y que se les iban a suministrar tres de ellos.

Necesidad real

Hoy, para Alemania como para otros países, es una necesidad real contar con ese tipo de armas contundentes y de la más alta precisión, pues acciones en escenarios urbanos requieren de esta última para evitar daños colaterales. Por ese motivo, el Ejército alemán está ahondando en el esfuerzo empresarial, técnico y económico para que la modernización de sus MLRS MARS II llegue a todos los ejemplares que tienen en uso y que esta incluya, de manera especial, nuevos tipos de cohetes.

Alemania diseñó y fabricó sus propios lanzacohetes, los MARS I, pero abandonó es la línea en beneficio de un diseño estadounidense. (Bundeswehr) 

Alemania diseñó y fabricó sus propios lanzacohetes, los MARS I, pero abandonó es la línea en beneficio de un diseño estadounidense. (Bundeswehr) 

KMW y Elbit se van a esforzar en ello, incidiendo en que los plazos de obtención de estos últimos tienen que ser especialmente breves. Podría ser que se aprovechase algunos de los modelos de los arsenales germanos para actualizarlos con nuevos equipos de guía precisa y así disponer de ellos antes, un esfuerzo que podría derivar en la fabricación de lotes adicionales de nuevas armas de mejores prestaciones.

Los arsenales de Alemania, en cuanto a Artillería se refiere, se van a beneficiar de esas recientes decisiones. Mantener una capacidad de fuegos creíble es hoy una apuesta decidida clara si se quiere tener un potencial disuasor que haga que potenciales adversarios desistan de iniciar cualquier tipo de agresión. La llegada de los MLRS MARS II mejorados podría concretarse a mediados de esta década y en unos pocos años abordarse la modernización total de los 40 que se mantienen actualmente en servicio activo. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.