Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La modernización de los Harrier de la Armada Española

(defensa.com) El Presupuesto del Ministerio de Defensa para 2016 contempla en el epígrafe  “Modernización de las Fuerzas Armadas” que uno de los proyectos a los que se dará continuidad será la “potenciación del Arma Aérea, con la modernización de los aviones AV-8B”. Recordemos que las restricciones presupuestarias a las que se enfrenta el Ministerio obligaron a la Armada a anunciar en enero del año pasado la baja cuatro de los dieciséis AV-8B que no habían sido modernizados a la versión AV-8B Harrier II Plus dotada de radar multimodo AN/APG-65, entre otras mejoras.

Por entonces corría ya el rumor de que los problemas financieros harían desaparecer el Arma Aérea de la Armada cuando los Harrier agoten su vida útil y dando por imposible adquirir su sustituto natural, el F-35B de Lockheed Martin. Sin embargo, se anunció prolongar el Memorando de Entendimiento (MOU) durante otros diez años alargando la fecha de defunción hasta el año 2034, asignando para ello 47,6 millones de euros, como publicamos en noviembre del año pasado.

Los cuatro AV-8B que no fueron actualizados estaban listos para ser modernizados dentro del programa SNUG (Spanish Navy Upgrade) que incluía todas las mejoras de la versión II Plus salvo el radar (fuselaje rediseñado, mayor capacidad de combustible, nuevo motor, nueva aviónica, compatibilidad con tecnología ROVER para comunicación con unidades terrestres y capacidad para usar armamento de precisión guiado por GPS como las JDAM. Sin embargo estos cuatro aviones se supone servirán como fuente de repuestos para los 12 restantes aviones en servicio.

En febrero de este año supimos que los Harrier de la Armada recibirán veinte nuevos soportes inteligentes para el lanzamiento de armamento de precisión. Se trata del soporte BRU-70/A de la firma Exelis. Es un soporte (Bomb Release Unit) tiple que se fija en los puntos de fijación de armamento del avión y permite el uso de tres bombas por cada soporte. Los Harrier de la Armada podrán transportar hasta seis bombas de precisión como las GBU-38 JDAM de 600 libras y guiado GPS-inercial o las GBU-12 Paveway II de guiado láser o combinaciones de estas.  Este contrato se incluía en uno de 181 soportes para los marines estadounidenses firmado en el marco del MOU junto a España e Italia. A mediados de marzo los marines estadounidenses ya habían probado estos sistemas en operaciones contra el Estado Islámico.

En noviembre del año pasado los marines anunciaron que la baja de sus AV-8B Harrier se produciría en 2025 en lugar de 2030, por una cuestión de reducción de costes valorada en 1.000 millones de dólares. Mientras tanto, sus aviones seguirán siendo modernizados instalándoles sistemas de contramedidas electrónicas ALE-47 v2,  receptores de alerta radar ALR-67 y contenedores de contramedidas electrónicas ALQ-164, además de plantearse la adaptación del moderno enlace de comunicaciones Link-16. En el área de armamento, recibirá los misiles aire-aire de medio alcance AMRAAM AIM-120 C/D, los misiles aire-aire de corto alcance Sidewinder AIM-9X Block II y la última versión de la barquilla de designación de objetivos Litening de la israelí Rafael.

La última noticia en este sentido ha sido el anuncio, a comienzos de agosto, del Departamento de Defensa estadounidense que confirmaba la instalación del sistema de comunicaciones Link 16 en los AV-8B Harrier por un importe de 71,5 millones de dólares. La incorporación de esta tecnología podría comenzar este mismo año yh permitirá la operación de este avión con modernas plataformas aéreas o navales.

Por el momento desconocemos el alcance de la potenciación a la que se refieren los Presupuestos del Ministerio de Defensa español, si afectaría sólo a los aviones que quedan en servicio, o si se plantea recuperar los cuatro aviones de los que se anunció la baja. Igualmente resultaría interesante poder aprovechar la tecnología incorporada en los Harrier estadounidenses que serán dados de baja en 2025, nada menos que diez años antes de que lo hagan los españoles. La adquisición de sistemas, repuestos o incluso células completas de las unidades más equipadas podría dar un nuevo brío al Arma Aérea de la Armada hasta el momento en que esta desaparezca o la situación presupuestaria permita sumarse al F-35B como ha hecho Italia por ejemplo. (J.N.G.)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.