Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El avanzado buque Combat Boat de John Cockerill

John Cockerill Defense ofrece una embarcación del tipo catamarán que puede recibir sus torres, conformando un sistema de armas de alta movilidad y elevada potencia de fuego, idóneo para la región litoral y fluvial con cañones de hasta 105 mm.

Este sistema, denominado Combat Boat (Buque de Combate) conforma un sistema de apoyo de fuegos para operaciones fluviales, rivereñas y en aguas costeras, donde unidades, por ejemplo de Infantería de Marina, dispondrían de una embarcación de elevada movilidad y gran potencia de fuego.

John Cockerill Defense viene trabajando desde 2011 junto a las compañías indonesias Pindad y PT Lundin en el desarrollo del catamarán de fibra de carbono X-18 dotado de diferentes torres de la compañía de 25 a 105 mm., que serviría de plataforma de armas para operaciones de esta clase, en un país caracterizado por sus miles de islas, como es Indonesia. Un primer prototipo fue ya encargado, habiéndose realizado las pruebas de mar y las de tiro y anunciado Emiratos Árabes Unidos su intención de adquirir hasta 100 X-18.

Se trata de un modelo de embarcación que en tiempo de paz puede realizar misiones de patrulla costera en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) y en el entorno fluvial.  También puede desempeñar tareas de lucha contra la insurgencia y de vigilancia y se puede usar para la protección de infraestructuras, conflictos de baja intensidad o de lucha contra organizaciones dedicadas al narcotráfico.

También puede desplegar tropas en áreas inaccesibles por carretera y proporcionarles fuego de apoyo. Podría utilizarse para patrullar en ríos poco profundos, interceptar contrabandistas y barcos piratas, apoyar operaciones antiterroristas en tierra y utilizarla para asegurar vías fluviales, tan importantes en Latinoamérica.

El origen

Se trata de un proyecto que parte del diseño de la indonesia PT Lundin, que fabrica embarcaciones para operaciones costeras y fluviales de alta velocidad (entre 40 y 50 nudos), semirrígidas inflables del tipo RHIB (Rigid-Hull iIflatable Boat) y que desarrolló un catamarán de fibra de carbono de 18 m., al que pretenden agregar un sistema de armas de alta potencia.

De esta manera surgió la colaboración con John Cockerill Defense, ya presente en varios programas en Indonesia, un país con una gran línea costera y muchas islas que tienen que defender. Se combina así una solución muy versátil, que permite colocar las tropas en una posición, transportar carga y ofrecer una elevada potencia de fuego.

Entre sus ventajas están su pequeño perfil y la elevada movilidad y velocidad, que puede emplearse en operaciones fluviales y costeras y que, gracias a su estabilidad, permite disparar en movimiento. Dependiendo del sistema de armas agregado a la plataforma, cuenta con un calibre mediano (Oerlikon ATK Mk44 de 30 mm.) o un cañón de 105 mm., como el de un carro de combate, por lo que ofrece mucha capacidad en diferentes tipos de entornos.

Según el tipo de misión, puede emplearse de diferentes maneras, aunque con la torre de 105 mm. disparando en modo de fuego indirecto es posible batir objetivos a 15 km. Es casi idéntica a las ofrecidas para las plataformas terrestres de ruedas 6x6, 8x8 o de cadenas, por lo que la compañía ofrece una solución similar en términos de logística, capacitación, soporte, repuestos y mantenimiento durante el ciclo de vida.

Esta oferta gira en torno al concepto de torre modular Cockerill 3000, por lo que existe hasta un 70% de comunalidad entre torres de distintos calibres, que puedan estar en uso en vehículos terrestres o embarcaciones, compartiendo repuestos, componentes e interfaz hombre-máquina. En el caso de la Combat Boat®, la torre se instala como si fuera operada remotamente, pudiendo operarla un comandante y un artillero o un hombre solo, dependiendo de las preferencias del cliente.

El cañón de 30 mm. dispara munición HEI (Alto Explosivo Incendiario) estándar, proyectiles de entrenamiento y cartuchos APFSDS (Proyectil Perforante de Blindaje Estabilizado por Aletas con Casquillo Desechable) para penetrar. También se ofrece la APFSDS-T MK 258 Mod 1 de la noruega NAMMO, que entra bajo el agua con gran eficacia. Desarrollada originalmente para el US Marine Corps, sería muy efectiva en esta configuración para combatir barcos y enfrentarse a objetivos bajo el agua, como minas.

En lo que se refiere a la embarcación, John Cockerill Defense puede adaptar sus torres a las construidas en el país del cliente de alrededor de 15 a 20 m. de eslora, habiendo diferentes posibilidades con la única limitación del peso de la torre, ya que la carga útil está entre 2 y 4 ton., dependiendo de la torre elegida y la cantidad de munición (en el caso de la solución de 105 mm. sería de 40 a 50 proyectiles, equivalente a 1 ton. de peso).

foto: Recreación de una operación litoral con el X18 (PT Lundin)

Igualmente, se requiere cierta superficie y un área plana sobre la cual montar la torre y un suministro eléctrico para la operación de los sistemas. En última instancia, el tamaño de la embarcación determinará la estabilidad y la posibilidad de disparar en movimiento, afirmando el fabricante que pueden disparar con precisión incluso con estado del mar 3.

Interés en Latinoamérica

En esta región resulta idónea para las operaciones fluviales, dados los extensos ríos de la región, como el Amazonas. Tiene muy poco calado, puede recorrer un largo trecho río arriba para proporcionar fuego de apoyo, transportar tropas a un área específica y carga y desplegar una RHIB si va a una zona muy poco profunda.

Alcanza los 40 nudos, resultando ideal para operaciones de tipo fluvial y también para costeras cercanas, como, por ejemplo, proteger campos de petróleo o de gas en Brasil. También en Chile, con sus 4.000 km. de costas, sería más que útil. En Colombia estaría adaptada al área de los ríos y para luchar contra el narcotráfico, pudiendo enfrentarse a los barcos empleados para el contrabando de droga, teniendo potencia de fuego suficiente para neutralizarlos.

Así lo comprobamos en la última edición de la feria colombiana Expodefensa. En el caso de ese país, un sistema como este podría acomodarse en una embarcación del astillero nacional Cotecmar que, dotado de una torre CPWS (Cockerill Protected Weapon System), podría también servir de plataforma para operar aeronaves no tripuladas, lanchas hinchables de casco rígido RHIB, sistemas de misiles multipropósito o, incluso, como transporte logístico, dada su configuración abierta y la zona multimisión situada a popa.

Es por tanto una opción que resulta de interés, no solo para Colombia, sino para todos aquellos países de Latinoamérica con importantes vías de comunicación fluviales, zonas ribereñas y costeras de poco calado donde una embarcación como esta desempeñaría diferentes roles, desde vigilancia de actividades ilícitas a lucha contra grupos insurgentes y apoyando la acción de las unidades en tierra con su potencia de fuego y precisión.

Además, la adopción de la misma torre en plataformas terrestres generaría grandes economías de escala, tanto en la adquisición, como en la formación y mantenimiento durante la vida útil de los equipos. La compañía se muestra dispuesta a colaborar con firmas locales y aplicar su modelo de transferencia tecnológica, realizándose el montaje de las torres en el país donde se adquieran.

John Cockerill Defense suministraría los componentes esenciales de la torre, el cañón de 105 mm. que fabrican en sus instalaciones en el Norte de Francia y el cargador automático de munición, que permite una tasa de 6 disparos/min. Igualmente, se pueden integrar sistemas electro-ópticos proporcionados por compañías locales. (José María Navarro)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.