Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Entrevistamos al Jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), general de brigada Javier Marcos Izquierdo

La importancia de los helicópteros en los actuales escenarios de conflicto ha convertido a la aviación del Ejército en un instrumento fundamental en la defensa de España. De esas capacidades hemos conversado con el jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), general de brigada Javier Marcos Izquierdo.

¿Cuál es su impresión sobre el presente y el futuro próximo de las FAMET?

Mi impresión es que el Ejército de Tierra dispone, hoy en día, de las Fuerzas Aeromóviles mejor preparadas de su historia. Es así por tres razones muy poderosas. La primera es que contamos con los helicópteros más modernos que hayamos tenido jamás. La segunda es que nuestras tripulaciones y los especialistas responsables del mantenimiento de la flota tienen una excelente preparación y, sobre todo, la tercera razón, la presencia durante más de treinta años de nuestros destacamentos en distintas zonas de operaciones, que nos ha dado una experiencia sin precedentes.

Estoy convencido de que las FAMET son y serán un potenciador de las capacidades conjuntas de las Fuerzas Armadas españolas. Disponer de plataformas como el helicóptero de ataque Airbus Helicopters EC665 Tigre (HA.28 según designación militar española) o el transporte pesado Boeing CH-47 Chinook (HT.17), que son únicas en las Fuerzas Armadas, y que aportan unas capacidades que son también únicas, son realidades que hacen que las FAMET sean una unidad imprescindible, no sólo para el Ejército de Tierra, sino también para las Fuerzas Armadas. Hay que tener presente que sus capacidades son precisamente de las más demandadas a España en su participación en misiones en el exterior. Sobre el futuro, cuando me hice cargo de las FAMET me propuse la perfecta integración en la nueva estructura, la unidad de acción de los vehículos aéreos no tripulados o Unmaned Aerial System (UAS) y los helicópteros y la consolidación de la Especialidad Fundamental (EF) de Aviación de Ejército de Tierra (AVIET).

¿Qué supondrá la puesta en marcha de la Aviación de Ejército de Tierra?

Es una apuesta de futuro. Es el camino que ya han abierto y adoptado los principales países de nuestro entorno. Esta puesta en marcha aún está abierta. En este sentido, desde hace ocho años disponemos de suboficiales formados en la EF de AVIET, pero no será hasta este mes de julio cuando tengamos los primeros oficiales pertenecientes a esta Especialidad del Ejército de Tierra. Por tanto, me parece un poco precipitado hacer un balance serio con tampoco tiempo de rodaje. Tenga en cuenta que tendrán que transcurrir unos veinte años para que todos los oficiales y suboficiales de las FAMET pertenezcan a la EF de AVIET.

 ¿Está en marcha algún otro cambio en materia de personal o de organización de las FAMET?

Nuestro esfuerzo organizativo está ahora centrado en lograr la plena integración con la recién creada División San Marcial, que supone el establecimiento de nuevos procedimientos de instrucción, adiestramiento y evaluación para integrar helicópteros tecnológicamente muy avanzados en la maniobra de la División.

¿ Qué necesidades tendrían las FAMET a medio y largo plazo en su material de vuelo?

Las flotas prácticamente están en un proceso de renovación continua tendente a disponer de las mejores versiones del material disponible. El Programa NH90 (HT.29) 1ª Fase ha supuesto una revolución en la tecnología asociada a una aeronave, así como el correspondiente reto en conseguir la madurez en el mantenimiento y el abastecimiento de piezas de repuesto. Tenemos en marcha la modernización de la flota de Chinook, que amplía la vida operativa de este gran helicóptero, gracias a unas prestaciones superiores a las del actual CH-47D en cuanto a su aviónica, a los equipos de misión, los depósitos internos de combustible o los kits de repostaje.

También estamos pendientes de la previsible modernización del Tigre al modelo MKIII o las mejoras en el sostenimiento de la flota de Airbus Helicopters AS332 Super Puma y AS532 Cougar, sin olvidar la prolongación de la vida útil de parte de la flota de los Agusta Bell AB-212 (HU-18), que opera el BHELMA (Batallón de Helicópteros de Maniobra) VI en Canarias, bajo control operativo del Mando de Canarias del Ejército de Tierra. En suma, un gran número de acciones concretas que evidencian que seguimos trabajando para cubrir esas necesidades que el entorno operativo actual exige.

 En el ámbito de las gafas de visión nocturna (GVN), ¿qué ha supuesto la incorporación de las “TopOwl” de la mano del “Tigre” y el NH90? ¿Se utilizarán en otros modelos de helicópteros actuales y en el futuro en el CH-47F y otras posibles incorporaciones?

Nuestra experiencia con estas gafas, que viene del año 2007 con la primera versión del helicóptero Tigre, la denominada de Helicóptero de Apoyo y Protección (HAP), es muy buena. Su mayor ergonomía por la distribución del peso o la integración de la imagen con la proyección de los datos de vuelo suponen una mejora considerable, tanto para las tripulaciones de los Tigre como las del NH90. En el caso del CH-47F, cuyo desa­rrollo es de Boeing, inicialmente no se ha contemplado la integración del casco TopOwl, que es de la firma francesa Thales, con el sistema Common Avionics Arquitecture System (CAAS) que traerá de serie. Este sistema integra toda la información de la aeronave y la muestra en las pantallas digitales de la cabina de pilotos, facilitando el vuelo y la presentación de los datos.

¿Qué transformaciones necesitan las FAMET en el campo de mando, control y comunicaciones (C3), guerra electrónica, y otras tecnologías?

Este es un campo esencial para la capacidad de despliegue en zona de operaciones (ZO) y, por lo tanto, es de especial interés, como puede imaginar. El objetivo es lograr la plena integración de las aeronaves en el campo de batalla. Ello supone acometer cambios en los sistemas Communication and Information Systems (CIS) que llevan instaladas las aeronaves. Es preciso algo más que equipos destinados a asegurar las comunicaciones con las torres de control, con otros helicópteros o con unidades terrestres que operan en la superficie. Soy consciente de que la mayor dificultad radica en la movilidad que tienen nuestras plataformas, así como en las distancias de operación. Estaríamos hablando de sistemas de satélite en movimiento, sistemas de seguimiento integrados en un sistema de información compatible con los sistemas de información del Ejército de Tierra, etc.

¿Qué puede comentar de los planes a corto y medio plazo del trabajo en equipo entre las FAMET y las unidades del Ejército de Tierra dotadas de UAV/RPAS?

Las aeronaves que operan en el espacio aéreo próximo al terreno multiplican las capacidades de las unidades terrestres. Parece lógico que la AVIET contribuya directamente a la unidad de acción necesaria de quienes operen estos medios, mejor dicho, estas unidades, en el espacio aéreo próximo.

 ¿Cómo prosigue el proceso de implantación de los “Tigre” en el Batallón de Helicópteros de Ataque nº I (BHELA I)?

 En lo que respecta a la flota de Tigre de la actual versión Helicóptero de Ataque y Destrucción (HAD), el proceso está ya en su fase de madurez. Se continúa trabajando en la evolución de la aeronave, por ejemplo en las modificaciones de las versiones del soporte lógico de sus diferentes sistemas y, muy especialmente, en la integración de su gran potencia de combate en favor de las unidades de la División San Marcial.

Los helicópteros de ataque “Tigre” (primer plano) y los NH90 son el más moderno material de las FAMET (foto Julio Maíz).

 ¿Se modernizarán, venderán o servirán como fuente de repuestos los “Tigre HAP”?

Los Tigres HAP han sido fundamentales para capacitar a la unidad desde el año 2007 hasta que llegaron los Tigre HAD. Aquéllos pueden ser una plataforma muy adecuada para apoyar el desa­rrollo del proyecto de modernización a la versión MkIII, sin que esto sea óbice para que se realicen sustituciones controladas de componentes compatibles con los HAD y, de este modo, aumentar su disponibilidad operativa.

 ¿Cómo está la participación de España en el programa del nuevo desarrollo del “Tigre MkIII”?

A fecha de hoy, el programa de helicópteros Tigre de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) continúa trabajando para definir cómo será la nueva aeronave. Las tres naciones implicadas, Alemania, España y Francia, trabajan estrechamente para poder alcanzar un resultado idóneo para todos.

 ¿Qué ventajas daría introducir esta nueva variante a las FAMET?

Sobre todo mantener la flota de helicópteros Tigre, el sistema de armas más completo del que dispone el Ejército de Tierra, en condiciones de operar en el entorno operativo más exigente, con el mismo horizonte temporal que el resto de sistemas de la Fuerza 2035.

¿Cómo se encuentra la implantación de los NH90 en la base de Agoncillo (La Rioja)?

 La aeronave y sus requerimientos logísticos se encuentran perfectamente implantados. Además, recientemente se ha certificado el simulador, que supone una mejora considerable en la formación y el adiestramiento de las tripulaciones. Acabamos de recibir un nuevo hangar de mantenimiento, con capacidad de 4 puestos para NH90 y, así, mejorar las condiciones de trabajo para el adecuado mantenimiento en calidad y cantidad. Bien es verdad que todavía es necesario seguir avanzando en la constitución del equipo destacado del Parque y Centro de Mantenimiento de Helicópteros  (PCMHEL) en Agoncillo, para incrementar la capacidad de mantenimiento de esta flota.

 ¿Qué capacidades que está dando actualmente ese material a las FAMET y cuáles son las previstas?

 Es una aeronave con unas prestaciones de velocidad y de operación en todo tipo de temperaturas y altitudes claramente superiores al Cougar/Super Puma. Los sistemas de ayuda al pilotaje, especialmente en condiciones degradadas, son un valor añadido a la hora de asegurar el éxito de una misión en prácticamente cualquier entorno operativo, por exigente que sea.

 ¿Se podría desplegar la unidad a una misión internacional?

 Claro que sí. Está previsto que este año una unidad despliegue 3 helicópteros NH90 en Mali. Estaría formado por personal de prácticamente todas las unidades de las FAMET.

¿Los nuevos NH90 del segundo lote se incorporarán al BHELMA III o se empezará a reequipar otro BHELMA con ellos?

Por razones de inversión y de experiencia en el uso de esta aeronave, con la que ya hemos acumulado más de 6.000 horas de vuelo, con los 14 helicópteros que dispone el ET, lo previsto es que se incorporen al BHELMA III.

A medida que se incorporen los NH90, ¿cómo se reestructurará la actual flota de helicópteros de maniobra “Super Puma/Cougar”?

 Ahora estamos centrados en la recepción y puesta en estado de máxima disponibilidad operativa de los NH90. En cualquier caso, la progresiva incorporación de los NH90 de una segunda fase lógicamente implicaría readaptar la flota de Cougar/Super Puma.

 ¿Se distribuirán por modelos y será necesario modernizar éstos para dar margen al reequipamiento total con los NH90?

Aún no se ha tomado una decisión. Yo creo que sí habría una redistribución, dándose de baja aquellas aeronaves más antiguas, lo que a priori afectaría inicialmente a la flota Super Puma.

 ¿Qué nos puede comentar acerca del programa de actualización de los CH-47D a la versión F?

El programa de renovación de la flota está en marcha y va cumpliendo con los hitos previstos. Por el momento, se ha procedido al envío de material a Estados Unidos. Se han desmontado 11 CH-47D y se han empezado a recibir equipos auxiliares del nuevo modelo en España.

 ¿Cuál es la previsión de las entregas?

Está previsto que los 3 primeros CH-47F lleguen a España a finales de 2021 y que los últimos, hasta completar la flota de 17, lleguen en 2024.

 ¿Cuándo estará operativo el BHELTRA con su nuevo material?

Ya se están realizando cursos en Estados Unidos para algunos miembros de la unidad y en 2022 habrá cursos de transformación en España para las tripulaciones, de forma que se espera poder declarar la Initial Operational Capability (IOC) a finales de 2022 y la Full Operational Capability  (FOC) a mediados de 2023.

 ¿Qué significa esta actualización a efectos militares y de ayuda a la población civil?

Las capacidades de transporte de personal y material que aporta el helicóptero Chinook son únicas en España y de no haber iniciado el programa de modernización de la flota, no habría sido posible mantenerlas por obsolescencia de los materiales y dificultad del sostenimiento de los CH-47D. Con los CH-47F, el Ejército de Tierra y las Fuerzas Armadas pueden disponer de unos helicópteros de transporte excepcionales, con posibilidad de ser empleados hasta el año 2040, o más aún en caso de evolucionar al CH-47F Bloque II. Es un helicóptero que puede ser empleado en todo el espectro de las operaciones militares o en las misiones de apoyo a autoridades civiles.

 ¿Qué balance arroja la colaboración de las FAMET con  francesa Aviation Légère de l'Armée de Terre (ALAT) y qué ventajas tiene?

El hermanamiento de las FAMET con la ALAT sigue avanzando positivamente, a pesar de que la situación de pandemia, que ha provocado que la mayoría de las actividades de colaboración previstas para el pasado año se tuvieran que cancelar. Muestra del gran interés y satisfacción por ambas partes es el hecho que para este año 2021 se han acordado nuevamente diversas actividades bilaterales. Para las FAMET es una gran ventaja que nuestros helicópteros puedan interoperar con los de nuestro país vecino, pues son ejército de referencia en el empleo en zonas de operaciones y, además, gran parte de los que disponemos en nuestra flota coinciden con los suyos (Cougar, NH90 y Tigre HAD). Una muestra de las ventajas que proporciona este hermanamiento es el hecho de que la ALAT está compartiendo sus experiencias y lecciones aprendidas en Mali con las FAMET, lo que es de gran utilidad para la preparación del contingente Mali Spanish Unit Helicopter (MASPUHEL) XVIII, que se va a desplegar próximamente en dicho país.

Uno de los CH-47D de las FAMET subiendo en eslinga un “Hummer” del US Army durante su reciente despliegue en Irak (foto FAMET).
 

 ¿Y con otras fuerzas similares, de Estados Unidos, Alemania, etc.?

Aunque en menor cantidad, también se programan anualmente actividades colaborativas con los Estado Unifos, enfocadas principalmente a la preparación de nuestro contingente que despliega en Irak junto con ellos.

 ¿Qué destaca de la creciente capacidad para operar en navíos anfibios, tanto españoles como de otras marinas extranjeras?

La capacidad de operación desde buques de la Armada es de gran interés para la División San Marcial, en la búsqueda de la interoperabilidad con otras unidades de las Fuerzas Armadas. El valor añadido está también en la capacidad de proyección a otros escenarios terrestres, en los que la mar se interpone.

 ¿Se mandará nuevo material a Irak, tras el repliegue de los “Chinook” y el personal del BHELTRA V?

Es una decisión que no está en manos de las FAMET, pero no hay duda de que cuando recuperemos la capacidad de transporte de nuestros HT.17 con los CH-47F estaremos en condiciones de poder asumir nuevos retos. Las FAMET están preparadas para desplegar en cualquier entorno operativo y en un corto espacio de tiempo donde se nos ordene, con los medios que tengamos disponibles en ese momento.

 ¿Qué nos dice de la preparación y participación en misiones de operaciones especiales y la coordinación con el MOE, MCOE, OTAN?

Las operaciones especiales aéreas son una capacidad de primer orden para la División San Marcial, junto a la constitución de un Grupo Táctico de Helicópteros, capaz de integrar una Agrupación Táctica de Asalto Aéreo en el marco de la propia División. En este sentido, cada año se realizan diversos ejercicios entre unidades de operaciones especiales y las FAMET. Muestra reciente de ello es el ejercicio de integración de capacidades realizado del 25 al 29 de enero de este año en la Base de Helicópteros de Almagro, donde se llevaron a cabo actividades de instrucción y adiestramiento relacionadas con la supervivencia de tripulaciones de vuelo y rescate de éstas, mediante la ejecución de procedimientos especiales desde helicóptero.

General Javier Marcos Izquierdo: Infante del Ejército y veterano piloto de helicópteros

El general de Brigada Javier Marcos Izquierdo, nacido en Toledo en 1964, forma parte de la XLIV promoción de la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza, donde obtuvo el rango de teniente de Infantería. A lo largo de su dilatada carrera militar ha alternado puestos operativos al mando de unidades de helicópteros, sirviendo en el BHELA I y el BHELTRA V, siendo además su jefe entre los años 2009 y 2012; y  de Infantería como profesor, simultaneando además destinos de Estado Mayor. Es Diplomado de Estado Mayor (DEM) de las Fuerzas Armadas españolas, graduado en el US Army War College con sobresaliente y Máster en Estudios Estratégicos por dicha Institución. También  compaginó su carrera con los estudios universitarios, ya que es licenciado en Derecho.  El 16 diciembre de 2016 fue nombrado director de la Academia de Infantería de Toledo, uno de los puestos más simbólicos y deseados por un profesional de la mítica Infantería española, cargo que desempeñó hasta diciembre de 2019.

A finales de aquel año, tras recibir el fajín rojo de general, fue nombrado Jefe de las FAMET, mando que oficializó el 9 de enero de 2020, en el marco de una ceremonia que tuvo lugar en la Base Coronel Maté de Colmenar Viejo (Madrid), donde tiene su despacho. Como piloto de helicópteros acumula 1.086 horas de vuelo en varios modelos, como el conocido Bell UH-1H (HU.10) y el Bell OH-58 (HR.12) Kiowa, destacando sus 450 y 476 horas como piloto de Messerschmitt-Bölkow-Blohm (MBB) Bö-105 (HA.15) y el HT.17 Chinook, respectivamente. Ha participado en varias operaciones en Bosnia-Herzegovina, Croacia (SPAHEL), en Afganistán (mandando la unidad de helicópteros ASPUHEL) y Líbano, tanto en el marco de la OTAN como de la ONU.

(Revista Defensa nº 518, Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.