Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército del Aire español prueba los aviones ejecutivos del fabricante Gulfstream

(defensa.com) A finales de junio el Ejército del Aire evaluó in situ dos de los principales modelos de aviones ejecutivos de la firma  estadounidense Gulfstream Aerospace Corporation,  especializada en este segmento de la aviación. Siguiendo la correlación temporal, a primera hora de la tarde del 22 de junio llegaba a la madrileña Base Aérea de Torrejón de Ardoz un Gulfstream G650 ER, uno de los modelos de  aviones de transporte ejecutivo más modernos del mercado. El aparato, procedente del aeródromo francés de Le Bourget, es el que utilizó la empresa fabricante para realizar una gira de promoción, que tuvo como acto central su presencia en el 51º edición del Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de Paris-Le Bourget.

En este punto, recordar que el Ejército del Aire realiza desde hace años un concienzudo estudio de con qué aeronaves podría reforzar su capacidad de transporte VIP, que actualmente asegura el 45 Grupo de Fuerzas Aéreas con una veterana flota compuesta por dos Airbus A310 y cinco Falcon-900. Así, la idea sería intentar dotarse, a corto-medio plazo, con una mínima flota de dos aeronaves de negocios con un buen radio de acción que permitan realizar vuelos directos a América, con un amplio margen de seguridad, y transportando cerca de una veintena de pasajeros. La institución no ha dejado pasar la oportunidad de poder comprobar in situ uno de los posibles candidatos, tras negociar la presencia del aparato en la citada instalación del Ejército del Aires sin ningún coste para el erario público.

El aparato de la firma Gulfstream Aerospace Corporation, que tiene sede en Savannah (Georgia-USA), ha realizado un vuelo desde el citado aeródromo de Torrejón de Ardoz con personal del 45 Grupo a bordo, que ha podido comprobar las prestaciones en vuelo de este business jet.  El aparato que ha realizado la demostración es uno de los denominados ER (Extended Range), que gracias a su capacidad incrementada de peso al despegue puede  embarcar más combustible y poder volar a una distancia de 13.900 km.  Hablamos de un espectacular alcance que le permite realizar la travesía directa a Singapur o Santiago de Chile, con una desahogada capacidad de poder volar adicionalmente otras de 2.500 a 3.000 km respectivamente, para buscar  aeropuertos alternativos.

Justo una semana después, el que llegaba al aeródromo madrileño era un Gulfstream 550, la versión un poco menor del citado G650. En este caso el aparato, matriculado muy oportunamente con la matrícula estadounidense N550GD, también propiedad de la empresa, llegaba procedente del aeropuerto de Niza- Costa Azul (Francia).  Al día siguiente, y al igual que con el G650, algunos responsables del 45 Grupo embarcaron en el vuelo de demostración de poco menos de una hora, al término del cual la aeronave se trasladó al cercano aeropuerto de Adolfo Suarez Madrid-Barajas, donde fue presentado a diversas compañías especializadas en vuelos privados y de negocios.    En ambos casos los profesionales del Ejército del Aire tuvieron una primera impresión muy positiva de las capacidades de los dos aparatos. Obviamente el previsor Ejército del Aire está también estudiando otras opciones similares de fabricantes como Dassault, Bombardier, etc.

En todo caso la idea sería incorporar una flota de dos aparatos para posibilitar la operatividad de al menos uno, así actualmente se estarían estudiando las dos opciones, ya que aunque las prestaciones del G650 son superiores tiene un mayor precio que el G550, que por otra parte tiene también un excelente alcance de 12.500 km. La decisión de la posible incorporación, que se realizaría inicialmente mediante un contrato de leasing,  corresponde a las más altas instancias, ya que se financiaría con fondos de la presidencia de Gobierno o algún otro Ministerio, ya que los exiguos presupuestos de defensa no tienen contemplada ninguna partida para este efecto.

Igualmente se habría de hacer notar que hablamos de aparatos de transporte VIP, vitales para la representación de la Nación, y al igual que ocurre en otros países, su adquisición se debería de realizar con fondos procedentes de las altas magistraturas del Gobierno o el Estado. La posible llegada de los nuevos aparatos además posibilitaría poder convertir dos de los actuales Falcon 900, aparatos con un potencial de uso muy aceptable, en plataformas de EW (Electronic Warfare) con las que reforzar al 47 Grupo Mixto de Fuerzas Aéreas. (Texto y fotografía: Julio Maíz Sanz).

Fotografías:
·G550- Imagen del elegante G550 matriculado N550GD, fotografiado en las cercanías de la Base Aérea de Torrejón, cuando iniciaba la aproximación al madrileño aeródromo.
·G650- El Gulfstream G650 es un casi un metro más largo que su referido hermano menor, el G550, aquí podemos ver el aparato que realizó la demostración a los profesionales del Ejército del Aire.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.