Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Vehículo de apoyo de fuego M-113A1 de 90 mm

¿Cómo justificar, en la década de 1980, el desarrollo de un nuevo tipo de vehículo polivalente de apoyo de fuego cuando todos los Estados Mayores, bajo el impulso de la OTAN, trataban de normalizar su material rodante mediante la eliminación de aquellos que poseen un doble empleo?

Solamente en el terreno de los vehículos de combate se encuentran ya, junto a los carros, toda una profusión de tipos de blindados, orugas y sobre ruedas: carros ligeros, carros de acompañamiento, cañones de asalto, obuses y cañones autopropulsados de campaña y contracarros y numerosos blindados ligeros, que en decenas de versiones, tienen que responder a misiones bien específicas. A estos vehículos se une ahora el nuevo M-113A1 FSV-90 milímetros, del que antes de presentarlo conviene explicar el tipo de necesidades que justifican su realización.
El apoyo de fuego a las unidades de línea es normalmente confiado:
• A la Artillería, pero ésta no se halla disponible en todas partes, en todo momento y en cantidad suficiente para responder a las innumerables peticiones de infantes y carristas. A razón de tres baterías de seis piezas por brigada, tiene que determinar prioridades y empeñarse únicamente contra los objetivos rentables, contra los grandes. Salpicar el campo de batalla con algunos proyectiles dispersos no ha servido nunca de nada.
• A los Morteros, que no han evolucionado con la táctica y son hoy día muy similares a los de 1914-18, mientras que el campo de batalla moderno presenta un aspecto y condiciones totalmente diferentes a las de aquella época,

Estas armas buscan hoy, claramente, un segundo impulso, ya que pueden todavía lanzar sobre el enemigo una cantidad apreciable de proyectiles rompedores y fumígenos, aunque su efecto antiblindado es casi nulo, su precisión relativa y, en una guerra muy móvil, su aprovisionamiento plantea serios problemas y finalmente, su fuego desde torreta, en ambiente nuclear no ha sido resuelto.
• A los Carros, pero éstos no tienen nunca como misión primordial el apoyo de fuego a las tropas. Son un peón demasiado importante en manos del Mando que suele mantenerlos como reserva para ser empeñados en el momento oportuno, cuando su potencia de fuego, su efecto de choque y masa y su gran movilidad, pueden ser aprovechados al máximo. Emplear los carros como fortines móviles es un contrasentido.
He aquí tres razones que por defecto justificarán por sí solas el desarrollo de un vehículo de apoyo de fuego directo no sometido a las restricciones que hipotecan tal misión por parte de la artillería de campaña, de los morteros y de los carros.
Un sistema de arma FSV (Fire Support Vehicle), especialmente concebido y realizado para esta misión, ofrece la siguiente importante ventaja: maniobrando incluso en el seno de pequeñas formaciones de infantería a las que debe apoyar —y que aseguran su protección inmediata—, el jefe del vehículo y de la unidad apoyada “tienen en el mismo instante la misma visión del mismo sector del campo de batalla” y, por lo tanto, no se plantea ningún problema ni retraso en la designación de objetivos, así como ningún plazo de intervención ni riesgo para las tropas apoyadas.
Pero para estar en situación de responder en todo momento a las numerosas misiones de fuego, tanto ofensivas como defensivas, un FSV debe ser la resultante bien integrada de cuatro elementos primordiales: un vehículo robusto capaz de pegarse a la infantería, un cañón sencillo y bien equilibrado, una gama de proyectiles polivalente, un habitáculo bien dimensionado que permita el empleo de una torre suficientemente amplia y disponer de espacio para transportar, incluso, un pequeño grupo de exploradores y buena dotación de municiones.

foto: CVR (T) “Scorpion” del Ejército belga al que se ha sustituido la pieza de 76 mm. inglesa por el nuevo cañón de baja presión Cockerill de 90 mm., lo que ha aumentado notablemente su potencia de fuego.

Hacía falta un vehículo probado y rápido, que no temiese a ningún terreno, razón por la que el célebre M-113A1 ha sido seleccionado con preferencia. Récord absoluto en el campo de los blindados ligeros, fue fabricado en más de 60.000 unidades y es empleado por más de cuarenta ejércitos, continuando su producción y venta. Su carrera se halla lejos de terminar, pues habiendo pasado largos años de guerra, sobre terrenos duros y exigentes, bajo climas extremos que aceleran la corrosión de las partes metálicas y el envejecimiento de los otros componentes, el M-113A1 continúa siendo un ingenio de valor, lo que se demuestra regularmente en el curso de las pruebas y evaluaciones muy estrictas a que es sometido y que supera frente a concurrentes más modernos.
La transformación del TOA M-113 clásico en FSV de 90 mm. no plantea ningún problema y se realiza rápidamente permitiendo una valorización del vehículo que, sin duda, será considerada por numerosos ejércitos.

CAÑON Y MUNICIONES

Para obtener un eficaz medio de apoyo de fuego, es preciso montar sobre un buen vehículo un cañón moderno y eficaz.
Cockerill, uno de los grandes nombres de la siderurgia europea, que posee una sólida tradición en el desarrollo de cañones, ya que hasta la SGM fabricaba las piezas de campaña y de fortaleza de todos los calibres para el Ejército belga, ha obtenido con su nuevo cañón de baja presión, de 90 mm. un éxito asombroso pero merecido en el mercado siempre difícil y controvertido de los calibres inferiores a los 100 mm.
Construido clásicamente, su servicio es muy sencillo, pues el manejo, adquisición de objetivos, tiro y entretenimiento se efectúan fácilmente y sin necesidad de útiles complicados. El tubo, la culata y el freno de boca han sido mecanizados en acero ESR Cockerill, lo que asegura una vida excepcional a pesar de su gran ligereza.
La aceptación obtenida por este nuevo cañón de 90 mm. Cockerill es, en sí misma, prueba de que un arma de este tipo era esperada y que responde a una necesidad. Necesidad que se hace patente por el hecho de que la Sociedad Cockerill ha recibido numerosos encargos para montar su polivalente cañón sobre otros blindados ligeros. Cockerill ha realizado el montaje de su arma —directamente o por cesión de licencia— sobre varios vehículos, realizaciones, que DEFENSA muestra en primicia, sobre blindados tan conocidos como el Commando de Cadillac Gage, el CVR (T) Scorpion de Alvis Ltd., el SIBMAS belga, el 6616-A (FIAT) de Oto-Me-lara y el EE-9 Cascavel de ENGESA (Ver DEFENSA núm. 18).

PRB, firma belga bicentenaria y de cuyo grupo Cockerill forma parte, es sinónimo de pirotecnia de calidad en los cinco continentes donde vende sus granadas, minas, explosivos y proyectiles.
PRB ha desarrollado para su empleo en el cañón de 90 mm. de Cockerill una gama de cinco proyectiles capaces de enfrentarse a todos los problemas de fuego que puedan plantear el apoyo a los infantes en primera línea.
Proyectil perforante de carga en hueco (HEAT) para hacer frente a la amenaza más grave: los carros enemigos. Con alcance eficaz de 1.500 m., este proyectil destruirá o neutralizará, a esa distancia, a los ingenios enemigos, permitiendo a la infantería proseguir su maniobra.
Proyectil de ojiva aplastada, bivalente (HESH) ideal por su bivalencia contra los carros y blindados ligeros que destruye a un alcance eficaz de 1.200 m., así como a los infantes desembarcados que progresan entre los vehículos.

foto: Un “Commando “armado con el cañón de 90 mm. A pesar del revuelo internacional levantado por la posible venta a la URSS, por parte de una concesionaria de Cockerill,  de la pieza de 90 mm. no cabe duda de que el arma ha logrado una gran aceptación. 

Proyectil rompedor (HE) “la criada para todo” de la Infantería, indispensable para alterar la moral del adversario, impedirle la llegada de refuerzos, neutralizar las posiciones rebasadas, consolidar las ocupadas y desbaratar las tentativas de de contraataque.
Proyectil fumígeno, requerido en más ocasiones que las previstas para cegar rápidamente una posición peligrosa, apoyar y proteger los movimientos y maniobras propias y facilitar las siempre delicadas operaciones de rotura del contacto y repliegue.
Proyectil de metralla (Canister), caa de bolas, minas volantes antipersonal, capaz de parar en seco un asalto desde corta distancia o las emboscadas preparadas a lo largo del eje de progresión.

 TORRE
La torre Cadillac Gage del M-113 FSV es espaciosa ya que aprovecha el gran volumen útil de este vehículo, tratándose de un nuevo diseño de la firma americana.
Como armamento secundario monta una ametralladora, coaxial con el cañón de 90 mm. FN MAG de 7,62 mm. y seis tubos lanza-botes de humo situados en la parte posterior izquierda. Junto al cañón, y a su izquierda, monta un proyector de luz blanca para tiro nocturno. La santabárbara alberga 55 disparos de 90 mm. y 2.600 cartuchos de ametralladora y 12 botes de humo.
El M-113 FSV, aparte de la tripulación de tres hombres, puede transportar cuatro fusileros para reconocimientos de obstáculos y protección.
¿Vehículo especializado y específico para un cometido determinado o bien vehículo polivalente? La realización y puesta en servicio del M-113A1 FSV-90 milímetros va a relanzar esta polémica, pues numerosos países se encuentran, cada vez más, enfrentados con misiones polivalentes que vehículos especializados no pueden acometer.

Revista Defensa nº 19, Noviembre 1979, Teniente coronel del Ejército Belga Pierre Crevecoeur


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.