Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Sistemas de protección portuaria

Por los puertos se realiza el 80% de los intercambios comerciales a nivel mundial, de ahí que su protección resulte vital por las implicaciones económicas. Son unas de las infraestructuras críticas, sobre las que se decidió actuar a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001, aunque a la amenaza puramente terrorista se suman los grupos de delincuencia organizada y sus actividades ilícitas.

Tras el 11-S, la Organización Marítima Internacional puso en marcha una normativa para prevenir actos de naturaleza antisocial que afecten al sector marítimo y portuario. En concreto, el Código Internacional para la Protección de los Buques e Instalaciones Portuarias (PBIP) se adoptó como anexo al Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS 1947), entrando en vigor en 2004.

Los puertos se pueden ver afectados por actos terroristas, tráfico de armas, drogas o personas en buques y el propio de contenedores resulta demasiado opaco para la seguridad internacional. Además, las infraestructuras portuarias e, incluso, los buques pueden ser blancos de ciberataques, como los sistemas de navegación basados en GPS o el de identificación automática de buques (AIS).

Ante esta situación se han desarrollado sistemas de protección para los puertos civiles y militares que contemplan este tipo de amenazas de forma integral. Por ejemplo, la española Navantia, a través de su división de Sistemas, ha desarrollado el Sistema de Vigilancia de Aguas Próximas (SVAP), que ya ha sido implantado en los astilleros de la compañía en Ferrol, Cartagena y San Fernando, además de los arsenales adyacentes.

En 2017, la empresa se adjudicó un contrato de la Autoridad Portuaria de Ceuta para implantar el SVAP en el primer puerto civil de España, incluyendo una embarcación no tripulada USV (Unmanned Surface Vessel) Vendaval, construida por Aister y equipada por Navantia, sistema que está en servicio desde finales del año pasado.

Clave en seguridad

Tiene por misión convertirse en elemento clave de la seguridad, tanto de puertos como de los buques de la Armada que allí se encuentran frente a cualquier amenaza procedente del mar. Emplea medios de detección de radar y electro-ópticos para construir una frontera virtual sobre la que se centra la vigilancia.

El sistema de radar alerta de presencia lejana y los elementos electro-ópticos monitorizan las posibles alertas de manera automática, detectando potenciales objetivos que son gestionados desde un puesto de control. Se adapta a los requerimientos del cliente incorporando diferentes sensores, embarcaciones o aeronaves no tripuladas, sistemas de alerta contra la entrada de buceadores o de monitorización de vertidos contaminantes, pudiendo analizar su procedencia.

Thales ha diseñado una solución para proteger los puertos de la amenaza de aeronaves no tripuladas (UAV), que pueden ser empleadas para obtener información de forma ilícita o bien cometer actos terroristas. El Horus Shield está compuesto por varias estaciones de sensores con radares y medios electro-ópticos para detectar, monitorizar e inhibir diferentes tipos de amenazas, siendo las principales los UAV de categoría micro de hasta 2 kg. de peso, dada su gran difusión comercial.

El radar puede detectar y clasificar objetivos hasta a 4 km., mientras que el sistema electro-óptico Gecko los identifica a 2 km. y los rastrea. Equipos de radiofrecuencia pueden detectar al operador hasta a 8 km. e inhibir la señal de los UAV para hacerlos volver a su punto de origen o aterrizar. Además, el sistema permite diferenciar los UAV que constituyen una amenaza de los que se usan cada vez más en las propias infraestructuras portuarias.

Navantia pionera en la monitorización y alerta submarina para puertos

Navantia, junto con la Sociedad Anónima de Electrónica Submarina (SAES), ha presentado una propuesta para el programa Puertos 4.0, un proyecto que dotaría a sus clientes de nuevas capacidades en el medio submarino, ampliando de esta manera las capacidades del USV Vendaval respecto al modelo que ya opera en el español puerto de Ceuta. La solución propuesta permitirá la monitorización en tiempo real del ruido submarino y la estimación del origen de la fuente, facilitando las evaluaciones de cara al cumplimiento de normativas de control medioambiental.

Asimismo, la solución permitirá alertar de la existencia de objetos de riesgo para la navegación y como medida de control de residuos o vertidos mediante la vigilancia de los fondos de canales, aproximaciones y fondeaderos de instalaciones portuarias. Adicionalmente, enviará al agua señales acústicas y mensajes de alerta para los buceadores que entren en el área a proteger. El Vendaval es el primer vehículo de superficie no tripulado comercializado y operativo en misiones reales en España. Desde 2019, la Autoridad Portuaria de Ceuta emplea el Sistema de Vigilancia y Control Medioambiental de Navantia en las aguas próximas a las dársenas y muelles de sus instalaciones. El Vendaval es la más reciente innovación incorporada a dicho sistema, dando lugar a la primera puesta en servicio de un USV de superficie en aguas españolas.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.