Sábado, 1 de octubre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Vehículos ligeros multipropósito para el Ejército de Tierra

Vehículos de combate de ruedas pesados y tan contundentes como el 8x8 “Dragón”, avanzados helicópteros de transporte como los CH-47F “Chinook” en proceso de recepción, sofisticados medios de comunicaciones y equipos de mando y dirección que faciliten la mejor gestión de las operaciones de combate, nuevas familias de RPAS (Remotely Piloted Air System) que faciliten acciones de reconocimiento y vigilancia e incluyan medios como el SIRTAP (Sistema RPAS Táctico de Altas Prestaciones), que puede llegar a tener capacidad ofensiva; y proyectiles guiados “Excalibur” que mejoren la precisión y alcance de la Artillería de 155 mm., son algunos de los equipos que el Ejército de Tierra (ET) español está incorporando, en un proceso que afianzará el concepto “Fuerza 35/Ejército 35”.

 

La estructura que dirige el general Amador Enseñat y Berea tiene otros muchos objetivos en marcha. Entre ellos, según ha publicado recientemente la revista Ejército, que es su órgano de difusión, el inicio de los hitos documentales que permitan definir las características de un nuevo vehículo todo terreno 4x4 de 1 ton. con el que reemplazar a aquellos más antiguos, que llevan en servicio varias décadas. El dato refrenda lo señalado hace unos meses(1) el general de división José Ramón Pérez Pérez, director de Adquisiciones del Mando de Apoyo Logístico del ET, al concretar que los vehículos ligeros en sus múltiples configuraciones y los camiones todo terreno es otra de las prioridades.

 

Se trabaja en la obtención de un nuevo concepto que, para avanzar en un proceso de reemplazo de los anticuados Nissan Patrol y de los poco efectivos Santana Motor Aníbal, contempla una familia de vehículos, con capacidad para desplazarse por pistas, zonas abruptas y hasta puntos de paso difícil, que deberían aportar fiabilidad, bajo costo operativo y logístico, precio unitario de compra contenido, buenas cualidades para desplazarse en todo tipo de terrenos -más allá de lo que se le demandaría a un diseño todo camino-, facilidad de uso y de adaptación a distintos roles,…, todo ello incidiendo(2) en que la fabricación nacional sería un valor añadido óptimo, que podría tenerse muy en cuenta para sustentar a la Industria de defensa española.

 

El LMV de UROVESA presentado en su última versión en FEINDEF (foto Octavio Díez Cámara).

 

Renovación generacional

 

Las actividades genéricas que realizan las distintas unidades que conforman en la actualidad el Ejército de Tierra en su día a día y aquellas más específicas que se inscriben en determinadas prácticas y adiestramientos, o en operaciones reales que se desarrollan más allá de nuestras fronteras, requieren un uso especialmente amplio de vehículos ligeros.

 

Enlaces entre distintos acuartelamientos, misiones de exploración en la profundidad del territorio enemigo, transporte de determinados sistemas de armas, adaptación para llevar equipos y transportar a quienes los manejan, traslado de pequeñas cargas y arrastre de distintos tipos de remolques, capacidad ofensiva limitada asociada a unidades de infantería ligera, habitabilidad para acomodar distintos equipos y especialistas en su zona de carga, o despliegues de destacamentos de especialistas de forma rápida y cómoda son algunas de las capacidades que son propias de los medios de movilidad de los que les hablamos en estas páginas.

 

Los que vamos a designar como vehículos ligeros multipropósito, o LVM (Light Multipurpose Vehicle), son medios de uso amplio, recurrente y efectivo, que están asociados a todo tipo de actividades en el entorno militar y que deben tener unas cualidades y capacidades que hacen que cada día más los ejércitos de nuestro entorno cuiden con mimo el proceso por el que eligen uno u otro modelo. Básicamente, se buscan medios versátiles, que tengan un coste de adquisición bajo, que no sean complejos de operar y mantener y que aporten una plataforma móvil fácilmente adaptable a distintos roles.

 

Esos serían algunos detalles que, complementarios a su fácil integración en el concepto de Logística 4.0, debería ofrecer al ET el futuro vehículo que estaría en proceso de definición y concreción. Su selección y elección sería rápida, por lo cual es previsible una decisión respecto de la opción que se considere óptima para finales de este año o principios del próximo; es urgente que se defina lo que se busca obtener y se concrete una solución al respecto. Quedan aún en servicio algunos cientos de los 4x4 Nissan Patrol de bastidor corto MC-4 y de los de bastidor largo ML-6, una solución que se adquirió a principios de los años ochenta del siglo pasado para reemplazar a los Land Rover 88 y 109, que tan apreciados eran entre sus usuarios por su sencillez, fiabilidad y robustez en todo tipo de ambientes(3) y terrenos.

 

Recuerdo que pesó mucho en la decisión de optar por la propuesta de Nissan el hecho que ocupaba las instalaciones de Motor Ibérica en Barcelona –las mismas que hoy dejan de ser planta directamente asociada al entorno automotriz–, pese a competir en unas duras pruebas por todo el territorio nacional con un diseño de Land Rover que tenía un aspecto visual muy elaborado, potente y cuidado. La realidad, es que ninguno de los contendientes cumplía al 100 por ciento los requisitos, y se optó por el que, valorando aspectos económicos, industriales y hasta políticos, se consideró la opción más válida.

 

Son ya cuatro décadas que el modelo Nissan Patrol lleva en servicio y que se usan también algunos Patrol GR convencionales y blindados que suelen emplear los máximos responsables de las brigadas. Partiendo del chasis y motor del primero, VT Proyectos desarrolló el caro Lathar VLOE (Vehículo Ligero de Operaciones Especiales). El producto españolizado de la firma japonesa ha dejado claro que no es malo y hasta hay algunos que lo valoran bien después de compararlo, en condiciones todo terreno tan poco favorables como suelen ser los diferentes CENAD (Centro Nacional de Adiestramiento), con su sustituto.

 

Este último es hoy el referente que podemos encontrar repartido por toda la estructura del ET y empleado normalmente en cometidos generales que no están asociados a actividades relacionadas con las propias del combate en primera línea. Se seleccionó por motivos en los que pesó mucho la decisión del entonces ministro de Defensa, José Bono, en su idea de apoyar la producción en la factoría de Linares de Santana Motor, el 4x4 Aníbal PS10. Se trata de un CLTT (Coche Ligero Todo Terreno) que compitió frente al URO Vehículos Especiales. S.A. (UROVESA), VAM TL y fue declarado en 2003 de necesaria uniformidad durante 5 años como bastidor para una carga de 1.000 kg.

 

Tan pronto comenzó a llegar a unidades –y nos sólo del Ejército de Tierra– surgieron informes y valoraciones nada positivas en torno a un concepto que para nada era económico, pues los primeros lotes carrozados con caja de carga general y techo de lona –cuando se viaja en entornos muy secos y áridos entra fácilmente el polvo en su interior y en los montañosos el frío cala en los que en él viajan, aspectos ambos que he tenido la ocasión de comprobar en numerosas ocasiones– tenían un coste unitario de unos 28.000 euros.

 

Al primer lote de 100 le siguieron más, como uno de 2005 por 150 ejemplares y otro de 2006 por un millar más, proceso que continuó mientras Santana Motor tuvo su producción en marcha e hizo que sean cerca de 2.000 los Aníbal, que, provistos con un motor Iveco 2.8 turbodiesel de 125 CV(4), el Ejército podría tener actualmente en sus plantillas. Hace años que no se adquieren más, aunque sí se mantienen activas licitaciones y contrataciones para la reparación de sus componentes mecánicos, estructurales o de carrocería.

 

El MOE acaba de recibir sus 24 “Neton Mk2” de EINSA, un VLOE especialmente concebido alrededor de lo que realmente se necesita en OE (foto Octavio Díez Cámara).

 

Más adquisiciones

 

Las necesidades del Ejército de Tierra de un concepto de todo terreno de alta movilidad y prestaciones mucho mejores de las que tenían los 4x4 usados en los primeros años de la última década del siglo pasado, cuando el diseño estadounidense Hummer era la referencia con la que propuestas similares se intentaban medir, llevaron a UROVESA a iniciar hacia 1995 el desarrollo de un nuevo diseño con capacidad de carga de entre 1,5 y 2 ton., concepto algo mayor que los ya reseñados y con mejores prestaciones para moverse sin restricciones por todo tipo de escenarios.

 

Se probó, gustó y en 1998 se decidió avanzar con su adquisición dentro de procesos de estandarización del tipo acuerdo marco, que suelen rubricarse por 5 años, con posibles prórrogas. Hoy son unos 3.000(5) los VAMTAC (Vehículo de Alta Movilidad Táctica) en servicio, todos basados en una plataforma multipropósito diseñada para ser usada por militares en todo tipo de terrenos y condiciones. Las compras para las Fuerzas Armadas españolas, de los que se designan CNLTT (Camión Ligero Todo Terreno) y también vehículo autobastidor de 1,5 ton. de carga útil, han sido realizadas en buena medida desde la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa.

 

Se concretó un primer lote de unos 1.200 de un modelo al que algunos llamaron Rebeco, un segundo por 900 del tipo S3 normal de 3,5 ton. de peso y blindado que llega hasta las 8, un tercero por 772 que ya incluía los versátiles ST5 y un cuarto, licitado en 2019, pero con efectos de junio de 2020, de 663, que deberán entregarse antes de mediados de esta década –se estipula una duración inicial de 4 años y una opción de prórroga de 2 más– dentro de un contrato con valor estimado de 182,7 millones de euros.

 

El estándar más reciente, que en cierta medida se aleja de lo que sería un todo terreno ligero, se sustenta en los ST5 y en sus variantes(6), una propuesta que se oferta con blindajes tipo BN1, BN2 y BN3, que incorpora motor Steyr de 218 CV asociado a una transmisión automática de Allison y que puede llegar a las 8,5 ton. en versiones blindadas, como el Guepardo o a 10 en el caso de los VERT (Vehículo de Exploración y Reconocimiento Terrestre).

 

Son varias decenas las variantes en activo habilitadas como ambulancia, Mercurio, plataforma SAMB Mistral, porta armas AM/AMP-LAG, porta personal,…, habiendo identificado sólo de los ST5 las siguientes: bivalente, puesto de mando, ambulancia SVA (Soporte Vital Avanzado), porta misiles Spike, contraincendios, transmisiones, mortero embarcado, VERT, estación de control terrestre de RPAS, porta shelter S-250 y S-788 y, Equipo Desactivación Explosivos/Artefactos Improvisados).

 

Sobre la base del 4x4 ST5, UROVESA ha desarrollado para dotar al Mando de Operaciones Especiales (MOE) otros dos conceptos: uno, ya en servicio en un número de una veintena, es el VMOE (Vehículo Medio de OE), que ha sido habilitado para el transporte de los equipos operativos de movilidad durante cometidos de largo radio de acción, para lo cual incluye varios montajes para sistemas de armas y soportes para más combustible o municiones. El otro, es el designado VAP-OE (Vehículo Especial de Apoyo de OE), que, basado en el concepto comercial SK-95, ofrece una amplia zona donde situar hasta 2,5 ton. de carga, con la que doblar el radio de acción de un equipo operativo (EO) de movilidad desde los 600 a los 1.200 km.

 

VAMTAC S3 blindado adaptado al rol de transporte del lanzador del sistema de misil contracarro de largo alcance TOW (foto Octavio Díez Cámara).

 

Para estos últimos EO se suministraron en diciembre de 2021 los 24 nuevos Neton Mk2 VLOE contratados por la Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico –usando el procedimiento negociado sin publicidad– a Equipos Industriales de Manutención, S.A. (EINSA), un ingenio desarrollado sobre la base del chasis del pick-up Hilux de Toyota que ofrece notable movilidad y versatilidad en cometidos de reconocimiento por zonas difíciles, con un precio unitario que se sitúa sobre los 200.000 euros.

 

El uso de pick-up por parte del Ejército de Tierra  ha venido siendo habitual en zonas de operaciones y también en España, aunque se han adquirido sólo pequeños lotes de ellos y de vehículos comerciales(7) todo terreno más discretos. Entre otros, hemos podido ver unidades usando los Terrano II, Pathfinder y Navara de Nissan, que gozan de una amplia aceptación, más aún si se tiene en cuenta la decisión de incorporar un centenar de Volkswagen Amarok modificados por Tecnove a la Unidad Militar de Emergencias (UME). De cara a la necesidad del ET de un nuevo vehículo todo terreno de empleo general sería esa una opción a valorar, porque se conoce bien el resultado que ofrece.

 

Se postulan también candidatos como el Jeep J8, que está entre las propuestas de EINSA, los capaces Land Rover Defender que se mostraron como opción en FEINDEF 2021 o el VAMTAC LTV de UROVESA que, aglutinando muy buenas capacidades, podría estar destinado al futuro acuerdo marco de vehículos todo terreno de 1 ton. de carga.

 

Parece ser que el que pueda ser seleccionado, del cual se necesitarían no menos de 2.000 en varios lotes, que podrían ir llegando -de forma consecutiva y seguramente dentro de un acuerdo marco específico- hasta mediados de la próxima década, tendría que reunir cualidades como origen comercial adaptado a las exigencias militares, alta fiabilidad y fácil mantenimiento y gran capacidad de adaptación para facilitar su transformación en distintas variantes que puedan ser necesarias, todo ello con un coste unitario que sería interesante que no excediese de los 40.000 euros.

 

Como referencia, tendrá que tener mejores cualidades que el Aníbal, que vadea 50 cm. sin preparación, tiene una capacidad de carga de 1.000 kg, cuenta con tracción total y caja de cambios manual, supera pendientes laterales de 40 grados y longitudinales de 45 y pesa en orden de marcha 2.140 kg.

 

La llegada de ese futuro CLTT, que seguramente se inscribe en planes a medio plazo, no será la única novedad en el entorno de los vehículos más compactos del ET. Que sepamos, se han contratado 9 4x4 LT-ATV (Light All Terrain Vehicle) que deberían llegar en 2022 al MOE y se requerirá el refuerzo/sustitución de los vehículos especiales aerolanzables Quatripole Q-150D y EINSA MM-1A Mk2 Falcata, usados por la Brigada Paracaidista que, por sus características y despliegues por aerolanzamiento/asalto aéreo, podría necesitar un modelo con unas características muy determinadas. (Octavio Díez Cámara)

 

NOTAS

(1) Entrevista de José María Navarro en el Anuario de la Defensa e Industria en España 2021.

(2) Fabricación nacional fue lo que se argumentó en la compra de los que se sustituirán y que no fueron nunca la mejor, ni más valorada opción.

(3) Recuérdese que durante los años 60 y 70 se les usó ampliamente en la zona del Sahara, donde dejaron huella entre aquellos que los tuvieron a su disposición.

(4) Ese impulsor les habilita para remolcar 750 kg. sin freno y hasta 3.500 con freno.

(5) Un reciente Pliego de Prescripciones Técnicas asociado a su mantenimiento habla de una cifra superior a los 2.000 ejemplares.

(6) Las diferencias entre unos modelos y otros son tantas como su precio unitario, que va desde los 90.000 a los 350.000 euros.

(7) Es una solución inteligente si se les combina con otros más específicos y más aptos para cometidos de combate en primera línea.

 

Fotografía portada: El ET dispone de buenos vehículos todo terreno, pero debe avanzar, porque algunos de los modelos en uso ya tienen muchos años (foto Octavio Díez Cámara).

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.