Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Indra diseña la tecnología que entrenará a los pilotos del Ejército del Aire que volarán cazas de sexta generación

Indra compite para dotar al Ejército del Aire de un sistema Integral de entrenamiento con el que preparar a la generación de pilotos que se pondrá a los mandos de los aviones de combate del futuro. Los aviones de sexta generación plantean un salto tecnológico de enorme envergadura que exigen dotar al Ejército del Aire de nuevos medios de adiestramiento integral para sus pilotos.

Indra participa para ello en el desarrollo de un avión a reacción que compite para convertirse en la futura plataforma de entrenamiento del Ejército del Aire y diseña los simuladores que completarán la preparación. El objetivo que la compañía persigue es el de dotar al Ejército del Aire de los medios para preparar mejor a un mayor número de pilotos en menos tiempo y con menos coste. Se apoyará para ello en una serie de tecnologías disruptivas como son la hiperconectividad, el big data o gestión de grandes volúmenes de datos y la inteligencia artificial, que facilita la toma de decisiones y el entrenamiento adaptativo. Se cubren con esto las necesidades de adiestramiento, capacitación y entrenamiento de forma más eficaz y eficiente.

La realidad XR, que combina la realidad virtual, aumentada y mixta, es otras de las tecnologías que está transformando la simulación, así como las soluciones eficientes para la ‘instrucción operativa’, que se suman a las ya mencionadas.

Indra tiene una amplia experiencia como proveedor de sistemas de aviónica y simuladores. Además de ser el coordinador nacional para el desarrollo del NGWS/FCAS y el segundo proveedor de sistemas de aviónica para el Eurofighter, ha desarrollado algunos de los simuladores más avanzados que existen, como el del Eurofighter, el avión de transporte militar A400M, el de reabastecimiento en vuelo MRTT A330 o el del F18.

También ha puesto en el mercado simuladores para el F-16 Falcon, F-14 Tomcat, F-5 Freedom Fighter, Mirage F-1 o el C-130 Hércules, entre otros muchos.

En el ámbito de los helicópteros, Indra es una de las compañías del mundo que ha desarrollado sistemas para un mayor número de modelos. En colaboración con el Ejército de Tierra ha implantado uno de los centros de entrenamiento más potentes y completos de Europa, CESIHEL, que cuenta con simuladores del NH90, Tigre, EC135, Chinook y Cougar, distribuidos en tres bases y que se conectan en red y prestan servicio a pilotos de los tres Ejércitos. La extraordinaria colaboración que Indra mantiene con el Ministerio de Defensa y los tres Ejércitos ha llevado a la compañía a convertirse en uno de los principales fabricantes de simuladores del mundo. De esta forma, los pilotos del AW159 Wildcat de Reino Unido se entrenan hoy en día con sistemas de Indra. Estados Unidos, Francia, Alemania, Malasia, Brasil, China o Japón cuentan con soluciones de entrenamiento de la tecnológica española.

Los simuladores de Indra ofrecen un entrenamiento táctico de máximo nivel que no solo replican con absoluta fidelidad las prestaciones y operación de las aeronaves, sino que reproducen además con total realismo el entorno completo de la misión, integrando las amenazas aéreas y de superficie, los sistemas de armas y los de guerra electrónica.

Los pilotos pueden ensayar sus operaciones antes de llevarlas a cabo en la zona de conflicto. Esto multiplica la seguridad, la eficacia y la coordinación de todos los efectivos ya que pueden repetir los ejercicios las veces que se necesite hasta alcanzar una ejecución perfecta. La eficacia frente a lo que supondría utilizar una aeronave real es enorme.

Los sistemas de Indra proporcionan por otra parte entornos virtuales complejos, lo que habilitará el entrenamiento Live Virtual Constructive (LVC), en los que aeronaves reales, simuladores y entidades virtuales creadas de forma sintética comparten los mismos escenarios y misiones, ofreciendo unas posibilidades de adiestramiento que superan ampliamente las del mundo físico y reduciendo los costes en la formación.

La extensa base de datos desarrollada por Indra traslada a los pilotos de élite del Ejército del Aire a entornos de combate urbano, desiertos, zonas boscosas, parajes nevados y espacios marítimos. Se preparan así para volar en todo tipo de condiciones meteorológicas, de visibilidad y grado de hostilidad, tanto de día como de noche, pudiendo entrenarse también en el uso de gafas de visión nocturna.

Simular ‘altura’

La colaboración en materia de innovación entre el Ejército del Aire e Indra es constante y sitúa a nuestro país a la vanguardia del entrenamiento militar mundial.

Un ejemplo de ello es el simulador de vuelo de Hipoxia que el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA) del Ejército del Aire incorporó en 2019. Este sistema, desarrollado por Indra y la startup iAltitude, regula la concentración de oxígeno que recibe el piloto a través de su máscara mientras se entrena en el simulador. Se reproduce esta forma en tierra las condiciones de falta de oxígeno a las que puede llegar a enfrentarse un piloto de combate.

Este simulador es el único en el mercado capaz de ‘simular altura’ para mejorar la resistencia e identificación de los pilotos de este tipo de condiciones y aportarles con ello una ventaja competitiva decisiva que eleva su capacidad de supervivencia y seguridad.

Otra importante línea de innovación que Indra está explorando es la relacionada con el uso de la realidad virtual. La compañía ya ha desarrollado un avanzado simulador para la posición de tirador de helicóptero que emplea esta técnica. El soldado, colocado en una plataforma con movimiento y sujetando su arma real, se coloca unas gafas de realidad virtual para entrenarse logrando una inmersión total en el escenario.

Este método ofrece una enorme flexibilidad para llevar a cabo distintos tipos de entrenamiento sobre una misma plataforma física, sin necesidad de desarrollar un simulador específico para cada una de ellas. Otro de los simuladores de más éxito de Indra ha sido Victrix, un simulador de tiro con el que medio centenar de bases y los principales centros de entrenamiento de los tres Ejércitos entrenan a sus soldados.

La compañía ha desarrollado también simuladores para carro de combate, vehículos blindados como el RG31 o el LMV Lince, para el entrenamiento de la tripulación del submarino S80 e incluso para preparación de paracaidistas. Todo ello pone de relieve que Indra es capaz de llevar el adiestramiento allí donde el Ejército tenga una misión crítica que cumplir.

En total ha entregado más de 200 simuladores en 23 países, que han cubierto más de un millón de horas de entrenamiento.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.