Lunes, 6 de febrero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

Vehículos navales no tripulados para la Armada española

Alpha Unmanned Systems desplegó sus “Alpha” 800 y 900 (foto del autor).

La Armada española estuvo en 2022 por segundo año en el ejercicio REP MUS y por vez primera en el “Dynamic Messenger 22”, escenarios donde conocimos de primera mano los progresos realizados en el área de sistemas no tripulados.

Hemos podido asistir al ejercicio multinacional REP MUS (Robotic Experimentation and Prototyping using Maritime Unmaned Systems), en el que la OTAN evalúa sistemas no tripulados susceptibles de ser empleados en tareas navales. Y por primera vez estuvimos en Dynamic Messenger, otro de la Alianza Atlántica donde se ponen a prueba de forma más avanzada algunos de los que han estado ya en fases anteriores del primero.

Mientras que REP MUS es un ejercicio de experimentación anual diseñado para realizar pruebas a gran escala con sistemas no tripulados en un entorno multinacional y cooperativo, Dynamic Messenger 22 buscaba promover la integración operacional de sistemas navales controlados a distancia que operan en superficie, bajo el agua o en el cielo, siendo la primera vez que la OTAN profundiza en la doctrina de empleo de estos medios en operaciones.

En el Ponto de Apoio Naval de Troia de la Marinha portuguesa se desarrollaron el pasado otoño los ejercicios multinacionales en los que participaba la Armada española por segunda vez, también la segunda apoyando a una creciente presencia de empresas españolas con diferentes propuestas y la primera que acudía con un navío, el BAM (Buque de Acción Marítima) Audaz (P-45), donde pudimos conocer las iniciativas que se están llevando a cabo.

El Camcopter S-100, recientemente adquirido por Salvamento Marítimo, también estuvo en Troia (foto del autor).

Y es que un ejercicio como este, con presencia de múltiples países, gran número de marinas de guerra, empresas y diferentes sistemas no tripulados, sirve para conocer lo que la industria ofrece y los planes de la Armada española; aunque también para constatar el retraso en la adopción de este tipo de herramientas en sus misiones, una vez vistas las posibilidades de la tecnología.

Muchos son los años escribiendo sobre las aplicaciones militares de los sistemas no tripulados, denominados ahora genéricamente UXV (Unmanned X Vehicle), tanto en forma de navíos de superficie USV (Unmanned Surface Vehicle), como de diferentes tipos sumergibles UUV (Unmanned Underwater Vehicle) entre los que encontramos los operados remotamente ROV (Remotely Operated Vehicle) o los autónomos AUV (Autonomous Underwater Vehicle).

No nos detendremos en las aplicaciones terrestres UGV (Unmanned Ground Vehicle) aunque algunas demostraciones hubo en Troia en el marco de operaciones de desembarco o en la costa. En todos estos años, las aplicaciones de plataformas no tripuladas se han ido ampliando y consolidando, basándose en dos ventajas principales, como son alejar al personal de la amenaza y aumentar la autonomía de las misiones al no emplear tripulaciones.

Sirva como ejemplo de lo primero los diseñados para luchar contra las minas o el ejemplo de las misiones de 10 h. desarrolladas desde el Audaz usando los USV en Troia. A su vez, hay sistemas más sofisticados combinando características o diferentes elementos, caso de nuevo de guerra contra minas, donde embarcaciones no tripuladas despliegan submarinos no tripulados para detectar y neutralizar la amenaza, usando incluso en la fase final pequeños ROV desechables.Los UAV y USV pueden usarse como relés para aumentar el alcance de las comunicaciones.

Los planes de la Armada

Aunque la Armada colabora en el empleo de este tipo de medios con la OTAN a través de la iniciativa de la Alianza para sistemas no tripulados marítimos MUSI (Maritime Unmanned Systems Initiative) y el CMRE (Centre for Maritime Research and Experimentation) de la OTAN, visitar el Audaz y conocer de su comandante lo que aportan los UXV en un ejercicio como Dynamic Messenger ilustra a las claras lo que la Armada espera de este tipo de sistemas.

Se ha conseguido la integración (física y a nivel de sistemas) de 4 sistemas no tripulados distintos, que luego analizaremos (3 USV y 1 UAV), lo que permite agilizar las misiones de tipo dull, dirty and dangeorus (aburridas, sucias y peligrosas), se ha aumentado la permanencia mediante la sensorización del entorno del buque y conseguido realizar misiones de más de 10 h., impensable usando plataformas tripuladas.

En el área de UAV, la Armada dispone de la 11ª Escuadrilla, especializada en misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance) empleando sus Scan Eagle, tanto desde buques, como desde tierra. En el caso de la lucha contra minas, se ha empleado el M5D-Airfox de Marine Instruments a bordo del cazaminas Segura (M-31) de la Fuerza de Medidas Contra Minas (FMCM).

Precisamente de cara a la lucha contra las minas es donde se acumula más retraso, empleándose aún principalmente ROV, a la espera de adquirir sistemas autónomos AUV. Recordemos que en 2019 la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) puso en marcha el programa Barracuda de evaluación de diferentes UXV, del que no hay noticias desde que el calendario se vio afectado por el COVID-19. Bajo este paraguas se previa evaluar tanto AUV, ROV y los gliders, un tipo de AUV para misiones de gran autonomía, de los que también pudimos ver algún ejemplar en Troia.

Tampoco hay noticias sobre los planes de adquirir un UUV para los submarinos de la clase S-80 Plus, que les permitirían realizar acciones cerca de costa usando sus sensores. El área de USV es donde más avances se han realizado. según vemos en las dos participaciones de la Armada, si bien, aunque se han iniciado los estudios para adquirirlos a raíz de la experiencia adquirida, sigue sin haber un programa de adquisición.

El “Kaluga” siendo desplegado por el “Audaz” (foto Armada vía Utek).

La oferta industrial

Una de las empresas que más experiencia atesora en el área de UXV navales es Navantia con el USV Vendaval. que acudió por segunda vez a Troia y que lleva cuatro años operando para la Autoridad Portuaria de Ceuta en misiones de seguridad. Fue el primer USV operativo en misiones reales en España, diseñado por esa empresa realizar esas tareas, salvamento en el mar y protección ambiental, principalmente.

Combina diferentes tecnologías desarrolladas por Navantia, como el SICP (Sistema Integrado de Control de Plataforma), el sistema de gestión de combate CATIZ, el COAS para evitar colisiones y el DP de posicionamiento dinámico. Constituye, además, el subsistema de respuesta de un sistema de seguridad como el SVAP (Sistema de Vigilancia de Aguas Próximas), también de Navantia, que trabaja en dos desarrollos de la familia Viento, a la que pertenece el Vendaval, optimizados para aplicaciones militares.

Uno está centrado en la guerra de minas, para lo que podrá desplegar UUV mediante un sistema específico y comenzará a construirse en breve (como el Vendaval, de la mano de Aister), para realizar el año que viene las primeras pruebas. Al igual que el Vendaval, estará integrado en el SCOMBA (Sistema de Combate de los Buques de la Armada) mediante el NAIAD (Naval Advanced Integrated Autonomous Defence) y contará con un sistema de evitación de obstáculos en fase de implantación en el Vendaval.

El otro USV, aún en fase de diseño, se centrará en misiones de vigilancia y está siendo diseñado para integrarlo en buques de la Armada, como los BAM, pero también en las futuras fragatas F-110 y en las F-100 modernizadas, usando las mismas grúas con las que se izan y despliegan las embarcaciones hinchables de casco rígido (RHIB), de ahí su menor tamaño respecto al Vendaval. Se centrará en misiones de vigilancia y actuarán ampliando los sensores de los buques, estando previsto que el diseño concluya el año que viene.

Navantia, además, participa en el proyecto europeo de plataformas no tripuladas para vigilancia marítima USSP (Unmanned Semifixed Sea Platform), financiado mediante el Programa Europeo de Desarrollo Industrial en Defensa (EDIDP). Este se puso en marcha formalmente a finales del año pasado y consiste en el diseño de una red de plataformas semiflotantes autónomas dotadas de sensores y vehículos no tripulados capaces de vigilar amplias extensiones de mar.

Navantia participa en sistemas como el de mando y control, de control de plataforma, de control de armas, planta propulsora y soporte técnico. Además, es coordinador de la fase de estudio de previabilidad y de la supervisión técnica de la construcción de un prototipo de plataforma y la integración de sensores entre 2023 y 2024. Entre las 15 empresas europeas están también Sener Aeroespacial y Tecnobit-Grupo Oesía.

Otra empresa española que participó el año pasado en REP MUS y ahora en Dynamic Messenger 22 es Utek, con su Kaluga, que fue en abril el primer USV en embarcar en un buque de la Armada, concretamente el Audaz, como fase previa al ejercicio. En Portugal se realizaron misiones de escolta, vigilancia marítima, localización, reconocimiento e identificación de objetivos, gestionándose la misión y la información a través de NAIAD. Entre sus ventajas están su rapidez de despliegue y recuperación desde la cubierta del BAM, empleando la grúa ubicada en la toldilla del buque, así como su alta maniobrabilidad y velocidad. que le permiten una rápida aproximación al objetivo y la realización de forma muy ágil de navegaciones de aproximación al blanco o de evasión.

Utek además ha desarrollado otro USV, el Kunai, que parte de la misma embarcación Narwhal HD670, pero dotado de firmas más reducidas, mejor hidrodinámica y un motor intraborda conectado a un waterjet. Su desarrollo se enmarca en el proyecto SIMBAAD (Sistema Integrado de Monitorización y Búsqueda de Amenazas Acuáticas para Defensa). financiado por el programa COINCIDENTE (Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas) del Ministerio de Defensa. Está pensado para la lucha contra minas, por lo que cuenta con un sistema de lanzamiento y recuperación de cargas con el que operar un pequeño UUV controlado a distancia.

El “M5D-Airfox” de Marine Instruments participó en Dynamic Messenger con la Armada (foto del autor).

Variados desarrollos

El otro USV que hemos visto en acción en Dynamic Messenger 22 es el SEAD 23 de la gallega Seadrone, reconocible por su diseño, que apuesta por reducir las firmas. Está propulsado también por un waterjet, con una autonomía de 300 millas náuticas a una velocidad de 20 nudos y dispone de un mástil de sensores plegable, que facilita su transporte o recuperación. Entre las misiones que realizó durante el ejercicio están las de seguimiento hidrográfico para un desembarco posterior. Cuenta para este tipo de misiones con sensores electro-ópticos y meteorológico, equipos de navegación con autopiloto, sonares de profundidad y multihaz para batimetría y equipo AIS de identificación automática de buques.

El UAV que repetía junto a la Armada, ahora dentro de Dynamic Messenger 22 era el M5D-Airfox de Marine Instruments, empresa gallega que ha recibido recientemente un premio nacional a la innovación por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación. En julio participó a bordo del Audaz en el ejercicio multinacional Minex 22, organizado por la Armada española cada dos años en el Mediterráneo.

También intervino en IMX 22 en Oriente Próximo, el mayor ejercicio con sistemas no tripulados en entorno marítimo del mundo. El año pasado se realizaron varios despliegues operativos a bordo de buques de la Armada y de Aduanas y a finales de 2022 la empresa se adjudicó un contrato de dos años de la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para la inspección, vigilancia y lucha contra la pesca ilegal.

Con un diseño de ala fija, propulsada por un motor eléctrico y con alas recubiertas de paneles solares, tiene 10 h. de autonomía, 18 millas de alcance, un peso de 4 kg. al despegue y 45 nudos de velocidad. Puede despegar y recuperarse desde un buque en movimiento y recientemente la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) le concedió una licencia para operar más allá del alcance visual, o BLOS (Beyond Line of Sight).

Una de las empresas que debutaba este año en REP MUS de la mano de la Armada era Swarming Technologies & Solutions (STS), que desplegó 3 de sus UAV Tizona, una aeronave capaz de despegar y aterrizar verticalmente, de 13 kg. de peso, 2 kg. de carga útil, autonomía de 1,5 h. y 40 km. de alcance. El vuelo se gestiona mediante Minerva, el sistema de enjambre desarrollado por STS. Este permite operar enjambres heterogéneos y no jerárquicos de sistemas no tripulados, así como no tripulados junto los tripulados, como buques de guerra, conjuntamente mediante el denominado MUT (Manned Unmanned Teaming).

Entre las misiones realizadas por los enjambres de STS en Troia estuvieron las de ISR, escolta, detección automática de objetivos, targeting o asignación de tareas de forma autónoma. sin intervención del operador. En entorno marítimo, los enjambres permiten realizar misiones de patrulla, vigilancia de zonas de combate, escolta de buques, tareas logísticas, apoyo al desembarco, designación de objetivos, ataque ligero, detección NBQ (Nuclear, Bacteriológica y Química), control y seguimiento de objetivos en mar abierto o actuar como relé de comunicaciones por citar algunos ejemplos.

Otro fabricante español que debutaba en Troia es Alpha Unmanned Systems, que desplegó en REP MUS sus 2 helicópteros A800 y A900, con pesos máximos al despegue de 14 y 25 kg., respectivamente, y capaces de operar desde la cubierta de vuelo de buques militares. Además demostraron la integración con el sistema IRIS de explotación de sensores y plataformas desarrollado por GMV para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM).

El IRIS ofrece un interfaz simplificado, que permite integrar sensores y plataformas en red de mando y control para la explotación de la información adquirida y facilitar su empleo en diversos escenarios operativos. Ha sido desarrollado por GMV dentro del programa RAPAZ de la DGAM, ofreciendo una elevada capacidad de interoperabilidad ISR al emplear el estándar MAJIIC2 (Multi-Intelligence All-Source Joint Intelligence Surveillance and Reconaissance Interoperability Coalition) de la OTAN.

Consola en tierra del sistema NAIAD controlando al “Vendaval” (foto del autor).

Integración en el sistema de combate

Un elemento clave del empleo de sistemas no tripulados a bordo de un buque es su integración en el sistema de combate de este, de tal manera que se puedan gestionar las misiones, transmitir órdenes a las plataformas y recibir la información captada por sus sensores para que sea útil. En el caso de la Armada, hemos comprobado como esto ha podido hacerse a través de la solución NAIAD de Navantia, que ha permitido la integración táctica de diferentes USV y UAV en el SCOMBA del Audaz, el mismo sistema de la mayoría de buques de la Armada.

Mediante NAIAD, desde las consolas del SCOMBA la tripulación puede enviar misiones a los UXV integrados en el sistema, empleándose puestos de mando a bordo del buque o en un centro de control en tierra, pudiendo traspasar el control de un UXV entre uno y otro. Como nos confirmó el comandante del Audaz, el capitán de corbeta Marcos de Sousa Fuchs durante Dynamic Messenger 22, la integración de 4 sistemas no tripulados distintos desde un buque es un hito al alcance de muy pocas marinas. Además, se puede emplear el Vendaval como relé para aumentar el alcance entre los 2 puestos de NAIAD. (José María Navarro)

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.