Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Italia mejora así su capacidad expedicionaria anfibia

En las últimas décadas se han constatado distintos acontecimientos internacionales que generaron tensiones militares que a muchos parecían olvidadas. Italia es uno de los países que ha tomado consciencia de que la situación general ha cambiado y que están apareciendo nuevas amenazas, que requieren recursos militares importantes y que tengan capacidad de proyección rápida hacia aquellos lugares en que sea requerida su presencia.

Esa inmediatez requiere de fuerzas de carácter expedicionario que puedan llevar a cabo operaciones de intervención inmediata, en las que se necesiten capacidades dirigidas tanto a conflictos convencionales clásicos, como a enfrentamientos en escenarios asimétricos o híbridos. Los estrategas del Ministero della Difesa llevan ya bastantes años planteándose cómo actuar de forma diligente para disponer de esa capacidad de proyección de militares y materiales pesados que hagan frente a las distintas hipótesis de enfrentamiento que puedan surgir.

Desde principios de este siglo se han realizado estudios y planificaciones, lo que dio lugar a una estrategia bien definida y contundente. Fue hacia 2005 cuando conocimos los primeros esbozos de la llamada Capacità Nazionale di Proiezione dal Mare (CNPM), un concepto JIC (Joint Integrating Concept) que apostaba por la utilización de varias capacidades conjuntas(1) aportadas por los ejércitos italianos. Aquel documento de trabajo, y los criterios en él detallados, han permitido ir realizando distintos esfuerzos.

(1) Lo conjunto, está desde hace años en boga en el entorno militar para sumar capacidades en la consecución del mismo objetivo.

Los planteamientos de tipo geoestratégico para hacer frente a diferentes riesgos y amenazas aconsejaban hacer un esfuerzo para proyectar una fuerza militar de entidad creíble a diferentes entornos geográficos, incluso a aquellos especialmente remotos. La necesidad de aunar prontitud, potencia de fuego, disposición de empleo y otros factores, eran premisas a las que se daba solución con una estructura de carácter expedicionario con un componente de medios importantes que pudiesen ser proyectados con conceptos anfibios y aeromóviles.

Distintos recursos

El uso de una u otra capacidad, o el empleo combinado de ambas, permitiría emplazar fuerzas propias en un determinado escenario para controlar aquel espacio que fuese de interés. Tras varios análisis, y contando con el limitado potencial para cargas voluminosas y pesadas de la veintena de aviones de transporte C-130J Hercules de la Aeronautica Militare, se consideró que lo más rentable y realista sería apostar por la capacidad anfibia para el transporte de soldados y sus equipos.

Fue en 2007 cuando comenzó a tomar forma la Forza di Proiezione dal Mare (FPM), que aglutinaría tanto medios navales como unidades capaces de desarrollar, incuso en contextos de operaciones multinacionales o en el marco de coaliciones surgidas para un determinado objetivo, las necesidades propias del combate y del apoyo al mismo. Manteniendo el fin de apostar por lo conjunto, se optó que la FPM contase, como principales aportaciones a lo que se buscaba conseguir, con diferentes elementos de la Marina Militare y del Esercito.

Ha pasado casi década y media desde entonces y se han podido materializar distintos esfuerzos y realidades, como ha sido la creación del Centro de Integración Anfibia, que tiene dependencia directa del Mando de las Fuerzas de Desembarco (COMFORSBARC) y que se encarga de poner en común la doctrina que, a través de ejercicios de integración, permitirá conjuntar las diferentes aportaciones. Paralelamente, se han realizado periodos formativos específicos de cualificación anfibia técnica y táctica que, al igual que los designados como Bravo y Charlie, están dirigidos a personal de unidades como la Brigada de maniobra multiarmas Pozzuolo del Friuli, que constituye la principal aportación del Ejército italiano al potencial expedicionario aglutinado en el concepto CNPM.

Una de las actuaciones más importantes ha sido la transformación de la Infantería de Marina italiana para ampliar su entidad y obtener capacidades de las que hasta entonces carecía. Fruto de esa voluntad, cuyo concepto de empleo queda claro en su lema Per mare per terram, nació en marzo de 2013 la Brigata Marina San Marco, que tiene su sede y buena parte de sus medios potencialmente desplegables en distintos emplazamientos próximos a la ciudad de Brindisi y está dirigida por el contraalmirante Luca Anconelli, que depende del comandante en jefe de la Escuadra Naval.

Sus aproximadamente 3.500 efectivos dan soporte a las plantillas de una estructura en la que, además de sus elementos de Mando y el Cuartel General, encontramos al Grupo de Medios de Desembarco, o GMS (Gruppo Mezzi da Sbarco), donde se aglutinan distintos tipos de embarcaciones que facilitan la proyección de personal y material desde los grandes navíos anfibios hasta la costa; el Batallón de Formación Caorle, que incluye dos compañías focalizadas en la realización de los distintos cursos de capacitación inicial y aquellos de especialización y perfeccionamiento necesarios para distintos colectivos de la Brigada; y tres regimientos caracterizados por su distinta especialización para llevar a cabo cometidos bien distintos.

Diferentes unidades

El más proyectable de todos es el 1er Reggimento San Marco, pues su estructura y formación están dirigidas a la realización de operaciones anfibias del tipo raid que surjan del mar y hacerlo con notable rapidez, gran potencia de fuego y una sustancial capacidad de maniobra, objetivos reforzados con su preparación para trabajar conjuntamente con los comandos del Gruppo Operativo Incursori (GOI), que son las fuerzas de operaciones especiales de la Marina italiana. En su seno encontramos a los batallones de Asalto Grado y Venezia, que tienen similares capacidades, al contar con dos compañías de asalto y una de armas en cada uno; y al Batallón de Apoyo Logístico de Combate Golametto, que aporta medios logísticos, sanitarios y de transporte táctico.

Bien distinta es la orientación de los otros dos. El 2º Reggimento San Marco incluye personal especializado en operaciones de abordaje BTO (Boarding Team Opposed) en las que el buque a asaltar no coopere y manifieste una determinada hostilidad, misiones que complementa con las de protección de la Fuerza y de instalaciones portuarias, encomendadas a una treintena de pelotones organizados en las dos compañías del Batallón de Operaciones Navales y en las dos del Batallón de Interdicción y Protección.

El 3r Reggimento San Marco, con unas instalaciones centralizadas en el Acuartelamiento Lante de Roma, reparte sus elementos en núcleos de seguridad y vigilancia, a los que complementan equipos caninos focalizados en su apoyo inmediato, que son especialmente proactivos en la defensa de diferentes instalaciones y acuartelamientos de la Marina Militare, que incluyen las de Liguria, Sicilia, Taranto o Brindisi.

Complementando esas capacidades expedicionarias tan consistentes, el Ejército también ha sido llamado a tener una aportación dentro de las capacidades asociadas a la CNPM, pues en una determinada fuerza de desembarco se requerirán medios con los que llevar a cabo operaciones terrestres en las fases iniciales y en la consecución del objetivo prefijado para una determinada acción. La encargada de llevar a cabo ese propósito es la Brigada de Caballería Pozzuolo del Friuli, que tiene su Mando en Gorizia(2) e incluye elementos como sus regimientos de Ingenieros en Udine, Logístico, de Artillería y el Genova de Caballería en Palmanova.

(2) Recientemente han hecho el ejercicio Cavallo Marino di Candia en el que han validado conceptos propios del ámbito de la CNPM.

Sus dos escuadrones con blindados 8x8 Centauro y la capacidad de dos de sus baterías de realizar fuegos de apoyo con piezas remolcadas de 155/39 mm. son aportaciones que deben tenerse muy en cuenta, equipos complementados con los misiles tierra-aire FIM-92 Stinger del 17º Reggimento Artiglieria Controaerei Sforzesca y con las aeronaves del 5º Reggimento Elicotteri Rigel. Más especializada es la que caracteriza a uno de sus núcleos, el Regimiento Lagunari Serenissima, que mantiene buena parte de su capacitación y adiestramiento en acciones que discurren en entornos marítimos-costeros.

Es la realidad que define a las compañías de fusileros anfibios Marghera, Piave e Isonzo de su 1er Batallón Lagunari, que a sus medios no convencionales, como los blindados AAV-71 que pueden transitar por el agua o a sus embarcaciones neumáticas y rígidas, ha añadido últimamente blindados 4x4 VTML Lince con torre controlada a distancia Leonardo Hitrole, puestos de tiro del sistema de misiles contracarro Spike o morteros medios Expal MX2 de 81 mm. La apuesta por lo anfibio destaca dentro de los nuevos ambientes de las operaciones militares terrestres que se definen en documentos como Il Concetto Operativo dell’Esercito Italiano 2020-35.

Proyección desde el mar

Para mediados del año 2022 está prevista la incorporación del LHD (Landing Helicopter Dock) L9890 Trieste, que está concebido para proyectar y sostener en un área de crisis una Fuerza de Desem­barco derivada de la CNPM, cometido para el que, dentro de una eslora de 213 m. y un desplazamiento próximo a las 33.000 ton., será relevante su gran cubierta de vuelo, con 9 puntos de toma de helicópteros, la amplitud de su garaje interno para permitir el transporte de todo tipo de vehículos, los medios de asistencia sanitaria incorporados, el dique inundable para diferentes embarcaciones LCM (Landing Craft Mechanized) o vehículos de colchón de aire LCAC (Landing Craft Air Cushion), o el diseño de un conjunto optimizado para trasladar a un lugar determinado, desplegar medios aéreos y navales, y proporcionar distintos apoyos para el combate a un batallón anfibio de unos 600 efectivos.

Esa notable capacidad, que se suma a decisiones tan consecuentes como la que ha permitido a los italianos operar con el portaaviones C550 Cavour, que tras su reciente transformación acaba de viajar a Estados Unidos para recoger y certificarse en operaciones con los cazabombarderos furtivos de quinta generación F-35B despegando y aterrizando de forma vertical -su especialización son misiones SEAD (Supression of Enemy Air Defense) e ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance), de supresión de las defensas aéreas enemigas e inteligencia, vigilancia y reconocimiento-, que no es la única que, por lo que conocemos, van a incorporar durante esta década.

Está programado, y así se incluyó en el documento Linee di Indirizzo Strategico 2019-34, recibir 3 nuevos anfibios entre 2027 y 2031 de un tipo que se conoce como LXD y del que se han difundido varias opciones, siendo la que cobra más fuerza de 180 m. de eslora, hangar y pista de aterrizaje para 4 helicópteros, 20.000 ton. de desplazamiento y autonomía de unas 7.000 millas. Se recibirán para sustituir 3 LPD (Landing Platform Dock), los L9892 San Giorgio, L9893 San Marco y L9894 San Giusto, que, caracterizados por una eslora de 133 m. y un desplazamiento de unas 8.000 ton., se pusieron en servicio entre 1998 y 1994, destacando de cada uno de ellos su potencial para transportar y proyectar un batallón anfibio de unos 250 hombres reforzados con 1.000 ton. de carga modular, que podría incluir una cincuentena de blindados ligeros VTML o una decena de anfibios AAV-7.

Como se ve, el potencial actual de la Marina Militare es muy creíble y se adapta especialmente bien, sobre todo si se refuerza con navíos de superficie y submarinos que escoltarían a los anfibios, a la capacidad de proyección prevista dentro de la FPM. Ya hay planes para ampliarlo con el imponente LHD y los futuros LXD, una apuesta clara por mantener lo anfibio como un referente dentro de lo que es la estructura militar propia de Italia. La Marina asimismo aporta distintos tipos de helicópteros, que incluyen una decena de NH90 transformados a la variante de asalto marítimo ASM (Assault Support Helicopter), para facilitar operaciones que se inician más allá del horizonte y permiten mover contingentes de personal o distintos tipos de cargas hasta el punto en el que sea más conveniente desplegarlos.

El esfuerzo realizado en los últimos años por Italia ha permitido también potenciar los medios de su Brigada Anfibia. Se les ha dotado de camiones Iveco de tres y cuatro ejes, que incluyen cabina blindada para dar protección a los que en ella viajan y tienen configuración de plataforma de transporte que se adapta para llevar contenedores estandarizados y otras cargas, con vehículos blindados Lince que tienen buena motricidad en la cabeza de playa, con armamento ligero que incluye fusiles de asalto como los HK416 del 5,56x45 mm. y los HK417 del 7,62x51, complementando los también nuevos ARX160 y ARX200 y con novedosas embarcaciones ligeras adscritas principalmente al GMS.

Estas últimas incluyen navíos de alta velocidad con casco de fibra y flotador tubular, que localmente son designados como BAA (Battelli d’Assalto Anfibio) y son muy útiles en maniobras rápidas del tipo raid sobre costas hostiles, y los lanchones GIS (Galleggianti Semoventi) puestos a punto entre 2010 y 2011 y caracterizados por su potencial de carga de 76 ton., que les permiten mover desde módulos logísticos a blindados. Dentro de los planes de refuerzo a corto plazo se inscribe la decisión de, cuando haya dotación económica suficiente, iniciar la adquisición del blindado 8x8 Iveco SuperAV para reemplazar en varias fases sucesivas los orugas anfibios AAV-7A1 de la Brigada San Marco.

La decisión comportaría casi seguro que el Regimiento Lagunari también actúe de forma similar, optando así, tanto la Marina Militare como el Esercito, por un medio que se mueve bien en el agua y en tierra, una capacidad dual que es óptima para las operaciones militares que se prevén de cara a las próximas décadas. Italia ha dado varios pasos para que su concepto CNPM sea hoy una realidad palpable y creíble, esfuerzo que se irá aposentando en los próximos años con decisiones que permitirán transformar capacidades y contar con otras nuevas. Es un ejemplo a imitar por otros países, como España, que tienen intereses en escenarios diferentes, muchas costas y una capacidad anfibia ya constituida.

Revista Defensa nº 515, marzo 2021, Octavio Díez Cámara


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.