Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El AJEMA alerta: “La Armada ha dado de baja 27 buques y de alta solo nueve”.

El máximo responsable de la Armada española, el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA) almirante general Teodoro Esteban López Calderón, ha dado las claves del futuro de la institución en una entrevista publicada en el medio oficial del Ministerio de Defensa, alertando de una situación en que, cada vez, hay menos unidades y se cerca el final de la vida operativa de muchas otras.

En cuanto al número de unidades, la Flota presenta algunas carencias en relación con las misiones que podemos tener que llegar a realizar, y sobre todo contamos con un número importante de buques y aeronaves muy cerca del final de su vida útil. Hay que tener en cuenta que desde el comienzo de la anterior crisis, hace trece años, la Armada ha dado de baja 27 buques de distinto porte, y de alta solo nueve, siendo la edad media actual de los buques de la Flota de 27 años, cuando la vida útil ronda entre los 30 y 35 años. Por ello, a la vez que se mantiene ese equilibrio, es necesario continuar con la renovación a medio y largo plazo para tener el número adecuado de unidades, así como disponer del sostenimiento necesario para garantizar su correcto alistamiento”, explica el AJEMA en la  Revista Española de Defensa.

Hemos visto a lo largo de los años como se han ido dando de baja submarinos, escoltas, patrulleros y otros navíos,  sin que apenas fueron sustituidos más allá de por la fragata “Cristóbal Colon”, los seis Buque de Acción Marítima, y el LHD (Landing Helicopter Dock) “Juan Carlos I”, en 2010, lo que conllevó la baja anticipada del portaaeronaves “Príncipe de Asturias”. A estas altas se sumaría el navío escuela “Intermares”, la novena “nueva” unidad que menciona el AJEMA.                   

Sobre los submarinos S-80 y las fragatas F-110, el AJEMA dijo: “Sin las capacidades que aportan las fragatas y los submarinos no hay Armada. Por ello, esta renovación nos ha hecho ver el futuro con ilusión y optimismo, ya que además son los buques más costosos por su elevado nivel tecnológico y complicación. El S-80 supone la esperada y necesaria renovación del Arma Submarina, con un tremendo salto en capacidades, especialmente en lo que afecta a su discreción, potencia de combate y sensores. Esto aporta un medio muy valioso para ejercer el control del mar, con unos medios avanzados y eficaces. En la OTAN, actualmente, 13 naciones operan submarinos. Una vez superadas las dificultades iniciales, el S-80 ha supuesto un proyecto estratégico para la industria naval nacional, que sitúa a España entre los pocos países del mundo con capacidad de diseñar y construir un submarino.                  

Las F-110 asegurarán el mantenimiento de las capacidades navales de España mediante un escolta multimisión que sustituirá y mejorará ostensiblemente a las fragatas clase Santa María. El escolta es el elemento básico de cualquier marina, pues son los que posibilitan la actuación del resto de sus unidades, dándoles la protección apropiada, y los que pueden imponer la seguridad de las actividades marítimas, ante las diferentes amenazas que puedan materializarse. Será un buque muy versátil, con un área modular que le permitirá adaptarse a los distintos escenarios en los que tenga que operar. Desde el punto de vista de su construcción, cuenta con un índice de tecnología nacional sin precedentes, próximo al 85 por 100, lo que generará una importante carga de trabajo para nuestras empresas. Según datos de Navantia, esto se traduce en unos 7.000 empleos anuales durante diez años y un impacto positivo en el PIB de unos 590 millones de euros anuales. A partir del año 2027 la nueva plataforma F-110 nos va a permitir mantener una posición ventajosa, además de constituir una excelente oportunidad para la industria de defensa española en el mercado internacional”.                       

Preguntado por otros sistemas navales, el almirante comenta: “En el corto plazo será necesario acometer una modernización de media vida de las fragatas F-100 para garantizar al menos 15 o 20 años más. Asimismo, destaca la adhesión de España al proyecto PESCO EPC (European Patrol Corvette) de la Unión Europea, a través del cual se podrán impulsar proyectos tecnológicos que optarán a financiarse mediante los fondos del Fondo Europeo de Defensa y desarrollar un diseño de buque para las operaciones de seguridad marítima que pueda reemplazar a los patrulleros de altura que alcancen el final de su vida útil. También se está desarrollando el programa BAM-IS, buque de Intervención Subacuática que relevará al buque “Neptuno”, finalizado su ciclo de vida, y que es imprescindible para el rescate y supervivencia de nuestros submarinistas”.                                                                                                 

La Armada española no solo cuenta con navíos, también con la más antigua de las Infanterías de Marina del mundo, por lo que el AJEMA aspira a que, “además de los helicópteros de transporte táctico, es también prioritaria la sustitución de los vehículos de asalto anfibio (AAV), la adquisición de blindados 8x8 con torres de (cañones) 105 mm, que reemplazarán a los carros de combate M60, ya dados de baja, y la adquisición de morteros embarcados sobre vehículos tácticos”.                                   

En el ámbito aeronaval, “los principales proyectos son la modernización del helicóptero multipropósito naval SH60B, y la sustitución del avión AV8B Harrier, previsiblemente por el F35B, ya que es la única aeronave de ala fija capaz de operar desde el “Juan Carlos I”. Además, se pretende consolidar la capacidad de vigilancia de los medios aéreos no tripulados”.

Acerca de la relevancia y la relación de la Armada con la industria naval española, el marino: “Es considerada como estratégica para la Defensa Nacional, ejerce importantes efectos de arrastre económico y como motor de desarrollo e innovación. Por cada euro que emplea la Armada se generan 2,31 euros en la economía española y multiplica por 1,8 el empleo.  Nosotros ofrecemos a la industria nuestro conocimiento y experiencia en la definición conceptual, diseño, desarrollo y uso de plataformas y sistemas navales. Esta colaboración se ha materializado en multitud de proyectos en los últimos 50 años, hasta alcanzar un importante grado de autonomía en el diseño de sistemas y buques de guerra. Programas como la F-110, con sus programas I+D asociados, y la obligada transformación digital hacia el concepto del Arsenal 4.0, aportan un efecto multiplicador de las capacidades tecnológicas nacionales y son ejemplos concretos que permitirán mejorar la competencia comercial de nuestras empresas. Además, esto confiere a España una mayor soberanía en el empleo de sus sistemas de armas, concluyó.(Julio Maíz Sanz)

Fotos:

-El AJEMA, almirante Teodoro Esteban Lopéz Calderón  (foto Armada)

-El AJEMA (izquierda) saludando a SM El Rey Felipe VI, que lleva el uniforme de la Armada. (foto Armada)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.