Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Grandes programas de la Defensa del Perú en 2021

El Presupuesto Institucional de Apertura del Sector Defensa del Perú, aprobado por el Congreso de la Republica el 30 de noviembre del pasado año, asciende aproximadamente a unos 2.068.941.504 de dólares, monto que representa una reducción del 8,5 por ciento, es decir unos 192,6 millones en comparación al año anterior. Pese a esta rebaja, mantiene abiertos interesantes programas para dotar a sus Fuerzas Armadas de nuevo equipamiento.

Un 93,93 por ciento del presupuesto de 2021 del Ministerio de Defensa (MINDEF) se desglosará así: 51,64 por ciento al pago de salarios, 17,61 a pensiones y prestaciones sociales, 3.56 a donaciones y transferencias (fondos no reembolsables recibidos por parte de gobiernos, instituciones y organismos internacionales u otros entes del Estado) y un 21,12 a bienes y servicios. De este último rubro, tan solo un 3 –alrededor de 13,1 millones de dólares– será para mantenimiento y operaciones militares. Del 6,07 restante, el 2,99 se destinará a proyectos de inversión, el 2,76 al pago del servicio de deuda pública (que cubre los de programas de adquisición de los últimos años) y el 0,32 a gastos diversos.

Una parte importante de las plataformas actualmente en uso en las Fuerzas Armadas se encuentran, o están muy cerca, de alcanzar la obsolescencia tecnológica, por lo que urge con carácter prioritario programar su renovación. En ese contexto, las adquisiciones a futuro, definidas como activos estratégicos, se realizarán con cargo al Fondo de Defensa Nacional, que entre 2021 y 2030 deberá recaudar, producto de las regalías de los lotes 56 y 88 del gas de Camisea, unos 2.700 millones de dólares, que se emplearán exclusivamente para equipar a las Fuerzas Armadas con plataformas de alto valor operacional.

De cara a 2021, las principales estrategias del MINDEF son fortalecer las capacidades y desarrollar mecanismos de articulación con las oficinas de Seguridad y Defensa Nacional (OSDENA), como principales integrantes del Sistema de Defensa Nacional; aumentar el nivel de alistamiento operacional de las Fuerzas Armadas en los aspectos de personal y logística para operaciones e instrucción y entrenamiento; incrementar la cobertura y capacidad de vigilancia de fronteras y del territorio en los ámbitos terrestre, acuático y aéreo; mejorar el nivel de efectividad en la neutralización de las acciones de defensa activas y reactivas de forma conjunta en las Fuerzas Armadas ante ciberataques; mejorar la eficacia de la presencia del sector en el orden interno en apoyo a la Policía Nacional para combatir actividades ilícitas y lucha contra el terrorismo; implementar el Grupo de Intervención Rápida de Emergencias y Desastres (GIRED); continuar liderando la estrategia Tayta de protección y apoyo a las familias afectadas por el COVID-19; y promover la realización de investigaciones que generen conocimiento y favorezcan la independencia tecnológica del sector.

Además, se implementará y pondrá en operación una base militar en La Pampa, a fin de consolidar y restituir el principio de autoridad, erradicar la minería ilegal y sus delitos conexos de la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata (Madre de Dios).

Marina

La Marina de Guerra avanza en el Programa de Modernización de los submarinos 209/1200 (Clase Angamos). La primera unidad en ser sometida a este proceso fue el BAP Chipana (SS-34) en diciembre de 2017, la cual registra un avance del 78,3 por ciento. Su reincorporación al servicio está prevista para el primer trimestre de 2022. Está en curso en el BAP Antofagasta (SS-32) y se aplicará progresivamente a los BAP Angamos (SS-31) y BAP Pisagua (SS-33), permitiendo extender su vida útil para que puedan operar por lo menos de 15 a 20 años. La actualización a cargo del SIMA, con asesoría y asistencia técnica de la alemana ThyssenKrupp, incluye, entre otros, la instalación del sistema de combate Kallpa, desarrollado por SIMA-SAE, periscopios SERO 250 de Hensoldt y ESM/ELINT Timnex II y dotarlos de la capacidad para utilizar el misil antibuque MBDA SM39 Exocet.

El astillero del Servicio Industrial de la Marina (SIMA) en el Callao, en el marco del Programa de Construcciones Navales de Alto Bordo, registraba al mes de febrero un avance del orden del 24 por ciento en la construcción de segundo buque multipropósito de la Clase Makassar, el BAP Paita, que deberá ser lanzado en 2022. A esto se suma desde diciembre la fabricación –mediante paquetes CKD (Complete Knock Down)– de 2 lanchas de interdicción marítima CB-90HSM adquiridas a la sueca Sundin Dockstavarvet, que deberán ser entregadas en 2022. Otras dos comenzaran a ser producidas en agosto próximo. A fines de marzo, SIMA-Chimbote entregó las patrulleras marítimas BAP Río Tumbes (PM-208) y BAP Río Locumba (PM-209), de la Clase Río Pativilca, que fueron incorporadas a la Dirección General de Capitanías y Guardacostas (DICAPI), mientras que SIMA-Iquitos hizo lo propio con la PIAS (Plataforma Itinerante de Acción Social) Yaravi.

La Aviación Naval –que comenzó a operar desde su nueva sede ubicada en el aeropuerto internacional de Lima/Jorge Chavez (construida mediante una inversión de aproximadamente 80 millones de dólares)- reforzó sus capacidades con la incorporación de 1 avión de transporte An-32B de segunda mano, adquirido mediante un contrato con la rusa Ural Avia de 3,1 millones de dólares, que remplaza al accidentado en Mazamari en octubre de 2017. Los 4 SH-2G (P2) Super Seasprite para misiones antisubmarinas (ASW) y de ataque están en curso de entrega, mientras que el Fokker 50MPA que está siendo sometido en la Fabrica Argentina de Aviones (FAdeA) Brigadier San Martin a modificaciones estructurales, a fin de dotarlo del equipamiento de inteligencia de señales (SIGINT), adquirido a la israelí Elta Systems a través de un contrato de 23,4 millones de dólares, registra un avance del 40 por ciento.

foto: Patrulleras BAP “Río Locumba” (PM-209) y BAP “Río Tumbes” (PM-208).

En 2025 se prevé iniciar la construcción en SIMA de 2 de 6 fragatas multirrol de 3.000 a 3.500 ton. y 2 submarinos de 1.200 a 2.000 ton, que remplazarán a los 209/1100 (Clase Islay): BAP Islay (SS-35) y BAP Arica (SS-36). De manera más inmediata, se prevé el arribo de la corbeta BAP Guise (CM-28), segunda unidad de la Clase Pohang donada por Corea del Sur, la cual será asignada a la Fuerza de Superficie; y se gestiona la adquisición de 2 petroleros de 40.000 ton. para el Servicio Naviero; al menos 3 patrulleros oceá­nicos OPV (Off-Shore Patrol Vessel) de 1.500 a 2.000 ton.; 4 buques de desembarco de 500 a 700 ton., que permitan afrontar de manera eficaz desastres naturales y trasladar apoyo a poblaciones costeras; y 5 helicópteros de transporte y combate Mi-171Sh. La transferencia por parte de la Armada de Brasil de los submarinos Timbira (S-32) y Tapajó (S-33) del tipo 209/1400 está aún sin definir.

OPV para la Marina de Guerra

La Marina obtuvo la aprobación del Proyecto de Inversión Pública (PIP) denominado Ampliación de la Capacidad de realizar Operaciones Guardacostas de Superficie con Patrulleras Tipo OPV (Offshore Patrol Vessel) en el Dominio Marítimo y Área de Responsabilidad SAR (Search and Rescue), que prevé la adquisición de 3 unidades de 1.500 a 2.200 ton. a plena carga. La inversión estimada sería de aproximadamente 85 millones de dólares por unidad. Su función, a las órdenes de la Dirección General de Capitanías y Guardacostas (DICAPI), consistirá en realizar misiones de control y vigilancia, patrulla e interdicción, así como búsqueda y rescate entre las millas 100 y 200 del mar territorial peruano, denominado de Grau, es decir, un área de 166.307,4 millas cuadradas, que en funciones de SAR –en el marco de la normativa de la Organización Marítima Internacional (OMI)– se extiende a la milla 3.000, con una extensión de 2.230.166,25 millas cuadradas.

La necesidad de los OPV para cubrir el área hasta las 200 millas es considerada prioritaria, pues actualmente la DICAPI sólo cuenta con la patrullera oceánica BAP Guardiamarina San Martin (PO-201), que se encuentra al final de su vida útil y deberá ser retirada del servicio próximamente. A estas, se suman unas 30 costeras de las clases Chicama (Sea Ark), Zorritos/Parachique y Tipo 957Y, que operan por lo general hasta la milla 20; y de 4 marítimas de la Río Pativilca, que realizan sus operaciones en un rango que alcanza la milla 100 y que, dada la falta de OPV, llegan incluso a la 150, dependiendo de las necesidades operacionales. Serán construidas en los astilleros del Servicio Industrial de la Marina (SIMA-Perú), generarán unos 1.800 puestos de trabajo y beneficiarán de manera indirecta a un importante número de pequeñas y medianas empresas.

Permitirán al SIMA modernizar su equipamiento y procesos de construcción de alto bordo, formar a su personal y adquirir, mediante transferencia tecnológica, nuevas capacidades. Su eslora será de 80 a 100 m., la manga de 10 a 14 y el puntal no menor de 6,5. Contarán con propulsión CODAD (Combined Diesel and Diesel) o CODAG (Combined Diesel and Gas), proporcionando una velocidad económica de 12 nudos y máxima de 20, con un alcance de 6.000 mn. y una autonomía de 30 días. Podrán transportar 2 contenedores de 20 pies y 2 botes inflables de casco rígido RHIB (Rigid Hull Inflatable Boat) y disponer de una cubierta de vuelo y hangar para albergar 1 helicóptero AB-412SP. La tripulación será de 70 efectivos y el armamento comprendería 1 RCWS (Remote Control Weapon System) de 30 mm. y 2 ametralladoras de 12,7 mm.

Ejército y Fuerza Aérea

El Ejército incorporó los 8 blindados A200 4x4 adquiridos a la alemana Aurum International) en 2019, que serán destinados a operaciones de contrasubversivas en el VRAEM (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro). Este año se espera retomar, mediante el Programa Pacha Kuyuchix, la adquisición de 301 vehículos de combate 8x8: 178 de transporte de personal (APC) y 123 de combate de infantería (IFV). Lo escaso del presupuesto permitirá, en una primera fase, adquirir tan solo 22 (16 APC y 8 IFV) por un monto aproximado de 38 a 40 millones de USD.

foto: Mi-171Sh-P Hip H disparando una salva de cohetes S-8 de 80 mm

Otra adquisición de importancia, en espera de financiación y que se realizará mediante una licitación internacional, será la de 10.000 fusiles de asalto de 7,62x51 mm. para el Comando Operacional del Sur (COS) por 29,3 millones de dólares. El Centro de Mantenimiento Aeronáutico del Ejército (CEMAE) de La Joya se encuentra en proceso de subsanar las observaciones en cuanto a infraestructura y servicios detectadas por Rosoboronexport en enero de 2019. Se prevé que hacia fines de año obtendrá la certificación del fabricante para realizar únicamente, de acuerdo a lo estipulado en el Convenio Específico de Offset N° 1, el mantenimiento y reparación mayor de los helicópteros de transporte y combate Mi-171Sh-P de la Aviación del Ejército.

La Fuerza Aérea del Perú (FAP) centrará sus esfuerzos en optimizar, mediante el Programa de Soporte Logístico Integral con Stock 0, las capacidades de sus 12 Mirage 2000P/DP, mientras que sus MiG-29 Fulcrum C (5 SMP y UB con estándar SMP, así como otros 8 S y 3 SE) serán retirados del servicio. De los 10 Su-25K/UBK Frogfoot sometidos a inspección mayor por parte del Servicio de Mantenimiento (SEMAN), gracias a un contrato de 40 millones de dólares con Rosoboronexport, al menos 5 ya se encuentran operacionales, estimándose que otros 2 se reincorporen antes de finalizar el año. Los A-37B Dragonfly, ante su evidente obsolescencia, dificultades para obtener partes, motores y piezas de recambio, pasarán a retiro próximamente y eventualmente serán remplazados por un LIFT (Lead-In Fighter Training), figurando entre las opciones el Leo­nardo M-346 Master, el KAI F/A-50 Golden Eagle y el Yak-130.

En 2020 y en los primeros meses de 2021, la FAP incrementó sus capacidades de transporte y evacuación de pasajeros, tan necesarias para afrontar la crisis generada por la pandemia con la adquisición de 1 Boeing 737-300 a D&S Aviation por 3,75 millones de dólares; y 2 KC-130H Hercules a España por 25 millones de euros. En lo que a adquisiciones se refiere, específicamente para optimizar las capacidades operacionales del Grupo Aéreo N° 51, se concretó la de otros 4 aviones de instrucción CH-2000 Alarus, que serán ensamblados por SEMAN; y 2 helicópteros de instrucción Enstrom F-280FX Shark.

En este año se deberán recibir 8 helicópteros UH-1H Huey donados por Corea del Sur y concretar la adquisición de al menos un par de aviones ambulancia, de modelo aún por definir. Los planes incluyen la adquisición de 6 aviones de alta acrobacia. A partir de 2022 se espera retomar la adquisición de los C-27J Spartan (Programa de Recuperación de Capacidad de Movilidad Aérea Eficaz con Aeronaves de Mediano Alcance y Mediana Capacidad de Carga) y la de 4  Mi-171Sh (Programa de Recuperación de la Capacidad de Movilidad Aérea Eficaz y Soporte de la Fuerza con Aeronaves de Ala Rotatoria de Mediana Performance) y de un sistema de defensa aérea.

El Servicio de Mantenimiento (SEMAN), dentro del Proyecto Antarqui, prevé el ensamblaje de otros 2 CH-2000 Alarus para el Grupo Aéreo N° 51, unidad encargada de la formación de los oficiales pilotos de la FAP. De otro lado, su asociación con Helicentro Perú y Russian Helicopters, a través de un Convenio de Cooperación Técnica suscrito en diciembre de 2016 para realizar la reparación y mantenimiento de helicópteros rusos, tanto civiles como militares, rinde sus frutos. En 2019 se materializó la reparación e inspección mayor de 5 Mi-17-1B, 4 de la FAP y 1 de la Policía Nacional; y en 2020 de otros 3 Mi-17-1B de la FAP, que fueron entregados en diciembre pasado. La tercera nave, 1 Mi-17MT adquirido a Nicaragua en 1992, viene siendo convertido a Mi-17-1B, previéndose que sea entregado en abril próximo. (Revista Defensa nº 517, Alejo Marchessini)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.