Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Satélites para proteger las Zonas Económicas Exclusivas

La Zona Económica Exclusiva (ZEE) que comprende las 200 millas de distancia a la costa acoge una gran cantidad de recursos naturales en forma de bancos de pesca o hidrocarburos, para cuya seguridad y defensa los países emplean importantes medios, tanto en el mar como en los cielos e, incluso, sobre estos.

Y es que cuando hablamos de la custodia de la ZEE pensamos principalmente en medios de superficie, como los OPV (Offshore Patrol Vessel), o aviones de patrulla marítima, pero los satélites constituyen en un valioso activo para la vigilancia de estas extensas áreas. Esta importancia se articula en torno a dos capacidades principales: los medios de reconocimiento mediante radares y sensores electro-ópticos montados en satélites; y los sistemas de identificación automática de buques AIS (Automatic Identification System).

Las grandes extensiones marinas, e incluso las menores de las ZEE, convierten a los radares montados en satélites, y concretamente a los de apertura sintética (SAR), en valiosas herramientas para monitorizar el estado del mar y lo que acontece en él, tanto de día como de noche y en cualquier condición atmosférica. Igualmente, los sistemas que monitorizan el tráfico marítimo a través de las balizas AIS permiten conocerlo casi en tiempo real y controlar la explotación pesquera, los derechos de paso o imputar vertidos de hidrocarburos, por citar algunos ejemplos. Este sistema se basa en el envío desde los barcos de información sobre identidad, posición, velocidad y rumbo hacia una constelación de satélites en tiempo casi real.

Los radares SAR facilitan, por ejemplo, hacer fotografías de alta resolución de grandes extensiones de mar, independientemente de las condiciones climáticas. La explotación de esta información permite diferentes aplicaciones, que van desde el control fronterizo, misiones de inteligencia, vigilancia medioambiental, protección de los recursos naturales, realización de operaciones militares o la verificación de tratados internacionales, por citar algunos ejemplos. En última instancia, son herramientas para hacer respetar la soberanía nacional y ejercer el control de la ZEE propia, sirviendo, por ejemplo, para facilitar la recaudación de impuestos relacionados con la pesca, la explotación de hidrocarburos o el tránsito a través de aguas propias o para argumentar cualquier reivindicación de soberanía sobre estas zonas, a menudo protagonistas de litigios internacionales.

Vigilancia satelital

Diferentes compañías internacionales ofrecen servicios de vigilancia satelital de áreas navales, incluyendo también sistemas AIS. Es el caso de la española Hisdesat, que desde 2018 opera el satélite Paz dotado de radar de apertura sintética y que ofrece información del tráfico marítimo por satélite. El malogrado Ingenio estaba destinado a ofrecer imágenes de alta resolución ópticas a partir del verano de 2021, complementando las de radar captadas por el Paz. Por ejemplo, Hisdesat lleva años suministrando servicios de datos AIS por satélite a la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA).

ExactEarth, participada por Hisdesat y proveedora de servicios de datos de SatelliteAIS, lanzaba el microsatélite Esail el 3 de septiembre de 2020 a bordo del Arianespace Vega (VV16) desde el puerto espacial europeo en Kourou, en la Guayana Francesa. Desarrollado en el marco del proyecto ARTES de la ESA (Agencia Espacial Europea) para el seguimiento global de barcos, proporcionará una capacidad avanzada de detección y seguimiento de embarcaciones de alto rendimiento, como parte de la constelación global de ExactEarth, con más de 70 sistemas de identificación automática de alto rendimiento AIS, satélites que brindan monitorización en tiempo real la flota naviera global.

Rastreará los barcos en todo el mundo mediante la detección de mensajes que se transmiten por radio a través del AIS. Como parte de la constelación SatelliteAIS, ESAIL proporcionará datos para el seguimiento del tráfico marítimo a nivel mundial, haciendo que los mares sean más seguros. Otras empresas están empezando a ofrecer la posibilidad de mejorar la información sobre el entorno marítimo sustituyendo el uso de aeronaves de patrulla marítima por el empleo de información satelital combinada con otras fuentes, dejando el uso de aviones o buques para aplicaciones concretas. Es el caso de la propuesta Maritime Situation Awareness (MSA) de Israel Aerospace Industries (IAI), que ofrece, entre otras ventajas, un coste ínfimo en comparación con los medios tradicionales de vigilancia marítima.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.