¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 12 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El Ejército de Tierra apuesta por Puestos de Mando más reducidos y menos vulnerables

Unos pocos vehículos convenientemente carrozados y con equipos pueden ser Puestos de Mando idóneo para coordinar el combate de unidades tipo Batallón. (Octavio Díez Cámara)

Las pruebas que está llevando a cabo el Ejército de Tierra para validar conceptos que permitan transformar sus actuales capacidades hacia las previstas en Fuerza 35 han llevado a definir Puestos de Mando de tamaño más reducido y que tengan más capacidad de supervivencia.

La constatación fehaciente en escenarios de alta intensidad, como el que se desarrolla en Ucrania, ha permitido verificar que los Puestos de Mando convencionales son especialmente vulnerables ante la profusión de aeronaves no tripuladas que los localizan con facilidad y los atacan para neutralizarlos y destruirlos.

Los Puestos de Mando más clásicos, grandes, con un despliegue amplio y muchos equipos parece que están en desuso dada su alta vulnerabilidad. (Octavio Díez Cámara)

Para evitar esas vulnerabilidades, el Ejército de Tierra lleva ya un tiempo experimentando en conceptos menos clásicos y más adaptados a las necesidades futuras. Por ejemplo, las Banderas de la Brigada de La Legión (BRILEG) optan por configuraciones con pocos efectivos, algunos ordenadores y equipos de comunicaciones que pueden ser desplazados con facilidad de un lado a otro y requieren de poca huella logística. Operados con mesas y sillas plegables pueden ubicarse en una tienda de campaña o en algún edificio en desuso en la zona de despliegue; al ser más ligeros, se montan y desmontan con mayor rapidez y requieren de menos vehículos para su desplazamiento.

A nivel Brigada se ha validado también un cambio en la disposición de los Puestos de Mando en ejercicios como el “Égida”, que ha tenido lugar recientemente en las instalaciones cordobesas de Cerro Muriano. La voluntad del Ejército de Tierra es trabajar con Puestos de Mando de tamaño más reducido que los que caracterizaban a sus anteriores despliegues, que tengan una baja firma electromagnética asociada a las emisiones de determinados equipos y radios, y que gocen de una más alta movilidad para variar su emplazamiento.

Unos pocos hombres, con ordenadores y equipos avanzados de comunicaciones son suficientes para ejercer la labor propia de un Puesto de Mando de un Batallón. (Octavio Díez Cámara)

Son aspectos que facilitan que en el espacio de batalla se disponga de la mejor información para la necesaria y ágil toma de decisiones. Siguiendo esa filosofía, el Ejército de Tierra operaría con Puestos de Mando de tipo táctico, que serían reducidos en cuanto a sus dimensiones, equipos y personal, pero que estarían duplicados y tendrían las mismas capacidades. Se encargarían de asumir todas las funciones del combate, de realizar planeamientos o de preparar informes de Inteligencia, y al tener dos se puede alternar de forma sucesiva en la conducción de la operación mediante la necesaria transferencia de autoridad de uno a otro; si uno fuese destruido o neutralizado, el otro podría seguir con las tareas asociadas a los cometidos que le son propios.

Junto a los dos reseñados de carácter táctico se incluiría un tercero, designado Puesto de Mando de Apoyo, que les dirigiría desde la retaguardia siguiendo las operaciones y su planeamiento para un plazo superior a las 72 horas o apoyando aspectos logísticos, sanitarios o de movimientos de tropas. Su ubicación fuera de la línea frontal de enfrentamientos lo haría menos vulnerable; por cierto, el Ejército de Tierra ha distribuido entre sus unidades los vehículos Uro VAMTAC ST5 modificados como Puesto de Mando de Batallón (PCBON) que serían idóneos para operaciones con un ritmo de acciones y secuencias especialmente rápidas y veloces. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.