Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

FM-53 “Montero” primera fragata misilera hecha en Perú

(Revista Defensa nº 56, diciembre 1982) Con la asistencia del presidente del Perú, Fernando Belaúnde Terry, y amadrinada por su esposa, Violeta Correa, el viernes 8 de octubre de 1982, “Día de la Marina” tuvo lugar en los astilleros SIMA-Perú, de El Callao, el lanzamiento de la fragata misilera “FM-53 Montero“, con destino a la Armada peruana, dándose la circunstancia de que es el primer buque de combate construido en la costa occidental de la América del Sur. DEFENSA fue gentilmente invitada al acto por Cantieri Navali Riuniti.

SIMA-Perú, S.A., o Servicios Industriales de la Marina, es una sociedad anónima de propiedad estatal, aunque en fase de ampliación de su capital hacia inversionistas privados del país. Independiente de la Armada hasta 1963, forman ahora su directorio ocho almirantes en activo, uno de ellos con dedicación plena. El capital actualmente desembolsado es de unos 75 millones de dólares, y el conjunto del servicio está considerado como industria de interés estratégico. Consagrado tanto a la reparación de buques como a nuevas construcciones, sus trabajos para la Armada peruana se realizan a precio de coste, mientras que los comerciales reportan beneficio, arbitrando el Gobierno subvenciones con vistas a incentivar la construcción y mantenimiento de su Marina Mercante.

UNA INDUSTRIA NAVAL EN CIERNES

En una invitación llena de deferencia, DEFENSA pudo conocer in situ la capacidad y prácticas constructivas de SIMA. Perú, bajo la amable guía del teniente de la Armada peruana Femando Cardoz, por parte del propio SIMA, y del Sr. Rosettani, ingeniero de los Cantieri Navali Riuniti, asesores y suministradores de tecnología para la construcción de la nueva fragata.
Bajo una dirección centralizada y gerencia de comercialización ubicada en El Callao (Lima) SIMA posee tres astilleros: el Centro de Operaciones nº 1, también en El Callao, que se encuentra dedicado por mitad y mitad tanto a la construcción como a la reparación, emplea a 3.500 trabajadores estables y cuenta con el mayor dique seco del Pacífico, desde Panamá al Cabo de Hornos (194,5 metros), más dos diques flotantes con fuerzas ascensionales respectivas de 3.500 y 1.800 toneladas. Sobre el río Amazonas posee el Centro de Operaciones nº 2, SIMA. Iquitos, con 250 empleados estables, especializado en las reparaciones de buques fluviales en el 90 por 100 de su facturación, contando con un dique flotante de 600 toneladas. El tercer centro es el de Chimbote, con un dique flotante de 150.000 toneladas y un synchrolift de 1.000, indistintamente dedicado a la reparación tanto como a la construcción de embarcaciones menores (remolcadores, patrulleras, servicios portuarios) con 600 personas con contrato fijo. A los tres centros deben agregárseles otros mil trabajadores eventuales, y hay aún una cuarta factoría, el Centro de Fabricación de Armamento (CEFAR), de carácter reservado, en El Callao, donde se viene produciendo el Subfusil de 9 mm. MGP-79 (MGP, Por Marina de Guerra del Perú (ver DEFENSA núm. 42), empleado tanto por la Armada como por las fuerzas de seguridad nacionales.
En lo que respecta a buques mercantes, y debidos siempre los de entidad importante al astillero de El Callao, suelen construirse diseños importados —algunos españoles— con materiales del país. La serie más relevante es un modelo de transporte de graneles multiempleo —granelero/petrolero— del orden de las 20.000 toneladas de registro bruto y 25.000 T.P.M. del que ya se completaron alrededor de siete unidades, al ritmo aproximado de 1,8 buques por año. También se han construido buques más pequeños de carga general, y con frecuencia el propio SIMA realiza toda la obra de ingeniería para la transformación y cambio de especialidad de buques mayores de construcción foránea. Por ahora el mercado peruano absorbe toda su producción, por lo que no se exporta, aunque esa posibilidad existe de cara al futuro en razón de su experiencia y capacidad técnica.
En lo tocante al aspecto militar, hasta ahora había realizado el SIMA diversas construcciones para la Armada del Perú en el campo de los buques auxiliares oceánicos (seis petroleros y dos transportes entre 1957 y 1978), los que con frecuencia han sido transferidos al monopolio petrolífero estatal Petroperú o a la naviera oficial CPV, es decir, con utilización a menudo comercial. También se realizaron diversos tipos de embarcaciones de patrulla para el servicio de guardacostas (nombres iniciados por Río) y tres barcos hospital fluviales de 150 toneladas, entregados por el SIMA de Iquitos entre 1976 y 1979. Por cierto, que uno de los patrulleros botados en Chimbote, el Río Cañete, utilizó tecnología cedida por la E.N. Bazán española, con no muy buenos resultados al tratarse de un prototipo, pero sirviendo de experiencia para una serie de producción de seis unidades actualmente en curso.
En cualquier caso, la construcción local de una fragata lanzamisiles no tiene parangón en todo el Pacífico, al Sur de California, ni precedentes en el propio SIMA.

PROTOTIPOS... PROPIOS

Naturalmente que por tratarse de su primera incursión en un campo que exige una tecnología muy especializada, SIMA-Perú ha tenido necesidad de hacerse con un muy amplio abanico de nuevas máquinas-herramienta y técnicas, como la de soldadura en aluminio para las superestructuras, hasta ahora inédita en sus factorías. La casi totalidad de los materiales, incluida la aleación especial de acero para forro, se ha importado de Italia, ya que es Cantieri Navali Riuniti S.p.A., constructora de las fragatas tipo Lupo para la Marina Militare Italiana, quien actúa de astillero-director del programa y ha proporcionado toda la transferencia de tecnología. Aun así se ha ganado en economía y, en cualquier caso, la inversión fija realizada, la capacitación de la mano de obra peruana y el esfuerzo de actualización productiva llevado a cabo servirán para proseguir en el futuro el camino desde bases progresivamente más nacionales, como ha sucedido con otros países que iniciaron sus construcciones navales contemporáneas operando bajo licencias de diseños foráneos: Brasil, España, Israel... Precisamente en cuanto a la mano de obra los escasos técnicos italianos presentes en El Callao, cinco fijos y nunca más de siete, subrayaron a DEFENSA la positiva labor de autoorganización llevada adelante por los técnicos y trabajadores peruanos.

foto: La futura “FM-54”, cuarta y última, ya muy adelantada en su grada de construcción.

Previamente a la fragata misilera Montero, dos idénticas a ella fueron construidas para la Armada peruana en Italia, por los CNR de Riva Trigoso, entre 1974 y 1979. El diseño general responde al Lupo italiano, aunque el primer buque peruano, Melitón Carvajal, fue iniciado antes, erigiéndose en prototipo real del diseño—construido en número de cuatro para la Marina Militare Italiana y seis para Venezuela, además de las fragatas peruanas—, si bien su entrega fue posterior a la de la Lupo ya descritas monográficamente en estas páginas (DEFENSA núms. 34 y 37). Las Carvajal guardan numerosas diferencias con la versión italiana, no siempre de detalle. Las más destacadas son las siguientes:
-Hangar fijo para un sólo helicóptero en lugar del telescópico de las Lupo italianas, con cubierta de vuelo que en las peruanas, al contrario que en la versión italiana, no llega a cubrir del todo la popa.
-Doble número de misiles Otomat en la versión del Perú (ocho en lugar de cuatro), resultante del menor tamaño del hangar.
-Piezas dobles de 40/70 a mayor altura sobre cubierta en las fragatas peruanas.

-Mástil popel prismático en las italianas y de celosía en las peruanas.
-Diferentes superestructuras del puente...
El proyecto de construcción en el Perú de dos fragatas adicionales del tipo Carvajal data de 1975/76, si bien dificultades financieras no consintieron su materialización con la puesta de quilla de la primera hasta 1978, para botarla el Día de la Marina de 1982. Dado el sistema constructivo del astillero-madre, que induce a no proceder al lanzamiento hasta que el casco se encuentre en un grado muy avanzado de terminación, la entrega, que siempre dependerá del ajuste de armas y sensores, puede tener lugar en 1983, siendo para ese año, justamente también el Día de la Marina, el 8 de octubre, cuando se prevé la botadura de la cuarta fragata de este diseño en El Callao ya muy avanzada —como pude comprobar— al producirse el lanzamiento de la Montero. La futura FM-54 carece aún de nombre.

ORGULLO DE LA ARMADA

DEFENSA fue invitada a visitar la fragata Montero en la víspera de su botadura, constatando el grado de avance previo al lanzamiento, que incluía toda la propulsión y maquinaria de anclas, cableado completo, acomodaciones, a falta apenas de cuestiones de detalle y de la instalación de armas, sensores y sistemas de control. Los asesores italianos comentaron a este enviado especial que uno de los principales problemas, felizmente superado, fue la diferencia de sistema organizativo de la construcción entre el SIMA, que trabaja mediante talleres separados, y los CNR italianos, que acostumbran a desarrollar la elaboración y equipamiento del nuevo buque a través de un núcleo central rodeado de talleres periféricos especializados e integrados.
Con 2.500 toneladas a plena carga y más de 35 nudos de velocidad punta (se habla de 37 logrados en alguna prueba), las dos fragatas tipo Carvajal (FM-Sl Melitón Carvajal y FM-52 Manuel Villavicencio), son hoy en día el orgullo de la Armada peruana y el destino más codiciado entre sus oficiales, aunque esta Marina cuenta con un amplio plantel de destructores y cruceros de fabricación europea muy bien equipados. Contra lo que se ha escrito sobre diferencias entre las dos primeras naves de manufactura italiana y las dos siguientes que se completan en El Callao, los barcos son idénticos, y las diferencias que se guardan lo son con las Lupo italianas y venezolanas.
Después de este primer esfuerzo, y dependiendo siempre, claro está, de las disponibilidades presupuestarias, la Armada peruana puede pasar en el futuro bien en encargar nuevas fragatas de este mismo diseño básico con ciertas mejoras, bien optar por la construcción local de fragatas tipo Maestrale, que son sin duda el paso siguiente y derivado natural de las Lupo, o bien aprovechar tanto la capacidad previa como la experiencia y equipamiento adquiridos por el SIMA de El Callao para la realización de diseños nacionales de buques de combate más simples, que podrían incluso ser exportados, aunque las relaciones entre los Estados marítimos del Pacífico hispanohablante no son aún todo lo buenas que cabe desear.

FRAGATAS LANZAMISILES TIPO “CARVAJAL”

Desplazamientos (Tm.): 2.500 a pc.; 2.304 normal, 2.208 estándard.
Dimensiones (m.): eslora máxima, 113,2 (106 entre perpendiculares); 11,28 manga; 7,95 puntal; 3,66 calad o medio en plena carga.
Prestaciones: velocidad (n): 35 máxima en turbinas (32 en plena carga), 21 al diesel. Autonomía de 4350 millas a 16 nudos (diesel).
Propulsión: dos turbinas de gas GE/FIAT LM-2500 combinadas alternativamente (CODOG) con dos diesel GMT A-230.20. Dos hélices de paso variable y reversibles. Potencia total en CV: turbinas, 50.000 continua (55.000 intermitente), diesel 7.800. Dotación: unos 185 hombres.
Armamento: 8 contenedores/lanzadores para misiles antinave Otomat Mk-2 (Teseo). Lanzador óctuple para misiles antiaéreos Aspide (sistema Albatros). Un cañón de 127/54 OTO Melara Compatto. Dos montajes dobles de 40/70 Breda Bofors. Un helicóptero Agusta Bell AB-212 ASW con hangar, dos montajes triples de tubos lanzatorpedos ILAS-3, todo ello con torpedos antisubmarinos A -244. Lanzacohetes/señuelo: dos lanzadores SCLAR.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.