Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Más de 1.600 millones de dólares destinados a nuevos carros de combate para el Ejército de Australia

Australia tiene muy claro que su Ejército tiene que tener lo mejor para garantizar sus capacidades de combate. A la elección reciente del blindado 8x8 Boxer y a la conocida evaluación de los sistemas para dotarse de un novedoso vehículo de combate de Infantería de cadenas -dentro del programa Land 400 Phase 3 se evalúan el KF-41 de Rheinmetall Defense y el Lynx de Hanwka Defense- se suma ahora otra noticia positiva.

Desde el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, y más específicamente de mano de la Defense Security Cooperation Agency que tiene su sede en el Pentágono, se ha difundido una información precisa sobre una importante venta a Australia. Autorizada por el Departamento de Estado dentro del concepto FMS (Foreign Military Sale) se propugna que el Gobierno de Australia se provea de sistemas de combate terrestres pesados.

Se ha estimado un costo total de la operación de 1.685 millones de dólares y ya se ha avanzado con la pertinente notificación al Congreso de EE.UU. para su aprobación. Australia, para dotar a su Ejército, ha solicitado adquirir 160 barcazas/torres de los carros de combate M1A1 que serían convenientemente actualizadas/modificadas para poner a punto, tras el consiguiente proceso de fabricación y transformación, un total de 75 carros de combate M1A2 SEPv3, la variante más reciente y capaz del Abrams disponible para exportación.

Del resto de medios acorazados un total de 29 serán aprovechados para transformarlos en vehículos de asalto de Ingenieros M1150 ABV (Assault Breacher Vehicles) y 18 para ser usados como plataforma M1074 JAB (Joint Assault Bridges) equipada con un puente de despliegue rápido, ingenios complementados con 6 M88A1 Hercules de recuperación en combate. La adquisición prevé que el resto puedan ser aprovechados como fuentes de repuesto y que se entreguen a los australianos un total de 122 turbinas de gas AGT1500 que servirán para impulsar a esa novedosa flota.

Sobre previsiones de entregas, que servirían para reemplazar a los actuales carros de combate M1A1 SA de los que ahora tienen 59 en servicio en las estructuras del Royal Australian Armoured Corps, no hay nada concretado, aunque se estima que las entregas podrían iniciarse a mediados de esta década. Lo que sí se sabe es que estarán equipados con un blindaje de última generación y que incluirán torres CROWS-LP (Common Remotely Operated Weapon Station Low Profile) para ametralladoras y un novedoso sistema de visión que mejorará las habilidades del conductor para moverse por los terrenos más adversos y en las condiciones más difíciles.

El adjudicatario principal del contrato es la compañía General Dynamics Land Systems (GDLS), aunque también se benefician del mismo otras entre las que se incluyen a Honeywell, BAE Systems o Leonardo DRS. La llegada del material, junto a la de otros programas terrestres, implica un notable refuerzo del potencial ofensivo australiano. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía:  Australia posee ya 59 carros de combate M1A1 Abrams que reemplazará por 75 de un modelo muy actualizado. (T.Goedhart, MD Australia)


La compra de carros de combate M1A2 SEPv3 por parte de Australia reforzará las capacidades ofensivas de su Ejército.  (C.Armenti, MD Australia)

Junto a los nuevos carros de combate Abrams se recibirán otros transformados como vehículos de Zapadores, lanzapuentes o de recuperación.  (O.Carter, MD Australia)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.