Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Tras completarse la entrega de los Predator B al Ejército del Aire ¿será armarlos el segundo paso?

El Ejército del Aire ha recibido dos nuevos aviones y una estación del sistema MQ-9B Predator B destinados a su  233 Escuadrón, con lo que se ha completado la entrega pactada de estas aeronaves remotamente tripuladas de altas capacidades o RPAS-MALE (Remotely Piloted Aircraft Systems-Medium Altitude Long Endurance). En España se decidió su adquisición “ desdentados”, sin armamento, circunstancia que quizá debería ser revisada.

El pasado 23 de noviembre llegaron a la base aérea de Morón (Sevilla) esos dos nuevos aviones, junto a una segunda estación de control móvil y otros equipos del sistema. Este lote, al igual que el primero, se transportó a bordo de un gigantesco Antonov An-124, que cargó los contenedores en Estados Unidos, en San Bernandino (California).

Se completa así el encargo principal compuesto por cuatro aviones y dos estaciones terrestres móviles que adquirió España, a través de un programa de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material). El primer lote arribó hace casi un año, el 12 de diciembre de 2019. El SEADA (Segundo Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo), que tiene sede en Morón, se ha encargado de la descarga y del traslado hasta la base aérea de Talavera, donde tiene su sede del Ala 23, que además del 223 Escuadrón, encuadrada dos Unidades de vuelo, el 221 y 222 Escuadrón, con sus F-5M al servicio de la Escuela de Caza y Ataque.

Armarlos, o no

Cuando a mitad de la década que ahora finaliza el Ministerio de Defensa decidió adquirir estos RPAS, informó que vendrían sin armamento. Por entonces los MQ-9B armados ya eran utilizados ampliamente por países como Estados Unidos y Reino Unido para neutralizar terroristas islámicos en escenarios como Asía Central, Oriente Medio y África Occidental, lo que hacía correr ríos de tinta acerca de la idoneidad moral de su uso, y las bajas colaterales que ocasionaban sus acciones. La alarma sobre este método de ataque manejado en remoto ha bajado de nivel, así, apenas ha trascendido como en el reciente conflicto entre los azerbaiyanos y los armenios, los RPAS armados de Azerbaiyán, entre ellos los de tipo MALE del modelo otomano Bayraktar TB2 manejados con ayuda turca o a veces directamente por éstos, han atacado a las tropas de Armenia (se ha llegado a disparar a pequeños grupos de soldados), y su material.

El empleo de RPAS armados es ya, guste o no, un eficaz sistema de defensa, como se ha demostrado en Azerbaiyán, el balance de víctimas si los recursos de ataque fueran los clásicos sería superior  para sus operadores. Mientras ese país se ha ahorrado  muchas bajas, para los armenios el corto conflicto, además de una gran merma territorial, ha supuesto la pérdida de unos 2.500 de sus efectivos, la mayoría  nacidos en este siglo, lo que para un país de poco más de 3.000.000 de habitantes es una tragedia demográfica de grandes proporciones. En porcentaje, estas muertes equivaldrían a que España perdiese en una guerra a casi 40.000 ciudadanos. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Descarga de la estación de control del sistema RPAS MQ-9B. (foto Ejército del Aire)

El RPAS turco Bayraktar TB2


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.