Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El DIGAM considera la adquisición del F-35B como la mejor opción para sustituir los Harrier de la Armada

El Director General de Armamento y Material (DIGAM), almirante Santiago Ramón González Gómez,  ha expuesto la importancia fundamental de mantener la capacidad aeronaval de ala fija en la Armada, que sólo podría sustanciarse con la adquisición del aparato norteamericano de 5ª generación Lockheed Martin F-35B Lightning II.

Las declaraciones se recogen en la entrevista concedida al periodista de ABC Esteban Villarejo. Preguntado por la sustitución de la actual flota de F-18 del Ejército del Aire, el almirante afirma que: Actualmente los Estados Mayores de la Armada y del Ejército del Aire están llevando a cabo un estudio de los requisitos que ha de cumplir el sistema de armas que vaya a reemplazar al F-18 del Ejército del Aire y al AV-8B Plus II de la Armada. El proceso de la decisión es muy técnico, complejo y complicado, en el caso del F-18 existen varias opciones para reemplazar las capacidades militares que aporta este avión a la defensa nacional. Siendo una de las responsabilidades del JEMAD (Jefe de Estado Mayor de la Defensa) y su equipo, el proponer el sistema de armas que mejor se ajuste a esas capacidades mencionadas, y dado que el trabajo de la DIGAM se limita a validar y gestionar el programa de adquisición del sistema finalista”

En esta tarea llevan años trabajando las Divisiones de Planes del Ejército del Aire y la Armada de manera individualizada, aunque finalmente constituyeron un equipo conjunto para determinar las características del medio con el que satisfacer de una manera lo más común posible la capacidad que se perderá cuándo se den de baja los F-18 y los Harrier II. Estamos ante una necesidad clave para la defensa del espacio aéreo nacional y las operaciones con países aliados de la OTAN, aunque también, en el caso específico de la Armada, es fundamental contar con aparatos de ala fija que actúen como “paraguas aéreo” de la Flota y apoyen las operaciones anfibias de la Infantería de Marina.

Respecto a este último punto, en la entrevista a ABC el almirante detalla: La capacidad aeronaval de ala fija es un componente estratégico y disuasorio fundamental de nuestra Fuerza Conjunta y contribuye, de forma esencial, al carácter expedicionario y a la proyección de nuestra Fuera Naval. Muy pocos de nuestros aliados disponen de ella. La credibilidad, flexibilidad y versatilidad que proporciona en la disuasión un Grupo de Combate Naval con aviación embarcada, supone una capacidad estratégica e irreemplazable. El Ejército del Aire y la Armada están trabajando de manera conjunta en el proceso de planeamiento que determinará las posibles opciones de sustitución de los F-18 y de los AV-8B. Si bien para el F-18 existen varias opciones, en el caso de la Armada y, dado que España no dispone de un portaaviones convencional, el F-35B es la única solución que encaja en el “Juan Carlos I” (navío anfibio o LHD (Landing Helicopter Dock) de la Armada) a la hora de reemplazar a los Harrier de la Armada”. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Uno de los F-35B de los Marines operando desde el USS “Wasp”. (foto: US Navy)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.