Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Muere el teniente coronel Jefe del GAR. Se va un guerrero y amigo

En la vida conoces a muchas personas, pero solo unas pocas, muy pocas, te llegan adentro y entablas con ellas algo especial. Jesús Gayoso, el teniente coronel Jefe del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, de sólo 48 años de edad, muerto en la lucha más dura de su vida, el coronavirus, era una de ellas.

Era alguien especial que transmitía un mensaje de positividad y, sobre todo, de las muchas capacidades que caracterizan a los guardias civiles que dirigía en el GAR de Logroño. Lo conocí ya hace años y desde entonces hemos compartido muchas actividades relacionadas con la Unidad de Operaciones Especiales de la Benemérita, el GAR, y también otras actividades con muchas conversaciones más personales en las que pude comprobar, con rapidez, que era un hombre inteligente, capaz y con un ánimo sin igual por potenciar su Unidad y adaptarla a los nuevos tiempos.

La situación en Cataluña, entre viajes a países de Europa o de Oriente Medio, le ha traído últimamente mucho por Barcelona. Charlas, cafés… Buenas conversaciones con alguien al que voy a echar en falta. Se nos quedó pendiente una comida prevista para el día 4 de marzo. Sí viniste, pero te disculpaste pues hacía mucho que no estabas por casa y querías estar con tu esposa y tus hijos. La sustituimos por una dilatada conversación telefónica, pero no fue lo mismo.

Jesús era un militar en el más amplio sentido de la palabra. Había sabido incidir en la capacidad del GAR y proyectarlo hacia todo tipo de misiones más allá de nuestras fronteras. Se había preocupado por darle continuidad en el entorno actual. Más allá de las capacidades clásicas antiterroristas y de Operaciones Especiales, incidió en introducir medios más técnicos, como los drones, o especialidades más acordes con lo que hoy se necesita en entornos en los que puede ser posible que les corresponda a ellos actuar ante la presencia de terroristas o enajenados.

Tú, con tu ímpetu característico, acudiste a Haro al frente de tus guardias civiles cuando allí se detectó un foco de infección por coronavirus. Quince días ingresado y un largo periodo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), en una lucha que estoy seguro ha sido titánica, no te han salvado. Has caído. Pero no estarás lejos. Vas a permanecer entre nosotros, entre todos aquellos que te hemos conocido, quienes hemos compartido tu saber y profesionalidad y, como me ha sucedido a mí, tus consejos sobre vinos y bodegas de la logroño.

El tiempo cura heridas, seguro. Lo que sí es seguro es que no te voy a olvidar. Vas a permanecer entre nosotros, guiándonos desde el cielo con la sabiduría que te caracterizaba. Sabes, Jesús, no llegaste a ver las piedras y canicas en el balcón de una cafetería de la Vía Laietana después de los incidentes independentistas en Barcelona. Yo cada vez que vaya allí, a tomar un café, me voy a acordar de ti y miraré hacia el cielo. Seguro que Dios te acoge en su seno y pronto compartís conversaciones interesantes. Descansa en paz. (Octavio Díez Cámara)

 

Foto: Gayoso, el teniente coronel Jefe del GAR, un militar, un guerrero y un amigo, fallece por coronavirus.   (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.