Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La USAF valida el lanzamiento de misiles de crucero desde aviones de transporte

La Fuerza Aérea estadounidense ha vuelto a probar en fechas recientes la capacidad de los aviones de transporte para convertirse en bombarderos, lanzando esta vez misiles de crucero. Esta iniciativa, que analizamos en noviembre del año pasado se denomina ahora Rapid Dragon y permitirá emplear aviones como el C-130 Hercules o el C-17A Globemaster III para lanzar armas aire-superficie en masa.

La USAF ha informado recientemente de la realización el pasado mes de julio de una demostración del programa, la primera a nivel de sistemas del concepto de lanzamiento de munición paletizada. En este caso el polígono de pruebas de White Sands en Nuevo México acogió el lanzamiento de misiles de crucero del tipo AGM-158B JAASM-ER (Joint Air-to-Surface Standoff Missile-Extended Range) simulados desde sendos aviones C-130 y C-17.

La oficina de Desarrollo Estratégico Planeamiento y Experimentación (SDPE por sus siglas en inglés) de la Fuerza Aérea estadounidense validó varios conceptos durante esta prueba, empezando por la capacidad de transferir los datos necesarios para operar el misil JASSM-ER entre aviones de transporte y de operaciones especiales.

Concretamente se emplearon un EC-130SJ (Commando Solo, del Mando de Fuerzas Especiales) y un C-17A (del Mando de Transporte) donde se instalaron una suerte de jaulas o racks cargados cada una con cuatro misiles JASSM-ER simulados pero dotados del sistema de guiado. Un sistema de Gestión del Campo de Batalla (Battle Management System) instalado a bordo de cada avión recibió los datos de los objetivos a batir y los transfirió a los misiles, todo mientras el avión estaba ya en vuelo.

Luego cada rack de bombas fue dejado caer desde la rampa posterior de carga, encargándose luego un sistema de paracaídas de extraer secuencialmente cada misil y estabilizarlo. La fase de pruebas del programa Rapid Dragon se completará a finales de este año con el lanzamiento de un misil JASSM-ER real desde un avión de carga. Se trata de un programa que se ha materializado desde la fase de concepto a la de demostración de sistema en escasos 2 años.

De cumplir los objetivos, la Fuerza Aérea estadounidense podrá desplegar grandes cantidades de misiles de crucero y otras armas de precisión aire-superficie desde aviones de transporte, beneficiándose del largo alcance (standoff) de estos para dejar a los aviones de combate otras tareas más exigentes.

Esta capacidad abarca no solo el diseño de los sistemas de despliegue desde el avión, o el tipo de armamento sino las capacidades de mando y control necesarias para conectar los aviones o los sensores a través de sistemas de comunicaciones de largo alcance y planificar las misiones de bombardeo.

El objetivo es desarrollar la capacidad de lanzar grandes cantidades de armamento guiado empleando aeronaves no diseñadas inicialmente para ello, usando equipos paletizados roll-on/roll-off similares a los empleados para la carga y descarga o estiba de equipos especializados. Es un concepto que ha recibido varias denominaciones informales del tipo “caja de bombas” o “bombs in a box”.

En este caso se trataría de analizar la capacidad última para portar una plataforma paletizada que portaría nada menos que 32 misiles JASSM-ER, la versión de alcance extendido que tiene un alcance de 925 km. aunque se están estudiando diferentes combinaciones de carga de pago, de lanzamiento de cargas y cómo afectaría esta carga al alcance de la aeronave. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El rack con cuatro misiles de crucero abandona el avión por la rampa de carga (USAF)

Instante en que uno de los misiles se separa del rack gracias a un sistema de paracaídas (USAF)

El C-17A, visto desde el morro del misil JASSM-ER. Se aprecia la estructura que lo alberga (USAF)

Instante en que uno de los misiles de crucero abandona el Hercules por la rampa de carga (USAF)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.