¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Otro año de Guerra en Ucrania

Los acontecimientos del día a día, y sobre todo la guerra en Gaza, parecen habernos apartado el foco sobre el conflicto militar más importante del mundo desde 1945, tanto por situarse en Europa, como por involucrar a las grandes potencias militares y económicas del globo y por las alianzas creadas alrededor de estos dos contendientes. El resumen que podemos hacer del último año es muy sencillo: llevamos casi quince meses anclados en las mismas líneas, fortificadas para una defensa permanente por Rusia que lanza esporádicos ataques sin mayor profundidad para desgastar a los ucranianos e impedir sus avances.

El balance es bastante equilibrado, Rusia ya no busca avanzar más en territorio ucraniano, sino afianzar las posiciones para una partición del país; y Ucrania no ha conseguido ningún adelanto significativo en los últimos doce meses y no parece que lo vaya a conseguir en los próximos. ¿Qué está pasando ahora? Debemos analizar esta cuestión sobre tres escenarios de operaciones. El primero es el Este de Ucrania, en la línea que va desde Kupyansk, el Norte de Lugansk hasta Zaporiya, en el Sur, donde se han concentrado el 90 por ciento de las operaciones terrestres en el último año.

Rusia continúa sus operaciones ofensivas en media docena de direcciones en Ucrania. Las tropas rusas continúan su lento avance a lo largo de la línea Kupyansk-Svatove-Kreminna en las provincias de Lugansk y Kharkiv y prosiguen sus operaciones cerca de Bakhmut, al Oeste y Suroeste de la ciudad de Donetsk y en la frontera entre las provincias de Donetsk y Zaporizhzhia. También han avanzado cerca de Avdiivka, la ciudad donde Moscú busca envolver a las tropas ucranianas y anular su capacidad de operativa en el Este.

Es un frente de casi 400 km., con medio millón de efectivos entre las dos partes combatiendo por cada palmo de terreno. Las fuerzas rusas también continúan sus operaciones cerca de Bakhmut sin realizar avances confirmados. Ucrania ha repelido al menos 11 de los ataques de Moscú al Suroeste de la ciudad en la última semana, que ha sido ferozmente disputada durante meses. A su vez, el Ministerio de Defensa ruso declaró que sus fuerzas habían repelido 4 ataques ucranianos al Sur y Suroeste de Bakhmut.

Sin embargo, sus fuerzas habrían logrado avances confirmados cerca de Avdiivka, aunque no hablamos de más de 600 m. de profundidad. Pero todos los analistas militares aseguran que Rusia enfrenta grandes pérdidas durante sus asaltos mientras las fuerzas de Moscú buscan obtener el control total de las dos provincias de Donetsk y Luhansk. Las estimaciones más conservadoras hablan de 200 bajas diarias en el lado ruso.

El segundo frente de batalla es la ribera del Dnieper, al otro lado de Jerson. Ucrania ha establecido algunas cabezas de puente en el lado Este, pero no parece que hayan podido trasladar material pesado, que, considerando las circunstancias del terreno y bajo la aviación rusa, parece una tarea imposible. No obstante, Rusia ve con preocupación la opción de un avance ucraniano a gran escala desde este lado, considerando que se haya a 50 km. de la frontera con Crimea. Un frente al otro lado de Ucrania plantearía un problema logístico enorme para Moscú.

El tercer frente es más estratégico. Moscú continúa atacando la infraestructura energética de Ucrania utilizando vehículos aéreos no tripulados Shahed de fabricación iraní. La Fuerza Aérea ucraniana dijo que había derribado 41 de 48 UAV que habían sido enviados sobre las provincias de Chernihiv, Sumy, Kharkiv, Luhansk, Donetsk, Zaporizhzhia, Lviv y Kherson. A pesar de su baja efectividad, el colapso en amplias zonas de Ucrania comienza a evidenciarse.

Por otra parte, Ucrania ha continuado con golpes muy selectivos con UAV contra infraestructuras críticas rusas, algunas muy lejanas, para dificultar el traslado al frente de material y hombres de refuerzo. Rusia ha sido incapaz de evitar estos continuos ataques que han alcanzado Moscú en varias ocasiones, aunque no serán muy determinantes del desarrollo de la guerra. Finalmente, existe un cuarto aspecto bastante novedoso, que es la quinta columna que Ucrania ha instalado en los territorios ocupados y en la propia Rusia.

Fuerzas infiltradas están dañando severamente la retaguardia rusa y cometiendo atentados muy selectivos en la zona de Melitopol y estas acciones se están extendiendo a las capitales de los dos oblasts reivindicados por Rusia. Los atentados a políticos y personas relevantes rusas que apoyan la guerra demuestran que Ucrania dispone de una infraestructura bien organizada en el corazón de Rusia, que podría generar tensiones añadidas en la sociedad rusa, bastante dañada por las restricciones y la marcha de la guerra, que se ha llevado la vida de muchos jóvenes.

En 2024 se producirán dos hechos que podrían cambiar dramáticamente la situación del conflicto. Si Ucrania recibe un número significativo de F-16, cuando la fuerza aérea rusa está bastante castigada, y adquiere los sistemas y armamento adecuados para estas plataformas, una ofensiva a larga escala sería posible para el próximo verano, pero habrá que ver si hablamos de un número significativo o algo testimonial. En segundo lugar, una victoria de Trump en las elecciones de noviembre conduciría a una retirada de Estados Unidos de la guerra y la caída de Ucrania en apenas unas semanas y las consecuencias para Europa serían terribles.

Occidente debería asumir una realidad que Rusia comienza a vislumbrar: Ucrania no va a poder derrotarla ni expulsarla del territorio, ni Moscú va a conseguir avances significativos, teniendo en cuenta especialmente que Occidente considera una intervención militar directa de la OTAN si la existencia del país se viera en peligro. Si los republicanos avanzan en las encuestas y el candidato es Trump, Estados Unidos debería forzar una negociación con una partición y otorgar a la parte no ocupada el estatus de país OTAN para salvaguardar este acuerdo. No es un resultado bueno para nadie, pero quizás en eso consisten los buenos acuerdos.

Por Enrique Navarro

Presidente MQGloNet

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.