Domingo, 29 de enero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

La Armada española adquirirá dos vehículos submarinos autónomos

La Armada española adquirirá dos vehículos submarinos autónomos para el desarrollo de capacidades y aprendizaje en la lucha contra minas y para operaciones hidrográficas.

La Dirección de Gestión Económica de la Jefatura de Apoyo Logístico de la Armada ha puesto en marcha una licitación para la adquisición de dos vehículos submarinos no tripulados y semi-autónomos para su empleo en operaciones MCM (medidas contra minas) e hidrográficas.

El importe sin incluir impuestos es de 456.254,5 euros, se prevé un plazo de ejecución de un año, estando previsto que las empresas interesadas puedan presentar ofertas hasta el 27 de este mes de enero, abriéndose los sobres con las propuestas el 2 de febrero. El único criterio de valoración de las ofertas será el precio.

Recientemente, con motivo de la participación de la Armada española en los ejercicios de la OTAN Dynamic Messenger 22 y REPMUS 22 analizamos los planes de adquisición de este tipo de sistemas, concretamente para la lucha contra minas. Se trata de vehículos del tipo AUV (por Autonomous Underwater Vehicle) uno de los sistemas submarinos no tripulados (UUV o Unmanned Underwater Vehicle) con capacidad de navegación y actuación autónoma, a diferencia de los operados remotamente (ROV o Remotely Operated Vehicle) que ya opera la Armada.

Según consta en la memoria justificativa que acompaña la licitación, “el 04 de octubre de 2021 tuvo entrada en la Jefatura de Apoyo Logístico el escrito SIMENDEF S-21-011171 del Estado Mayor de la Armada. El mencionado escrito recoge la necesidad de llevar a cabo la adquisición de dos vehículos submarinos no tripulados (UUVs) para potenciar las capacidades de la Unidad de Buceadores de MCM y el Instituto Hidrográfico y proporcionar experiencia en el empleo de dichos vehículos”.

En particular, “la mayor carencia se ha detectado a la hora de disponer de vehículos submarinos no tripulados (UUV) con capacidad de actuar en ambientes subacuáticos, especialmente en capacidades relacionadas con la guerra de minas (MCM), la hidrografía y la guerra antisubmarina (ASW)”.

“El desarrollo de capacidades mediante vehículos no tripulados de superficie o submarinos está recibiendo un fuerte impulso a través de programas y proyectos tanto de la UE como de la OTAN. La Armada actualmente participa en estos proyectos aunque, por el momento, no se cuenta con ningún vehículo de estas características que permitan dotarse de experiencia en su empleo”.

Características técnicas

El Pliego de Prescripciones Técnicas (PPT) que acompaña la licitación especifica las características que tendrán los equipos de forma muy específica en lo que se refiere a los sensores y equipos asociados. Deberán poder emplearse para la exploración submarina, en la localización y clasificación de contactos submarinos, tendrán una velocidad en inmersión de hasta 3 nudos y tendrán capacidad de posicionamiento dinámico sobre un contacto mientras adquiere los datos de este mediante sus sensores.

Contarán con modos de búsqueda frontal y de barrido lateral y un sistema triple de navegación (inercial, mapeo sobre el fondo y corrección mediante señal de GPS a través de un módem acústico enlazado a una sonoboya), para poder realizar navegación precisa para las tareas MCM e hidrográficas. Contará con sensores inerciales, de presión y equipos Doppler del tipo Doppler Velocity Logger (DVL).

Para comunicarse emplearán un transpondedor basado en la tecnología USBL (por Ultra Short Base Line) que permite además mantener la posición del vehículo durante su operación. Deberá tener una tasa de transferencia de al menos13,9 kbits/s en inmersión. También se suministrará un software de análisis de imágenes y un terminal portátil protegido por cada AUV.

Deberá poderse operar por dos personas incluso en embarcaciones semirrígidas, tendrá una profundidad máxima de operación de 200 metros, contará con sistema operativo ROS (Robot Operating System) y una reserva de espacio equivalente a 8 litros de volumen para alojar sistemas a lección de la Armada.

La carga de pago más eficiente estará compuesta por un sonar frontal de alta resolución y alta frecuencia con 30 metros de alcance y otro de barrido lateral de doble canal con 50 metros de alcance para mapeo del fondo marino y la clasificación de posibles minas. También se incluirán sensores de presión y temperatura para calcular la velocidad del sonido en el medio marino. Los sensores deberán ser intercambiables según los tipos de misiones.

Se incluirán repuestos para dos años y compromiso de disponibilidad de estos por al menos veinte, manuales y documentación técnica y se impartirá un curso de al menos 8 horas días para 10 personas. Se realizará una campaña de pruebas (Sea Acceptance Test o SAT) antes de la entrega en las instalaciones de la Armada en Cartagena, Murcia.

El sistema deberá haber sido probado por universidades e institutos de investigación OTAN (especialmente el principal en el entorno marítimo, el “Science and Technology Organization – Centre for Maritime Research and Experimentation”, STO CMRE) y nacionales. (José Mª Navarro García)

Fotografías: Algunos de los AUV empleados por los participantes en REPMUS 22 y Dynamic Messenger 22 (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.