Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El puño mecanizado de la Infantería de Marina española

El Batallón de Desembarco Mecanizado (BDMZ-III), gracias sobre todo a sus vehículos blindados 8x8, otorga a la Brigada de Infantería de Marina española “Tercio de Armada” múltiples e importantes capacidades, como las de combate ofensivo y una gran movilidad.

El Cuerpo de Infantería de Marina (IM) es una de las piezas fundamentales de la proyección del poder naval sobre tierra, siendo su principal unidad, por su tamaño y capacidades para realizar dicha función, la Brigada de IM Tercio de Armada (TEAR), que tiene sede en San Fernando (Cádiz). Su núcleo de combate son tres batallones de Desembarco, de los que recientemente hemos podido visitar el BDMZ-III, que tiene la particularidad de estar totalmente motorizado y contar con uno de los medios más flexibles y poderosamente armados de combate terrestre de ruedas que poseen las Fuerzas Armadas (FAS) españolas, el blindado 8x8 Mowag Piranha IIIC, denominación que obviamente se ha ajustado al español, como Piraña. El Batallón se integra en el TEAR, cuya principal misión es la de efectuar misiones relacionadas con la Proyección del Poder Naval mediante la realización de operaciones en el litoral iniciadas en la mar.

Foto: La moderna tecnología de los 8x8 Mowag “Piraña IIIC” permite chequear automáticamente parte de sus sistemas, lo que facilita mucho las tareas de mantenimiento (foto del autor).

Para ello cuenta el TEAR con dos batallones de desembarco ligeros y con el BDMZ-III, además de los correspondientes apoyos de combate (artillería de campaña y antiaérea, zapadores, medios contracarro…) y de apoyos de servicios de combate, incluidos los logísticos, lo que hace de esta fuerza la más importante de la IM, ya que encuadra a más de la mitad de los efectivos con los que cuenta el Cuerpo actualmente. Además, sus unidades pueden contribuir a la acción conjunta, participando en cualquier otro tipo de misiones (de mantenimiento de la paz, imposición de sanciones, estabilización, ayuda humanitaria, monitorización y mentorización, asistencia a países aliados o amigos, etc…), empleando su especialización como fuerza anfibia o participando como una convencional terrestre.

El versátil blindado Mowag “Piraña IIIC”

El BDMZ-III tiene como principal medio de acción el Vehículo de Combate de Infantería (VCI), diseñado por la firma suiza Mowag (actualmente integrada en General Dynamics European Land Systems) Piraña IIIC de tracción 8x8. Este medio confiere al Batallón una gran versatilidad y flexibilidad, además de darle capacidades para realizar numerosos cometidos, especialmente todos aquellos que permitan sacar el máximo aprovechamiento de sus características de potencia de fuego y de choque, velocidad, protección y elevada movilidad en todo el espectro del conflicto. La División de Planes de la Armada fue consciente a principios de siglo de la necesidad de dotarse de este tipo de medios 8x8, ante un estudiado requerimiento de la IM, que en sus continuas maniobras con el United States Marine Corps (USMC) se había dado más que cuenta de las capacidades que les daban sus LAV-25, que es una versión adaptada a su medida del Mowag Piranha I, fabricada en Canadá.

Foto: La versión de exploración del 8x8 Mowag “Piraña IIIC” (foto del autor).

Así, a principios de actual siglo se encargaron un total de 18 a la citada firma, que se entregaron entre los años 2003 y 2004 y que comprendían uno de mando de Batallón; 16 VCI, algunos con equipos adicionales de comunicación para mando de compañía y sección, aunque en la práctica, y con la inclusión de antenas postizas, es imposible identificarlos exteriormente. El lote lo cerraba 1 en versión ambulancia, éste sí perfectamente señalado con las cruces rojas sobre fondo blanco, según establecen los protocolos internacionales. Este primer pedido confirió al BDMZ-III una gran parte del poder ofensivo del TEAR, ya sea realizando acciones rápidas y profundas y permitiéndole enfrentarse a fuertes niveles de oposición, o actuando como vitales unidades de reserva y contraataque.

El éxito del modelo, comprobado además en su participación en operaciones como las de Haití, Líbano, y los Balcanes, llevó a considerar reforzar el exiguo número y, en noviembre de 2007, el Gobierno de España autorizó la compra de 21 nuevos Piraña IIIC de forma escalonada entre 2007 y 2015. De ellos, 10 fueron VCI de línea para dotar a la 2ª Compañía del BDMZ-III, 1 vehículo de mando, 1 de recuperación, 4 de exploración, 1 de Electronic Warfare (EW), o guerra electrónica, y 4 de zapadores. Los 4 de exploración llevan torretas Lance de la firma alemana Rheinmetall, provistas de un cañón automático Mauser de 30 mm., que les dan además un magnifica capacidad de combate.

Foto: Uno de los vehículos de exploración desembarcando desde una lancha LCM-1E de la Armada (foto TEAR).

Así, actualmente la IM cuenta con un parque de 39 de estos vehículos, de los que la mayor parte, 34, están asignados al BDMZ-III, mientras que los 4 de zapadores son del Grupo de Movilidad Anfibia (GRUMA), mas el citado de EW, que depende de la Compañía de Inteligencia y Vigilancia (IS) del Batallón de Cuartel General (BCG). No obstante, a efectos de las tareas de mantenimiento de 1er Escalón, es el BDMZ-III el encargado de realizar dichos trabajos en toda la flota, a efectos de simplificar y optimizar este apoyo. Dado que la mencionada multinacional, General Dynamics European Land Systems, es propietaria de la empresa española Santa Bárbara Sistemas, que da origen por sus siglas a GDSL-SBS, se podría contar con las instalaciones que tiene la empresa en la cercana ciudad de Sevilla a efectos de trabajos que requieran el concurso de la industria.

No debemos obviar que GDSL-SBS está actualmente en fase de diseño y construcción de los primeros prototipos de una versión basada en el Piranha V, muy similar exteriormente a los que utiliza la IM, pero más pesada y protegida, a costa de perder la capacidad anfibia para cubrir un programa destinado al Ejército de Tierra (ET). De ponerse en marcha la prevista producción del que será el Vehículo de Combate de Ruedas (VCR), además de cubrir una necesidad imperiosa del ET, traería la producción del sistema a España (los de la IM se hicieron en Suiza) y unas importantes compatibilidades de cara al sostenimiento y la unión de sinergias, que podrían ser muy importantes para potenciar/modernizar en el futuro los vehículos de ambas instituciones castrenses.

Foto: Los “Piraña IIIC” de la versión de exploración/reconocimiento llevan una torre “Lance” tripulada (foto del autor).

Los Piraña IIIC se adaptan muy bien a las necesidades de una fuerza de desembarco, gracias a su estudiada configuración anfibia, incluido un portón de vadeo y las pequeñas hélices que llevan en la parte inferior posterior de la barcaza, que le permiten propulsarse en el agua a una velocidad de hasta 6 nudos. Además, sus dimensiones y su relativamente poco peso totalmente equipado, pues desplaza 16,5 ton., permiten embarcar hasta 2 en las lanchas de desembarco LCM-1E, que utiliza la Armada. En suma, permite al BDMZ-III ser una unidad muy versátil, capaz de actuar en muy breve espacio de tiempo en cualquier escenario, con independencia de su situación geográfica, gracias a su permanente disponibilidad y a la movilidad estratégica que le proporcionan los buques y los medios de desembarco anfibios de la Armada. Su elevada movilidad, velocidad y potencia de fuego, así como el grado de protección que ofrecen al personal embarcado, hace del BDMZ una unidad idónea para hacer frente a la inmensa mayoría de las exigencias de las operaciones actuales, tanto en escenarios de alta, media o baja intensidad.

Al estar dotado el BDMZ-III de un VCI sobre ruedas, su facilidad de despliegue y sostenimiento es mayor que la de una unidad sobre cadenas. En los escenarios de baja intensidad, que son la mayoría en los que intervienen actualmente las FAS españolas, los VCI sobre ruedas son sin duda el medio más adecuado, ofreciendo protección a su personal y posibilitando que la unidad se desplace con seguridad y rapidez por unas áreas de operaciones mucho más extensas que en las operaciones de alta intensidad. En todo caso, por razones políticas en España, es muy difícil que ningún Gobierno autorice la presencia de medios de cadenas en ninguna operación exterior, para no dar la idea de mandar tanques a una operación de paz, que es como vulgarmente se considera por la opinión pública y la mayor parte de los medios a cualquier vehículo de esta categoría.

El factor humano, armamento y otros medios

Obviamente, la eficacia, además de en el citado material, recae en la profesional plantilla del Batallón, que actualmente manda el teniente coronel Juan Francisco Martinez-Merello Díaz de Miranda, compuesta por poco más de una veintena de jefes y oficiales, una treintena de suboficiales, más de medio centenar de cabos primeros y en torno a 275 cabos y soldados, que suman un total cercano a los 400 infantes de Marina. Su personal lleva a cabo un completo programa de adiestramiento operativo en todas las facetas del combate, que incluye desde el adiestramiento físico-militar al tiro con las armas orgánicas del Batallón. Igualmente, para las prácticas con armamento se utiliza el moderno sistema Victrix de simulación de combate para las armas individuales en dotación, que diseñó y suministra la empresa española Indra al TEAR, que, además, también cuenta con una sala virtual para disparar los misiles contracarro Spike, gracias a un sistema de simulación de última generación suministrado por la empresa israelí Rafael, que diseña sendos sistemas.

Foto: Un “Piraña IIIC” y su dotación completa de 11 infantes de Marina (foto del autor).

Asimismo, se realizan prácticas y ejercicios en técnicas de infantería, adiestramiento en primeros auxilios, en combate cuerpo a cuerpo, supervivencia en ambiente acuático, etc. También se realizan diversos cursos de capacitación y de especialización (comunicaciones, vehículos especiales, conducción todo terreno y recuperación, tirador y jefe de carro, mantenimiento de armas y sistemas…) y pruebas de calificación periódicas para cada puesto. Como el resto de los componentes del TEAR, el Batallón cuenta con armamento individual, como son los fusiles de asalto Heckler & Kolch (HK) G-36E y la variante más corta, G-36 KV muy útil para llevar en el interior de los vehículos, las pistolas FN P9-17 y las ametralladoras FN Minimi de 5,56  y 7,62 mm., de la belga FN Herstal. Además, disponen de fusiles de precisión británicos Accuracy AW de 7,62 y los pesados norteamericanos Barret M95 de sistema de cerrojo, de 12,7 mm.     

En el campo de los sistemas individuales de proyectiles de mayor calibre se cuenta con los lanzacohetes contracarro de la firma española Instalaza C-90 y el lanzagranadas AG de 40 mm. que se acoplado al fusil HK. Respecto a los misiles, el Batallón centra su capacidad antitanque en los versátiles y ligeros Rafael Spike LR (Long Range) Dual, aunque sigue disponiendo del norteamericano Tow II. Respecto a medios de transmisiones, están los sistemas normalizados encriptados, incluyendo comunicaciones utilizando los terminales vía satélite SOTM de Indra. En cuanto a vehículos, además de los comentados Piraña IIIC, disponen de una serie de vehículos ligeros 4x4 High Mobility Multipurpose Wheeled Vehicle (HMMWV) Humvee y algunos veteranos Nissan Patrol de carga y uso general, que en el futuro se sustituirán por los nuevos Urovesa VAMTAC ST5, que será poco a poco el normalizado 4x4 para todas las FAS españolas. Igualmente, el Batallón tiene un pequeño número de carros de combate M-60A3TTS, de los que luego hablaremos.

Una flexible organización

Actualmente el BDMZ-III se organiza en: Mando y Plana Mayor del Batallón, Compañía de Plana Mayor y Servicios y tres compañías (Cía.), dos mecanizadas de Fusiles y una de Armas, a las que se debería de añadir la desactivada 11ª Cía. de Carros de Combate.

Foto: Un infante de Marina protegiendo un puesto de mando que se forma con varios “Piraña IIIC”. Atrás se aprecia uno (foto del autor).

La Compañía de Plana Mayor y Servicios encuadra orgánicamente los elementos necesarios para constituir el puesto de mando del Batallón y proporcionar a las unidades subordinadas los apoyos necesarios. Entre sus elementos destaca:

- Sección de Comunicaciones, que garantiza la acción del mando y proporciona los elementos necesarios para apoyar a las unidades subordinadas o asignadas en materia de comunicaciones y sistemas de información. Cuenta con los Piraña en su versión de puesto de mando, así como con pelotones especializados en comunicaciones vía radio y satélite.

- Sección de Servicios: Proporciona el imprescindible apoyo logístico necesario al Batallón en su conjunto y a las unidades subordinadas, garantizando la capacidad de realizar operaciones de forma autónoma. Agrupa los aludidos medios de transporte terrestre ligeros 4x4, así como los de mantenimiento de primer escalón de vehículos y armamento. Cuenta además con los Piraña de recuperación y ambulancia.

Compañías mecanizadas de Fusiles (9ª y 10ª): Son el elemento básico de maniobra del Batallón Mecanizado y, adecuadamente reforzadas, pueden constituir organizaciones operativas para llevar a cabo diferentes cometidos. Su diferencia fundamental con las de fusiles del BD I y BD II es que las compañías del BDMZ-III emplean sus VCI Piraña para desplazarse por el campo de batalla y operan y combaten en, desde o apoyados en ellos. Su misión principal es combatir a las unidades mecanizadas enemigas, ocupar y defender el terreno, tanto en acciones ofensivas como defensivas, y apoyar a otras unidades, aunque, debido a su gran versatilidad y capacidades, puede realizar una gran cantidad de cometidos muy variados. En cada VCI va un pelotón completo de once infantes de Marina, cuyo jefe, además, hace las funciones de jefe de vehículo, completándose la dotación del VCI con un conductor y el tirador que maneja la torreta. Además del referido armamento de los fusileros, común con el del resto del TEAR, tienen el magnífico apoyo que dan sus VCI Piraña, que llevan una torre dotada de una ametralladora pesada Browning M2 de 12,7 mm. y un lanzagranadas automático estadounidense General Dynamics Ordnance and Tactical Systems MK-19 de 40 mm.

 12ª Compañía de Armas: Proporciona al Batallón el reconocimiento mecanizado, tanto en beneficio propio, como de la Brigada y otras unidades en las que se pueda integrar, defensa contracarro, así como apoyo de fuegos indirectos. Para ello dispone de:                                                 

- Sección de Reconocimiento (SERECO): proporciona al Batallón un elemento de reconocimiento/exploración, vigilancia y seguridad y apoya su movimiento dentro de su área de influencia. Tiene asignados los 4 Piraña de reconocimiento, que están dotados de la torre Rheinmetall Lance, armada con el potente cañón automático Mauser de 30 mm. (MK 30-2/ABM). Asimismo, cuenta con dos ametralladoras medias (7,62x51) MAG belgas, una coaxial y otra en un montaje superior del tipo Pintle. Estos vehículos suelen transportar en su zona trasera a un equipo de cuatro exploradores, incluido tiradores de élite, especializados en cometidos de reconocimientos a pie.

- Sección de Armas Contracarro: Dispone de ocho puestos de lanzamiento de Spike LR, con capacidad de localizar y batir vehículos blindados y objetivos a una distancia de hasta 4.000 m. Una importante capacidad y misión es la vigilancia y obtención de inteligencia, empleando para ello las cámaras de los sistemas.

Foto: La capacidad anfibia de los “Piraña IIIC” es vital para el TEAR (foto TEAR).

- Actualmente tiene desactivada a su Sección de Morteros de 81 mm., que tenía una plantilla de 8 Ecia de este calibre, un Centro de Dirección de Fuegos para el control del tiro y dos equipos de observación. Sería muy interesante reactivar esta unidad con sistemas de morteros montados sobre los VAMTAC, como los que tienen tres de las brigadas del ET, una vez se ponga en marcha un programa de adquisición de morteros de última generación, que contaría como candidato con el sistema de fabricación nacional de estas características que fabrica Expal.

Aunque actualmente están también desactivados, el BDMZ-III cuenta todavía con unos cuantos carros de combate norteamericanos M-60A3 TTS (Tank Thermal Sight) que la equipaban. Hablamos de un veterano sistema, pero que conserva una excelente capacidad de fuego gracias a su armamento principal, un cañón rayado de 105/56 mm. Asimismo, en la cúpula del jefe del carro se instala una ametralladora Browning M85 de 12,7 mm. y coaxial al cañón hay otra de 7,62 mm. En caso de ser necesario se podrían activar algunas unidades de estos blindados, más que aptos todavía gracias a su elevada potencia de fuego para destruir o neutralizar resistencias enemigas, así como con una elevada movilidad y protección y el magnífico efecto de disuasión y choque que dan los carros de combate. Actualmente el personal de esa Cía. de Armas se encarga de mantener operativos unos cuantos de ellos, a la espera de una futura asignación de “nuevo” material, con el que reactivar la Compañía.

Continúas misiones y despliegues

La actividad del BDMZ-III es continua. Así, participa periódicamente en los principales ejercicios anfibios y terrestres de carácter nacional (Adelfibex, Marfibex, FTX, Bredex, Fimex), bilaterales e internacionales (Phiblex, Lisa Azul, Noble Mariner, African Partnership Station, etc.) en los que participa el TEAR. Reseñamos su reciente despliegue en el macro ejercicio de la OTAN Trident Juncture 2015.                                                                                                            A pesar de ser el Batallón de más reciente creación del TEAR (septiembre 2001), en sus quince años de existencia el BDMZ-III ha participado en numerosas misiones, ya sea como Batallón o aportando parte de su personal. Así, a lo largo de estos años desplazó efectivos a teatros de operaciones como: 

- Operación Althea en Bosnia y Herzegovina bajo mando UE, participando en diversos despliegues desde mayo 2004, hasta la finalización de la misión en 2010.

- Operación Mar Caribe en Haití, que se desarrolló entre los años 2004 y 2006, encuadrados en la misión United Nations Stabilization Mission in Haiti (MINUSTAH). En 2010 se volvió a desplegar allí para participar en la Hispaniola de ayuda humanitaria, tras ser asolado por un terremoto que produjo efectos catastróficos.

- Operación Libre Hidalgo (LH) en Líbano y también bajo mandato de la ONU. Destaca que junto a otras unidades del TEAR participó en la primera misión que envió España en septiembre del 2006 (LH-I) y que llegó a zona de operaciones en navíos anfibios y se desplegó según los cánones del Cuerpo mediante un desembarco en una playa cercana a Beirut. Posteriormente, el Batallón aportó efectivos a los contingentes de IM que participaron en LH-II (2010) y LH-III (2011).                                                             

- Operación Reconstrucción de Afganistán (R/A), participando entre octubre 2012 y febrero 2013 formando un equipo de asesoramiento militar, o Military Advisor Team (MAT), cuyo cometido fue proporcionar apoyo y adiestramiento a unidades del Afghan National Army (ANA).                                                                                                                

En la actualidad el BDMZ-III también activa dos equipos operativos de Seguridad (EOS), una fuerza vital para llevar a cabo misiones de protección y operaciones de interdicción marítima (MIO) a bordo de diferentes buques de la Armada. La presencia de los EOS es imprescindible para participar, tanto en la Operación Atalanta de la UE, que se realiza en aguas de Cuerno de África, como en la antiterrorista Active Endeavour, que, bajo dirección de la OTAN, se desarrolla en el Mediterráneo Oriental.

Revista Defensa nº 456


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.