Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Fuerza Aérea de Marruecos, a la víspera del cambio

Junio de 2010, la Real Fuerza Aérea marroquí se encontraba en el inicio de la planificación y materialización de la modernización de su flota de aeronaves. Plan que, como alertaba el autor en el artículo que hoy rescatamos de la revista Defensa publicado en 2010, continúa materializándose en el presente dando como fruto un salto cualitativo de capacidades.

La Real Fuerza Aérea de Marruecos están en vísperas de recibir nuevos cazabombarderos F-16 y entrenadores T-6C de fabricación estadounidense. A la vez, desde Bélgica se han recibido los primeros “Mirage F1” tras un proceso de modernización. Estamos ante un cambio muy importante, digno de reseñar, y más siendo uno de los países vecinos de España. 

El Reino Alauita ha ido aumentando progresivamente su ya importante posición como uno de los elementos claves en el Norte de África. Es llave de una de las orillas del Estrecho de Gibraltar, tiene una amplia costa Atlántica y sus servicios de inteligencia militares y policiales, sobre todo los de la Gendarmería Real, se han vuelto claves para controlar al terrorismo islámico, tanto en el país como en otras partes de su región, dado el apoyo que da a los países vecinos del Sur del Magreb. Uno de los elementos importantes de esta política es la Casa Real, que ha logrado combinar una progresiva modernización pro-occidental, manteniendo las tradiciones islámicas, mientras con mano dura ha evitado la progresión de los grupos terroristas. Paralela­mente, al principio de la mano de los servicios que requerían las RFAM (Reales Fuerzas Aéreas de Marrue­cos), el país estabiliza una industria aeronáutica propia, que es una de las claves de su modernización.

Las RFAM se reequiparán, según adelantó el 18 de diciembre de 2007 la DSCA (Department of Defence Security Coope­ration Agency) de los Estados Unidos, que tramita ante el Congreso de este país la autorización formal para la venta de material de defensa, con 24 F-16C/D Fighting Falcon del Bloque 52. El permiso también incluye sus tanques de combustible conformados y una amplia gama de armamento y equipos de última generación. Más recientemente, el 30 de mayo de 2008, Marruecos formalizaba ese acuerdo mediante un contrato inicial con Lockheed Martin Aeronau­tical Systems, con sede en Fort Worth (Texas), que fue cerrado en diciembre de 2009 por una cifra total de 841,9 millones de dólares. Además, ha ido concretando varios pedidos adicionales con diferentes sociedades estadounidenses, que le proporcionarán el armamento y equipos para éstos, lo que elevará la factura a en torno a 2.400 millones.

En marzo de 2009, una delegación marroquí, encabezada por el coronel Saufi, visitó la Base Aérea estadounidense de Luke, donde pudo observar las instalaciones. En esta base, sita junto a Glendale (Arizona), se realiza el entrenamiento aéreo avanzado en los F-16 para todos los pilotos de la United States Air Force, además de los de Singapur y Taiwan, que también operan con estos aparatos. En total, unos 180 F-16 están allí, lo que la convierte en la principal instalación del mundo en lo que concierne a actividad de los Fighting Falcon. Los marroquíes también se desplazaron al aeropuerto internacional de Tucson, sede de la ANG (Air Nacional Guard) de Arizona, donde se entrevistaron con los mandos del 162º FW (Fighter Wing). Posterior­mente, en febrero de 2010, se hacía público que sería esta unidad la que formará a los cuatro primeros pilotos marroquíes de F-16 a partir de julio de 2011, que es cuando se espera que se inicien las entregas.

foto: Maqueta del futuro F-16C de las RFAM: este cazabombardero de Lockheed Martin significará un gran paso adelante para la aeronáutica de Marruecos (foto Julio Maíz).

Los mandos marroquíes seleccionados inicialmente son veteranos aviadores de los F-5E/F modernizados, que durante un año y medio recibirán la instrucción necesaria para convertirse en pilotos de F-16. A éstos les seguirán posteriormente otros seis alauitas. Tam­bién será responsabilidad de los profesionales de esta unidad de la ANG formar los primeros cuadros de personal de mantenimiento, especialmente los jefes de equipo. Según indicó el mayor (comandante) Steve Scratch Haase, jefe de Opera­ciones del 162º FW, la transformación al F-16 incluirá la de pilotaje usando las gafas de visión nocturna y el casco con capacidad de seguimiento de blancos con la mirada, el denominado JHCMS (Joint Helmet Moun­ted Cueing Systems).

No olvidemos que esta Unidad de la ANG depende del AETC (Air Education and Training Command) y tiene la experiencia previa de haber entrenado a los pilotos de los F-16 de los Emiratos Árabes Unidos. La compra de esos aparatos ha significado un auténtico guiño a los Estados Unidos, frente a una oferta gala, primer inversor mundial en Marruecos, para vender cazabombarderos Rafale. Rabat es uno de los principales aliados de Estados Unidos, que cada vez da más importancia a África, habiendo creado en 2008 un Mando militar propio para ese Continente, el AFRICOM (Africa Command). Francia, no obstante, ha cerrado importantes contratos, entre los que está uno para modernizar los Aérospatiale (Euro­copter) SA330F Puma de las RFAM y la Gen­darmería Real y la venta de una fragata de última generación para la Marina Real marroquí, que incluiría la venta de los misiles antibuque Exocet MM-40 Bloque III.

Los F-5 modernizados

Las RFAM cuentan con unos treinta F-5E/F, que equipan los dos Escuadro­nes que componen la Escuadra de Combate Tigre, con base en Meknes, de los que una veintena han sido sometidos a un proceso de modernización muy completo. Se pensó en adaptar el nuevo arsenal que vendría de la mano del F-16, por lo que se les dotó con capacidad de utilizar este armamento. Por tanto, se les ha instalado un nuevo hardware y un software abierto que puede adaptarse para utilizar los nuevos misiles estadounidenses. Así, podrán usar los aire-superficie AGM-65D y H y los aire-aire de medio alcance AIM-120C y los de corto alcance AIM-9M Sidewinder o, de ser adquiridos, los AIM-9X, que llegarán a Marruecos de la mano de los F-16, con lo que se logrará homogeneizar la flota de aviones estadounidenses con estos mortíferos ingenios.

Las RFAM han sido uno de los principales operadores del mundo del F-5, sobre todo en base al amplio historial de combate que han realizado. A finales de los años sesenta llegó a Marruecos el primer lote de 18 F-5A/B. En 1976 estalló la Guerra del Sahara Occi­dental, tras completarse la chapucera descolonización por parte del Go­bierno español. Casi de inmediato se inició la guerra entre el Ejército marroquí y el Frente Polisario (Popular para la Liberación de Saguia el Hamra y el Río de Oro), un conflicto que se alargó hasta finales de los ochenta y que para las Fuerzas Armadas marroquíes supuso una dura experiencia, de la que, no obstante, salieron muy reforzadas. Marrue­cos, obviamente, apoyó con su aviación las operaciones de sus fuerzas terrestres, trasladando sus F-5A/B a la Base de Laayoune, el aeropuerto de la antigua provincial española del Sahara Occidental, El Aaiún. Pronto las operaciones aéreas tomaron un cariz bastante negativo para éstos, ya que sufrieron muchas bajas, sobre todo a manos de los misiles portátiles SA-7, que países del entonces bloque soviético suministraron al Frente Polisario.

Ante el temor de que Marruecos perdiese la guerra, pues estábamos ante uno de esos conflictos locales que generaron la Guerra Fría, fue reaprovisionado de armas por Francia y Estados Unidos, que concretó la ayuda de Arabia Saudí para financiar la compra de una veintena de F-5E/F nuevos, dotándolos de  misiles AGM-65B Maverick, cohetes y bombas de racimo. Posterior­mente fueron provistos con sondas de reabastecimiento, mediante las cuales podían tomar combustible de los Boeing 707 de la RFAM, transformados para tal fin por la industria marroquí, agrupada desde 2006 en la sociedad Services Industries ASI en el polo aeronáutico de Nuacer. En octubre de 1989, recibió una docena de F-5E de segunda mano. Ya en el siglo XXI, inició una completa modernización de estos aparatos, que algunas fuentes designan como F-5E/F Tigre III.

Las noticias marroquíes son muy opacas en estas cuestiones de modernización de sus aparatos, por lo que se corre el riesgo de entrar en el terreno de la especulación. Incluirían una nueva cabina de pilotaje (cockpit) con dos pantallas multifunción, con un software de origen no definido, aunque podría ser de la firma estadounidense Rockwell-Collins, que habrían sido adaptadas y montadas por EADS Sogerma en sus instalaciones de Burdeos (Francia), y el radar sería el italiano multimodo Grifo F/X Plus, fabricado por FIAR. Otra empresa, según la misma fuente, que habría participado sería GEC Marconi (hoy integrada en BAE Systems), que les habría dotado con un nuevo sistema de comunicaciones, posiblemente con radio de saltos y Data Link. Es también público que las RFAM han adquirido el pod italiano Elettronica ELT/555, y sistemas de contramedidas electrónicas.

También existen algunas fotos de los Tigre III con el pod designador de blancos, Northrop Grumman Litening y los parches de algunos de sus pilotos indican que están cualificados para lanzar armamento inteligente. Esta modernización hace del sistema F-5/F el principal puntal de la defensa aérea marroquí, ya que han sobrepasado en características a los veteranos Mirage F1, al menos hasta que éstos pasen por la modernización de media vida MLU (Mid-Life Upgrated) en marcha. En resumen, estaríamos ante un aparato bastante actualizado, con una excelente capacidad de ataque al suelo y de combate aire-aire, una vez se incorporen los aludidos misiles, que vendrán de la mano de los F-16C/D.

Los renovados “Mirage F1”

Los Mirage F1 han sido durante treinta años, junto a los F-5, el elemento clave de capacidad de combate de las RFAM. Los cincuenta recibidos en diferentes lotes participaron en la Guerra del Sahara y han sido un elemento básico en la defensa aérea del país, permitiendo participar en múltiples ejercicios internacionales con un aparato más que eficaz, si bien los años no perdonan y era necesario darlos de baja o modernizarlos. Se ha de tener en cuenta que no tienen capacidad de lanzamiento de misiles modernos más allá del horizonte del tipo BVR (Beyond Visual Range), siendo su principal cometido el ataque al suelo. En 1993, la flota remanente (el Polisario derribó algunos durante la parte más activa del conflicto) fueron actualizados en Francia por Dassault, algunos de ellos provistos de una percha de reabastecimiento en vuelo.

Aunque la decisión de adquirir un nuevo avión estaba tomada, el lógico plazo para ponerle en orden de combate aconsejó mantenerlos en servicio. Se decidió iniciar el proceso de modernización por parte de Astrac (Association Sagem-Thales pour la Réno­vation d’Avions de Combat), creada en noviembre de 2005 para afrontar el contrato con el Reino de Marruecos, mediante el cual 27 Mirage F1CH y EH están siendo dotados de una completa aviónica, alta capacidad de autodefensa y la integración de nuevo armamento aire-aire compuesto por los misiles galos MICA EM e IR y Magic II y de ataque al suelo AASM de 250 kg. Asimismo, se les ha proporcionado mayor capacidad de disparo de los misiles antibuque Exocet AM-39, que están presentes ya en el arsenal marroquí. 

Los trabajos de  modernización son realizados en las instalaciones de la empresa belga SABCA, con sede en la ciudad valona de Charleroi, que estuvo presente en el salón marroquí Aeroexpo-2010, donde se desveló el dato de que en marzo la RFAM  recibiría  los dos prototipos de este proceso. Hay que mencionar los trabajos de mantenimiento que se realizan en la Maestranza Aérea de Albacete. Según el informe de ventas de la industria de Defensa española de 2009, que facilita los datos de las que efectúa España a terceros países, dentro de las partidas de material, que incluirían los servicios de mantenimiento, se menciona, entre otros equipos militares, las partes y piezas excedentes de aviones Mirage F1, con un coste total de 113,9 millones de euros.

Los “Alpha Jet”, aviones multifunción y el entrenamiento

A finales de los ochenta, Marruecos recibió desde Francia 24 reactores de enseñanza y ataque ligero Dassault-Bréguet/Dornier Alpha Jet H. Su camuflaje táctico da idea de su principal rol, al menos inicialmente, el de ataque al suelo. Estos birreactores debutaron al final de la Guerra del Sahara, donde un aparato se perdió en combate. Ya en los noventa, se incorporaron al CIPC (Centre d’Instruction Pilotes Combat) con sede en Meknes, donde realizan las tareas primarias de formar a los nuevos pilotos de combate de las RFAM. Además, conservan su capacidad y rol de ataque al suelo, lo que permite dar una instrucción muy real a los nuevos aviadores y tener una unidad de ataque operativa en caso de ser necesario. La posibilidad de una nueva guerra en el Sahara, aunque no muy probable, está siempre presente en la estrategia de las FAS marroquíes.

Es muy interesante mencionar la participación de los Alpha Jet en el programa Al Ghait, que desde 1984 realiza estudios y posteriormente misiones para provocar lluvia de forma artificial. En colaboración con la Dirección Nacional de Meteorología marroquí, las RFAM empezaron modificando algún biturbohélice Beech King Air A100 con dispositivos de lanzamiento de productos químicos sobre las nubes con los que provocar precipitaciones. Posterior­mente, al menos un Alpha Jet H fue equipado con un radar meteorológico y un sistema de inseminación de nubes instalado en el morro, mientras en la parte inferior del fuselaje lleva una protuberancia que serviría para portar y carenar la instalación de un depósito interior.

La mayor parte del personal de las RFAM se forma en la denominada École Royale de l’Air, que comparte pista con las del aeropuerto de la bella ciudad de Marrakech. En la Escuela se imparte formación a los cuadros técnicos, que van desde los suboficiales especialistas a los ingenieros aeronáuticos, además de la actividad de vuelo. Justo al pie del Atlas los aspirantes a pilotos inician su instrucción elemental en los aviones de motor a pistón AS-202-18 que fabricaron la alemana FFA (Flug-und Fahrzeugwerke Altenrhein) y la italiana Savoia-Marchetti. Tiene una disposición de asientos lado a lado muy útil para esas misiones.

Del sencillo AS-202/18, los nuevos pilotos pasan a realizar el aprendizaje básico en  el aparato estadounidense Beech T-34C-1 Turbo Mentor, un excelente aparato de enseñanza, del que una docena sirven en la Escuela. El potente turbohélice, además, en caso de necesidad podría ser convertido en un buen avión de ataque. La fase final de formación en la Escuela acaba a bordo de un aparato a reacción como es el Cessna T-37B Twinty, del que  Marruecos adquirió catorce en 1996, con los que pudo dar de baja a los baqueteados Fouga Magister CM-170. Estos últimos, de fabricación francesa, fueron usados, además de para misiones de adiestramiento avanzado, para ataque en el Sahara. En la línea de los Magister dados de baja que se ven en la Escuela-Base de Marrakech, algunos están pintados con el camuflaje táctico en marrón y arena, que contrasta con los aparatos de cromado plateado, que sólo se destinaron a enseñanza.

Volviendo a los T-37B, recalcamos que conservan la decoración azul oscura y blanca que utilizaban cuando servían encuadrados en el  64º FTW (Flying Training Wing) de la USAF, donde realizaban tareas de enseñanza con base en Reese, en Lubbock (Texas). A bordo de este veterano biplaza, también con asientos lado a lado, los pilotos alauitas vuelan unas 200 horas, con las que finalizan su formación como pilotos en la Escuela, pasando luego destinados a las especializaciones de vuelo en cazabombarderos, transporte o helicópteros. En la Escuela tiene también su casa la patrulla acrobática de las RFAM, denominada  Marche Verte (Marcha Verde), que utiliza ocho de los ágiles monomotores de hélice de fabricación francesa CAP-231/232. Estos, al igual que dos CAP-10, muy similares, también sirven como aparatos de enseñanza para los futuros pilotos marroquíes.

Finalmente, destacamos que no existe ni rastro de los aviones a reacción de entrenamiento chinos Hongdu JL-8, o K-8, como es más conocido en Occidente, que algunas fuentes y web especializadas mencionan con base en la Escuela. No hay ningún testimonio gráfico que confirme esta hipótesis, teniendo en cuenta además la apertura informativa que están realizando las RFAM en este campo de unos años a esta parte. En 2007, a través de DSCA (Defense and Security Cooperation Agency), supimos también de la autorización de Estados Unidos para vender al Reino alauita 24 entrenadores T-6 Texan II fabricados por Raytheon Aircraft (ahora Hawker Beech­craft), con sede en Wichita (Kansas). Este moderno sistema servirá a los pilotos marroquíes para realizar una formación en un aparato muy moderno, que les permitirá luego una rápida conversión al F-16, dado que los dos comparten buena parte de sistemas, tal y como hace la USAF. Aunque los T-6C están dotados de puntos de anclaje para depósitos suplementarios y armamento, no está programado que cumplan misiones de ataque al suelo, al menos inicialmente.

El contrato, que se firmó el 13 de octubre de 2009, supone una factura al Gobierno de Rabat de 185,3 millones de dólares. Hawker Beechcraft se compromete a entregar los aviones en Marruecos, dar  entrenamiento al primer cuadro de pilotos y mecánicos, apoyo técnico, la documentación técnica y manuales y otro soporte logístico. Será en enero de 2011 cuando las RFAM recibirán el primer T-6C Texan, siendo el cliente de lanzamiento de esta versión mejorada del T-6A. Estamos ante un avión muy moderno, que incorpora en su aviónica un GPS, un sistema de programación de misión mediante tarjeta CMA-4124 GNSSA y uno de navegación inercial. Cuando estén en servicio, permitirán dar de baja los entrenadores T-34 y T-37, lo cual, además del salto cualitativo, supondrá un importante recorte de gastos operacionales.

Helicópteros

Los futuros pilotos de aeronaves de ala giratoria se forman en la denominada Escuela de Instrucción de Tripulaciones de Helicóp­teros, sita en la base de Rabat/La Salle, muy cercana a la capital del país. Aquí, los nuevos aviadores y navegantes tienen a su disposición una flota de aparatos de fabricación italiana, aunque de diseño estadounidense, Agusta-Bell AB205A, AB206A y AB206B y un pequeño número de los ágiles Aérospatiale (hoy integrada en Eurocopter) SA342L Gazzelle. En ese lugar, muy cercano a la capital de la nación, se centralizan todos los helicópteros de las RFAM y están también el Grupo de Apoyo y Sostenimiento de Helicópteros y el Grupo de Intervención de Helicóp­teros. El primero tiene la misión de ayudar a la población y el transporte logístico, mientras que el segundo centra sus tareas en un marcado carácter de combate. La flota consta, además de los modelos mencionados, de los galos Aéros­patiale SA330F Puma y los de concepción estadounidense, pero fabricados en Italia, Augusta-Bell AB-212 y los pesados CH-47C Chinook. 

foto: Uno de los nueve Boeing CH-47C “Chinook” que tiene Marruecos, que pronto serán reforzados por tres de la versión D (foto Julio Maíz).

Muy recientemente, en octubre de 2009, según la DSCA, Marruecos ha sido autorizado para la compra de tres Chinook más, en concreto del modelo D. El contrato, que ascendería a 134 millones de dólares, además de las tres aeronaves, incluiría seis turbinas (cada helicóptero lleva dos) del nuevo modelo T55-GA-714A. Se adquirirán dos motores de repuesto y cuatro sistemas de radio AN/ARC-201E e, igualmente, recambios, asistencia técnica y formación del personal de vuelo y tierra. Los helicópteros militares marroquíes están integrados en las RFAM, no existiendo una aviación del Ejército de Tierra. No obstante, la colaboración entre las Unidades de aparatos de ala rotatoria y los miembros de las unidades terrestres son constantes, manteniendo además un destacamento fijo en la base aérea de Laayoune, que ocupa las antiguas instalaciones de El Aáiún que el Ejército del Aire español tenía en la capital de la antigua provincia española del Sahara.

La labor de los helicópteros de las RFAM, además de la puramente militar, está muy encaminada a las misiones denominadas de interés general y ayuda humanitaria. Así, los Puma, junto a los idénticos aparatos de la Gendarmerie Royale, el otro gran servicio aéreo del Gobierno de Rabat, realizan la cobertura SAR de la gran zona de responsabilidad internacional marroquí, que abarca la amplia zona marítima colindante a sus extensas costas. Para esta misión se utilizan también los aviones biturbina CN-235, una plataforma muy apta por su buena autonomía para realizar esta labor. Otra de las tareas que realizan los helicópteros, especialmente los Puma y los Chinook, es la de EVASAN (Evacuación Sanitaria), sobre todo en las zonas menos accesibles de montaña.

Tampoco se deben olvidar las misiones de transporte de ayuda humanitaria (víveres, medicamentos y material de apoyo) realizadas, junto con los aviones de transporte, a zonas afectadas por desastres, como en las  inundaciones de Missour en 2008 y, sobre todo, terremotos, como el ocurrido en  la zona de Alhucemas en febrero de 2004. Finalmente, comentamos los trabajos de fumigación que realizan los AB-205, equipados con sistemas de depósitos de insecticida y largos brazos que se instalan en los laterales del fuselaje, que tienen como destino aminorar los efectos de las devastadoras plagas de langostas que asolan periódicamente la agricultura marroquí. En 2004, la Marina Real de Marruecos inició las operaciones con tres Eurocopter AS565MB Panther en el seno de la denomina 11ª Flotilla. La nueva Escuadrilla tiene base en el aeropuerto de Casablanca, donde está la principal base de la Marina alauita. La necesidad de dotarse con helicópteros vino dada al incorporar dos nuevas corbetas de la clase Floréal (Mohammed V y Hassan II). Los helicópteros, del estándar de la Marina francesa, están dotados de un radar y un sistema FLIR.

Aviones de transporte

En Rabat/La Salle tiene su base el puñado de aviones destinados al transporte VIP de la familia Real de Marruecos y los miembros del Gobierno. Se compone principalmente de reactores como los Falcon 20 y 50 y los estadounidenses Cessna 560 Citation V, Gulfstream IIT y III. Además, el denominado Escuadrón de Aviones VIP alinea algunos biturbohélices Beech 200C y 300.

foto: 12.El avión de transporte EADS-CASA CN-235, fabricado en España, es ampliamente utilizado por la aviación de Marruecos. Foto Julio Maíz.

La fuerza de transporte está basada en 19 Lockheed C-130H Hercules, siete Airbus Military CN-235 y en torno a una docena de ligeros Beechcraft King Air, con base en Kenitra. En este campo es de destacar la próxima adquisición de cuatro italianos Alenia C-27 Spartan. La decisión de comprar este aparato reafirmaría la clara apuesta por dotarse de material de tecnología estadounidense, dado que hubiera sido más lógico que, si ya en el inventarío de las RFAM están los CN-235 de fabricación española, compraran C-295, teniendo en cuenta la gran cantidad de sistemas que comparten y lo que eso facilita las labores de logística y mantenimiento.

Actualmente es de destacar la conversión de varios Hercules en aparatos apagafuegos, mediante la instalación del sistema estado­unidense MAFFS (Modular Airborne Fire­fighting System), que permite mezclar en vuelo el agua cargada con retardante y lanzarla mediante dos mangueras. Igual­men­te, también se les ha dotado de un sistema de fumigación de pesticida para combatir las plagas de langostas. El refuerzo con los Hercules a los aludidos helicópteros en estas tareas da buena idea del problema que estas plagas de insectos provoca en el Reino.

En Kenitra están también basados un puñado de Beech King Air A100, donde los futuros pilotos de transporte hacen el curso de la especialidad antes de pasar al resto de polimotores para recibir de adaptación del tipo específico. La capacidad de reabastecimiento en vuelo de las RFAM es muy importante para una fuerza aérea de estas dimensiones. A los dos cisternas KC-130H Her­cules se suman en torno a una docena de cisternas Boeing 707. Alguno de estos últimos podría estar preparado también para  misiones de guerra electrónica EW (Elec­tro­nic Warfare). Este trascendente campo está cubierto con algún Falcon 20 y EC-130H, equipados con sistemas clasificados. (Revista Defensa nº 386, Junio 2010,  Julio Maíz)

Foto de portada: Cazabombarderos marroquíes F-5E y F en formación con un biplaza F-5M del Ala 23 del Ejército del Aire


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.