Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La USAF busca aviones de ataque ligero para sus aliados

La Fuerza Aérea estadounidense ha iniciado la fase de solicitud de propuestas (Request for Propossals) a los fabricantes de aeronaves Textron Aviaton y Sierra Nevada Corporation / Embrar Defense & Security para la adquisición de aviones de ataque ligero.

Sin embargo el destino de estos aviones no será la propia USAF sino que la adquisición forma parte del programa Light Attack Experiment que tiene por objetivo adquirir aviones para los socios de los Estados Unidos con los que combatir amenazas irregulares como las que protagonizan grupos terroristas.

Por ello se ha solicitado a  Textron Aviaton cotizaciones para el avión AT-6 Wolverine y a Sierra Nevada Corporation / Embraer Defense & Security del A-29 Super Tucano para adquirir un número limitado de aeronaves (dos o tres de cada modelo) con los que entrenar a pilotos y tripulaciones estadounidenses como instructores, formar a pilotos y personal de tierra extranjeros para dotarles de herramientas con las que enfrentarse a amenazas irregulares.

El AT-6 será evaluado por el Mando de Combate en la base aérea Nellis de la Fuerza Aérea en Nevada para desarrollar pruebas y tácticas operacionales para clientes internacionales y mejorar la interoperabilidad con estos socios. El Super Tucano será evaluado por el Mando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea en Hurlburt Field, Florida para desarrollar un programa de formación de instructores para aviones exportables como estos. Se espera que se firme el contrato para el A-29 a finales de este año y a comienzo del próximo el del AT-6.

El programa Light Attack Experiment comenzó en agosto de 2017 con cuatro modelos de aviones, y tras la selección de los dos aparatos citados, pilotos de la Fuerza Aérea y de la Marina estadounidense han volado ambos aparatos intensamente para valorar sus capacidades. Se estudian las prestaciones de estos aviones para desarrollar misiones de apoyo aéreo próximo, escolta, interdicción aérea, reconocimiento armado y rescate aéreo de combate, tanto diurnas como nocturnas. Disponer de este tipo de aviones en escenarios de baja intensidad permitirá además liberar para otras misiones aviones de combate de cuarta y quinta generación

La Secretaria de la Fuerza Aérea Barbara Barret recordó que este programa tiene por objetivo “proporcionar soluciones económicas para dotar de poder aéreo a los socios de Estados Unidos alrededor del globo”. Para el Jefe de Estado Mayor de la USAF, el general David L. Goldfein este programa “permitirá poner un pequeño número de aviones de este tipo en manos de nuestros aliados para poder apoyar sus propias fuerzas” y “desarrollar una arquitectura común con la que compartir información de inteligencia que conecte las plataformas, sensores y armas para que estas aeronaves puedan operar de forma efectiva”. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El AT-6B Wolverine de Textron Aviation durante la campaña de pruebas de 2017. (USAF)

·Un Embraer EMB 314 A-29 Super Tucano (USAF)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.