Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea de Italia recibe su primer cazabombardero F-35

La primera entrega de un F-35 fuera de Estados Unidos se produjo el 3 de diciembre en la línea de ensamblaje final y entregas, o FACO (Final Assembly and Check Out), de Cameri (Italia). Se trata del primer F-35A Lightning II de la Fuerza Aérea italiana.

La ceremonia de aceptación estuvo siendo presidida por el  teniente general Pasquale Preziosa, el actual Jefe de Estado Mayor del AMI. El aparato que lleva la designación militar italiana AL-1, además de marcar un hito para el Italia, lo es también para Lockheed Martin que materializa el programa de internacionalización del proyecto entregando el primer aparato fuera de Estados Unidos, que ha sido ensamblado en la citada FACO donde en marzo realizó su rolled out, y probado en vuelo, el primero lo realizó el pasado 7 de septiembre, en el anexo aeródromo de Cameri, que pertenece al AMI.                                                                        

Con esta entrega Italia se convierte en la sexta nación en recibir estos cazabombarderos de 5º generación, tras ya aceptar sus primeros aparatos operadores militares de Australia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, y obviamente los Estados Unidos, aunque todos estos aviones han sido construidos en la planta de Lockheed Martin sita en la localidad de Fort Worth (Texas).

El AL-1 es el primero del pedido inicial realizado por el Gobierno de Roma, que están siendo construidos en la referida FACO de Cameri, donde trabajan tanto los técnicos de la Alenia Aermacchi, que es parte de la multinacional italiana Finmeccanica Company, en conjunción con los de Lockheed Martin Aeronautics, en el proyecto. Igualmente en esta planta se ensamblaran el resto de aparatos, que se encarguen, tanto de esta variante F-35A, como de la de despegue/aterrizaje en corto/vertical F-35B, destinados a la AMI, y la Marina Militare (MM), además de buena parte de los F-35A que ha comprado los Países Bajos para equipar su Fuerza Aérea. Con estos aparatos Italia sustituirá sus Tornado y AMX, y la MM, con sus quince previstos F-35B, ira dando el relevo, la próxima década, a sus Boeing AV-8B Harrier Plus.                                                                                           

El Ministerio de Defensa de Italia planeaba dotarse de un total de 131 aparatos, que luego se recortaron a 90, con la promesa del ejecutivo de Roma de considerar una nueva reducción del número a adquirir en caso de ser necesario.    

Este primer aparato F-35A del AMI volará el próximo año a la base aérea de la United States Air Force (USAF) sita en Luke (Arizona), con el apoyo de uno de los aviones de reabastecimiento italianos modelo Boeing KC-767, donde los dos primeros pilotos italianos han iniciado recientemente la instrucción para adaptarse al tipo.

Desde esta página solo queda lamentar que España, un país de similar potencial a Italia y necesidades de defensa más importantes, no haya financiado una opción similar para dotarse de al menos una pequeña flota de F-35B con la que sustituir en el futuro los Harrier de nuestra Armada, que nos tememos acabará perdiendo a medio/largo plazo su vital capacidad de poder operar con aparatos de ala fija.

Los dos primeros pilotos italianos comenzaron su entrenamiento en el aire en F-35 en la Base de la Fuerza Aérea de Luke (Arizona), a donde los ejemplares hechos en Cameri se desplazarán en 2016 para apoyar la formación internacional. Tres diferentes variantes remplazarán a los A/OA-10 Thunderbolt II y F-16 Fighting Falcon de la USAF, los F/A-18 Hornet de la US Navy y los F/A-18 y AV-8B Harrier del US Marine Corps, así como una variedad de cazas de una decena de países adicionales. Tras obtener la capacidad operativa operacional, o IOC (Initial Operational Capability) el US Marina Corps, la USAF y la US Navy pretenden conseguir la suya, respectivamente, en 2016 y 2018. Se han entregado ya más de 150, que superan las 45.000 horas de vuelo.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.