¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 13 de julio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Homenaje a los heridos en acto de servicio en la Escuela de Guerra del Ejército

La ministra de Defensa Margarita Robles durante el homenaje a los heridos de las Fuerzas Armadas en acto de servicio en los últimos cinco años.
La ministra de Defensa Margarita Robles durante el homenaje a los heridos de las Fuerzas Armadas en acto de servicio en los últimos cinco años.
La ministra de Defensa, Margarita Robles, acompañadas por la cúpula civil y militar del Ministerio y las Fuerzas Armadas, ha presidido en la Escuela de Guerra del Ejército el acto de homenaje a los más de 400 heridos de las Fuerzas Armadas en acto de servicio en los últimos cinco años.

Robles ha explicado que el homenaje es un gesto de la gran familia de las Fuerzas Armadas para dar las gracias a los heridos, y a sus familias, que han sufrido mientras hacían lo mejor que saben, “que es servir a España y a sus ciudadanos”.

“A mí me gustaría expresar toda la admiración, cariño y orgullo que sentimos, como ministra, como ciudadana y como española. Sois un ejemplo de superación y resistiréis, porque tenéis madera de héroes”, ha remarcado Robles a los homenajeados, tras escuchar las historias y accidentes de una decena de ellos, que siguen luchando por recuperarse o enfrentarse a las secuelas de sus lesiones.

La profesión militar tiene un componente de riesgo implícito, como ha recordado la teniente coronel médico Pilar Salvador, responsable de la Unidad Médica de Aeroevacuación (AUMAER), del Ejército del Aire y del Espacio, que ha elogiado el papel de la sanidad militar española y sus protocolos de actuación a la vanguardia.

”A veces nos vemos en momentos complicados, ocurren accidentes, y es cuando desde la UMAER estamos preparados para en un tiempo récord de 2 horas montar un hospital en un avión”, ha afirmado, haciendo hincapié en que “somos el único país de Europa que lo hace en ese tiempo”.

La profesionalidad, eficiencia y el trato humano y cercano de los sanitarios militares en el rescate y recuperación de los heridos ha sido reconocido por todos, como el sargento 1º Juan Luque, a quien una caída desde un carro de combate en Letonia le afectó dos vértebras y la columna: “El engranaje que se movió en mi caso, el protocolo de actuación (desde la llamada de la ministra, la cadena de mano, la llegada del avión A400 y 10 personas atendiendo), fue increíble. Gracias a ellos estoy de pie”.

Resistiré

El acto ha sido presentado por los periodistas Ángeles Blanco y Ángel Expósito que han comenzado recordando tanto a los fallecidos como a los heridos que no han podido asistir y lo han seguido por streaming.

Tras la proyección de un vídeo, la ministra y el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de Ejército Amador Enseñat, han compartido escenario con seis de los heridos, dos de ellos en sillas de ruedas, pertenecientes a los dos ejércitos, la Armada, y la Unidad Militar de Emergencias.

El soldado de artillería Rafael Martínez perdió una pierna en el traslado de un obús de 12,5 toneladas que le pasó por encima. Tras padecer 26 operaciones y mucho sufrimiento físico y psicológico dijo que “a día de hoy lo que me hace levantarme son mis padres y mi prometida, y me siento también muy arropado por el Ejército y mis compañeros, que están siempre al pie del cañón como buenos artilleros”.

El cabo Rafael Millán, de la Brigada de Canarias y especialista en apoyo sanitario, sufrió su accidente el pasado año, en unas maniobras cuando su vehículo VEMPAR se precipitó por un barranco, que le ha dejado en silla de ruedas. “He estado ingresado 7 meses. Apoyado por la familia y el Ejército entero, no he tenido un momento de estar solo. Mi mujer y mi hijo son los que me animan a seguir luchando”.

Desde accidentes de circulación, en maniobras o en incendios forestales, lanzamientos de paracaídas que se complican, o fatales caídas desde alturas o desniveles, la casuística de lesiones es amplia en una profesión preparada para actuar en situaciones más difíciles, una característica que los hace admirables.

“La vida vale la pena precisamente porque hay gente como ellos, con valores, con vocación de servicio, espíritu de sacrificio y amor a España. No hay adjetivo para definirles”, ha subrayado la titular de Defensa, que ha finalizado la ceremonia con la entrega de varios ramos de flores a la madre, esposas y novia de algunos de los heridos, en representación de las familias.

Durante el acto se han interpretado dos canciones, No importa la distancia, y Resistiré, en las voces de Gema Castaño y el teniente coronel del ET Manuel González Fernández, acompañados por la Unidad de Música del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº 1.

“Claro que resistiréis, porque tenéis madera de héroes”, les ha dicho la ministra aludiendo a la popular canción del Dúo Dinámico.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.