Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Cómo se dotará de 3 buques del tipo OPV la Marina de Guerra del Perú

La protección de las aguas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) por las armadas de los distintos países latinoamericanos enfrenta amenazas de diversa índole. Los intentos de saqueo de las riquezas naturales por terceros, violando incluso espacios protegidos, son una constante y uno de los grandes problemas en las vastas aguas del Atlántico y el Pacífico que bañan esa región.

En junio de este año, Ecuador debía afrontar la férrea vigilancia de una flota pesquera china de más de 260 embarcaciones faenando en el mismo límite de la reserva natural de las Islas Galápagos. Pocos meses después, el pasado septiembre, era la Marina de Guerra del Perú la que detectaba como otra enorme de esta misma nacionalidad, compuesta nada menos que por 400 buques de diverso tipo, que se desplazaba rumbo al Sur tras ser expulsada de las aguas de la ZEE del Ecuador, se situaba a unas 230 millas de sus costas, a la altura del puerto de Pisco.

La acción repetitiva de estas enormes y salvajes depredadoras factorías flotantes asiáticas está exigiendo renovados esfuerzos a las marinas militares y servicios guardacostas. Su actividad, dimensiones y cuestionables métodos de pesca suponen un grave riesgo a la sostenibilidad y biodiversidad de las especies del mar territorial peruano.

En este escenario, el almirante Fernando Cerdán Ruiz, hasta hace poco su Comandante General, explicaba en un discurso durante los actos de celebración del 199º aniversario de la institución: “El Estado, a través de la Marina de Guerra del Perú es responsable de un extenso espacio acuático, en el cual se incluyen responsabilidades de búsqueda y rescate (SAR), represión de actividades ilícitas, así como de protección del ambiente acuático, lo cual venimos cumpliendo adecuadamente. Sin embargo, hemos determinado que sería conveniente contar con patrulleras guardacostas de alta mar con capacidad de transportar helicópteros, denominadas patrulleras oceánicas (OPV), y con capacidades necesarias para permanecer por periodos prolongados de tiempo en alta mar”.

Es así que la Marina obtuvo la aprobación del Proyecto de Inversión Pública (PIP) denominado Ampliación de la Capacidad de realizar Operaciones Guardacostas de Superficie con Patrulleras Tipo OPV en el Dominio Marítimo y Área de Responsabilidad SAR (Search and Rescue), que prevé la adquisición de 3 OPV (Offshore Patrol Vessel) de 1.500 a 2.200 ton. a plena carga.

Ambicioso proyecto

La inversión estimada sería de aproximadamente 85 millones de USD por unidad. Su función, a las órdenes de la Dirección General de Capitanías y Guardacostas (DICAPI), consistirá en realizar misiones de control y vigilancia, patrulla e interdicción, así como búsqueda y rescate entre las millas 100 y 200 del mar territorial peruano, denominado de Grau, es decir, un área de 166.307,4 millas cuadradas, que en funciones de SAR –en el marco de la normativa de la Organización Marítima Internacional (OMI)– se extiende a la milla 3.000, con una extensión de 2.230.166,25 millas cuadradas. 

La necesidad de los OPV para cubrir el área hasta las 200 millas es considerada prioritaria, pues actualmente la DICAPI sólo cuenta con la patrullera oceánica BAP Guardiamarina San Martin (PO-201), que se encuentra al final de su vida útil y deberá ser retirada del servicio próximamente. A estas, se suman unas 30 patrulleras de costa de las clases Chicama (Sea Ark), Zorritos/Parachique y Tipo 957Y, que operan por lo general hasta la milla 20; y de 4 patrulleras marítimas de la Río Pativilca, que realizan sus operaciones en un rango que alcanza la milla 100 y que, dada la falta de OPV, llegan incluso a la 150, dependiendo de las necesidades operacionales.

El requerimiento de OPV se acentuó recientemente ante la presencia de esas poco más de 400 naves de la flota pesquera industrial china que se ubicó frente a las costas peruanas. Serán construidos en los astilleros del Servicio Industrial de la Marina (SIMA-Perú), generarán unos 1.800 puestos de trabajo y beneficiarán de manera indirecta a un importante número de pequeñas y medianas empresas. Permitirán al SIMA modernizar su equipamiento y procesos de construcción de alto bordo, formar a su personal y adquirir, mediante transferencia tecnológica, nuevas capacidades.

Su eslora será de 80 a 100 m., la manga de 10 a 14 y el puntal no menor de 6,5. Contarán con propulsión CODAD (Combined Diesel and Diesel) o CODAG (Combined Diesel and Gas), proporcionando una velocidad económica de 12 nudos y máxima de 20, con un alcance de 6.000 mn. y una autonomía de 30 días. Podrán transportar 2 contenedores de 20 pies y 2 botes inflables de casco rígido RHIB (Rigid Hull Inflatable Boat) y disponer de una cubierta de vuelo y hangar para albergar 1 helicóptero AB-412SP. La tripulación será de 70 efectivos y el armamento comprendería 1 RCWS (Remote Control Weapon System) de 30 mm. y 2 ametralladoras de 12,7 mm.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.