Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El 8x8 que impulsará al Ejército de Tierra español

Con el cambio de siglo se ha ido propiciando la adquisición, sobre todo por los ejércitos de los países más avanzados, de ingenios blindados de combate basados en plataformas motrices 8x8, que aportan buenas capacidades a la hora de abordar acciones de combate convencional o intervenir en escenarios de tipo asimétrico. En España, el Ejército de Tierra (ET) opera 6x6 de la familia BMR (Blindado Medio de Ruedas)/VEC (Vehículo de Exploración de Caballería) en un número que se aproxima al millar que, aunque fueron modernizados, llevan ya cuatro décadas siendo usados en ejercicios y en misiones internacionales.

Los riesgos para aquellos que transportaban, manifestados en accidentes y ataques con explosivos improvisados IED (Improvised Explosive Device), llevaron a adquirir de emergencia los 4x4 RG-31. El estado del material y la necesidad de ahondar en la obtención de sistemas más capaces y más adecuados para las necesidades actuales y futuras, llevó a iniciar hace un tiempo el proceso(1) que permita sustituir, de forma progresiva a los históricos BMR-600, los VEC-625, los TOA (Transportes Oruga Acorazado) y a los vehículos adquiridos para la protección frente a minas e IED, como los Lince y los RG-31.

(1) Según concreta el Ejército de Tierra en su página web.

Varios países ofrecieron, tras lanzarse en 2007 una previsión de compra que implicaba tener el nuevo 8x8 en 2014, sus modelos y propuestas de carácter industrial, que fueron evaluadas para tomar una decisión de cuál era el diseño que más convenía. Tras las valoraciones técnicas e industriales, se optó por adoptar como la mejor opción de partida el modelo Piranha V, que fabrica General Dynamics Land Systems (GDLS), aunque aplicando en él numerosos requisitos específicos que hacen que el producto final, el ahora designado VCR (Vehículo de Combate y Reconocimiento) Dragón, sea único en muchos aspectos y especial en lo que se refiere a sus elevados requisitos.

foto:  Los primeros demostradores han sido sometidos ya a diversas pruebas en las instalaciones del Campo de Maniobras “Álvarez de Sotomayor” que la BRILEG tiene en Viator (foto Ministerio de Defensa).

Sin ahondar en que la vía seleccionada pueda considerarse por muchos como antieconómica, por el precio unitario que España pagará por cada 8x8, comparándolo con el que abonan otras naciones que los compran directamente a diferentes empresas y obtienen sólo compensaciones económicas parciales, y teniendo claro que a veces modificar tanto un diseño puede derivar en problemas futuros de sobrepeso, de complejidad de su mantenimiento o de prestaciones inferiores a las deseadas, la realidad es que la apuesta del ET y del Ministerio de Defensa español en el Dragón es, si finalmente cumple con los requisitos establecidos en el Pliego de Prescripciones Técnicas (PPT) de esta licitación, de lo más positiva.

Necesidad clara

La situación presupuestaria fue clave a la hora de sufrir un retraso nada conveniente al iniciar el proceso de adquisición del futuro 8x8 español. Fue a finales de 2015 cuando, de la mano del expediente 1003215006500 de la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material, se contrató a la UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por Indra Sistemas, Santa Bárbara Sistemas y SAPA la realización de programas tecnológicos asociados al futuro 8x8, invirtiendo en ellos una cifra inicial de 89,29 millones de euros. Ese importe fue posteriormente ampliado(2) a 91,96 para proveer la integración de la última versión de la estación de armas de control remoto, decisión que llevó también a dar más plazo para la consecución de los objetivos marcados.

(2) También se ampliaron los plazos de ejecución de la contratación.

Esta primera fase de diseño y desarrollo ahondó en el desarrollo de 6 detallados y amplios programas de tecnologías y en la fabricación de 5 demostradores, donde se integrarían los anteriores para las pruebas operativas a realizar en las instalaciones de la Brigada de La Legión (BRILEG) Rey Alfonso XIII en Viator (Almería), con la previsión de usar en la fase final de las valoraciones al menos 3 de esos vehículos para evaluar la resistencia de su blindaje a explosiones e impactos(3).

(3) Tess Defense ha solicitado usar los demostradores para configurar con ellos los vehículos de preserie y así avanzar con mayor celeridad en el desarrollo y pruebas iniciales.

Aunque el avance del Programa VCR ha sido lento -en diciembre de 2019 se declaró desierta la primera licitación del mismo-, lo que ha permitido mejorar el conjunto al poder introducir en él equipos y sistemas más avanzados y con unas prestaciones mejores a la hora de generar las necesidades de futuro que se le exigirán, a finales de septiembre de 2020 se rubricó el contrato para avanzar hacia la producción del primer lote de 348 8x8, que se inscribe dentro de una previsión final de 998 ejemplares.

Pieza fundamental del proceso que permitirá generar las futuras brigadas 2035, en las que se apuesta por unidades tecnológicamente muy avanzadas, que sean un sistema de combate integral, el Dragón será una plataforma mucho más capaz y versátil que las que ahora están en servicio y el vehículo con mayor componente digital del mercado. La elección del adjudicatario, la compañía Tess Defense, S.A., no ha sido fácil y se ha inscrito en un dilatado proceso de negociación, en el que incluso la licitación fue inicialmente declarada desierta.

Hoy en esa nueva empresa, que es un pequeño núcleo de gestión que trabajará en un Programa que se inscribe dentro de los de largo plazo, se coordinan las aportaciones de cuatro firmas ampliamente conocidas en el sector de la Defensa español y que actúan como principales subcontratistas. Son Santa Bárbara Sistemas, que forma parte de General Dynamics European Land Systems (GDELS), SAPA Placencia, Indra Sistemas y Escribano Mechanical and Engineering (EM&E). Complementariamente, en el proceso fabril ya se han concretado aportaciones complementarias, que incluyen el sistema de navegación de GMV o las pantallas de a bordo de Tecnobit.

El primer contrato

Se estipula que esa primera contratación de VCR deberá ser completada en siete años, para lo cual se invertirán no menos de 1.740 millones de euros, a los que habrá que sumar las torres y los equipos de comunicaciones. Asimismo, se contempla un precio abierto y se prevé que los costes finales -entre los que se incluye un determinado porcentaje de beneficio para los subcontratistas- puedan ser más elevados de lo inicialmente planteado(4). Con el objetivo de mantener activo un proceso por el cual más del 70 por ciento de los nuevos 8x8 del ET sea español y puedan llegar a trabajar en él unas 9.000 personas, entre empleos directos e indirectos, se han definido las particularidades de las aportaciones de cada uno de los cuatro socios que participan en Tess Defence.

(4) Seguramente que la situación actual derivada del COVID-19 va a influir en que las inversiones en equipo militar de esta década se reduzcan de forma sustancial.

Santa Bárbara Sistemas asume el 26 por ciento de los trabajos y será la encargada de proporcionar la plataforma, que está realizada sobre la base del Piranha V de la suiza Mowag y que se fabricará en cinco versiones y doce variantes diferentes -son muchas, lo que influye negativamente, tanto en los costes, como en el desarrollo de los trabajos de consecución y en la logística final-, en las plantas que tiene en la asturiana Trubia y en Las Canteras (Sevilla). Cada uno de los otros tres socios tiene adjudicado un 24,66 por ciento de los trabajos.

foto:  El ET probó a mediados de la primera década de este Siglo el “Piranha IV” para valorarlo, escogiendo el modelo V para que fuese la base del futuro 8x8 “Dragón” (foto DECET/A.Manrique).

SAPA se encarga de la propulsión, que está basada en combinar el motor diesel Scania DC13, que rinde 724 CV, con su transmisión binaria SW624 de 24 marchas, suministrando también una Unidad de Potencia Auxiliar (UPA) que permite manejar determinados equipos con el motor principal apagado. EM&E tiene la responsabilidad de suministrar el armamento de buena parte de la flota, que contará con estaciones Guardian 2.0 armadas con ametralladoras de 12,7x99 mm, (.50 Browning), aunque ya trabaja en poner a punto la torre Guardian 30 de funcionamiento remoto que, ahora instalada en un Piranha III para pruebas, también podría ser adoptada, si cumple con los requisitos.

Indra es la responsable de suministrar el sistema de misión, que, valorado en 150 millones de euros para el primer lote, convierte al Dragón en un vehículo digital e inteligente que contará con una arquitectura inicial -en la que destaca el BMS (Battlefield Management System)- pensada para facilitar la integración de todos aquellos equipos necesarios para actualizarlo durante todo el ciclo de su vida útil, inicialmente previsto en tres décadas o, incluso, algo más.

Sobre el proceso, inscrito dentro de un contrato que comenzó su vigencia el 1 de octubre de 2020, diremos que ya se ha definido que durante 2021 tendrán que estar listos los vehículos para calificar las distintas variantes, un proceso que podría agilizarse si, como ha solicitado ya Tess Defence, le son cedidos los demostradores o parte de ellos. En las pruebas de calificación que realizará el Ministerio de Defensa, que también tiene previsto para junio de 2021 definir qué radios y estaciones de armas remotas finalmente adquirirá(5), se tomarán otras decisiones respecto de los sistemas definitivos a instalar en los Dragón.

(5) EM&E S.L. tiene previsto probar su torre de 30 mm. en un Dragón entre marzo y junio de 2021.

El calendario con el que se trabaja hoy define que para junio de 2022 se entregarán los primeros VCZ, que en 2022 se decidirá qué torre se instalará en los VEC o que a principios de 2023 comenzarán a entregarse los VCR (Reconocimiento) de línea. Entretanto puedan ir cumpliéndose esos hitos, se sigue avanzando con los diversos programas tecnológicos que se incorporarán en las series y se incide en experimentar los diferentes sistemas para observar sus prestaciones y capacidades, un proceso intenso y exigente que va a llevar a que casi todos los elementos probados en los prototipos sean modificados de cara a su fabricación en serie.

Sabemos que el Ministerio de Defensa, que es el cliente, tiene que certificar que todas las versiones y variantes cubren con lo esperado antes de dar el visto bueno al proceso fabril definitivo. Luis Mayo, que es el director general de Tess Defence, ha manifestado recientemente que se concretarán modificaciones del concepto actual de cara a los de serie y que afectan al sistema de misión, a los auxiliares asociados a la propulsión o al propio motor, que será más potente que el evaluado en los demostradores.

La plataforma

El Dragón, que toma como punto de partida la barcaza de acero balístico del Piranha V, es capaz de detener en ciertos puntos hasta impactos directos de cañones de 20 mm., tiene unas dimensiones de 8 m. de longitud, 3 de anchura y 2 de altura -sin contar la torre-, con un peso total que puede llegar a ser de 30 ton. en la variante de zapadores, que está muy reforzada en su blindaje y cuenta con varios implementos para sus cometidos específicos. El futuro 8x8 del ET se conjuga ya como un modelo en el que habrá que sumar muchos esfuerzos para asumir que se cumplan, de forma eficaz y palpable, las prestaciones.

Hay factores actuales que ya auguran que habrá problemas, como el de ajustar el peso total a la capacidad de la suspensión o de la transmisión. Otros, como el de la elección de la torre de 30 mm. de la versión de Infantería o de las opciones que pueden acabar en las de Caballería(6), dejan claro que se deberá de actuar de forma inteligente a la hora de la decisión final, pues combinar eficiencia con diseño y fabricación nacional puede que no siempre sea lo óptimo y lo más económico y rentable.

(6) Desde el Arma de Caballería se sigue insistiendo que a ellos les vendría mejor una de 40 mm. o superior, pudiendo avanzarse hacia ese calibre en los del lote 2 y 3.

Al respecto de las torres, que incluyen cañones ATK Orbital Mk44 de 30 mm., seleccionados como el arma principal del Dragón, se han considerado conceptos como la tripulada Hitfist de Leonardo Hispania para Caballería y las no tripuladas Samson Mk2 de Pap Tecnos y Rafael y UT30Mk2 Tizona de Navantia, Expal y Elbit Systems. Sin haber tomado una decisión definitiva del modelo final que cubre mejor las necesidades actuales y futuras, es bastante probable que, por el peso que en este programa tiene EM&E, se acabe optando por la Guardian 30, por lo menos para Infantería. El Arma de Caballería requiere más contundencia de fuego -de 40 a 76 mm.- y sería óptimo que se tome ya una decisión acorde con lo que se requerirá para las dos próximas décadas y más allá.

foto: Viajan en el “Dragón” el conductor y otros 10 militares más, que disponen de asientos especiales para su comodidad y seguridad (foto Octavio Díez Cámara).

Tomando en consideración programas y experiencias del pasado, podría incluso optarse como solución provisional por torres ya en uso en los blindados que se den de baja y dar tiempo a optimizar la decisión final del armamento de un vehículo, que no hay que olvidar que es de combate y del que las más altas instancias del ET han insistido en que será el sistema terrestre de más potencia, junto a los carros de combate Leopardo. La potencia de fuego también va a ser especialmente contundente en este 8x8, porque su pieza principal, que puede disparar municiones tan avanzadas como las PABM (Programmable Air Burst Munition), es capaz de neutralizar objetivos terrestres blindados a unos 2 km., e igualmente, hacer frente a blancos aéreos.

Se estima, en términos generales y atendiendo a lo previsto en el primer lote, que dos terceras partes de los solicitados incluirán una pieza principal ofensiva de 30 mm., incorporándose en el resto torres ligeras con ametralladoras pesadas del .50 Browning, que son una buena solución de autodefensa. Por cierto, echamos en falta una variante portamortero embarcada equipada con una pieza media de 81 mm. o pesada de 120, solución que sería una buena aportación de fuego indirecto para las unidades, lo mismo que aprovechar la barcaza para integrar una torre de 155/52 que permitiese abordar la necesaria renovación de la Artillería del ET. Como apuntan desde órganos como la Fuerza Terrestre (FUTER) del ET, el VCR dará a aquellas unidades que lo tengan asignado, que en principio serán algunos batallones de Infantería y regimientos de Caballería encuadrados en las futuras brigadas, una mayor potencia para todas las acciones de combate.

Movilidad

Su alta movilidad, derivada de ser un concepto de ruedas 8x8 con cuatro ejes que ofrece unas prestaciones en todo terreno similares a los ingenios de cadenas, y la notable protección de su blindaje, complementado con sistemas de protección pasiva, como, alertadores de disparos y de laser y preinstalación para inhibidores -sería óptimo, aunque no lo incluye el PPT (Pliego de Prescripciones Técnicas) que cuente con un equipo de autodefensa APS (Active Protection System)-, son dos aportaciones sustanciales para aquellos 11 militares -2 tripulantes y 8 más en la zona de transporte- que viajen en su interior.

Incidiendo en la comodidad como en la seguridad del personal, se cuenta con equipos anti explosión, asientos individuales especialmente concebidos y hasta captadores que permiten conocer de dónde proviene una determinada amenaza. Importante es concretar que su tamaño y peso permitirán desplegarlos, tanto en movimientos estratégicos por carretera o viajando en aviones A400M o barcos a grandes distancias y en un plazo de tiempo sustancialmente corto, actuando así con ellos en aquellos escenarios y zonas de operaciones en los que se recabe la presencia de unidades de combate del ET.

Sus versiones y variantes son muchas, lo que hace que el Dragón sea especialmente adaptable a diferentes cometidos y que pueda ser empleado en una amplia variedad de conflictos de tipología conocida o de otro tipo que puedan materializarse en un futuro. Su movilidad en todo tipo de terrenos es buena y se estima que su velocidad máxima supere los 100 km/h. en carretera, manteniendo una autonomía del orden de 600 km. La barcaza aporta un volumen interno suficiente para lo que se pretende y una gran capacidad de carga útil, lo que le permite una autonomía de operaciones de combate de entre 48 y 72 h.

Como complemento de las capacidades conocidas, se apuesta porque tanto sus costes de servicio como los requerimientos logísticos sean bajos, lo cual redundará en un mayor nivel de operatividad. Es un sistema modular que sobresale por su gran capacidad de crecimiento futuro, que le va a permitir liderar operaciones en escenarios digitales altamente tecnificados. El vehículo de serie será la suma de sus capacidades de transporte, su notable potencia de fuego y su protección para hacer frente a todo tipo de amenazas.

Tendrá capacidad para moverse con comodidad en ambientes electromagnéticos degra­dados, de operar en escenarios conjunto-combinados de tipo cooperativo o de asegurar los enlaces de comunicaciones, incluida la transmisión de imágenes, en tiempo real. Sabemos también que, inicialmente y según lo ha concretado Tess Defence en octubre de 2020, se han definido cinco versiones distintas, sobre las que se prepararán nada menos que doce variantes(7).

(7) Así lo manifestó Luis Mayo en una reciente entrevista, aunque antes se hablaba de 13 variantes, incluyendo la de recuperación.

La Infantería recibirá las variantes de combate de línea VCR para el transporte de un pelotón de soldados con todo su equipo personal y colectivo; la de combate contracarro VCR-CC, que focalizará sus cometidos en el empleo de avanzados misiles Spike LR (Long Range) para batir blancos a distancias de 4 km., o más allá si se decide apostar por la versión ER (Extended Range); y las VCR modificadas para actuar como mando de sección y de compañía, en las que se instalarán más equipos de comunicaciones y sistemas complementarios para el mejor control de las operaciones en tiempo real.

foto: Buscando una mayor aportación de la industria nacional, no estaría de más incluir en los VCR de línea sistemas, como este doble para disparar lanzacohetes “Alcotán” de Instalaza (foto Octavio Díez Cámara).

La Caballería tendrá las variantes VEC, VCR-CC y los 2 VEC de mando de sección y compañía, en los que se incluirán los cambios específicos que su rol y misiones requiere, incidiéndose más en actividades de vigilancia, exploración, contacto, etc., en las que usualmente sólo se transportarán pequeños equipos de personal más especializado y de tiradores de precisión. Los zapadores recibirán variantes VCZ de línea y de mando de sección, que visualmente tendrán palas empujadoras, cabestrantes, rodillos, arados, kits de protección contra RPG, marcadores de campos de minas y otros sistemas propios de su arriesgada actividad.

A la Artillería se le suministrará el VCOAV modificado, con un pedestal de sensores giroestabilizados sobre mástil elevable, para cometidos de observación avanzada que localicen objetivos y ayuden a concentrar los fuegos sobre ellos. También se prepara una variante mucho más sofisticada en lo que son sus medios CIS (Communications and Information Systems) de transmisiones y de presentación situacional, el VCPC de mando de batallón o grupo.

Para acabar, diremos que en la primera fase de producción se ha previsto(8) un total de 348 vehículos con los que dotar a cuatro agrupamientos tácticos (AGT). De ellos, que incluirían 8 VCR destinados a cometidos de enseñanza y reserva, un total de 134 serían VCR de línea, 58 VEC, 20 VREC de recuperación, que darían lugar a una variante adicional a las doce con las que actualmente se trabaja -finalmente, podría desestimarse o dejarla para fase posteriores-, 66 VCZ, 16 VCPC, 42 VCR-CC y 12 VCOAV.

(8) Así lo definía la DGAM del Ministerio de Defensa en un documento de este programa de noviembre de 2019.

Esos números podrían modificarse durante los siete años en que se prevé se complete una fabricación, que haría que en 2021 se intente tener lista una pequeña preserie y que a partir de 2022 comiencen las entregas a las unidades. Se ha definido una segunda fase, a ejecutar entre 2026 y 2030, por la que se adquirirían 365 Dragón más para 2 AGT, 4 batallones de Infantería y 4 destacamentos de Observación (DECO) de Artillería. Entre 2031 y 2035 se buscará incorporar un lote de 285 unidades adicionales para completar otras 11 AGT(9).

(9) Difícil propósito si tenemos en cuenta otras necesidades y la realidad conseguida con programas anteriores.

Personalmente, y con la perspectiva que dan cuatro décadas siguiendo la evolución de las adquisiciones militares en España y de los distintos programas de transformación y reestructuración del ET, tengo bastante claro que, contando con que haya financiación positiva y adecuada, el segundo lote tiene bastantes posibilidades de concretarse -aunque seguramente con modificaciones significativas en lo que será su número y variantes- y que el tercero, con el que obtener casi un millar de VCR 8x8, es una hipótesis de futuro que será bastante más difícil de llevar a buen puerto.

Más realista, y seguramente más económico, si se toman en consideración economías de escala y se negocia bien con Tess Defence, sería apostar por agrupar los dos últimos lotes en uno más amplio en cuanto a su cantidad y plazo, que seguro tendría una mejor incidencia en los planes de dotar a las brigadas del ET que se decida mantener para la próxima década, número que, en función de objetivos y realidades, puede ser inferior al hoy se plantea mantener.

En todo caso, y ya como apunte final, es importante mantener la mentalidad abierta en todo el proceso de compra, pues al durar previsiblemente una década y media habrá cambios en equipos y sistemas que será necesario evaluar y adoptar, para no caer ni en obsolescencias tecnológicas ni en la merma de funcionalidades y capacidades que definan las prestaciones reales de un vehículo blindado pesado y potente de las características del Dragón.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.