Domingo, 14 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

La industria aeroespacial vasca pone en marcha su estrategia de I+D+i

La Asociación Cluster de Aeronáutica y Espacio - HEGAN ha aprobado el Plan de I+D+i 2021-2024 (PIDiH2124). Tras casi un año de trabajo conjunto entre Socios, Agentes clave, Colaboradores y el equipo de la Asociación, se ha materializado la hoja de ruta que guiará las acciones de I+D+i en colaboración del Sector aeronáutico y espacial asociado a HEGAN.

Este Plan está elaborado para afrontar los desafíos de la Industria para los próximos años, poniendo el foco en la neutralidad tanto de la operación de las aeronaves como de la fabricación de los sistemas y componentes que los Socios de HEGAN suministran a los grandes Clientes mundiales.

El sector aeroespacial es un sector de carácter global y de ciclos muy largos: productos de ciclo de vida de entre 30 y 40 años y periodos dilatados de desarrollo intensivos en capital que producen retornos a muy largo plazo. Además, mantener la posición en el mercado es complicado puesto que requiere una gran fiabilidad en el diseño y la fabricación, está sometido a numerosas exigencias de calidad, seguridad y certificación y, además, emplea tecnología de vanguardia.

Por tanto, es uno de los sectores que mayor porcentaje de su facturación reinvierte cada año en I+D+i, que tiene un efecto positivo directo en la productividad y en la competitividad territorial; y que, además, produce un efecto tractor en otras industrias y sectores.

La tasa de retorno social generada por programas aeronáuticos de I+D+i es del 70% anual, lo que significa que por cada 100 € invertidos en I+D+i aeronáutica, en 10 años, se incrementa el PIB en 700 € (Guía Estratégica 2015-2025 de TEDAE).

El Sector, además, es parte de la solución para un futuro más sostenible como desarrollador y demostrador de tecnologías limpias alineado, por tanto, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las metas europeas en cuanto a un futuro de emisiones netas cero.

Valor Sector

El Sector Aeronáutico y Espacial es estratégico y clave para la economía de un país ya que es creador y generador de empleo directo de alta cualificación, además de tener unas tasas de creación de empleo indirecto e inducido que en el más prudente de los estudios multiplica por cuatro al empleo directo; en tanto en cuanto intensivo en tecnología, es vector de transferencia científica y técnica a otros sectores e industrias; y como desarrollador de productos y servicios de alto valor añadido.

El Sector no es ajeno a un mundo más limpio de hecho, desde hace más de veinte años, la Industria Aeroespacial se ha autoimpuesto mayores exigencias medioambientales que cualquier otro sector. Y lo ha logrado: hoy, los aviones son más eficientes que hace pocas décadas, emiten entre un -68% de media menos ruido y un -32% de CO2 y un -40% de NOx por pasajero que los modelos del siglo pasado.

Previsiones del Sector

Se prevé que las tasas de fabricación de aeronaves civiles no serán iguales a las inmediatamente previas al comienzo de la Pandemia hasta que se vea una estabilidad real de oferta/demanda. Aun así, las últimas previsiones de los grandes OEMs siguen vaticinando cifras que rondan los 40.000 aviones nuevos en los próximos 20 años, apoyándose en la resiliencia histórica del Sector.

En un principio, el sector espacial seguirá su incremento progresivo tanto en misiones planificadas como en iniciativas privadas. En 2021, el Estado contribuyó con 223,6 millones de euros a la ESA (Agencia Eusopea del Espacio), lo que representa el 4,9% del total, asegurando la participación de nuestra industria en ese porcentaje en las misiones y programas de la Agencia. Por otro lado, hay un crecimiento palpable del Nuevo Espacio (España, sexto país del mundo en inversiones en “New Space”), por lo que las previsiones en el crecimiento de este subsector son halagüeñas.

En los últimos años han proliferado los desarrollos de drones y de Aeronaves personales (Nueva Movilidad Urbana, NUM sus siglas en inglés), que prometen seguir siendo tendencia debido a las múltiples aplicaciones que la sociedad va demandando como aerotaxis, paquetería, vigilancia, Mantenimiento, Seguridad o simplemente como medio de transporte individual. Un largo etc. que se irá ampliando en la medida que la tecnología y la regulación que debe ordenar su uso vayan avanzando de la mano; y que además son plataformas tecnológicas que permitirán la escalabilidad de nuevas tecnologías limpias y sostenibles a futuras aeronaves de mayor envergadura.

Por último, nuevos conceptos como los HAPS (High Altitude Pseudo-Satellite): drones situados en la estratosfera permaneciendo allí durante largo tiempo y con características de uso muy diferencial con respecto a los drones y los satélites. Aeroplanos muy ligeros como el Zephyr de Airbus, zeppelines como el Stratobus de Thales o globos aerostáticos modificados como el Loon de Google… La aviación general o de negocios también se sumará a los retos medioambientales y significará por una parte, un potencial marco de demostración e implementación de tecnologías más limpias y por otra, otro nicho comercial potencial.

Situación y Retos del Sector

La situación de crisis sin precedentes de la aviación comercial en la que estamos inmersos llega después de varios años con un nivel muy alto de entrada de pedidos, que había supuesto un fuerte aumento en las tasas de producción y la consolidación de este sector en nuestra Comunidad Autónoma. Atendiendo a esas perspectivas, e inducidos por los clientes, los Socios se capacitaron para hacer frente a aquellos ramp-ups esperados; esto es una oportunidad para afrontar cualquier reto a corto plazo ya que, el Cluster (las entidades que conforman el sector aeroespacial vasco) cuenta con la reactividad, la flexibilidad y el conocimiento necesarios para hacerlo.

A pesar de esta evolución negativa, el sector aeronáutico vasco está resistiendo. La crisis no se ha superado todavía, pero la industria ha demostrado su fortaleza y capacidad de adaptación y resistencia con el objetivo de mantener la supervivencia de las empresas a corto plazo, sin perder de vista sus objetivos a medio y largo plazo; siendo prueba evidente el esfuerzo que han hecho las empresas por mantener el talento, las personas, a pesar de la bajada drástica de actividad. De hecho, el sector más perjudicado por esta crisis es el Aeronáutico Civil en el cuál, el Cluster, desarrolla prácticamente toda su actividad. Otros sectores, como el Espacio, no se han visto afectados, y otros, como la nueva movilidad urbana, han surgido como nuevos nichos de oportunidad.

Es ahí donde se deben de centrar los esfuerzos: inversión en I+D, nuevos programas y proyectos y reaccionar ante los nuevos paradigmas medioambientales.

Plan de I+D+i de HEGAN 2021-2024 – PIDiH2124

Después de un periodo de incertidumbre máxima que ha mantenido al equipo trabajando durante casi un año, el Comité Ejecutivo de HEGAN ha aprobado el PIDiH2124 resultado de tanto esfuerzo y colaboración.

Se ha examinado el entorno tecnológico a nivel global, europeo, estatal y vasco; se han desglosado segmentos y nichos; se ha mapeado las capacidades tecnológicas del Cluster; se ha estudiado las necesidades de los Socios, tanto individual como colectivamente; y se han analizado tendencias y estados del arte, para centrar este Plan en apoyar la recuperación del sector en estos 4 años que van a ser cruciales para el mismo. Algunos de los vectores que guiarán este Plan giran alrededor de la Sostenibilidad, como reto y oportunidad (no sólo en la Sostenibilidad del producto, sino en la de la propia actividad de la industria), y de la Digitalización como palanca para ser más competitivos.

Con unos objetivos globales que tienen el foco en la Aviación Neutra y la Fabricación Neutra; y unos objetivos Cluster que pretenden Mantener y Desarrollar la Competitividad, Mejorar la Oferta y Acceder a Nuevos Programas; las organizaciones asociadas a HEGAN, desarrollarán proyectos de I+D+i en DISEÑO AVANZADO, ECODISEÑO, MATERIALES COMPUESTOS Y METÁLICOS AVANZADOS, RECICLABILIDAD, OPTIMIZACIÓN INTEGRAL DE LA ENERGÍA NO PROPULSIVA, ARQUITECTURAS FULL ELECTRIC Y HYBRYD ELECTRIC, ARQUITECTURAS DE AERONAVES ULTRAEFICIENTES, ARQUITECTURAS DE AERONAVES CON NUEVOS COMBUSTIBLES (H2, NH3, SAF…), VEHÍCULOS CONECTADOS, INTELIGENTES, NO TRIPULADOS Y AUTÓNOMOS, PROPULSIÓN EFICIENTE, NUEVOS SISTEMAS PROPULSIVOS (H2, NH3, SAF, Elect.,…) o URBAN AIR MOBILITY. Y siempre con las miras puestas en las Tecnologías de Fabricación identificadas (MEJORA DE PROCESOS, MEJORA DE GESTIÓN, FABRICACIÓN AVANZADA, FABRICACIÓN ADITIVA y PRODUCCIÓN SOSTENIBLE) y las Tecnologías Habilitadoras contempladas (INTELIGENCIA ARTIFICIAL, DIGITAL TWIN, SIMULACIÓN AVANZADA, BIG DATA, SENSORIZACIÓN Y CONECTIVIDAD, ROBOTIZACIÓN o CIBERSEGURIDAD).

Notas sobre la descarbonización del Sector

Según el último informe de Deloitte, Decarbonizing aerospace - a road map for the industry’s lower-emissions future, a medida que se acerca el objetivo de reducción de emisiones para 2050, la industria aeroespacial debería tomar medidas decisivas para descarbonizar. Pero igualmente importante es el enfoque en el desarrollo de alternativas viables y la implementación de prácticas ambientalmente sostenibles. Deloitte espera que la industria aeroespacial crezca sustancialmente, pero se enfrenta a desafíos en la medida en que el mundo avanza hacia cero emisiones netas. Es pues la descarbonización una prioridad empresarial clave, al igual que el desarrollo de alternativas y la implementación de prácticas ambientalmente sostenibles. Si bien todas las emisiones de carbono son importantes, las emisiones de Alcance 3 (Scope 3) representan la mayor proporción y son las más difíciles de abordar. Existe una gama de soluciones que tienen un potencial significativo para impulsar reducciones significativas de emisiones de Alcance 3. Dos de ellos incluyen combustibles de aviación sostenibles (SAF) y propulsión eléctrica. Es probable que los SAF sean la mejor solución posible para reducir las emisiones en vuelos de medio a largo recorrido, mientras que la propulsión eléctrica podría ser la solución de cero emisiones más factible para aviones más pequeños y vuelos de corto recorrido.

De cualquier modo, el Sector quiere puntualizar que como se ha dicho al principio, es responsable de tan sólo un 2-3% de las emisiones de gases de efecto invernadero anuales totales y que el sector tiene como objetivo principal la inversión y empeño en hacer cada día una aviación más respetuosa con el medio ambiente. Si no se hubiera investigado tanto ni se hubieran implementado tantas tecnologías cada vez más eficientes, estas emisiones hubieran sido muchas más al haber aumentado el tráfico aéreo casi exponencialmente en las últimas décadas. También cabe decir que si tomamos el ciclo de producto completo y sumamos no sólo la huella de carbono de la operación si no la de las infraestructuras necesarias, observamos que nos hallamos en una posición de ventaja medioambiental ya que para una operación se necesitan tan sólo unos poquísimos kilómetros de pista, y que éstas son utilizadas en cientos, si no miles, de rutas y operaciones.

El Sector va a ser la llave de un futuro más limpio y conectado. Más eficiente y global.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.