Viernes, 1 de marzo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Las FAMET interesadas en un helicóptero ligero de reconocimiento armado que complemente a los de ataque

Los Tigre son pocos en número y exponerlos a determinados cometidos puede ser oneroso y peligroso. (Octavio Díez Cámara)

Las conclusiones extraídas de diferentes conflictos recientes inciden en que, como ya han hecho otros países próximos, en las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) se pueda optar por un helicóptero ligero de reconocimiento armado que cubra cometidos relacionados con el reconocimiento, la vigilancia y las capacidades ofensivas.

En un reciente artículo del Memorial de Aviación del Ejército de Tierra, titulado “Adaptarse y prevalecer: la Aviación de Ejército en el combate moderno”, el comandante de Infantería Fernando Vidales del Batallón de Helicópteros de Maniobra (BHELMA) IV de las FAMET, expone diferentes conclusiones que afectarán a los helicópteros en entornos hostiles del combate.

Fruto de su análisis, llega a una conclusión: la guerra convencional exige un gran volumen de recursos materiales difíciles de generar en tiempo de paz. Por ese motivo, y teniendo en cuenta que esa necesidad es un hecho, sería bueno abordar soluciones que, desde el punto de vista de la economía y de la rentabilidad, puedan ser beneficiosas para garantizar la Defensa en su espectro más amplio.

Una de ellas pasaría, en mi opinión personal, por salvaguardar activos militares que se considere que ya no son de primera línea en las FAMET -caso de los cuatro AB-212 del BHELMA VI recientemente actualizados-, manteniéndolos en un alto grado de predisposición para activar su utilización si ello es necesario.

Las flotas de los H135 son muy usadas en España y es un modelo económico fácilmente adaptable al reconocimiento armado. (Octavio Díez Cámara)

Sería bueno dedicarles recursos para mantenerlos en uso limitado y con tripulantes o personal de mantenimiento que conozcan cómo aprovecharlos y extraer de ellos el máximo potencial; serían usados, por ejemplo, en apoyo a las unidades de primera línea o en tareas complementarias como incendios forestales o actividades de búsqueda, salvamento y apoyo.

Otra solución, y ésta más acorde con la voluntad positiva del Ejército de Tierra de ahondar en tener más y mejores capacidades militares, pasaría por complementar las plataformas aéreas más avanzadas de las FAMET, como podrían ser los pocos helicópteros de ataque y destrucción del tipo Tigre, recuérdese que de los 24 comprados se ha decidido mantener sólo 18 y modernizarlos, dándose de baja nada menos que el 25% de los adquiridos en un momento en el que tenían muy pocas horas de vuelo, con un modelo de helicóptero ligero de reconocimiento armado.

Este tipo de activo aéreo, bien podría ser una transformación de algún modelo ya en uso, como el EC-135/H135, para así aprovechar aspectos logísticos y de formación homogeneizándolos con los que ya usan las FAMET o las fuerzas de la Policía y de la Guardia Civil, o apostar por los H-145 en una decisión similar a la ya tomada por Francia o Alemania en fechas recientes.

Si tenemos en cuenta el coste de adquisición de uno de esos modelos, sus capacidades reales como helicóptero ligero de reconocimiento armado, la flexibilidad y eficiencia que les caracteriza, o que son más fáciles y económicos de operar y mantener que los Tigre, hay factores positivos que incidirían en que esa sería una solución complementaria óptima; tener una flota de 18 o 24 aparatos ligeros de reconocimiento armado en las FAMET podría ser especialmente beneficiosa, decisión que podría alargarse dotando con ellos también al Arma Aérea de la Armada o incluso a alguna unidad del Ejército del Aire. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.