Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

“Los ascensores, los hangares…todo se diseñó en el “Juan Carlos I” contando con que en un futuro embarcaría el F-35”

Entrevistamos al capitán de navío Francisco José Asensi Pérez, Comandante del navío insignia de la Armada española, el LHD (Landing Helicopter Dock)  “Juan Carlos I” (JCI). Sobre las capacidades que el buque  ha otorgado a la Armada, nos explica que “ofrece una gran versatilidad con los 4 perfiles de misión (aéreo, anfibio, transporte estratégico, ayuda humanitaria). Una de las cosas más importantes, es que ha permitido mantener la capacidad de empleo de ala fija en la Armada, esencial no solo para operaciones anfibias (ejercicios CAS (Close Air Support), ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance)…), sino también para colaborar con el Ejército del Aire en la defensa del espacio aéreo español. Implicaciones estratégicas muy importantes dados los pocos países que cuentan con portaaviones en sus marinas. Ha otorgado un aumento significativo de la capacidad  de proyección de Infantería de Marina y estratégica contar con un tercer buque anfibio además de los LPD (Landing Platform Dock) “Galicia” y “Castilla” y así aumentar la capacidad de carga, que es el doble que los dos citados LPD, con lo que ello supone también para apoyar operaciones ante un desastre humanitario”.

¿Qué hitos serían los más reseñables de la actividad del JCI?

Ha realizado dos despliegues internacionales, mostrando en cada uno de ellos la versatilidad del buque. El primero, la operación ISPUHEL (Irak Spain Unit Helicopter) en el que se transportaron 5 helicópteros del ET (Ejército de Tierra) a Kuwait demostró no solo que el transporte estratégico es uno de los perfiles que hace único al JCI, sino que es capaz de realizar despliegues alejados de territorio nacional en escenarios complejos confirmando su   gran autonomía logística.

El segundo, el despliegue cooperativo BALTOPS-19 supuso la primera vez que el buque operaba en aguas del mar del Norte y Mar Báltico integrado en una agrupación multinacional de la OTAN y la primera vez que la Infantería de Marina española, la más antigua del mundo, realizaba desembarcos anfibios en aguas del Báltico. Su desempeño es una confirmación de la excelencia tecnológica de un buque “made in Spain”, de su versatilidad y sus capacidades excepcionales.

¿Es suficiente una dotación de 323 personas?

El buque se diseñó en torno al concepto de dotación reducida. Para ello fue diseñado con un SICP (Sistema Integrado de Control de Plataforma) que le permite poder controlar de forma remota lo que antiguamente había que hacer personalmente. Por ello tenemos la mitad de dotación que el antiguo (portaaviones)  “Príncipe de Asturias”, factor que mitigamos con una mayor especialización del personal y sistemas tecnológicamente más avanzados.

¿Qué destacaría de la preparación y los planes de instrucción ante los continuos cambios en el concepto de la guerra naval?

Como se puede imaginar, las escuelas de formación están al día de los continuos cambios, y no dejan de actualizar sus planes de instrucción. Todo el personal, desde oficiales a marinería, recibe en las escuelas una formación general, centrada en instrucción y valores militares que les permite desempeñar su trabajo en las unidades.

¿Qué nos podría comentar de la participación en el reciente ejercicio BALTOPS?, ¿cómo calificó la OTAN esta participación?

Ha sido la primera vez que el buque operaba en aguas del norte de Europa, en escenarios muy demandantes no solo por las condiciones climatológicas, sino también por la situación geopolítica de la zona, con interacciones con unidades rusas, todas ellas de forma muy profesional y sin suponer riesgo alguno para el buque. Para la OTAN, nuestra participación ha tenido un papel importantísimo ya que hacía mucho tiempo que un portaaviones no participaba en estos ejercicios. Para ellos, demuestra el gran compromiso que tiene España con la OTAN y los aliados, en particular con los países bálticos.

¿Cuáles han sido  son los últimos ejercicios o misiones, y los próximos que deberá afrontar el JCI y su dotación?

Estamos comenzando con el ciclo de adiestramiento habitual, así hemos participado este otoño en el ejercicio anfibio ADELFIBEX (ejercicio básico) que se desarrolló en puerto (certificaciones personal, patrones…) y a continuación en la mar con el MARFIBEX (ejercicio medio) donde realizamos ejercicios aéreos y anfibios para seguir integrando a la fuerza de desembarco. Posteriormente tomaremos  parte en ejercicio colectivos avanzados  OTAN, el  DYNAMIC MARINER y ejercicios de mayor entidad anfibia BALEAREX .

¿Hay alguna perspectiva de inter-operar con los portaaviones de la US Navy o el nuevo “Queen Elizabeth” de la Royal Navy?

Desde hace unos años, España forma parte del ECGII (European Carrier Group Interoperability Iniciative). Esta iniciativa tiene como finalidad poner en común técnicas, procedimientos de actuación en los portaaviones. Este tipo de actividad está en el nivel de planeamiento del Estado Mayor de la Armada. Si es cierto que sería muy interesante inter-operar con algún otro portaaviones puesto que nos daría oportunidad para contrastar métodos de actuación, y mucha experiencia ya que muchos de ellos empiezan a trabajar con el avión VSTOL (Vertical/Short Take-Off and Landing) Lockheed Martin F-35B 

¿Estaría el navío plenamente preparado para operar con F-35B?

El buque se diseñó contando con que el único relevo posible en la actualidad del AV8B+ es el F-35B. Los ascensores, los hangares…todo se diseñó contando con que en un futuro, el F-35 embarcaría a bordo. Sí que habría que hacer alguna modificación en el pintado de la cubierta de vuelo, pero prácticamente el buque está preparado en líneas generales para operar con este avión.

Tras diez años en servicio, ¿qué mejoras/modernizaciones ha recibido el JCI y cuáles está previsto incorporar?

En estos 10 años se han realizado al buque mejoras en el sistema de propulsión, y se prevé realizar alguna más a ciertos sistemas y equipos de la plataforma además de incorporar sistemas de defensa de punto manejados por control remoto.

¿Qué otras modernizaciones debería incorporar, como serían dotarle de un sistema de defensa de punto, para seguir en el top de la tecnología naval?

El buque ya cuenta con zonas reservadas para instalarlos, pero estas modernizaciones se planean en el EM (Estado Mayor) de la Armada.

En su momento el AJEMA apuntó a dotarse de un segundo LHD, ¿cómo estaría este proyecto?

A nuestro nivel se desconoce en qué estado se encuentra  este proyecto.  Sí es cierto que el tenerlo dotaría a la Armada de varias capacidades muy importantes una segunda unidad para realizar operaciones aéreas con ala fija, duplicar la capacidad de carga para un transporte estratégico, y sobre todo permitiría que la Armada no perdiera la capacidad de tener un portaaviones en actividad en los momentos que el ‘Juan Carlos I’ entre en periodo de inmovilizaciones y obras

El Comandante  Asensi Pérez

A bordo del mayor navío de la Armada, nos recibió el capitán de navío Francisco José Asensi Pérez,  que desde el 27 de junio de 2018 es el Comandante de este navío, que construido por Navantia en Ferrol la pasada década entró en servicio con la Armada el 30 de septiembre de 2010. Este veterano marino, nacido en Alicante, ingresó en la ENM (Escuela Naval Militar) en 1986 recibiendo su despacho como alférez de navío el 16 de julio de 1991.  Entre sus primeros destinos estuvieron los de servir en la corbeta “Cazadora”,  el patrullero “Barcelo”, el buque de desembarco “Pizarro” participando en el proceso de su transferencia a la Armada por parte de la US Navy.  También ha servido a bordo de las fragatas “Reina Sofía” y “Canarias”; antes de ser Comandante del patrullero “Ízaro”,  con el que participó en la crisis del islote de Perejil. También mando el cazaminas  “Segura” y posteriormente la moderna fragata “Méndez Núñez”.  

En destinos de Estado Mayor a flote ha sido oficial de operaciones marítimas y anfibias del EM (Estado Mayor) del Grupo de Proyección de la Flota, oficial de guerra electrónica e inteligencia de la fuerza naval permanente de la OTAN denominada SNMG2, y Jefe de Operaciones del Cuartel General de Alta Disponibilidad Marítimo  español SPMARFOR.  En tierra ha estado destinado en la Sección de Planes Estratégicos del EMA (Estado Mayor de la Armada), comisionado como Jefe de Operaciones Futuras del Mando de Operaciones, y Jefe de Programas de la División de Logística del EMA.  Está casado y tiene tres hijos. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El LHD “Juan Carlos I” en su muelle de atraque de la base naval de Rota. (foto: Julio Maíz/defensa.com)

·El Comandante  Asensi Pérez en el puente de mando del JCI. (foto: José Antonio Almarza Madrera)

·El veterano profesional nos recibió en su despacho del JCI. (foto: Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.