Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Chalecos que absorben energía para proteger de ataques balísticos. Nuevas tecnologías para salvar vidas

En los últimos años han tenido lugar grandes avances en el campo de las protecciones personales, tanto en términos de tecnología como de los materiales empleados. En fechas recientes, científicos e investigadores del Instituto de Nanotecnología para el Soldado (Institute for Soldier Nanotechnologies) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han estado trabajando identificando y probando nuevos materiales para protecciones personales que puedan emplearse en prendas ligeras capaces de absorber explosiones, detener balas y en última instancia, salvar vidas.

Aunque las modernas protecciones han avanzado a pasos agigantados desde los diseños originales engorrosos, pesados y poco eficientes, todavía hay margen de mejora. Los blindajes corporales disponibles en el mercado son excelentes contra la mayoría de disparos de fusiles, subfusiles y pistolas y tienen muchas posibilidades de uso. Son habitualmente empleadas por fuerzas de seguridad, agentes de la ley, personal militar, guardias de prisiones, escoltas o civiles.

Sin embargo no a todo el mundo le resulta fácil acostumbrarse al ajuste y al peso ya que los modelos de mayores prestaciones pueden pesar 18 kg. Sin mencionar que los niveles más bajos no son efectivos contra disparos de alta velocidad y gran calibre, permitiendo que el proyectil atraviese el chaleco. Y todo esto sin tener en cuenta que el chaleco no absorbe todo el impacto, gran parte de este es transferido al cuerpo, aunque a una superficie más amplia, lo que a veces supone huesos rotos o hemorragias internas.

Por tanto, los chalecos modernos tienen todavía una gran capacidad de mejora. Uno de los avances más prometedores en esta área se basa en el empleo del Polietileno de Peso Molecular Ultra Alto (Ultra High Molecular Weight Polyethylene o UHMWPE) un material compuesto plástico que se caracteriza por su durabilidad y resistencia contra la fuerza extrema, como la penetración de objetos duros o impacto de explosiones. Variantes de este material son ampliamente usadas en aplicaciones que van desde los envases de bebida a las prótesis para articulaciones en extremidades artificiales. Los científicos se refieren a este material como “un polímero semicristalino lineal (no ramificado) que puede describirse como un compuesto de dos fases, de fase cristalina y fase amorfa”.

Este material acaba de encontrar una nueva aplicación en el sector de chalecos de protección y tiene el potencial para materializarse en prendas de protección de diez a veinte veces más resistentes que el UHMWPE estándar. Esto puede conseguirse a través de un elaborado proceso científico para crear “variaciones estructurales microscópicas” en la composición y el grosor del material. Estas nuevas variantes del material son creadas combinando hebras de polímeros configuradas de manera diferente en material integrado “duro y blando”. Por un lado las hebras de polímero se alargan y endurecen juntas, mientras que el otro lado está diseñado para ser más suave y amorfo. Esto se hace para generar un impacto específico de alto valor.

Las propiedades térmicas y mecánicas de los materiales clasificados como UHMWPE permiten aplicarlo en equipos de protección personal resistente al impacto y al calor, para bomberos o unidades de urgencias.

Los nuevos materiales para protecciones personales pueden diseñarse para proteger el cuerpo mediante la absorción de energía para desviar los ataques cortantes, contundentes y penetrantes y penetrantes típicos del impacto balístico. Todavía estamos a unos años de ver estos materiales aplicados en productos comerciales pero las pruebas preliminares de laboratorio muestran que “los materiales no se rompen y nada pasa al otro lado”.

Una vez que veamos los resultados en las pruebas balísticas y si finalmente se demuestra que es exitoso, el material resultante podrá tener una amplia gama de aplicaciones en combate, protegiendo las cabezas, los cuerpos, los pies y las extremidades de los soldados. El empleo de materiales UHMWPE es una de las tendencias en el diseño de nuevas protecciones ligeras y flexibles. Nada está teniendo más influencia que la última generación de polietileno de peso molecular ultra alto, ya que nos acerca un paso más a la armadura ligera que permita una mejor protección balística y una movilidad mejorada. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un ejemplo de chaleco realizado con tecnología de última generación (Safeguard Armour)

Nuevo chaleco blindado en pruebas en el US Army (US Army)

Cascos  chalecos blindados del Army listos para su uso (US Army)

Mantener un equilibrio entre protección y movilidad no es sencillo (US Army)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.