Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Aeronaves rusas en las Fuerzas Armadas del Perú

El 31 de mayo de 1970, un sismo de 6 grados azotó Ia ciudad de Huaraz, ubicada a 480 km. al norte de Lima, causando más de 70.000 muertos y una devastación sin precedentes. La entonces Unión de Ias Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) tendió un impresionante puente aéreo, utilizando aviones Antonov An-22 “Antheus” (Coke) e Ilioushin il-76 “Candid” a fin de entregar ayuda vital: víveres, ropa, medicinas, un hospital de campaña con capacidad para 200 camas, más de 100 casas prefabricadas, un número indeterminado de camiones KrAZ y tres helicópteros Mi-8T “Hip C”.

El equipamiento aéreo

Al término de Ias operaciones de rescate, los tres Mi-8T fueron entregados a Ia Fuerza Aérea del Perú (FAP) en calidad de obsequio. La donación de una cuarta nave se frustró cuando el An-22 que lo transportaba se estrelló a 200 km. al sur de Reykiavik (Islandia).

En 1972, los excelentes resultados obtenidos con estas naves animaron a Ia FAP a adquirir directamente en Rusia cuatro Mi-8T, que fueron asignados a misiones de apoyo a Ia construcción del oleoducto en Ia región amazónica, razón por Ia cual se pintaron de un llamativo color naranja. A estos se les sumarían en años posteriores otros seis Mi-8T del mismo modelo, que pasarían a formar parte del Grupo Aéreo N° 3.

La Fuerza terrestre del Perú no se quedó atrás y, en 1975, dotó al entonces Grupo de Aviación Ligera del Ejército (GALE) -inmerso en su propio proceso de modernización- de un lote de 30 Mi-8T, los cuales con Ia asesoría de técnicos y especialistas rusos- comenzaron a ser ensamblados en noviembre de 1975. Los primeros, que inicialmente lucían un camuflaje para el desierto y, posteriormente, fueron pintados en un tono de verde oscuro, se encargaron de labores de patrulla y abastecimiento de puestos fronterizos.

foto: Un MIG -2 95E fotografiado desde un Mirage 2000.

En octubre de 1976, la FAP  acepta una oferta por 36 cazabombarderos Sukhoi Su-22 de en geometría variable: 32 monoplazas Fitter F y 4 biplazas de entrenamiento Su-22U Fitter E. La decisión, que convirtió al Perú en el segundo país de Sudamérica en utilizar aviones de combate de procedencia soviética, se tomó tras esperar por más de seis meses la autorización de Washington para adquirir 18 Northrop F-5 Tiger II.

En junio de 1977 -mientras un selecto grupo de pilotos y técnicos de Ia FAP culminaba su entrenamiento en Ia Base de Krasnodar (Rusia)- los Su-22 arribaban en enormes contenedores a los puertos de Paita, Talara y Bayovar, desde donde fueron trasladados a Ias instalaciones de Ia Base FAP EI Pato, donde los asesores y técnicos rusos, al mando del coronel Fedor Nikolay, comenzaron de inmediato al ensamblaje, vuelos de prueba y aceptaciÓn de Ias por entonces misteriosas aeronaves.

A fines de ese mismo año se incorporan a Ia FAP 6 Mi-6A Hook, los cuales eran capaces de transportar -además de su tripulación de 5 hombres- más de 12 ton. de carga o 65 efectivos completamente equipados. Su papel en Ia exploración petrolera fue decisivo, pues Ias compañías del sector requerían de naves de gran capacidad para el transporte masivo de equipos, suministros y personal. Desafortunadamente, en 1989, aI cumplir su vida operativa y también por Ia crisis económica que afectaba al país, tuvieron que ser retirados del servicio activo, tras acumular un total de 7.289 horas de vuelo.

La Aviación de Transporte no fue ajena al proceso de modernización emprendido por Ia FAP En enero de 1978 se realiza Ia denominada Operación Bisonte, Ia cual consistió en traer en vuelo desde Kiev (Rusia) -cubriendo una ruta de mas de 30.000 km.- nada menos que 16 Antonov An-26 Curl. Al incorporarse a la FAP pasaron a formar parte del Grupo Aéreo N° 8 y reemplazaron paulatinamente a los DHC-5 Buffalo en los denominados vuelos de acción cívica.

Bautismo de fuego

En 1981, durante el Conflicto de Falso Paquisha, el material aéreo ruso, utilizado tanto por Ia FAP como por el Ejército, recibió su bautismo de fuego. Los Mi-8T atacaron Ias posiciones ecuatorianas con un nutrido fuego de cohetes de 57 mm. y ametralladoras (acción que constituyó el primer ataque helitransportado de Latinoamérica), mientras los Mi-6A y los An-26 tuvieron a su cargo el transporte de personal y pertrechos. En cambio, el rol de los Su-22 estuvo restringido a operaciones de reconocimiento aéreo e inteligencia electrónica. Estas, Ias primeras de su género en Ia región, fueron posibles mediante Ia utilización de góndolas KKR-1 (Kunteyner Komplesksnoi Razvedkò), las cuales estaban conformadas por un trío de cámaras y una estación de inteligencia (ELINT) Virazh. El breve conflicto se saldó con Ia pérdida de dos Mi-8Tde Ia Aviación del Ejército, derribados por disparos de armas ligeras del enemigo.

foto: Mi-6A “Hook” del Grupo Aéreo N°. 3.

A mediados de ese año se incorporaron otros 18 Sukhoi Su-22: 16 Su-22M2 Fitter J y 2 SU-22UM-3K Fitter G, los cuales pasarían a formar parte del Grupo Aéreo N°.4, con sede en Ia Base FAP La Joya (Arequipa). Los primeros son una versión más moderna, con una cabina mayor, aviónica mejorada y superior capacidad interna de combustible, lo cual incrementa sustancialmente su alcance. Además, se diferencian por tener un mayor carenado dorsal, una superficie vertical de cola más grande y el radar, que iba instalado bajo el morro, se encuentra ubicado en el interior. En cambio, los Su 22UM-3K son biplazas de entrenamiento fácilmente reconocibles por tener cabina en tandem, un solo cañón ubicado a babor y una deriva más alta de lo normal.

Escasamente un año después, Ia FAP que requería de un helicóptero de combate, se decidió por Ia adquisición de 14 Mi-25D Hind D, una variante de exportación del Mi-24, de los cuales uno era de la versión Mi-25DU de entrenamiento de doble mando. Los Hind D, enviados a Perú secretamente a partir de 1983, arribaron con un completo paquete de armamento, que incluyó misiles antitanque AT-2 Swatter (9M17/9M17P Skorpion), pods UPK-23-250 de cañones bitubos GSh-23 de 23 mm., lanzacohetes UB-32 de 57 mm. y bombas de propósito general, repuestos y equipos; así como un simulador de vuelo PTV-241, entrando en operación en 1986. Los planes para incorporar un segundo lote de lo naves para Ia FAP y otras 12 para Ia Aviación del Ejército no lograron concretarse, por problemas de índole política.

Dos años más tarde, Ia Aviación del Ejército, a fin de reemplazar a los Mi-8T perdidos en accidentes operacionales o en combate, adquirió 14 Ml-17-lB Hip H en Rusia. Estas naves, utilizadas inicialmente en el Alto Huallaga para combatir a Sendero Luminoso y al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), están propulsadas por dos motores Klimov TV3-117VM, de 2.070 CV y pueden desarrollar una velocidad de crucero de 250 km/h. Tienen un alcance de 950 km., siendo su techo de servicio de 6.000 m. Su capacidad de carga es de 4 ton, o de 32 efectivos completamente equipados. Externamente, se diferencian de los Mi-8T por tener el rotor de cola a Ia izquierda y Ias tomas de aire de los motores más cortas de lo normal.

foto: Un MiG-295 en exhibición en la sede del Grupo Aéreo N°. 6 (Chiclayo). Entre el armamento desplegado, se observa el misil BVR R-77 (AA-12 “Adder”).

En 1987, la Fuerza Aérea optó, debido a problemas de índole técnico-operativos, por reemplazar los An-26 Curl por An-32B Cime, una versión más adecuada para operar en Ia agreste geografía peruana: motores Ivcheynko Al-20DM, de 5.180 CV, una capacidad de carga de 7 ton. y un alcance de 1.000 km. Esto dio lugar a Ia Operación Bisonte Il, Ia cual se llevó a cabo entre los meses de agosto y octubre de 1987: a requerimiento de Rusia, los 14 An-26 sobrevivientes, pues dos se perdieron en accidentes, fueron enviados a Cuba y, posteriormente, recogidos por personal de Aeroflot. En su servicio en Ia FAR valga señalarlo, los An-26 realizaron poco más de 45.000 horas de vuelo efectivo.

Los años noventa

En 1992, la FAP necesitada de material para Ias Operaciones Contrasubersivas en el Alto Huallaga y adquiere en Nicaragua un lote de 14 Mi-17 Hip H con motores TV3-117MTy 7 Ml-25D Hind D. Ese año, Ia Marina de Guerra, tradicionalmente apegada al material de procedencia occidental, da un paso innovador y adquiere en Hungría 3 Mi-8T Hip C (más uno adicional utilizado como fuente de repuestos) y un par de Antonov An32B Cime, que se incorporarían entre 1993 y 1994. Por esos días, Ia Aviación del Ejército volvía a incrementar su flota con Ia llegada de otros 6 Mi-17-lB, en tanto que Ia FAP se hacía cargo de un par de Antonov An-72 Coaler, que le fueron cedidos por el Ministerio de Ia Presidencia (MINPRE) y que, por sus características operacionales, fueron muy estimados en Ias pistas de los Andes y Ia Amazonia. Sin embargo, debido a un diferendo legal entre el MINPRE y Ia empresa civil proveedora, los An-72 tuvieron que ser retirados del servicio unos cuatro años más tarde, y puestos a disposición de Ias autoridades pertinentes.

La Policía Nacional del Perú (PNP), que por entones sólo operaba con los helicópteros Eurocopter BO-105LSA3 y BK-117, amplía -a fines de 1993- su flota con Ia adquisición de 4 Antonov An-328 Cime y 4 Mi-17-lB Hip H. Otros 4 Mi-17 arribarían a mediados de 1998.

En 1995, el material ruso es puesto a prueba, una vez más durante el Conflicto del Alto Cenepa. En esta ocasión, los Mi-8T/Mi-17 -escoltados por los Mi-25D Hind- y apoyados por los Su-22 que realizaron 80 misiones de combate) atacaron sin cesar Ias posiciones ecuatorianas. En cambio, los An-328 Cime y los An-72 Coaler se encargaron de Ias misiones de transporte y abastecimiento, operando desde pistas afirmadas en Ia zona de frontera, bajo Ia constante amenaza de ser interceptados y derribados por los cazas de Ia Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE).

foto: Antonov An-32B “Cline” del Grupo Aéreo N°. 8.

El conflicto puso de manifiesto una serie de deficiencias operacionales y tuvo un alto costo para el Perú: 170 bajas (58 muertos, 107 heridos y 5 desaparecidos) y el derribo de 9 aeronaves, de Ias cuales 7 eran de procedencia rusa. En resumidas cuentas, Ia FAP perdió un Mi-25D Hind D –abatido por fuego antiaéreo- y dos Su-22 Fitter F en combate aéreo (por fuego antiaéreo de acuerdo a Ia versión peruana), en tanto que Ia Aviación del Ejército tuvo que soportar Ia pérdida de cuatro helicópteros: dos Mi-8Ty un Mi-17-IB por misiles SA-16 y otro Mi-17 más en un accidente operacional.

Al poco del término del conflicto, Ias adquisiciones se incrementaron rápidamente: Ia Aviación del Ejército incorpora -vía Rusia- 10 Mi-17-18 Hip H en marzo de 1995 y 3 Mi-26 TM Halo C en 1996. A estos se sumarían, en los siguientes tres años, otros 14 helicópteros: 2 Mi-17-18 y 12 Mi-12URP Hoplite, y 2 aviones de transporte An-28TD Cash, así como 6 llioushin Il-103 de entrenamiento básico. Por su parte, Ia Fuerza Aérea recibiría, en 1995, de Ucrania otros 6 Antonov An-32B y, en 1999, un par de Mi-8MTV-1, uno de los cuales asignado exclusivamente a Ia Presidencia de Ia Republica.

La última gran adquisición de material ruso tuvo lugar en 1996, cuando Ia Fuerza Aérea, con Ia finalidad de reemplazar unidades obsoletas, adquirió –vía intermediarios de dudosa reputación- una flota de 18 MiG29S/US Fulcrum y 18 Sukhoi Su-25k Frogfoot a Bielorrusia. Las consecuencias, dado que este país no era el fabricante, fueron evidentes: los niveles de operatividad descendieron y el flujo de repuestos se tomó sumamente difícil, lo cual afectó significativamente a Ia capacidad combativa de Ia Fuerza Aérea. A fin de remediar tal situación, el Perú inicio  una serie de negociaciones con Rusia, lo que permitió, en agosto de 1998, Ia adquisición, vía Rosvorozhenie (Ia actual Rosoboronexport), de 3 MiG-29SE y un completo stock de repuestos.

Fuerza Aérea

En Ia Fuerza Aérea del Perú (FAP) los MiG-29S/SE Fulcrum y los Su-25K/UBK Frog foot, al igual que los Su-22 Fitter constituyen parte vital de Ia Aviación de Combate. Su misión, de acuerdo a Ias ordenanzas vigentes, es Ia de llevar a cabo Ia batalla aérea mediante acciones ofensivas y defensivas, así como de ejercer Ia vigilancia y control del espacio aéreo nacional.

Los 14 MiG-29S, 3 MiG-295E y 2 MiG-29UB operan con el Grupo Aéreo N° 6, ubicado en Ia Base FAP Coronel Pedro Ruiz Gallo (Chiclayo), a unos 700 km. al Norte de Lima. EI nivel de operatividad es de alrededor de 52 por ciento, lo que puede considerarse bastante aceptable, dados los recortes presupuestarios. Anotamos que dos MiG-29S se perdieron en sendos accidentes operacionales: uno el 5 de diciembre de 1997, mientras realizaba un vuelo de entrenamiento, y el otro eI 13 de marzo deI 2001, en presencia de una Comisión Investigadora del Congreso sobre irregularidades en  Ias adquisiciones de material bélico.

foto: Mi-17-1B “Hip”H en una misión de apoyo.

En ambos casos, según lo determinó en su momento Ia Junta de Investigación (JIA), fueron resultado de fallas humanas (un caso de desorientación espacial y otro de error de juicio del piloto) y no del material.

En lo que a equipamiento se refiere, los MiG-29S/SE están dotados del sistema perturbador activo Gardenia, detectores de irradiación SPQ-15, de un moderno y actualizado sistema IFF de identificación amigo-enemigo, y, a excepción de los dos biplazas, de lanzadores de chaff-flares. Su armamento para misiones de interceptación y combate aéreo lo constituyen misiles aire-aire R-27R (AA-lO Alamo), R-73 (AA-li Archer) y R-77 (AA-i2 Adder).

Los Sukhoi Su-25K/UBK Frogfoot, que comenzaron a operar con Ia FAP en mayo de 1997, están asignados al Grupo Aéreo N°. 11 con sede en la Base FAP El Pato (Talara). De acuerdo a cifras extraoficiales, sus niveles de operatividad se encuentran ligeramente por encima del 50 por ciento, estimándose que sólo han realizado unas 5.000 horas de vuelo, sin incidente alguno.

Se trata de 10 Su-25K y 8 Su 25UBK, que disponen de designadores por láser, detectores de irradiación SPO-15, sistemas IFF y lanzadores de chaff-flares del tipo ASO-2V, así como equipos de guerra electrónica SPS-14i Gvozdika. La panoplia de armamento, amén de su cañón bitubo GSh-30 (Gryazev Shipunov) de 30 mm., dotado de 150 proyectiles, lo integran misiles aire-aire R-6OMK (AA-8 Aphid) y a ire-superficie AS-10 Karen (Zvezda KH 25ML) y AS-14 Kedge (Molniya KH 29L) de guiado por láser, así como antirradar AS-17 Krypton. Estos últimos -designados como Zvezda KH-31- son de guiado semiactivo y alcanzan velocidades de 1.000 m. por segundo, siendo su alcance aproximado de 70 km. A ellos se suman bombas de propósito general FAB-100, FAB-250 y FAB-500; de alto explosivo OFAD-100 y OBAD-500PM, de racimo RBK-250 y RBK-500, de iluminación CAB-500 y de práctica PT50-MS; así como lanzacohetes UB-8 de 80 mm. y UB-32de 57.

Los 20 Su-22 Fitter (18 monoplazas Fitter F/J y un par de Fitter E/G de entrenamiento) se mantendrán en operación al menos hasta el 2010. Son naves extremadamente resistentes y de gran autonomía, ideales para ataques en profundidad, que a lo largo de su vida operacional –más de 36.000 horas de vuelo- han sido sometidas a varias modernizaciones. En 1989 se les incorporaron instrumentos de vuelo y navegación más modernos y se automatizó el sistema para colocar Ias alas a 30° al accionar el mando de tren abajo. Además, se modificó un Su-22 Fitter F, mediante el denominado Proyecto Alfa 01, e instaló una percha de reabastecimiento en vuelo. Los resultados fueron óptimos y Ia modificación debió aplicarse a toda Ia flota de SU-22, pero se desistió por Ia falta de recursos económicos. Otras dos modernizaciones, realizadas tras el Conflicto del Alto Cenepa, les dotó de equipos de comunicación y navegación de ataque, GPS Trimbley dispensadores de chaff-flares.

foto: Sukhoi Su-25UBK del Escuadrón de Caza N° 112.

Entre el armamento de los Su-22, aparte de sus dos cañones NR 30, de 30 mm., figuran misiles aire-aire R-135 (AA-2C Advanced Atoll) y-gracias a una modificación realizada entre 1997 y 1998- R6OMK (AA-8 Aphid), pods UPK-23-250 y SPPU-22-01, de 23 mm., lanzacohetes UB-32 de 57 mm. y bombas de propósito general FAB-100 y FAB-500, al igual que equipos de guerra electrónica SPS-141M.

En lo que a helicópteros se refiere, Ia FAP mantiene en operación un Mi-8MTV-l y 13 Mi-17 Hip H, que operan con el Grupo Aéreo N° 3, ubicado a un lado del aeropuerto internacional Jorge Chávez (Lima). Asimismo alinea, en calidad de reserva, 14 Mi-25D y 2 Mi-25DU Hind D, asignados al Grupo Aéreo N° 2, con sede en Ia Base Mayor FAP Guillermo Protzel del Castillo, en Vítor (Arequipa). La Fuerza Aérea evalúa, vía Rosoboronexport, su reparación y modernización, como objetivo prioritario, y su conversión en Mi-35M2 Hind E. De concretarse esta última opción, portavoces extraoficiales de esa institución señalan que los trabajos se realizarían en Rusia y tendrían una duración de 10 a 12 meses y un costo aproximado de 5 millones de dólares por nave.

El Mi-35M2 Hind E está propulsado por dos motores Klimov VK-2500, de 2.400 CV, que le confieren una velocidad máxima de 310 km/h., un alcance de 415 km. Y un techo de servicio de 5.700 m. Está dotado de aviónica y equipos de última generación: sistema de vuelo y navegación KNEI-24, control de tiro PRVK-24, pantallas LCD, torreta OPS-24N (FLIR, designador de láser y control de armas), RWR(Radar Warning Receiver) L-006M, visores nocturnos Geofizica OVN-1 y lanzadores de chaff/flares ASO-2V.

Su arma principal es un cañón bitubo GSh-23L, de 23 mm. (montado en un torreta NPPU-23) con 450 proyectiles, y puede portar, entre otros, misiles antitanque AT-6 Spiral (9K113K Shturm-V) y aire-aire 9M39-2 lgla V, así como cohetes S-8, de 80 mm., S-13, de 122, y S-24B, de 240.

La Aviación de Transporte de Ia FAP cuenta con 9 Antonov An-328 en condiciones operativas, que son considerados como los caballos de batalla del Grupo Aéreo N° 8, con sede en Jorge Chávez (Lima). Precisamos que, del resto de Ia flota de An-32B incorporada durante el periodo 1987-1995, 2 se perdieron en accidentes operacionales y 10 han llegado al límite de su vida, por lo que se encuentran en calidad de reserva y serían dados de baja en el corto plazo.

Ejército, Marina de Guerra y Policía Nacional

El Ejercito del Perú opera unos 27 Mi-8 TV Hip C/Mi-17-1B Hip H y 3 Mi-26 TM Halo C, que nutren a los batallones de Asalto y Transporte N° 811 y 821 de Ia 1ª Brigada de Aviación. Por su parte, el Escuadrón de Aviones N° 811 dispone, entre otras naves, de 3 Antonov An-32B CIine (una cuarta se perdió durante un aterrizaje forzoso en el aeródromo de Puerto Esperanza, en Ia frontera con Brasil, en abril del 2004) y un par de An-28TDM Cash, que se encargan de Ias misiones de transporte, apoyo logístico y entrenamiento de paracaidistas.

Por último, Ia 1ª Brigada de Aviación encuadra a 4 Ilioushin II-103 y 10 Mi-2URP Hoplite, que están asignados a labores de entrenamiento básico en Ia Escuela de Aviación del Ejército, ubicada en Moquegua.

En Ia Marina de Guerra del Perú, los 3 Mi-8T Hip C-que tienen a su cargo Ias misiones de apoyo táctico- y los 2 Antonov An-328 CIme, destinados a Ias de transporte ligero y apoyo logístico, son operados por Ia Comandancia de Aviación Naval (COMAVINAV).

Estadísticamente, los An-32B de Ia Aviación Naval, que vuelan un promedio de 1.400 horas anuales, poseen uno de los mejores récords de operación en el Perú, pero, por recomendación de una comisión técnico-evaluadora de Rosoboronexport, deberán ser sometidos en el corto plazo a una inspección mayor.

foto: Un grupo de pilotos de Escuadrón Aéreo Nº  111 posando con ocasión del 25° aniversario de la incorporación de los Su-22 a Ia FAP.

La Policía Nacional del Perú (PNP) agrupa a 4 Antonov An-32B y 8 Mi-17-lB Hip H, que son utilizados por Ia Dirección de Aviación (DIRAVPOL). Agregamos, que esta unidad, con índices de operatividad bastante aceptables, dadas Ias circunstancias, cuenta en su inventario, desde 1998, con un par de Tupolev Tu-134A-3 Crusty, que, debido a su pésimo estado -altamemente afectados por Ia corrosión- y Ia falta de repuestos, nunca llegaron a entrar en servicio y están próximos a ser desguazados.

El material aéreo ruso tiene, a decir de un alto oficial de Ia Fuerza Aérea del Perú, características inigualables: fácil operación y mantenimiento, combinado con una sorprendente resistencia y robustez. No es de extrañar, por ello, que el 75 por ciento de Ias aeronaves actualmente en uso en Ias Fuerzas Armadas y Ia Policía Nacional del Perú sean de procedencia rusa.

Desafortunadamente, en los últimos años, los severos recortes presupuestarios, decretados por los gobiernos de Valentín Paniagua y Alejandro Toledo, causaron que Ias capacidades operativas de Ias Fuerzas Armadas y de Ia Policía Nacional disminuyeran peligrosamente y, peor aún, que no se pudiera modernizarlas o bien reemplazar Ias que se encuentran obsoletas.

Es por ello que el Ministerio de Defensa aprobó el Plan Estratégico 2005-2021, el cual esta orientado a recuperar y modernizar progresivamente Ias capacidades operativas de Ias Fuerzas Armadas, a fin que puedan cumplir eficientemente con Ia Política del Estado de Defensa y Seguridad Nacional.

Este Plan será financiado con los recursos del Fondo de Defensa y Seguridad Ciudadana (implementado en enero de 2005), que para el año 2006 dispone de 49 millones de dólares y tendrá, como en años anteriores, una sola fuente de financiación: Ias regalías generadas por Ia explotación de los yacimientos de Gas de Camisea. Las proyecciones son de 52 millones en el 2007, 109 en el 2008, 112 en el 2009 y 115 en el 2010.

Es así, en el marco del Convenio con Ia Federación Rusa, unos 13 helicópteros Mi-17 Hip H-7 de Ia FAP y 6 de Ia 1ª Brigada de Aviación del Ejército se encuentran ya en Ia planta de Ia Spark en San Petersburgo (Rusia) para ser sometidos a una inspección mayor. EI contrato, firmado entre el Ministerio de Defensa (MINDEF) y Rosoboronexport, asciende a 18 millones de dólares, de los cuales 5,4 millones fueron abonados en diciembre del 2005. A estos le seguirán, probablemente a fin de año, otros 38 Mi-8/Mi-17 y los 3 Mi-26 TM Halo C de Ia 1ª Brigada de Aviación del Ejército. De otro lado, Ia reparación de 14 Antonov An-32B CIme (9 de Ia FAP 3 del Ejército y 2 de Ia Policía Nacional) se decidirá, a más tardar, a fin del presente año.

Por último, de cara al 2007, la Fuerza Aérea ha solicitado formalmente a Rosoboronexport una propuesta técnico-económica de cara a Ia inspección mayor de Ia flota de MiG-29S/SE y su conversión al estándar MiG-29SMT, Ia cual podría tener un costo de 200 millones de dólares.

Igualmente, Ia FAP está evaluando implementar -con una inversión de 3 millones de dólares- un avión de vigilancia y guerra electrónica, utilizando probablemente un An-328, con el sistema Sea Dragoon. (Revista Defensa extra nº 79, Alejo Marchessini)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.