Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Uso generalizado de RPAS en las Fuerzas Armadas Españolas

Desde el Ministerio de Defensa español y otros órganos de las Fuerzas Armadas (FAS) se ha estado impulsando, con adquisiciones concretas o con acuerdos en lo que a diseño y desarrollo se refiere, diferentes programas relacionados con los sistemas aéreos controlados a distancia, o RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) ahora tan en boga. Analizaremos cuál es la situación en este ámbito, dando algunas referencias de hacia dónde se pretende avanzar.

Ese esfuerzo inicial, y la prueba del rendimiento de determinados equipos en distintas zonas de operaciones en territorio afgano, iraquí, maliense o en el Índico, ha permitido aposentar el concepto de empleo y evolucionarlo desde el básico inicial de UAVs (Unmmaned Aerial Vehicles) al más amplio y actual de RPAS. Es un camino que lleva poco recorrido desde el punto de vista del usuario, pero que aporta una serie de equipos que han llegado para quedarse y en los que la industria española, diseñadora y fabricadora de soluciones muy variadas y de eficiencia contrastada, tiene mucho que decir a corto y medio plazo; más aún, cuando están en marcha otros programas multinacionales en los que España aporta su potencial técnico y humano, además de fondos para su concreción, que seguramente darán lugar a soluciones que se implantarán en los entornos aéreos, terrestres y navales.

Los equipos hoy disponibles, gracias a la aplicación de una amplia panoplia de tecnologías recientes, son conceptos avanzados que aportan diferentes capacidades en torno a los cometidos de vigilancia, observación, reconocimiento, iluminación láser y otros, propios de las necesidades ya definidas dentro de lo que sería el campo de batalla actual y básicas para hacer frente a aquellos tipos de conflictos, tanto convencionales como híbridos o asimétricos, que puedan surgir en un futuro. Incluso, los RPAS podrían convertirse en vectores cinéticos con los que actuar de raíz contra lugares en los que se generan amenazas cibernéticas del más alto nivel.

Ese avance hacia el uso cada vez más amplio de los RPAS  sólo es un paso más dentro de la adopción de unos medios que se van a convertir también en España en vectores de sistemas de armas ofensivos, en plataformas para captar Inteligencia y señales del adversario y afectarlas con las necesarias contramedidas, o en aparatos que podrán transportar cargas a un determinado lugar de forma precisa o servir para reabastecer en vuelo a aviones o helicópteros. Programas como el del futuro sistema de combate aéreo FCAS (Future Combat Air System), donde entran a jugar los llamados RC (Remote Carrier) de tipo autónomo, servirán para generar diseños y tecnologías con las que diferentes empresas españolas podrán poner a punto diseños avanzados con los que satisfacer tanto las necesidades de los ejércitos propios, como abordar la necesaria exportación a terceros que los rentabilice y sirva para favorecer flujos de dinero tan necesarios para la economía nacional.

Entretanto se vayan concretando esos avances, es importante dejar claro que hay ya muchas empresas españolas que llevan trabajando desde hace años en sistemas RPAS de diferente tipo y contexto, que pueden realizar vuelos autónomos o ser controlados a distancia para que cumplan su misión. Desde el Ministerio, apoyados por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), se están sustanciando distintos programas de adquisición que se centran en varios tipos de plataformas con capacidades que incluyen las de vigilancia, reconocimiento e Inteligencia, o ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance); observación de fuegos terrestres y evaluación de sus efectos; protección de la fuerza FP (Force Protection); vigilancia y reconocimiento en el entorno marítimo o actuaciones derivadas de emergencias y catástrofes. 

Seguramente más pronto que tarde se impulsarán también aquellos diseños con capacidad de llevar armamento ofensivo. Parte de esa voluntad nace en febrero de 2015 con la aprobación del Plan Director de RPAS, que contemplaba las necesidades previstas para el periodo que abarcaba desde ese momento hasta 2026. Como consecuencia del mismo, y para evaluar potenciales diseños, se inició a mediados de 2015  el Proyecto Rapaz de la Subdirección de Planificación, Tecnología e Investigación (SDG PLATIN) de la DGAM, impulso que ha propiciado campañas de vuelo, enmarcadas dentro de las actividades de instrucción y adiestramiento propias de distintas unidades militares españolas, para así valorar las capacidades y potencial real de distintos productos. 

Ha sido un esfuerzo sustentado con la compra en 2016 de los Alcotán de Unmanned Solutions (USOL), evaluaciones como la realizada en 2017 al modelo Tarsis 75 de Aertec Solutions, el contrato con GMV Aerospace and Defence para avanzar en la interoperabilidad del sistema ISR-RPAS (MAJIIC) o la adquisición en 2018 de 2 helicópteros Alpha 800 de Alpha Unmanned Systems. Se han evaluado otros, que incluyen al Airbus ATLANTE (Aeronave Táctica de Largo Alcance No Tripulada Española)  y al Pelícano de Indra. En el proceso, es importante recordar que desde el Ministerio se impulsan acuerdos internacionales que buscan avanzar en la materia, sobre todo para obtener a partir de 2028-29 aparatos UAS (Unmanned Aerial System) del tipo MALE (Medium Altitude Large Endurance) en colaboración con Francia, Italia y Alemania, que permitirán contar con el Airbus Euromale, de los que España podría adquirir entre 4 y 6 sistemas, que incluyen cada uno 3 aeronaves de unas 11 ton., que son capaces de volar a unos 500 km/h.

foto: La Brigada de Infantería de Marina despliega los pequeños aviones Wasp AE que le permiten obtener información inmediata de lo que acontece en determinadas zonas de interés próximas (foto Octavio Díez Cámara).

Su uso crece

El empleo de RPAS de distinto tipo y potencial es una apuesta clara dentro de la realidad actual y futura de las FAS españolas. Dentro del Ejército del Aire (EA) se acaba de incorporar el avanzado sistema estratégico MQ-9 Reaper Block V de la estadounidense General Atomics Aeronautical Systems Inc. (GA-ASI), también designado Predator B, después de firmar un acuerdo en noviembre de 2015 valorado en unos 165 millones de euros para su adquisición. Son capaces de volar hasta 34 horas, que les permiten desplazamientos de más de 3.000 km. y podrán operar tanto desde la Base Aérea de Talavera La Real, donde se asienta al 233 Escuadrón del Ala 23, en el que están encuadrados, como desde el Aeródromo Militar de Lanzarote, que constituye una Base de Operaciones Avanzada. GA-ASI y la española Sener trabajan en un contenedor para que el Predator B pueda realizar cometidos de vigilancia en el ámbito marino y misiones de guerra antisubmarina, en las que podría desplegar sonoboyas y lanzar torpedos.

El EA opera este tipo de aeronaves es el Grupo de Escuelas de Matacán (GRUEMA) de Salamanca donde se encuentra la Escuela Militar de Sistemas Aéreos no Tripulados en la que se imparten cursos utilizando equipos como el Tucán de SCR que forma parte del Grupo Everis Aeroespacial y Defensa ; o los Fulmar de Wake/Thales Engineering, para formar a tripulaciones que operan este tipo de medios aéreos en las distintas ramas de las FAS españolas. El Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) y en el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) operan con otros más ligeros, que incluyen a los PD-100 Black Hornet PRS (Personal Reconnaissance System) de Flir Systems, Wasp AE t AeroVironment Raven RQ-11 actualizados a la versión digital 2B DDL (Digital Data Link).

Estos últimos también los tiene el Ejército de Tierra (ET), pues recibió a partir de 2009 unos 70 de ellos. En 2008 obtuvo el PASI Searcher Mk III J de Israel Aircraft Industries (IAI), que estuvo especialmente activo en Afganistán y en los últimos años el Mando de Operaciones Especiales (MOE) y otras unidades han recibido PD-100, tetracópteros Sky Watch Huggin X1 o los y Orbiter 3B de la también israelí Rafael. En el Mando de Artillería de Campaña (MACA) experimentan en la actualidad con los Tucan y Atlantic de SCR. El ET, que adiestra a sus tripulaciones de RPAS en el Academia de Aviación del ET (ACAVIET) en Colmenar Viejo, recibió también algunos Thales Fulmar X y Seeker de GMV/Aurea Avionics.

La Armada comenzó en 2013 las evaluaciones del Saab Skeldar V-200 en el marco de la Operación Atalanta, un proceso que les ha llevado a dotarse de los Insitu/Boeing Scan Eagle que va a pasar de una configuración analógica a otra digital. La Infantería de Marina dispone de PD-100, Huggin X1, Wasp AE, Fulmar X y Seeker, siendo los 2 últimos los más recientes. Para el ámbito militar general se trabaja desde 2019 en una colaboración entre España y Colombia liderada por Airbus para poner a punto el táctico de altas prestaciones SIRTAP. Esa colaboración, que también afecta a otros programas de futuro, es una apuesta clara del Ministerio en el ámbito de los RPAS , aunque sería idóneo definir una dotación presupuestaria a largo plazo que afecte al diseño, desarrollo y obtención de sistemas con capacidad de vigilancia y de ataque. (Octavio Díez Cámara)

Foto de portada: Airbus lidera buena parte de los proyectos de mayor entidad con los que se pretende dotar a España y a otros países con UAS del tipo MALE de altas prestaciones (foto Octavio Díez Cámara).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.