Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Cómo proteger el espacio aéreo de Canarias tras la baja de los F/A-18 del Ejército del Aire: opciones a la espera de una solución real

La prevista baja, de aquí a dos o tres años, de los en torno a una docena de aviones de combate F/A-18A Hornet del 462 Escuadrón del Ala 46 que aseguran la defensa aérea de Canarias desde la base aérea de Gando (Gran Canaria), plantea una grave problema, de complicada resolución dada la tradicional restricción presupuestaria del Ministerio de Defensa de España.

Desde hace décadas el Ejército del Aire está planificando la renovación de los F/A-18, parte de un lote adquirido de segunda mano al Departamento de la Navy (Estados Unidos) a mitad de la década de los noventa. Así, hace unos años se determinó que la sustitución debería de venir de la mano de la adquisición de una veintena de nuevos cazabombarderos europeos modelo Eurofighter, que se comprarían a la multinacional Airbus Defence & Space, lo que se sustancia mediante el denominado Programa Halcón, del que ya hemos hablado en varias ocasiones en defensa.com.  

Pero ni el actual ni el anterior Gobierno, pese a la clara constancia de la fecha de desprogramación de los F/A-18 de Gando, han aprobado los montos necesarios para dar respuesta a lo que se ha convertido ya en una crisis de medios. El pasado mes de octubre, sin ir más lejos, la Secretaria de Estado de Defensa (SEDEF), Esperanza Casteleiro, manifestó que era prácticamente imposible acometer nuevos programas de defensa de calado hasta 2028, por lo que la compra de estos Eurofighter podría pasar a dormir el sueño de los justos. Si no se aprueba un crédito extraordinario, vía el Ministerio de Industria, las posibilidades de poner en marcha el Halcón son más que difíciles.                              

El otro problema es que el programa se debería de vincular con el Proyecto Quadriga puesto en marcha en noviembre en 2020 por el Bundeswehr (ministerio de Defensa de Alemania), tras la aprobación financiera en el Parlamento de Berlín, que contempla la adquisición de 38 nuevos Eurofighter para la Luftwaffe (31 monoplazas 7 biplazas). En el campo de los cazabombarderos Eurofighter, “el Ejército del Aire va de la mano con la Luftwaffe”, afirmó durante una comparecencia el máximo responsable de la aviación militar española, el Jefe de Estado Mayor del Aire (JEMA), el general del aire Javier Salto. Pero el Gobierno de España no quiere financiar el programa, como ya ha hecho el Gobierno alemán, que está destinando 5.400 millones al Proyecto Quadriga.                                                                                                             

Así las cosas, tras la baja de los  F/A-18A, las opciones que se barajarían para seguir manteniendo la defensa aérea de Canarias pasarían por mandar cazas EF-18M, la versión “española” del Hornet, de los que emplean las Alas 12 y 15, tal y como ocurrió en Canarias en abril de 1999, cuando se retiraron los Mirage F-1.

Pero estos EF-18M, en origen fueron 72 aparatos, en aquellas fechas apenas contaba con poco más de 10 años en servicio,  ahora tiene más de 35 años, y la disponibilidad de aeronaves es mucho menor, con lo que ni el Ala 12 de Torrejón (Madrid) ni el Ala 15 de Zaragoza pueden ceder una quincena/veintena de aeronaves al Ala 46, lo que literalmente las dejaría inoperativas. Mandar un Escuadrón de Eurofighter, de las Alas 11 o 14, es otra opción, que exigiría, además, una transformación de parte de las instalaciones de Gando, que  en todo caso se deberá de acometer cara al programa Halcón.

Desde hace años se producen despliegues temporales, de en torno a una semana al mes, de cazas Eurofighter para reforzar la capacidad de defensa de Canarias y completar el adiestramiento tanto de los pilotos del 462 Escuadrón, como de los visitantes. La solución más factible parecería ser realizar turnos rotatorios permanentes de aparatos de ambas modelos, EF-18M y Eurofighter, para mantener activo el fundamental servicio de alerta aérea inmediata, o Quick Reaction Alert (QRA), que pone en minutos 1 o 2 cazas en el aire, ante cualquier amenaza aérea a las islas Canarias. El problema de adoptar esta solución es que podría suponer la disolución del 462 Escuadrón, al pasar a no contar con aviones propios.  El otro problema es la propia baja de los EF-18M, que empezará a partir de 2025, como nos detalló el general Antonio Javier Guerrero Mochón

Así pues, adquirir más Eurofighter, la opción del F-35A parece responder más bien a intereses insistentes y ajenos al Ejército del Aire, es fundamental a medio plazo para asegurar la capacidad de policía aérea, la misión fundamental encomendada al Ejército del Aire (Julio Maíz Sanz).

Foto: Un Eurofighter del Ala 14 despegando en la base aérea de Gando. (foto Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.