Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Adiós al Humvee

Esta semana defensa dio a conocer que la producción en serie a ritmo de tiempo completo del vehículo blindado todo terreno JLTV había sido aprobada. Es ocasión pues, de recordar el artículo publicado en la Revista Defensa nº 389, en el que nos hacíamos eco del fin de la producción del mítico antecesor al JLTV: El Humvee.

El aparato militar norteamericano dará fin a la producción del “Humvee”, procediendo a solicitar un presupuesto de 1.300 millones de dólares para la adquisición de los últimos 8.120 ejemplares en el curso de este año y para comenzar la reconstrucción de otros. Está previsto que la línea de ensamblaje se mantenga abierta hasta 2013, gracias a pedidos adicionales por parte de la USAF, US Navy y el USMC, además de clientes extranjeros. Se espera que la carga de trabajo se pueda mantener, pero no con vehículos nuevos, sino con la remozación y actualización del parque en uso. Hay que recordar que las Fuerzas Armadas norteamericanas mantienen unas 160.000 unidades en servicio, que garantizan su presencia en las zonas de combate durante muchos años más. Se hacen las consideraciones financieras pertinentes, en todo caso, pues se reconoce que un “Humvee” de último modelo tiene un precio de alrededor de 184.000 dólares, mientras que uno reconstruido y actualizado completamente supone 90.000.

Ya en junio de 2009, General Motors comunicó que vendería su rama de Hummer a la compañía china Sichuan Tengzhong, pero se trata de la versión civil, que poco tiene que ver mecánicamente con el Humvee militar, que cambia las letras de una manera informal. Efectivamente, éste último lo ha producido AM General de South Bend (Indiana) desde 1985, mientras que el civil lo fabrica la GM de Detroit desde finales de los noventa. El primer Humvee fue encargado en 1981 y su final se selló con las experiencias de las últimas guerras en Irak y Afganistán. Ya desde 1994 los estudios indicaban que su suelo plano, bajos peso y centro de gravedad y su chasis de aluminio lo volvían altamente vulnerable en combates y los transformaban en verdaderas trampas mortales. 

El Vehículo sobre Llanta Multipropósito de Alta Movilidad (HMMWV), más conocido como Humvee, fue desarrollado por American General y adoptado por el US Army a mediados de la década de los ochenta como reemplazo del M151, la mula M274, el M561 Gama Goat y la serie de camionetas M880 CACV.  La primera versión, denominada M998, montaba un motor GM V8 de 6.000 cc diesel, de 150 CV, y transmisión automática de tres velocidades. Su radio de acción era de 563 km. en carretera y el precio de unos 50.000 dólares por unidad. El M1097 entró en producción a finales de 1992 con la variante pesada utilitaria (pickup) del Humvee, con modificaciones en el chasis y la suspensión, que le permiten adecuar el movimiento a plena carga, incrementada en comparación al M998. Conserva el mismo motor de 150 CV, pero a partir del M1097A2 se comienza a utilizar el Detroit diesel de 6.500 cc V8 de 170 CV y una transmisión automática 4L80E de cuatro velocidades, controlada electrónicamente.

Se han desarrollado un sin fin de variantes, incluyendo la SDO descapotada y con sistemas secundarios de filtración de aire y aceite. La barra antivuelco es de bajo peso, pero permite la instalación de armas pesadas y una variedad de radios. También existe espacio para equipo adicional, así como agua y raciones para permitir patrullas de largo alcance. Hay versiones antiaérea, ambulancia y otras. Una de las más importantes es la M1069, utilizada como tractor ligero para arrastrar el obús M119 y otra es aquella que monta la torreta del sistema Avenger, con dos módulos de cuatro misiles Stinger y una ametralladora M3, mientras que las últimas incorporan la estación tripulada de control óptico CROWS, armada con ametralladora M2HB o lanzagranadas Mk-19.

 

Medio de combate

Precisamente, la emboscada y la lucha de desgaste son los instrumentos principales de la guerra de baja intensidad y, así, el Humvee ha visto un gran desarrollo basado en las experiencias en campaña, evolucionando de un simple camión ligero a un vehículo de combate protegido. La movilidad es esencial en la guerra de baja intensidad, haciendo de la libertad de acción militar la llave de la supervivencia en el campo de batalla. Esta realidad ha dictado el desa­rrollo de las versiones semiblindadas y porta armas de las M1025 y M1044 comunes de la Policía Militar. El M1114 parte de las mejoras del M1097A2 (y no del M998), lo cual permite el uso de protección básica balística, montando un nuevo motor turbodiesel GEP V8 de 6.500 cc y 190 CV. En mayo de 2003, las líneas de fabricación producían 30 M1114 por mes, en diciembre de 2004 había subido ya la cadencia a 400 y en septiembre del 2005 se construían 650 mensuales. 

En 2009, el US Army ponía en producción la versión ECV-2 (Vehículo de Capa­cidades Expandidas-2), con coraza básica incorporada, un peso entre las 5 y 6 ton. y carga de 3.500 libras. La última variante acorazada, la M1151, parte del chasis del ECV-2, con aún más adelantos en éste y en la suspensión y montando el motor turbodiesel del M1114 y la misma transmisión automática de cuatro velocidades, lo que permite una velocidad máxima de 113 km/h. Lleva una coraza básica, pero su diseño permite la adecuación de una adicional modular, o sea, que se acomoda de acuerdo a las necesidades, manteniendo su capacidad de maniobra sin degradar sus componentes mecánicos. Porta asientos de absorción, protección de perímetro y de chasis, trasera y de techo, además de la básica. La última generación de corazas a incorporársele se denomina FRAG-7, para complementar la protección del vehículo a 360º y contra la explosión de minas. Si bien la serie M1151 consiste en un vehículo altamente rediseñado y con una protección sin igual a los anteriores, el Humvee básico ha llegado al final de su evolución y ha probado ser altamente propenso a volcar y vulnerable a los explosivos improvisados. Ésta es una de las causas de la escalada del número de bajas en las filas norteamericanas, particularmente du­ran­te los primeros años de la guerra en Irak. 

Ello no quiere decir que el tren mecánico sea completamente inservible, y evidencia de ello es que sus componentes han sido la inspiración para la producción de diseños blindados altamente eficaces, como el Eagle original de Mowag y el Cobra de la Otokar. Evidencia de esta capacidad mecánica es que, aún hoy en día, el US Marine Corps hace estudios para rediseñarlo colocándole un chasis de piso en V que le permita mejor resistencia a las explosiones de minas. De encontrarse la solución, promete que se pueda mantener la producción por muchos años más. Pero las vulnerabilidades del Humvee dictaron la rápida y repentina adopción de vehículos antiminas blindados, basados en diseños surafricanos. Ya en 2007, el US Army tenía 12.000 MRAP (Mine Resistant Ambush Protected) en Irak y otros 5.250 en Afganistán. A mediados de 2010, solicitó que 573 millones de dólares del proyecto Humvee fueran reasignados a la reconstrucción de unidades existentes, comenzando por la modificación de 5.046 ejemplares sin protección durante el corriente año, a un costo de 55.000 dólares por vehículo, y otros 4.270 de las versiones protegidas durante 2011, valorada entre 105.000 y 130.000 dólares por cada uno.

 

Humvees

en Latinoamérica

La llegada de 21 M1151 y 4 M1165 a El Salvador a finales del 2009 y principios del 2010 marcó una nueva era para la única unidad táctica móvil de su Ejército, el Regimiento de Caballería. Se trataba de las versiones protegidas más avanzadas de dichos vehículos y verdaderamente un salto bastante sofisticado para la unidad. La verdad es que los Humvee no son nuevos en las fuerzas armadas centroamericanas. Hondu­ras hace años que usa el M998, tanto como pickup ligero de carga, como para transporte de tropas y plataforma de armas. La Policía Nacional de Panamá, y ahora el Servicio Nacional de Fronteras, también lo han utilizado de la misma manera. Argen­tina se dice que ha recibido unos 34 para el Ejército, 6 para la Fuerza Aérea y 140 para la Infantería de Marina (IMARA). Bolivia utiliza medio centenar en las operaciones antinarcóticos de los Diablos Verdes. Chile ha encargado más de 200 M-1097 para el Ejército y 20 M998 para la Infantería de Marina. Colombia ha sido el receptor de más de 600 ejemplares, mientras que Ecuador tiene unos 130. A Perú ha llegado una decena e, incluso, Vene­zuela recibió algunos. 

Chile también recibirá 36 AN/TWQ-1 Avenger con 378 misiles Stinger, pero para aquellos países latinoamericanos que utilizan la versión pickup del Humvee y la torreta TCM-20 antiaérea y que no tienen un presupuesto para los Avenger, existe una posible solución, si bien aceptable sólo en ciertos escenarios, como México, Centro­amé­rica y algunos puntos en Sudamérica. Hablamos exactamente de acoplar una torreta TCM-20 a un M1152 para utilizar una versión austera del Avenger. La torreta TCM-20 podría ser modernizada para uso diurno y nocturno, conectada a un sistema Elta de control de tiro todo tiempo, alerta y dirección. La similar torreta M45 con dos ametralladoras M2HB o la M55 con cuatro, y comunes en Ecuador, Colombia y otras partes, darían resultados similares a la TCM-20.  Cualquiera de estas armas tendrían un efecto devastador contra blancos terrestres o aéreos. Estas torres están ligeramente blindadas, a lo que suma la protección del M1152, para poner en marcha un vehículo blindado de apoyo bastante interesante, básico, versátil, y en nuestros tiempos, relativamente barato. Colombia podría tener acceso a la cápsula pequeña de vehículo táctico (SCTVC), desarrollada por Textron Marine & Land Systems y Granite Tactical para los Marines.

México es uno de los operadores más importantes del Humvee, utilizando alrededor de 3.862 en diversas variantes. La pequeña República de Honduras se encuen­tra entre los primeros en recibir los M998, con poco más de un centenar en uso. El Salvador ha recibido los mencionados M1151A1-AC-B1, mediante una donación de 7 millones de dólares de Estados Unidos. El Humvee requiere un alto grado de mantenimiento cualificado, en particular del sistema computerizado de inyección de combustible. Sus partes mecánicas no se encuentran en el mercado comercial, pues son exclusivamente militares. En comparación con el blindado UR-416, el M1151 representa una verdadera preocupación logística en El Salva­dor, pero los nuevos llenan un vacío en el Regimiento de Caballería y le dotan de nuevas capacidades de enlace, patrulla y seguridad y son mucho más apropiados para esas labores que los viejos Cashuat. Sin embargo, no suple el requerimiento salvadoreño de equipar a la Infantería Mecanizada con un transporte blindado. 

No hay duda que el diseño del Humvee ha probado ser altamente versátil, con más de 17 variantes en producción. Tanto la M998 como la mejorada M1097 han servido como base para un sinnúmero de modificaciones. En el caso de países como México y Honduras, el Humvee pickup se ha modificado como plataforma de armas, por ejemplo las equipadas con los cañones antitanque M40A1 FSS, combinación que puede ser aun efectiva y fatal contra los carros de combate modernos. y contra puntos fijos. El M40A1 fue reemplazado por el BGM-71 TOW como arma antitanque, pero Israel diseñó su misil antitanque IAI Lahat para usarse en el mismo tubo de 105 mm. del M40. Austria y Suecia desarrollaron proyectiles que pueden penetrar hasta 700 mm. de blindaje. El arma usa proyectiles HEAT, HEP-T, y AP-T.  Estos últimos, denominados flechette, dan un efecto de escopeta. A todo esto le se suman las capacidades todo camino del HMMWV para hacer de ello un equipo eficaz y costo efectivo. 

Muchas de las tareas del Humvee en servicio con el US Army ya habían sido asignadas a los nuevos MRAP, pero estos son vehículos verdaderamente en la categoría de camiones blindados pesados, poco aptos en otros terrenos. Oshkosh recibió en 2009 un contrato inicial de 1.050 millones de dólares para empezar a suministrar el M-ATV. La orden del TACOM (Mando de Tanques y Armamento del US Army) fue para 2244 M-ATV. Este nuevo vehículo efectivamente presenta dimensiones más grandes que el Humvee, pero menores que los MRAP, integrando una suspensión independiente TAK-4, y otros componentes comunes al camión MTVR Mk-23 de 7 ton. a un monocasco defensivo diseñado por la Plasan North America. Pero el peso de estos camiones ligeros aumenta sin medida. El M151 era de 1.363,6 kg., un M998 era de 2.272,7 kg. y uno M1151 es de los 34.545,5 kg. El próximo vehículo táctico promete un peso de 10.000 kg. A eso que, mientras se continúa trabajando en el diseño que reemplazara al Humvee, el vehículo táctico ligero conjunto (JLTV), los Marines quieren quedarse con él, y para agosto terminaran las pruebas necesarias para ver si  mejor le adoptan la capsula pequeña de vehículo táctico (SCTVC) a la serie M1151/M1152/ M1165.

Revista Defensa 389, Septiembre 2010, Julio Montes


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.