Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Impulso a las cadenas en el Ejército de Tierra y la Infantería de Marina

Los vehículos de cadenas, pese a tener un coste de adquisición más elevado, un tren de rodaje más complejo de diseñar y ser logísticamente más exigentes en mantenimiento, figuran entre las prioridades para su empleo en las unidades terrestres de los ejércitos. Esa voluntad se inscribe en que su movilidad en todo tipo de escenarios es máxima, lo que les permite participar en acciones tácticas veloces en la profundidad del territorio enemigo y así ser generadores de la victoria en los enfrentamientos convencionales, sin desdeñar sus capacidades en escenarios asimétricos e híbridos.

Tomando en cuenta todas esas consideraciones, y teniendo como punto de referencia que sólo las industrias tecnológicamente avanzadas de unos pocos países son capaces de diseñarlos y producirlos, los responsables del Ejército de Tierra (ET) español y de la Infantería de Marina (IM) cuentan con ellos en sus planes de potenciación de futuro y en sus capacidades recaerá buena parte del peso de los cometidos más exigentes. A medio y largo plazo se contemplan actuaciones conocidas y otras que van a ir asumiéndose ante la paulatina generalización de los vehículos autónomos en las distintas unidades militares. El carro de combate, pese a sus detractores, va a seguir siendo el arma principal de las unidades terrestres, pues aporta movilidad, versatilidad, potencia de fuego, protección y otra serie de factores. 

El ET opera 2 centenares de Leopardo 2E, que podíamos asociar al modelo 2A5+ germano y están a la mitad de su vida útil, por lo que se requerirá más pronto que tarde el programa de actualización Plus que, comprendiendo una revisión general de sus subsistemas y mejoras que afecten a su supervivencia -APS (Active Protection System)-, potencia de fuego -ametralladora superior en configuración RWS (Remote Weapon System) o nuevas municiones- y a su capacidad de operar en entornos urbanos -rejillas en sus costados e integración de nuevos sensores y hasta de vehículos autónomos terrestres y aéreos-, les permita operar hasta 2040, en que podrían ser sustituidos por el modelo que surja del programa europeo   MGCS (Main Ground Combat System). Este último, presenta a día de hoy una aparente complejidad, pues Francia y Alemania buscan liderar su obtención y la entrada de más países, entre los que se incluirían a Reino Unido, Italia, Polonia, España,…, podría no ser beneficiosa desde el punto de vista industrial a empresas que no fuesen germanas o galas.

A esa necesidad hay que sumar la de la IM, que en su Brigada Tercio de Armada (BRIMAR) mantenía activa una Compañía de Carros de Combate con 17 M60A3TTS que se han dado de baja, recordando que tuvo en su momento otra más de carros ligeros Scorpion. Dentro de lo que se contempla para su reemplazo, y así nos lo ha detallado recientemente su Comandante General (COMGEIM), se incluiría tanto una opción de ruedas 8x8 MGS (Mobile Ground System), como un carro ligero. Abordar la compra de uno de este último segmento, que sería más fácil de mover hacia la cabeza de playa en lanchones del tipo LCM-1, incidiría en obtener un tipo de producto que ahora no usa España, pero que va cobrando interés en distintas localizaciones internacionales. 

Opciones

Podría ser una opción técnico/económica especialmente interesante, teniendo en cuenta la capacidad, ya demostrada , de General Dynamics European Land Systems-Santa Bárbara Sistemas (GDELS-SBS) para poner a punto un interesante y novedoso diseño partiendo de las bondades de la barcaza oruga del Ascod II, ingenio que también, con el nombre de Ajax y especializado en cometidos de reconocimiento, está siendo suministrado a Reino Unido. El carro ligero, que podría estar equipado con un cañón de bajo retroceso de 120 mm. o si se considera de 105 sería también válido para cubrir alguna de las necesidades del ET en el entorno del programa de transformación Fuerza 2035, por lo cual no sería desdeñable que desde la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa se impulsase una solución que sería buena desde el punto de vista industrial y haría que parte de la adquisición repercutiese en impuestos, salarios y cotizaciones a las arcas del Estado.

Una docena de AAV7 están operativos en la BRIMAR y se espera abordar pronto el necesario proceso de sustitución por ejemplares más recientes y modernos.

Esa realidad, que algunos obvian en sus análisis de valoración, cuando es un punto importante a la hora de autoabastecerse de sistemas de Defensa que permitan renovar capacidades y obtener otras, debería apuntalar al Pizarro en el seno de los ejércitos españoles, ya sea en su evolución como carro de combate ligero o en una nueva versión de combate de Infantería/Caballería designada ya en algunos entornos como tipo III y de la que incluso podría elaborarse una específica antiaérea. La edad de los del tipo 1, 144 ejemplares recibidos hace 2 décadas; y los pocos del 2 que finalmente llegaron, dejan abierta, sobre todo teniendo en cuenta que hay muchas empresas españolas directamente involucradas en todo lo relativo a la participación industrial de la fabricación de sus distintos elementos, la posibilidad de incorporar un nuevo lote, que estimaríamos no debería ser inferior a los 200 ejemplares. 

Surgirían aprovechando sinergias con los novedosos VCZAP (Vehículo de Combate de Zapadores) Castor y se beneficiarían de las soluciones introducidas en ese diseño para hacer frente a un incremento considerable del peso y a una cierta reducción de la movilidad. Eso sí, los 36 ejemplares previstos comenzarán a ser recibidos, después de un considerable retraso en parte asociado a la necesidad de evolucionar el sofisticado grupo moto propulsor originario de Sapa Placencia y a otras incidencias, no antes de finales de 2021. 

En el Castor se estima una masa de 35 ton. y en el Pizarro Fase III se contemplaría llegar a las 40, lo que haría que, en términos generales, su barcaza fuese parecida a la del Ajax; esta última permitiría configurar una pieza autopropulsada y aquellas variantes que definitivamente sea necesario obtener. Por cierto, desde hace poco GDELS, en colaboración con Sener y el Instituto INSIA, se aplica en obtener sistemas con los que poder realizar una conducción remota de los vehículos de cadenas Pizarro para poder evolucionar hacia un concepto de plataforma que en caso de necesidad pudiese ser tripulada a distancia y así ser usados, puntualmente o en continuidad, como UGV (Unmmaned Ground Vehicles).

Distintas necesidades

En el ET, la llegada de los Pizarro, ni tampoco la de los futuros 8x8 Dragón, no ha paliado la necesidad de renovar el parque de blindados de cadenas TOA (Transporte Oruga Acorazado), que se estima, según concreciones recientes del ET, en 1.250 M-113. El planteamiento actual pasa por algunas mejoras en la suspensión y en determinados componentes aplicadas por los órganos logísticos internos del Ejército, en un proceso que se inició en 2015 y previsiblemente finalizará en 2023, y en la introducción de versiones como la que está equipada con el puesto de tiro del misil contracarro Spike MR (Medium Range). Paulatinamente se irían dando de baja ejemplares -en una primera fase el parque se reduciría a 770 unidades y después a 600- de forma que en 2035 acabase su servicio en España.

Para sustituirlo, el ET ya tiene en marcha el que designan como Vehículo de Apoyo a Cadenas (VAC), que sería una apuesta nacional multipropósito y versátil en la que se conjugasen sencillez de concepto, versatilidad para poner a punto distintas versiones, blindaje modular adaptable, que podría derivar incluso en plataformas que no contasen con él o que sólo lo incorporasen en la cabina; equipos COTS de origen comercial y fácil sostenimiento en cuanto al apoyo logístico necesario en su ciclo de utilización, que no sería inferior a los 30 años a partir de la llegada, no antes de 2027, de los primeros ejemplares. 

No hemos tenido información detallada ni de su peso ni de sus dimensiones, aunque lo que se buscaría obtener podía tener algo que ver con el empleo que se les ha venido dando estos últimos años a los M-548, más asociados a cometidos logísticos. Por ello estimamos un peso en orden de combate inferior a las 20 ton. y una capacidad de carga útil importante, pues en él recaerían cometidos relacionados con el transporte de aprovisionamientos, el sembrado rápido de campos de minas o su adaptación como plataforma de transporte de combustibles. Se trataría de un diseño con componentes de origen comercial, basado en una barcaza con perfil de adaptación modular, que podría beneficiarse del uso del mismo conjunto motriz que ya se usa en otros vehículos del ET.

Se ahonda así en una más que interesante sencillez logística y en las necesarias economías de escala asociadas a su llegada a las distintas unidades en un número que se aproximaría, si tenemos en cuenta que contemplaría la sustitución total de los M-113, al millar de unidades. Los plazos de su obtención podrían ser largos, con lotes de un centenar al año para recibirlos todos antes de 2040. No acaban ahí las necesidades ya conocidas. De un lado, habría que definir y abordar una solución respecto a la flota de los bicabina Bv-206 y Bv-206S en servicio como TOM (Transporte Oruga de Montaña) con el Mando de Tropas de Montaña (MTM), material de concepción única, que respectivamente llegó a finales de los 80 del siglo pasado y en 2003. 

Por su edad, y contando que es reciente el paso de muchos de ellos por el 3er Escalón del Grupo de Mantenimiento II/41 de la AALOG 41, cabría apostar por su total modernización para poder seguir usándolos con garantías hasta mediados de siglo. De otro laso, hay muy pocos carros de apoyo  basados en plataformas modernas y se mantienen en servicio 73 ingenios de recuperación, de zapadores o lanzapuentes -13 deslizantes y 4 de tijera- en los que su barcaza es una modificada obtenida partiendo de las de los antiguos carros de combate estadounidenses M-47 y M-60. La industria española se encargó de algunos de esos proyectos y estaría hoy en disposición de abordar, sin problemas y con un éxito final asegurado, y a un coste unitario contenido si lo comparamos con los casi 10 millones de euros de un ejemplar de nueva factura. 

La llegada de los Castor, ingenio de zapadores basado en la plataforma Pizarro, se ha retrasado, aunque parece que pronto las unidades destinatarias contarán con él.

La DGAM está en la fase de definición y decisión que afectaría a 30 carros de zapadores basados en la barcaza de los Leopard 2A4 almacenados en Zaragoza y en uso en algunas unidades , aunque también partiendo de estos últimos, y aprovechando capacidades de empresas como Integración Tecnológica Empresarial (ITE), Grupo JPG, SDLE, Casli,…, sería bueno abordar también la transformación de otros tantos en carros de recuperación y lanzapuentes. Esa evolución ya ha sido contemplada en las planificaciones del proceso de transformación Fuerza 2035 y permitiría contar con diseños potentes y de alta movilidad en los que da a sus tripulantes la mejor protección y la capacidad de uso de distintos implementos para sus cometidos específicos.  

Las necesidades de vehículos de cadenas para dotar al ET esta década y la siguiente, en un proceso que debería   hacerse paralelamente a la llegada de los 8x8 Dragón suministrados por Tess Defence o de nuevos lotes de los pequeños 4x4 Uro ST5 o derivados, aunque será necesario habilitar nuevas partidas económicas para lograrlo y así generar sinergias que incidan en una mayor capacidad tecnológica industrial española y en un plantel de profesionales más amplio que pueda ser de interés. tanto para apoyar el mantenimiento y modernización de los vehículos como para asumir diseños que se requerirán en un plazo de entre 25 y 50 años; hay que tener en cuenta que las decisiones actuales serán básicas para obtener capacidades positivas necesarias en el sector de la Defensa a largo plazo. 

Infantería de Marina

También es conocida ya la necesidad que tiene la Brigada Tercio de Armada de la IM para reemplazar los blindados oruga anfibios AAV-7, que en número de 19 incorporó entre 1972 y 1974. Los modernizó CAF (Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles) entre 1997 y 1999, aplicándose en 15 de ellos entre 2005 y 2011 otra mejora por parte de SPA-MIR/Fluidmecanica. Se había previsto recibir entre 2022 y 2026 un lote de una veintena de los AAV-7A1 RAMS/RS (Reliability, Availability, Maintainability/Rebuild to Standard) de segunda vida procedentes de los stocks del US Marine Corps y en estado casi nuevo tras ser completamente remozados, aunque desde la Comandancia General de la Infantería de Marina (COMGEIM) se nos ha señalado que el programa no ha entrado en la fase final de ejecución y no hay fecha concreta para ello. 

Por ese motivo se estarían valorando otras opciones más realistas sin dejar de apostar por, finalmente, obtener medios con capacidad anfibia real que sirvan para proyectar las tropas desde los buques anfibios hasta la costa donde se produzca un desembarco; son necesidades muy específicas  y no bastaría con intentar adaptar algo que se tenga u obtenga, como ya se demostró hace años cuando se evaluaron 2 BMR-600 modificados con Hidrojet y proa transformada, que dejaron claro que no eran ni lo capaces ni lo eficientes que se desearía, siendo descartada la adquisición de los entonces denominados VMA (Vehículo Mecanizado Anfibio).

Para acabar, y es un aspecto que seguro que va a ir cobrando mucha más relevancia, a la vez que vayan pasando los años y se vayan madurando ciertas tecnologías, hay que dejar constancia de la capacidad que, para dar lugar a soluciones que se espera alcanzar con el desarrollo del programa Escorpion promovido por la DGAM para evaluar opciones consistentes en 3 o 4 años, tienen empresas como Escribano, Navantia, Sascorp, Tecnobit y otras. Solas o dentro de alianzas con otras compañías , avanzan para diseñar y fabricar vehículos terrestres no tripulados o UGV impulsados por un concepto oruga con cadenas que incidiría en su versatilidad operativa y capacidad todo terreno, satisfaciendo así necesidades concretas ya manifestadas por el ET dentro de su proyecto 2035 y otras similares que pudiesen surgir desde la BRIMAR. 

Está claro que se van a requerir diseños, en los que podría aplicarse incluso cierto blindaje autoprotector, con los que realizar a cometidos de reconocimiento autónomo en la profundidad del territorio enemigo usando distintos tipos de sensores; o a las propias del enfrentamiento del combate, surgiendo para este último medios que den movilidad a sistemas de misiles contracarro de medio/largo alcance, con los que batir distintos tipos de blindados, a cañones de medio calibre -hay montajes de 30mm sumamente compactos y con una precisión y potencia de fuego óptimas- que tendrían un uso multipropósito frente a amenazas conocidas o de oportunidad que puedan surgir en el desarrollo de una acción e incluso a misiles infrarrojos tierra-aire de corto alcance con los que hacer frente a la creciente amenaza que supondrá en futuros conflictos la generalización del uso de los vehículos aéreos controlados a distancia RPAS (Remotely Piloted Aircraft System). 

Se avanzaría en propuestas que, incorporando algoritmos de inteligencia artificial y beneficiándose de los sensores ahora en desarrollo, sean capaces de cumplir misiones sin requerir intervención alguna de los operadores; apuntar, que sería más adecuado reservar los UGV de ruedas, que además serían más económicos en lo que a costes de adquisición y operación se refiere, para tareas como las de transporte o las de evacuación de bajas, que son menos exigentes en lo que a dinámica de la movilidad de la plataforma se refiere. (Texto y fotos: Octavio Díez Cámara)
 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.