Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El primer taller ilegal de fabricación de armas 3D en España

Ocurrió el pasado 14 de  septiembre, pero no ha sido hasta el día 18 de abril que se levantó el secreto de sumario y se hizo público. Se trata del primer taller ilegal de fabricación de armas 3D en España.

Durante el registro se incautó 2 impresoras 3D, 11 bobinas de filamento para impresoras 3D, además de diversos dispositivos informáticos utilizados para la fabricación. También se intervinieron 19 armazones de arma corta, 9 cargadores, 2 silenciadores, 2 correderas de arma corta sin numeración, 2 piezas para estriar cañones, 2 agujas percutoras, una réplica de un fusil de asalto AR-15 de Airsoft, una carabina con mira telescópica, diversos tubos metálicos para hacer cañones y diversas piezas de arma corta.

Que supone la impresión 3D de armas
La fabricación de armas en impresión 3D es una de las nuevas amenazas a escala europea, ya que incrementa de forma exponencial la proliferación de armas de fuego, facilitando así el acceso a las mismas a grupos criminales y terroristas. en octubre de 2019 en Alemania, se cometió un atentado en una sinagoga judía, donde se utilizó un arma fabricada con impresión 3D. 
En los Estados Unidos, Trump legalizó las armas impresas en 3D en 2018, permitiendo así la distribución en línea, dando la posibilidad de ser descargados manuales de impresión de armas en 3D. Con la publicación del modelo “Liberator”, en tan solo unos días fueron descargados por más de 100.000 personas. Posteriormente en 2019, un juez de Seattle dictaminó que la legalización era ilegal. 

Problemática de la impresión de armas 3D
La posibilidad de poder crear una pistola con impresión 3D, da la capacidad de que alguien con antecedentes, enfermedad mental o menor de edad pueda imprimir una pistola en 3D. Además de que hace que sea casi imposible el rastreo de esta arma, ya que dificulta la identificación del tirador en caso de que sea usada.
Otro gran problema que supondría el uso de estas armas es que no activan los detectores de metales, haciendo que estas puedan pasar desapercibidas en aeropuertos. y estaciones de tren. 
Por último, destacar que las impresión de armas de metal son 100 veces más rápidas, y relativamente más baratas; lo que puede dar lugar a una gran amenaza en un futuro que cada vez está más cerca. 
La pregunta es… ¿Cuán lejos estamos de ese futuro?

Javier López Silva (Consultor DLTCode)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.