Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El General Jefe del Mando de Canarias preside los actos de la Pascua Militar 2022 en Santa Cruz de Tenerife

Ayer jueves, 6 de enero, las Fuerzas Armadas celebraron la Pascua Militar 2022. En Canarias los actos tuvieron lugar en Santa Cruz de Tenerife, en el Palacio de Capitanía General de Canarias presididos, en representación de Su Majestad el Rey, por el General Jefe del Mando de Canarias, Alejandro Escámez Fernández.

La ceremonia militar, sujeta a las medidas que impone la situación sanitaria, se inició con la rendición de honores a la Autoridad que presidía el acto, que al igual que el año anterior y debido a la situación sanitaria actual no tuvo lugar en la Plaza Weyler de la capital tinerfeña, si no que se desarrolló en el patio central dentro del Palacio de la Capitanía General de Canarias. El Piquete de Honores participante pertenecía al Regimiento de Infantería “Tenerife” nº 49 de la Brigada “Canarias” XVI.

Seguidamente tuvo lugar una imposición de condecoraciones concedidas con motivo de la Pascua Militar 2022 que se celebra, a personal del Cuartel General del Mando de Canarias, Mando Naval de Canarias, Mando Aéreo de Canarias, Unidad Militar de Emergencias (UME), Quinta Subinspección General del Ejército y 16 Zona de la Guardia Civil. Posteriormente y cerrando los actos programados, el general Alejandro Escámez pronunció el discurso institucional de felicitación. El General Jefe del Mando de Canarias expresó el orgullo de representar a S.M. El Rey en este solemne Acto que da inicio al año castrense, y en el que se hace balance de lo acontecido y se dan las líneas generales de actuación para el año que se inicia.

En el balance de lo realizado, han estado presentes la crisis sanitaria, donde quiso resaltar el trabajo realizado dentro de la Operación “Misión Baluarte” por las Fuerzas Armadas, en las que se incluye a la Unidad Militar de Emergencias con base en este Archipiélago, en tareas principalmente de vigilancia epidemiológica en conjunción con el sistema sanitario; y la emergencia producida por el Volcán de la Palma, en el que se han desarrollado diferentes actividades por tierra, mar y aire, hombro con hombro con la Guardia Civil, con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con los servicios esenciales de nuestras islas.

Se ha destacado la labor realizada en el marco de las Operaciones Permanentes, en las que el Mando Aéreo de Canarias ha seguido garantizando la seguridad, de igual manera que lo ha hecho el Mando Naval de Canarias en aguas territoriales o el propio Mando de Canarias con su presencia y vigilancia terrestres en todas las islas. Además de ello, se han seguido instruyendo y adiestrando, realizando ejercicios aéreos, navales, terrestres o de simulación de emergencias en el entorno de las Islas como el Ocean Sky o la hasta ahora inédita proyección a Zaragoza de la Brigada Canarias XVI para participar en el mayor ejercicio del Ejército de Tierra. De igual forma, la Guardia Civil ha seguido protegiendo el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizando la seguridad ciudadana de todos los canarios, logrando muchos éxitos a lo largo del año.

También ha hecho referencia a la participación de las Unidades de los tres Mandos ubicados en Canarias en algunas de las Misiones Internacionales con las que está comprometida España, destacando la de la Brigada de Canarias en Líbano.

En relación a este 2022, además de continuar todos con el esfuerzo contra el COVID 19 dentro de la Operación “Misión Baluarte”, las Fuerzas Armadas en Canarias se enfrentarán a numerosos retos como mantener las operaciones y despliegues internacionales comprometidos; mantener la seguridad en los espacios marítimos, aéreos y terrestres canarios; continuar con el rigor y exigencia en la instrucción y adiestramiento; mejorar las infraestructuras y la calidad de vida en las Bases y Acuartelamientos o incorporar los nuevos materiales y equipos que puedan corresponder de los distintos programas de adquisiciones, renovando y modernizando los que actualmente se disponen.

Dentro del ámbito institucional se manifestó la intención de consolidar por parte del Ejército de Tierra el proyecto Marca Ejército y la figura de sus embajadores, presentes en este acto, mencionándose la conmemoración de los 100 años de la entrada en servicio de las primeras Unidades acorazadas como la efeméride más importante a celebrar este 2022.

Al acto asistieron diferentes autoridades civiles y militares en un número reducido debido a las medidas preventivas COVID, entre los que cabe destacar el Delegado del Gobierno en Canarias y el Alcalde de Santa Cruz de Tenerife, así como los Generales Jefes del Mando Aéreo, Mando Naval y Zona de la Guardia Civil, entre otros.

Objetivos en 2022

Durante su alocución, el general Alejandro Escámez Fernández ha detallado los grandes retos para este 2022 recién estrenado:

· Seguir en el proceso de Transformación Digital, e incorporar las nuevas tecnologías que desarrollan nuestras capacidades en las cinco dimensiones.

· Mantener las operaciones y despliegues Internacionales comprometidos y si así se decide finalmente liderar con un General español la Misión de NNUU en Líbano y el aumento de capacidades en Irak.

· Continuar con el rigor y exigencia en la instrucción y adiestramiento, para mantener los niveles de preparación óptimos con la finalidad de enfrentar cualquier situación de emergencia, riesgo o amenaza.

· Mantener la seguridad en los espacios marítimos, aéreos y terrestres canarios para secundar la libre y segura circulación, funcionamiento y vida.

· Proseguir con la implementación de la nueva estructura del Ejército orientada a la Misión, y el proyecto Ejército 2035 que determinará el Ejército necesario y posible para el 2035.

· Mejorar las infraestructuras y la calidad de vida en las Bases y Acuartelamientos, y entre ellas incorporar un centro de educación infantil en la Base General Alemán Ramírez que permita una mejor conciliación familiar.

· Facilitar los procesos de desvinculación del personal que finaliza su compromiso con las Fuerzas Armadas y seguir adecuando los modelos de trayectoria profesional de las distintas escalas.

· Incorporar los nuevos materiales y equipos que nos puedan corresponder de los distintos programas de adquisiciones, renovando y modernizando los que actualmente disponemos. En este ámbito los programas conducentes a la adquisición de los helicópteros H135, nuevos aviones de combate Eurofighters, los blindados 8x8 Dragón, o el buque para rescate de submarinos (BAM IS) son algunos de ellos, así como la entrada en servicio del nuevo buque de transporte logístico Isabel este mismo año que mejorará sustancialmente las funciones logísticas y la proyección de las Unidades del Mando de Canarias.

· Estar en disposición de contribuir a la seguridad del desarrollo de la Cumbre de la OTAN que tendrá lugar en junio de este año en España.

· Finalmente, en el ámbito institucional consolidar por parte del ET la el proyecto Marca Ejército y la figura de sus embajadores de marca, a los que desde aquí le traslado nuestro más sincero agradecimiento. Y por parte de cada Ejército contribuir a la difusión de las efemérides e hitos históricos que han marcado su devenir, siendo para el Ejército de Tierra la conmemoración de los 100 años de la entrada en servicio de las primeras Unidades acorazadas el más importante de ellos. Adicionalmente y en la medida de lo posible recuperar las tradicionales actividades culturales, sociales, y deportivas que se venían realizando en años prepandémicos.

Origen de la Pascua Militar

El origen de esta conmemoración se remonta al siglo XVIII. Carlos III, proclamado rey de España en 1759, consideró que para defender su imperio, asediado por Inglaterra, necesitaba disponer de un nuevo Ejército y una Marina con capacidad para responder a las necesidades bélicas de la época. Para lograr este objetivo, aprobó en 1768 una nuevas Ordenanzas Militares que proporcionaron un renovado espíritu y una organización más eficiente a las tropas. Este nuevo impulso militar le permitió acometer la empresa de colonización y conquista en varios escenarios.

La Guerra de Independencia de Estados Unidos llevó a Carlos III a declarar la guerra a Inglaterra y tratar de liberar dos trozos de suelo nacional que desde principios de siglo ocupaban los ingleses: Gibraltar y Menorca. Gibraltar se mostró inexpugnable y el rey decidió volcar sus esfuerzos en la recuperación de Menorca para asestar un golpe a Inglaterra, evitar que fuera entregada a Catalina de Rusia a cambio de su apoyo en la guerra y expulsar a los corsarios que operaban desde allí causando graves daños al comercio en el Mediterráneo.

El 6 de enero de 1782, Carlos III recupera Menorca a los ingleses, después del desembarco y cerco de Mahón por la escuadra franco-española, compuesta por 52 navíos que llevan a bordo 8.000 soldados. Este victorioso hecho de armas indujo al Rey a proclamar la Pascua Militar, como expresión de júbilo tras recuperar Menorca a los ingleses, de esta forma, el Rey quiso dar al Ejército de España y de las Indias una muestra de su aprecio; por lo que ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la festividad de la adoración de los reyes magos, reuniesen a las guarniciones y notificasen a los jefes y oficiales, para que estos lo hiciesen llegar a las tropas, su regia felicitación. Desde entonces, esta fiesta se denomina Pascua Militar que tradicionalmente se celebra el 6 de enero de cada año.

Entre los soldados españoles que participaron en este hecho histórico se encontraba el que fuera posteriormente héroe de la gesta del 25 de julio de 1797, el Brigadier  Antonio Gutiérrez de Otero y Santayana, que supo aunar, en la isla de Tenerife, todos los esfuerzos civiles y militares para hacer frente, de nuevo, a la amenaza inglesa esta vez sobre el archipiélago canario.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.