Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército del Aire ultima su vuelta al más exigente ejercicio de guerra aérea del mundo: Red Flag

Tras un intenso año de preparación el Ejército del Aire se concentra estos primeros meses de 2020 en completar los últimos detalles para su participación en una nueva edición del ejercicio Red Flag, que se desarrolla en Nellis (Nevada-Estados Unidos) y está considerado uno de los más exigentes del planeta.

El Mando Aéreo de Combate (MACOM) va dirigir el despliegue, la participación y repliegue de una pequeña flota de aviones de combate, compuesta por ocho cazabombarderos Eurofighter, o C.16 según su designación militar, en el curso Red Flag 2020-2, que tendrá lugar el próximo mes de marzo. A esta fuerza se podría añadir, a tenor de lo enviado en anteriores ediciones, algún/algunos aviones de transporte táctico.

Estamos ante el más exigente ejercicio de guerra aérea que se desarrolla en el mundo, que diseña, planifica, y dirige la United States Air Force (USAF) en su macro instalación de Nellis, que implica en cada edición la participación de numerosos aviones de combate de diferentes países. Igualmente la organización aporta aparatos “agresores”, electrónicos, cisternas, etc, y el, anexo a Nellis, polígono instrumentalizado, el más complejo del mundo.

La participación implica a múltiples unidades del Ejército del Aire, destacando el protagonismo de los Eurofighter de las Alas 11 y 14, que tienen sede en las bases aéreas de Morón (Sevilla) y Albacete respectivamente. Las fases de despliegue y repliegue contarán, muy probablemente, con el apoyo de los A400M del Ala 31, y uno de los Airbus A310 del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas. A bordo de dichos aviones se transportaría buena parte del personal que participará en el ejercicio Red Flag, más de 200 profesionales, y el equipo de apoyo necesario para operar con los aviones en la instalación de la USAF. El grueso de la fuerza se concentrará a finales del próximo mes en Morón para desde allí iniciar el largo viaje hasta Nellis.

El otro gran apartado con el que tendrá que contar el Ejército del Aire es la implicación de aviones de reabastecimiento a reacción, imprescindibles para asegurar que los citados cazas efectúen los repostajes necesarios para cruzar el Atlántico Norte.  Obviamente, en estas fechas ya se habrá cerrado dicho apoyo, muy probablemente con alguno de los socios españoles de la OTAN. Además de una escala en la Base Aérea de Lajes (Azores-Portugal), casi obligado punto de escala en los vuelos de unidades de combate entre los Estados Unidos y Europa, se necesita realizar varias operaciones de repostaje en vuelo durante el trayecto.

Incluso una vez cruzado el Atlántico también se debe cubrir una larga distancia entre las Costa Este de los Estados Unidos y la referida base aérea, en el Estado de Nevada. Para cruzar el Océano Atlántico la formación estará apoyada por medios de Search and Rescue (SAR) y un polimotor Lockheed P-3M del Grupo 22 (Ala 11), que llevará a bordo los rescatadores paracaidistas del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC).

Con esta misión el Ejército del Aire vuelve a tomar parte en el considerado como el más complejo y exigentes ejercicios de guerra aérea del mundo, su última participación fue en febrero de 2017, como informó en su momento defensa.com.    

Fotografía: Dos de los Eurofighter del Ala 11 en vuelo. (foto: defensa.com).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.