Martes, 6 de diciembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Diez años en activo del sistema antiaéreo ruso Pantsir

Los sistemas antiaéreos Pantsir han sido probados, con aparente éxito, en diversos teatros de operaciones internacionales. (Octavio Díez Cámara)

Se han cumplido diez años desde la adopción oficial por las Fuerzas Armadas de Rusia del sistema antiaéreo Pantsir, un concepto móvil que es empleado también por otras naciones que aprovechan su enorme potencial antiaéreo, antidrone y antimisil.

Fue el 4 de noviembre de 2012 cuando el entonces Presidente del Gobierno de la Federación Rusa, D.A. Medvelev, rubricó la orden por la cual el sistema antiaéreo Pantsir-S1 fue adoptado por los ejércitos de Rusia. Los inicios de concreción de este importante sistema antiaéreo de Defensa contra todo tipo de aviones y aeronaves o misiles, en el que parece ser participó con una importante contribución económica un país de Oriente Medio, se iniciaron en los años noventa del siglo pasado, aunque la crisis económica y técnica del complejo militar industrial de Rusia llevó a que se retrasase, de forma notable, su puesta a punto y el inicio de su obtención en serie.

Lanzadores de misiles, cañones y potentes medios de detección y seguimiento de objetivos aéreos conforman el sistema Pantsir de Rusia. (Octavio Díez Cámara)

Los Pantsir, que no hemos de olvidar son un medio moderno para repeler cualquier tipo de ataque aéreo en el que pueden incluirse también los enjambres de drones, consiste en un afuste de fuego con nada menos que doce misiles antiaéreos listos para ser disparados de forma rápida contra el mismo número de objetivos. En el pedestal de fuego también hay cuatro potentes cañones de 30 milímetros que generan una inusitada potencia de fuego.

Versión naval

Lo anterior, junto a un potente radar de iluminación para guiar los misiles y a un radar tridimensional para detectar objetivos en vuelo de distinto tamaño y con velocidad lenta o muy elevada, se integra en un módulo que suele ubicarse en un camión de cuatro ejes para darle la necesaria movilidad a este sistema antiaéreo.

Existe una versión naval del Pantsir llamada Cocha que puede estar provista o no fe cañones. (Octavio Díez Cámara)

Para su empleo naval, Rusia ha desarrollado una versión llamada Cocha que puede integrar o no piezas artilleras y que tiene una disposición similar en cuanto al lanzador de misiles. Cuenta con un módulo optrónico integrado en el conjunto y recibe datos de otros sensores del buque portador de este avanzado sistema antiaéreo de defensa puntual y zonal contra misiles o aeronaves.

Los diez años de entrada en servicio del Pantsir marcan un importante hito para la Oficina de Diseño de instrumentos de Tula que lo fabrica para Rusia y para otros países, y que lo ha ido evolucionando para dar lugar a la reciente variante Pantsir-S y para desarrollar nuevos misiles que vuelan más rápido y más lejos buscando con impactos cinéticos la neutralización de sus objetivos.

Vista zaguera de un Pantsir que revela cómo es en detalle un sistema antiaéreo móvil y eficaz. (Octavio Díez Cámara)

Sobre la versión marina más reciente, llamada Pantsir-ME que sustituye las cuatro piezas convencionales de 30mm por otras rotativas de 6 tubos y del mismo calibre y despliega sólo 8 misiles, señalar que en fechas recientes se ha decidido su producción masiva de este sistema antiaéreo para ser instalado en buena parte de los buques de superficie rusos. El primero en incorporar Pantsir-ME fue el buque lanzamisiles Proyecto 22800 Odintsovo que fue botado en 2018 y presta servicios en la Flota del Báltico.

Tanto en su configuración terrestre, que por su movilidad y tamaño compacto puede desplazarse con rapidez brindando al sistema antiaéreo una notable movilidad táctica y estratégica, como en la naval, Pantsir ofrece un radio de acción defensivo de varias decenas de kilómetros sobre el punto que protege; en su versión Pantsir-S1M, el radar de detección tiene un alcance de 80 km y sus armas cubren un rango de 30. (Octavio Díez Cámara)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.