Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Pegaso BMR 600

A principios de 1979 comenzó en la factoría ENASA de Valladolid la producción en serie de los nuevos vehículos blindados españoles de ruedas, 6 x 6, de la familia BMR (Blindado Medio de Ruedas) como resultado de la adopción por el Estado Mayor del Ejército español del vehículo básico BMR-600-PP, versión Portapersonal, y de los derivados de éste, de Mando, Portamorteros (PM), Lanzamisiles, Carga, Ambulancia y VEC (Vehículo de Exploración de Caballería). Esta decisión del Ejército español vino a continuación de la experimentación y pruebas, con excelentes resultados tácticos y técnicos, de un conjunto de varios vehículos de pre-serie, durante un año y medio, y ratifica la confianza puesta en este proyecto.

En efecto, de acuerdo con sus concepciones táctico-operativas, la doctrina de empleo y a la vista de los vehículos en servicio, del análisis de las funciones y características de este tipo de vehículos, el Ejército se planteó la necesidad de contar con un medio blindado, anfibio, para transporte y, eventual, combate del Pelotón de Infantería.

Con estas premisas, las propuestas técnicas y tácticas de sus equipos especializados, la existencia o no, en España, de las tecnologías implicadas, la capacidad industrial y su localización geográfica, se enfocó el problema con el siguiente planteamiento:

• Necesidad de construir en España una “familia” de vehículos blindados de ruedas que, derivada de un vehículo básico portapersonal, cubriera las exigencias del Ejército en los 10/20 años siguientes.

• Definición del vehículo básico, para el Pelotón orgánico de Infantería, con misión primaria de transporte hasta y por la zona de combate y posibilidad de intervenir eventualmente en el mismo, en apoyo del Pelotón.

• Formación de un Equipo Militar de análisis, valoración y selección de las características básicas del vehículo PP, en una primera fase, para después desdoblarse en un Equipo Técnico Militar de Proyecto y en una comisión táctico-técnica de seguimiento y valoración del producto.

• Elección de la versión 6x6 como la más idónea, ya que una familia 8 x 8 sería una solución de lujo para lo que se pretendía y que un vehículo 4x4 no se ajustaría a ciertas especificaciones de movilidad ni de evolución de ciertos derivados.

• Selección de la empresa del Ramo de Automoción, nacional, que contase con un satisfactorio Departamento de Investigación y Desarrollo (1 + D) y dominase las tecnologías modernas relacionadas con los vehículos pesados de ruedas.

• Selección y formación de un Equipo Mixto Técnico de Proyecto con dedicación exclusiva y ubicado en la fábrica elegida para la realización del
proyecto.

• Constitución de una Comisión Técnica de Desarrollo de Vehículos Blindados, que participando en otros programas de I + D, tuviese las funciones de vigilancia de empleo máximo de componentes nacionales, estudios e informes, conducentes a promover la nacionalización y acuerdos de cooperación sobre los componentes de importación, responsabilidad de la calidad, apoyo a la industrialización progresiva de los diversos miembros de la futura familia.

PROTOTIPO

La selección de la industria responsable principal de la realización recayó en la “Empresa Nacional de Autocamiones, S.A.” (ENASA), conocida internacionalmente por su gama de camiones y motores “Pegaso” y que desde años atrás suministra al Ejército los camiones tácticos 3045 y 3050, donde también se ubicó el Equipo Mixto Técnico de Proyecto, iniciándose en 1972 la definición del mismo, para la cual se contó con la ventaja, a pesar de iniciarse tarde en relación a otros países, de la existencia de estudios aceptables y sólidos en otras naciones.
El proyecto se materializó en enero de 1974 en el que, tras un alarde de rapidez en este tipo de experiencias, se encontraba en condiciones de ser probado el prototipo del primer vehículo anfibio acorazado español montado sobre ruedas, el cual reuniera las siguientes características:

El prototipo, con la numeración V001, fue sometido a un amplio y duro programa de pruebas en carretera, campo a través y de navegación con buenos resultados, proporcionando unas prestaciones aceptables, aunque resultaba excesivamente pesado, ancho, largo y amplio en su interior para las necesidades del Ejército, que pretendía un vehículo más versátil y con menos volumen que ofrecer al posible adversario.
Ante esta situación se replanteó el proyecto, bajo esos condicionantes y tras tres años más de trabajos del Equipo Mixto Técnico de Proyecto (Ejército-ENASA) vio la luz el vehículo básico BMR-600 de la segunda generación.

Foto: Versión portamorteros (PM) que bien puede montarse en el  interior —lOS y 81 mm.— o remolcarse de 120 mm. como en la foto. Este mismo vehículo puede acondicionarse para carga, ambulancia, recuperación o A.A.

VEHICULO BASICO BMR-600

En 1977 fue finalizado este nuevo vehículo con unas características más ajustadas a las necesidades requeridas por la infantería que lo va a utilizar, cuyo prototipo ha sido sometido durante un año y medio y a lo largo de más de 3.000 kilómetros a duras pruebas en terrenos y condiciones tan variadas como las alturas de Sierra Nevada, con ascensión al Veleta, las zonas desérticas y arenosas de Almería y los duros y quebrados terrenos próximos al embalse de Buendía, en el que se realizaron las pruebas anfibias, experiencias superadas con óptimo rendimiento y excelentes resultados técnicos y tácticos, estos últimos llevados a cabo por distintas Unidades Militares.
El BMR-600, que recuerda al “Piranha” de la Mowag suiza y al V.A.B. Saviem francés, consiste en un casco soldado realizado en plancha de aleación ligera de aluminio pretensado Al-Zn 4,5-Mg 1, de forma paralepípeda y estructura autoportante y estanca con una buena inclinación de las paredes.

El puesto del conductor se halla en posición delantera a la izquierda, ligeramente adelantado sobre el frente del vehículo, con buena visibilidad frontal mediante un parabrisas de cristal multicapa, protegido con una placa met álica abatible dotada de mirilla y dos pequeñas ventanas laterales, completadas por dos amplios retrovisores. Sobre el techo dispone de una escotilla que permite la conducción asomado por la misma y cuya tapa de cierre pivota hacia la derecha, sujetándose en un perno situado sobre la puerta de acceso al motor.
Detrás del conductor se sitúa el jefe del vehículo que dispone de una torreta monoplaza, fabricada en España bajo licencia Mowag, provista de dos periscopios para observación y tiro, de gran ángulo.


Los dos tercios posteriores del BMR-600 constituyen el compartimento de transporte de personal, con capacidad para 11 hombres con su equipo de combate, que cuentan con dos asientos corridos, plegables, adosados a las paredes del vehículo. Este compartimento está unido por un pequeño pasillo, a través del puesto de mando, a la cámara de conducción. Para una rápida entrada y salida de los fusileros, el Pegaso BMR-600 dispone de un portón posterior abatible, accionado hidráulicamente con mando en el puesto del conductor, que incluye una pequeña puerta batiente de emergencia, formando un conjunto muy similar al de los TOA M-113.
En el techo existen practicadas dos grandes aberturas rectangulares en el sentido transversal con sus correspondientes tapas de bisagra, que abren en el sentido de la marcha. A lo largo del casco cuenta con cuatro rótulas, con sus bloques de visión, para empleo de los fusiles de asalto CETME, y similares, del Pelotón, dispuestas dos en la pared lateral derecha, una en el portón posterior, en la puerta batiente y otra en el costado izquierdo, debido a estar ubicado en esta parte el depósito de combustible.
Sobre el techo se encuentran las rejillas de aireación del motor, la entrada del filtro de aire, la boca de llenado del depósito de combustible y el soporte de la antena.

MOVILIDAD

Es éste de la movilidad factor esencial en los vehículos de transporte y combate de infantería por estar estrechamente ligado a la característica esencial de empleo de trasladar, apoyar y combatir con los fusileros y carros de combate y es, por tanto, uno de los primeros a considerar en todo vehículo de ese tipo.

Foto: Vista superior del primer prototipo del BMR-600, en el que se aprecian los portalones de carga del techo y la prevista ubicación de la torre de mando.

Precisamente por considerar que una buena movilidad en todo terreno es necesaria para cubrir las misiones prevista para este vehículo y ser a la vez fundamental al concepto de protección, en el BMR-600 se ha conjugado un potente motor, una transmisión flexible y progresiva, junto a una suspensión de gran capacidad de desplazamiento vertical, una dirección asistida y de gran suavidad, que ha redundado en una relación de potencial peso elevada, una conducción brillante y gran radio de acción.
El BMR-600 incorpora el motor Pegaso 915 7/8, diesel de cuatro tiempos, de inyección directa vertical, sobrealimentado por turbocompresor, de seis cilindros en línea con potencia máxima de 306 CV. a 2.200 r.p.m. y un par máximo de 110 m. kp. a 1.500 r.p.m. Cilindrada de 11.945 c.c., refrigerado por agua mediante circulación forzada por bomba centrífuga y con peso de 1.100kg.
Este motor es la versión militar del modelo comercial 9.157 de ENASA empleado en multitud de camiones de gran tonelaje, por tanto sobradamente probado y conocido, con un buen stock de respetos y la posibilidad de fácil y rápida sustitución en caso de necesidad.
Está montado en un compartimento, estanco y aislado del resto del vehículo por una mampara antifuego, situada en posición central a la derecha del conductor, con puerta de acceso en el frontal inclinado del BMR-600 y registros, embebidos y protegidos, en el fondo e interior del ingenio blindado.
La transmisión está formada por un convertidor de par hidráulico acoplado al motor, seguido de una caja de cambios automática Zahnradfabrik Friedrichshafen (ZF) HP-500 de seis velocidades hacia adelante, retromarcha y retardador hidráulico, caja transfer para salida de potencia después del cambio, transmisión a diferencial repartidor central a tres diferenciales autoblocantes, mediante árboles de transmisión con juntas cardan. El accionamiento del cambio es por mando automático excitado o accionado por conmutador de conducción situado debajo del volante de dirección. Los diferenciales autoblocantes, mandados neumáticamente por el conductor, evitan el deslizamiento de las ruedas en terreno arenoso o de poca adeherencia, siendo los mismos que incorporan los camiones militares Pegaso 3045 y 3050.

Foto: El Vehículo de Exploración de Caballería (VEC), específicamente concebido para el combate de esta Arma, reúne junto a su nueva línea, que permite una óptima vigilancia del terreno y empleo del armamento, la potencia de fuego de su cañón de 25 mm. en torreta Oerlikon GBDAO5 la movilidad y versatilidad de la serie BMR.

Este conjunto moto-propulsor proporciona al BMR-600 una velocidad máxima en carretera de 100 km/h., con excelente velocidad de crucero de 90 km/h. y una alta relación de potencia/peso del orden de 22 CV/Tm. que, unido al par motor y reducción total, le permiten circular por todo terreno y superar pendientes longitudinales de hasta el 70 por ciento teórico. Al mismo tiempo el bajo consumo específico del motor de sólo 160 gr/CV. h. le permiten alcanzar autonomías altas, que se han limitado a 900 kilómetros con consumo de 0,355 1/km. La capacidad del depósito es de 320 litros.
Tiene una dirección integral Bendibérica servoasistida hidráulicamente que actúa sobre las ruedas anteriores y posteriores que proporciona un pequeño radio de giro de sólo 7,5 m., lo cual permite una mayor anchura en la parte inferior del casco y por tanto no disminuir la flotabilidad.
Elemento importante para una buena movilidad es la suspensión y el BMR -600 incorpora un sistema de suspensión oleoneumática, de ruedas independientes mediante triángulo inferior y cilindros oleoneumáticos en configuración Mac Pherson, que permite un desplazamiento vertical de cada rueda de 300 mm., que da al vehículo sus óptimas condiciones “todo terreno”. Esta suspensión es susceptible de adoptar varias alturas, manteniendo el vehículo en cuatro posiciones básicas:
-Altura máxima, para superar obstáculos especialmente difíciles.
-Altura “todo terreno”, para zonas accidentadas, terrenos cortados y pedregosos.
-Altura de marcha en carretera, permitiéndole alcanzar con seguridad altas velocidades.
-Altura mínima, para embarque y ocultación a las vistas del enemigo.
Otra característica de la suspensión es la de permitir la inclinación del vehículo longitudinal y transversalmente para facilitar la entrada y salida de cursos de agua, con ángulos de ataque y salida de 50 y 45 grados respectivamente, y la circulación por pendientes laterales, así como la adaptación al terreno como plataforma de armas pesadas. Permite, asimismo, al vehículo circular con dos ruedas fuera de servicio, ya que basta elevar las ruedas inutilizadas y continuar la marcha con las cuatro restantes.

Foto: Interior del BMR -600, con amplio y cómodo espacio para los fusileros. Los asientos son plegables para mejor acondicionamiento y facilidad de tiro desde el interior.

Los frenos principales son de disco en las seis ruedas, con accionamiento hidráulico mediante cámaras MGM de aire comprimido para consecución de la presión hidráulica, con doble circuito independiente para cada eje. Dispone de frenos de emergencia, ya que las cámaras MGM entran en acción de manera automática al bajar la presión de aire comprimido en los depósitos. El circuito neumático permite emplear las cámaras MGM como freno de estacionamiento, pero para evitar una posible pérdida de eficacia por servicio prolongado, cuenta con un freno de disco en la transmisión, accionado mecánicamente por el conductor.
Las seis ruedas son de disco estampado de 9,5 x 20, calzadas con neumáticos de baja presión e impinchables Michelín 13.00 x 20 XL Pilote que le permiten un fácil rodar por terrenos blandos y arenosos.
El Pegaso BMR-600 es anfibio sin preparación, disponiendo para la navegación de dos hidrojets orientables instalados en la parte inferior posterior, a ambos lados del portón, pudiendo manejarse ambos independientemente desde el puesto del conductor. El movimiento de los alabes de cada hidrochorro se produce por un motor hidráulico que recibe la potencia, total, del motor del blindado a través de una bomba común a ambos, acoplada a la salida del cigüeñal. Alcanza una velocidad de 10 km/h. navegando en aguas tranquilas, que le permite cruzar corrientes de aguas rápidas. Puede igualmente navegar impulsándose con las ruedas a una velocidad máxima de 4,5 km/h. En la proa monta una hoja rompeolas abatible, con una pequeña ventana.
La combinación de los elementos anteriores permite una excelente movilidad al BMR-600 con una conducción brillante y suave, con menor fatiga para el conductor, la obtención de una misma huella de todas las ruedas de cada costado, lo que supone una seguridad adicional en el paso de zonas minadas y mayor facilidad de maniobra en espacios reducidos (bosques, calles estrechas, etc.)

PROTECCION
La protección del BMR-600 radica, esencialmente, en una combinación del blindaje con la silueta general del vehículo y la movilidad del mismo.
Como se ha indicado, el elemento pasivo principal de protección, es decir, su blindaje, está realizado con planchas de aleación ligera de aluminio Al-Zn 4,5 - Mgl con diferentes grosores y estudiados ángulos de inclinación que le capacitan para resistir impactos directos de las armas ligeras de infantería y metralla e impactos, no directos, de proyectiles de artillería.
La elección de este tipo de blindaje fue hecha en base a conseguir una disminución de peso con una misma protección, posibilidad de realizar cascos portantes de mayor rigidez, sin necesidad de armados ni refuerzos interiores, debido al mayor espesor de las paredes y al empleo de una técnica de construcción por encaje de unas planchas en otras por sus bordes fresados, disminución drástica de la firma magnética del vehículo, evitando el riesgo de minas y explosivos magnéticos, facilidad de obtención de material de repuesto por ser de amplia utilización civil y admitir la soldadura por explosivo, con la posibilidad de reparaciones urgentes, en el campo.

Foto: Detalle del Hidrochorro, abierto para navegación hacia adelante. Para marcha atrás se cierra la compuerta y el chorro sale por las rejillas laterales.

Especial mención merece el diseño del fondo del casco, que ha sido concebido y realizado con superficie totalmente plana, con registros y tapones embebidos, compuesto por dos planchas paralelas, con cámara de aire intermedia, aumentando así notablemente la rigidez y protección del vientre contra explosiones de minas o ingenios similares.
Esta concepción permite alojar en el interior del casco a los tres grupos diferenciales y sistemas de dirección, que redunda en una mayor protección de estos componentes mecánicos, no sólo contra los explosivos y proyectiles sino también contra las rocas y otros obstáculos similares, como ha quedado de manifiesto en las evoluciones del BMR-600 por terrenos secos y pedregosos, adoptando el concepto de “transporte blindado con todo dentro” en lugar del “camión blindado con todo fuera’:
Al mismo tiempo esta superficie lisa de los bajos facilita la autorecuperación del blindado cuando circulando por terrenos extremadamente blandos hunde las ruedas apoyándose en el fondo. En estas condiciones se ha comprobado la facilidad de rescate de un vehículo BMR haciéndole resbalar sobre su vientre, con ayuda de un torno, hasta que las ruedas se apoyan en terreno firme.
Contribuye a aumentar la protección la posibilidad de cubrir los bloques de visión, periscopios y parabrisas para evitar el paso de la luz interior del blindado y su detección desde la oscuridad exterior. Otro factor, en este campo de la protección, es su bajo índice de rumorosidad, que redunda en una práctica indetectabilidad acústica desde pocas decenas de metros y en una menor fatiga de los combatientes, debido al cuidadoso estudio y selección del sistema de silencioso y escape, aunque al encontrarse en el lado exterior derecho del vehículo, sin protección alguna, resulta bastante vulnerable.
El BMR-600 puede actuar en ambiente nuclear, así como en contaminación biológica y química, ya que a su perfecta estanqueidad une el disponer, de forma opcional, de un equipo de protección ABQ que hace pasar un caudal de aire de tres metros cúbicos por minuto a través de un sistema de dos filtros, aire que es mantenido en el interior a una sobrepresión ligera de 30 mm. de columna de agua. Por otra parte, la configuración lisa y limpia de las paredes exteriores del BMR -600 facilita la resistencia a las ondas de presión de explosiones nucleares al tiempo que permite una mejor descontaminación.
Finalmente, dispone de una instalación fija interior contraincendios a base de espuma de CO2 con bocas de salida en la cámara del motor y mando de accionamiento en el puesto de conducción.

POTENCIA DE FUEGO
Como ha quedado indicado, cuando el Ejército se planteó la necesidad de realizar una familia blindada, definió al vehículo básico de ésta con misión de transporte del Pelotón Orgánico de Infantería hasta y por la zona de combate, con posibilidad de intervenir en acciones eventuales de autodefensa o de apoyo al pelotón en el despliegue.
De acuerdo con ello, eIBMR-600-PP ha sido provisto de una torreta monoplaza Mowag, realizada en España, para el jefe del Pelotón y armada con una ametralladora normalizada, fabricada en Oviedo, MG-3S con puntería y disparo desde el interior, a torreta cerrada, tanto en dirección como en elevación.
Esta torreta está montada detrás del conductor, sin interferencia alguna en el campo de visibilidad del hombre que la ocupa, para lo que dispone de dos periscopios de observación y un aparato de puntería diurna Leizt sincronizado con el arma y con ángulo vertical de —15° a + 60°. En su interior se encuentran los mandos de fuego, elevación y giro, tanto eléctricos como manuales, así como el cargador de munición encintada con capacidad para 2.500 proyectiles.
Pero el BMR-600 admite una gran variedad de armamento, de acuerdo con los cometidos asignados, que cubre desde el ligero para protección hasta cañones de 90 mm. para apoyo, por el fuego y combate, pasando por misiles y cañones automáticos, terrestres y antiaéreos.

Foto: Uno de los prototipos de la segunda generación del BMR -600. El motor ha sido desplazado a la derecha y el jefe del vehículo está detrás del conductor, lo que supone una sensible mejora general del blindado.

EQUIPOS
El BMR-600 está dotado de faros de luz blanca, situados en el interior del frente blindado, protegidos por una rejilla. Dispone igualmente de luces de guerra y de conducción nocturna, todos ellos normalizados y de tipo NATO. La instalación eléctrica, necesaria para la alimentación del motor y demás componentes y accesorios, tiene una tensión de 24 V., asegurados por dos baterías de 140 Amp/h. y un alternador de 2.200 watios. Todo el cableado, de tipo especial, de la instalación está realizado y protegido de acuerdo con las especificaciones NATO, al igual que los conectores y tomas eléctricas.
Tiene montadas dos bombas de achique con capacidad de evacuación total de 201/mm. y un sistema de facción cuyo mando está en el puesto de conducción, montado opcionalmente a petición del usuario.
Para realizar su propia recuperación, pasos difíciles y otras maniobras, está provisto de un cabrestante hidráulico situado en la parte delantera derecha y oculto en el interior del casco, con velocidad variable de hasta 18 metros por minuto y fuerza de tracción máxima de 6.000 kg.
En la parte superior del costado izquierdo tiene montado un soporte normalizado para herramientas, careciendo, por el contrario, de tubos lanza botes fumígenos.

VARIANTES
Del anterior vehículo básico de la familia BMR se han derivado un conjunto de ellos que constituyen los miembros de la misma, con diferentes cometidos y hechuras. Todos ellos tienen en común los mismos elementos mecánicos y parecida constitución general.
BMR-600A-1. Está dotado con troneras protegidas con tapa, para fuego interior, en lugar de con rótulas. El jefe del vehículo dispone de una torrega fija dotada de ocho periscopios de observación diurna ENOSA, que permiten una visión panorámica, y montaje en candelero, circular, para ametralladora MG-3S de 7,62 mm. con mando exterior. La torreta se cierra con una tapa circular que pivota hacia la derecha.
Carece de hidrochorros, por lo que la parte posterior lateral tiene la misma forma que la intermedia de las ruedas y llegando a la altura del fondo del vehículo. La navegación la realiza mediante la impulsión por las ruedas a la velocidad de 4.5 km/h. Tampoco está dotado de hoja rompeolas, equipo de defensa ABQ ni cabrestante auxiliar.
Está previsto como versión portamorteros (PM) de 105 y 81 mm. con afuste especial en el interior, o de 120 milímetros remolcado. Igualmente como ambulancia blindada, con cuatro camillas, y vehículo de carga.
BMR-600A-3. Versión de apoyo al Pelotón, dotado de una torre monoplaza TOUCAN-I armada con un cañón automático de 20 mm. y una ametralladora de 7,62 mm., más dos tubos lanzahumos a cada lado, armas todas con disparo desde el interior para combate a torreta cerrada. Cuenta con seis periscopios de visión y un visor de puntería diurna.
Esta torreta se encuentra ubicada detrás de la escotilla del Jefe del Vehículo, sobre el lugar de la primera abertura rectangular del techo, la cual ha sido sustituida por el hueco para la torreta y por una escotilla paralela a la torre. El Jefe del Vehículo dispone únicamente de una escotilla dotada con tres periscopios de observación. Lateralmente cuenta con portillos de observación y tiro como los de la variante anterior.
Esta versión ha sido experimentada igualmente con la torre Oerlikon GBDA 05 con cañón de 25 mm. y con una torre con catión de 90 mm., con un peso máximo incorporado de 2.500 kg., límite de navegación, con alcance efectivo de 1.200 m. con proyectiles de carga hueca, lográndose un vehículo de apoyo de fuego y probabilidad de acción contra carros, manteniendo por otra parte la movilidad y cualidades anfibias.
Sobre esta variante A-3 se ha realizado la versión de defensa antiaérea a baja cota, que durante el presente año va a ser experimentada, que contempla dos posibilidades de armamento, una con montaje del cañón múltiple “Meroka”20-12 de CETME y otra con una torre con montaje bitubo de 20 mm.
BMR-625-VEC (Vehículo de Exploración de Caballería). Esta es la versión más interesante de las tres, por su concepción de empleo y configuración general, que presenta notables diferencias en relación al resto de los componentes de la familia BMR.
Con el desarrollo del Blindado Medio de Ruedas se ha conseguido dotar al Arma de Infantería de un vehículo de transporte con óptimas posibilidades de participar en el combate sin necesidad de desembarcar al pelotón, más que para el asalto y limpieza de posiciones ocupadas, sin embargo, la Caballería, requería un vehículo más ligero y potentemente armado para la realización de las misiones que le son propias, cuyas características cubriesen la peculiar forma de combatir del Arma: reconocer y descubrir, proporcionar seguridad, explotaciones del éxito y persecuciones, así como proteger y cubrir la retirada, modalidades de combate que se traducen en acciones de exploración y reconocimiento, de seguridad y de combate, para las que ha sido específicamente realizado el VEC.

Foto: BMR-600-PTA de Apoyo de fuego con una torre monoplaza TOUCAN4 de GIAT, de doble alimentación, con arma principal de 20 mm. y secundaria de 7,62 mm. Las pruebas anfibias han demostrado la posibilidad de batir objetivos terrestres durante la navegación.

El casco ha sido rediseñado, suprimiéndose en el frente la pequeña cabina del conductor, el cual pasa a una posición central sobre el plano inclinado, con una escotilla dotada con tres periscopios de conducción.
Detrás del conductor y a la izquierda se abre la escotilla del Jefe del Vehículo, que cuenta con tres bloques de visión hacia la izquierda, uno frontal y otro hacia la derecha, lado con visibilidad más limitada por la torreta de armamento. Esta torreta está montada en el centro, detrás del conductor y se trata del modelo GBD-Á 05 de Oerlikon armada con el cañón automático de la misma marca KBA-B de 25 mm. y una ametralladora de 7,62 milímetros.
El motor del VEC está instalado en posición trasera izquierda con salida del escape por el mismo lado y acceso por una puerta sobre el plan o inclinado posterior, ya que en esta versión el casco desciende oblicuamente de forma muy similar a la parte delantera del vehículo.
Este modelo carece de los portalones rectangulares del techo habiendo sido sustituidos por escotillas con bloques de visión ENOSA, una sobre el techo, junto al motor, con vistas a la derecha y otra en la parte inclinada trasera, permitiendo así a sus sólo cinco tripulantes una total observación del terreno en cualquier dirección.
Como los anteriores, es anfibio, impulsándose con hidrochorros, cuenta con defensa ABQ y cabrestante de tracción.

CONCLUSIÓN
Con la realización y puesta en servicio del “Blindado Medio de Ruedas” se consigue una gama de vehículos de amplias posibilidades de empleo y excelentes características, como han demostrado las pruebas, que permitirán dotar a las unidades mecanizadas con un vehículo de transporte y combate en línea con los más modernos existentes, habiendo, incluso, superado a alguno de ellos.
El Ejército español dispondrá de unidades completas con vehículos BMR-600, ya que las instalaciones de ENASA, que consigue otro éxito que añadir a los anteriores, estarán próximamente a un ritmo de 200 vehículos/año, abordándose un primer contrato Ejército-Empresa Nacional de Autocamiones por 500 unidades, para continuar a ritmo aproximado de 100 BMR-600 al año, de los que cabe esperar una decidida exportación.
Como primera conclusión, está la conveniencia de la continuación de la formación de equipos de trabajo específicos con incorporación de técnicos militares a las estructuras empresariales de  I+ D con el fin de repetir estos logros en otros materiales de defensa igualmente necesarios y abordables.

Revista Defensa nº 14, junio 1979, Mariano Aguilar Olivencia


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.